Beato Ignacio Maloyan, arzobispo católico armenio mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía del Beato Choukrallah (Ignacio) Maloyan.

Fotografía del Beato Choukrallah (Ignacio) Maloyan.

Shoukrallah Maloyan (en armenio Իգնատիոս Մալոյան) nació en Mardin (Turquía) el día 8 de abril del año 1869, en el seno de una familia católica armenia, llamándose sus padres Melkon y Farides Maloyan. Desde adolescente mostró al párroco de la localidad sus deseos de hacerse monje, por lo que fue enviado al monasterio libanés de Nuestra Señora de Bzommar, de la localidad del mismo nombre situada al norte de Beirut, donde se encuentra la sede patriarcal de la Iglesia Católica Armenia y que está regida por la Congregación Patriarcal de Bzommar, fundada en el año 1750. Cuando fue tonsurado como monje de la Orden Patriarcal de Bzommar, adoptó el nombre de Ignacio en honor de San Ignacio de Antioquía.

Terminó sus estudios de teología en el mes de agosto del año 1896, siendo ordenado de sacerdote en la iglesia del mismo convento en la festividad de la Transfiguración. Al año siguiente y hasta el 1910, o sea, durante trece años fue párroco de la comunidad armenia católica de Alejandría y de El Cairo, ganándose el cariño de sus feligreses y el respeto de los musulmanes egipcios.

El Patriarca Armenio, Su Beatitud Boghos Bedros XII Sebbaghian lo nombró secretario patriarcal en el año 1904, pero por un problema que le afectó a los ojos y a su capacidad respiratoria, su estancia en la sede patriarcal fue solo de meses, teniendo que regresar a su feligresía en Egipto adonde, como he dicho, se quedó hasta el año 1910. Fue entonces cuando el Patriarca lo envió a la diócesis de Mardin, a fin de poner orden entre un clero que actuaba con total anarquía.

El Sínodo Patriarcal Católico Armenio, reunido en el Vaticano el 22 de octubre de 1911, lo nombró arzobispo de Mardin y, con la aquiescencia de la Santa Sede, fue consagrado como tal. De esta manera, volvió a su localidad natal como obispo, haciéndose cargo de su desvastada diócesis, poniendo orden en el clero, restaurando la práctica sacramental y fomentando la devoción al Corazón de Jesús y a la Santísima Virgen.

Monumento en honor al Beato.

Monumento en honor al Beato.

Como ya comentábamos en el artículo de ayer y en el de San Gregorio de Narek, en el verano del 1915 comenzó el genocidio armenio; el gobernador turco Resit Bey lo inició en la división administrativa de Diyabakir Vilayet, creada en el año 1867, persiguiendo y masacrando a los cristianos armenios (monofisitas) y asirios (nestorianos), lo que le valió el apelativo de “el carnicero de Diyarbakir”. El día 3 de junio de 1915, Mahmdouh Bey, jefe de la policía de Mardin, registró la sede del arzobispo Ignacio, acusándolo de tener armas y, siendo infructuosos los registros, detuvo al arzobispo y otras personalidades católicas armenias.

Sometido a interrogatorio para que se declarara culpable de guardar armas y se convirtiera al Islam, como el arzobispo se negó, Mahmdouh Bey le golpeó con la culata de su pistola y lo envió a la cárcel. Fue encadenado, le propinaron una terrible paliza y con unas tenazas le arrancaron las uñas de los pies. Mientras lo maltrataban, le obispo susurraba: “Señor, ten misericordia de mí y dame fuerzas”, y solicitó la absolución a los sacerdotes que estaban presentes durante la paliza.

Seis días más tarde su madre lo visitó en la cárcel y en vez de animar a su hijo, tuvo ella que ser animada por el obispo mártir. Asimismo animó a sus sacerdotes y fieles para que aceptasen el martirio si esta era la voluntad de Dios. Todos se absolvieron mutuamente y el arzobispo, con un poco de pan y vino que le llevó su madre, celebró clandestinamente la Eucaristía y la repartió entre los sacerdotes y los fieles.

Al día siguiente se ordenó la deportación forzosa al desierto del arzobispo, clero y fieles de la archieparquía, atándolos con cadenas, cuyo destino final era la localidad kurda de Aderchek, donde en unas cuevas cercanas a la ciudad asesinaron a más de cien personas ante los ojos del obispo. La caravana de deportados la conformaban unas cuatrocientas víctimas, entre las cuales iba el arzobispo y catorce sacerdotes.

Lienzo del Beato a partir de su fotografía.

Lienzo del Beato a partir de su fotografía.

Mahmdouh Bey le ofreció nuevamente al arzobispo Ignacio el salvar su vida si se convertía el Islam. El arzobispo hizo profesión de obediencia al gobierno turco, pero se negó a renegar de su fe cristiana: “Te he dicho antes y te digo ahora que viviré y moriré por mi fe y por la Iglesia Católica. Me enorgullezco de la cruz de mi Dios y Señor Jesucristo”. Enfurecido el jefe de policía, ordenó que se llevaran a los deportados a un valle distante, a unas cuatro horas de camino y allí, entre los días 10 y 11 de junio, asesinó a unas doscientas víctimas, y al arzobispo lo mató de un tiro en el castillo de Zerzevan. Tenía cuarenta y seis años de edad. Desnudaron los cadáveres, se repartieron sus ropas, los rociaron con gasolina y los quemaron.

Incoada la Causa del arzobispo Ignacio Maloyan, San Juan Pablo II aprobó el decreto de martirio el día 24 de abril del año 2001, beatificándolo en la Basílica de San Pedro el día 7 de octubre del mismo año. El Patriarcado Católico Armenio tiene también incoada la Causa de beatificación de cuarenta y tres de estos mártires y el Patriarcado Caldeo tiene incoada la Causa a otros catorce mártires.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Nazlean, J., “Los acontecimientos religiosos y políticos en Oriente Medio entre 1914-1928”, Beirut, 1960.
– Teodik, C., “El calvario del clero armenio”, New York, 1985.
– Ternon, Y., “Mardin dans la guerre mondiale”, Mazda Publishers, 2006.

Enlaces consultados (31/03/2015):
– www.azg.am/wap/?nl=AM&id=2001101815&Base_PUB=0
– www.vatican.va/news_services/liturgy/saints/ns_lit_doc_20011007_beat-maloyan_en.html
– en.wikipedia.org/wiki/Patriarchal_Congregation_of_Bzommar

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

14 pensamientos en “Beato Ignacio Maloyan, arzobispo católico armenio mártir

  1. Gracias por este artículo para este Beato, escrito en estos días que se conmemora el centenario del genocidio y con el que se trae a la memoria que también los católicos armenios sufrieron a causa de la fe.
    Recuerdo muy bien cuando este Mártir fue beatificado y para serte sincero no lo identificaba como armenio. La bibliografía que tengo sobre el es parca y con tu trabajo me da una visión más global.
    Me he puesto a reflexionar sobre su destrucción física, tanto de su vida mortal como de su cuerpo, y me viene a la mente el versículo decla sabiduría: los justos descansan en paz. Paz a los mártires de ayer y también a los de nuestros días y a los que en un futuro les tocará lavar su ropa en la sangre del Cordero.
    Que el Beato Ignacio interceda por su patria Armenia y por todos los cristianos que se encuentran en dificultades por causa de la fe.
    Saludos.

    • Pues ya sabes que de ese Genocidio no solo existe este mártir católico armenio, sino que hubo muchos más, cuarenta y tres de los cuales tienen Causa abierta, aunque incipiente.

  2. Gracias, Antonio. Me acabas de aportar un nuevo mártir varón a mi lista de víctimas de la exungulación, es decir, de los que sufrieron la horrenda tortura de la extracción de las uñas de manos o pies, en este caso. Una vez se me arrancó accidentalmente un trozo de uña tierna, de ésa que está en contacto con la carne viva, y el dolor es tal que incluso estuve cojeando unos días de ese pie, no teniendo nada más que eso. No puedo imaginarme siquiera el sufrir el arrancamiento de una uña entera y más las de todos los dedos; así que no me explico cómo él lo pudo sufrir sin acceder a convertirse al Islam o lo que ellos quisieran. Francamente, no me lo explico. El espíritu es fuerte, pero la carne… la carne duele.

    • El espíritu de los mártires es tan fuerte que son capaces de sufrir esos dolores físicos y muchos más. ¡Quién tuviera el valor de ellos! Está claro que el Espíritu Santo los asiste en esos momentos.

      • Pues precisamente de ahí viene que yo tenga a los mártires por encima de otro Santo y en particular las mujeres, porque fueron mujeres como yo. Y eso que no quito ningún mérito a los Santos que luchan y se desviven por los demás y por hacer de éste un mundo mejor, que incluso ese aporte es mucho más relevante para las generaciones venideras, y tiene el mismo mérito ante el Padre, pero ante un mártir, no sé cómo decirlo… se siente algo especial.

  3. Estoy felíz con la canonización de las víctimas del genocidio armenio, hay algún hipócrita que se dice católico que opina que la Iglesia Apostólica Armenia no es cristiana por el simple hevho de no estar en comunión con la Sede de Pedro y me pone todos y mil y un pretextos, dice que es una canonización no válida y por que yo venero a estos MÁRTIRES CRISTIANOS me insulta diciendome aapóstata, e incluso se atreve a decir que si reconozco a la Iglesia Armenia como Cristianos es como reconocer a las Iglesias protestantes, ni con el catecismo, ni con las palabras del Papa, dejó de faltar al respeto, menos lo hará con las Escrituras, Dios lo perdone pero si llegamos al cielo le reclamaré ese insulto contra nuestros hermanos armenios

    • René,
      Gracias por tu comentario. Los tiempos en los que nos creiamos que nosotros teníamos la exclusividad del mensaje de Cristo, han pasado a la historia y han pasado, porque nosotros mismos nos saltamos a piola lo dictaminado por el Concilio de Calcedonia que prohibió que se modificara el Credo y lo hemos hecho añadiendo por nuestra cuenta la clausula del “Filioque”.

      La Iglesia Apostólica Armenia no ha perdido jamás la sucesión apostólica y sus sacramentos son tan válidos como los nuestros. Así lo reconoce la propia Iglesia Católica. Consecuentemente, sus canonizaciones son tan válidas como las nuestras.
      A ver si de una vez por todas nos damos cuenta de que la Iglesia de Cristo la forman el conjunto de las Iglesias cristianas y que ninguna de ellas tiene la exclusividad de nada. De las disputas y divisiones surgidas a lo largo de la historia, de una u otra manera, todos hemos sido responsables. Nadie, ninguna Iglesia, se libra de esa responsabilidad.

      Por eso es tan importante el ecumenismo y por eso, en la canonización de anteayer, había representaciones de todas las Iglesias cristianas; por ejemplo, allí estaba el Patriarca Maronita (que es católico), el cardenal prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales (quién ostentaba la representación del Papa), etc., etc, etc. No hagas caso a estos católicos integristas porque están “pasados de moda”.

      El otro día buscabas los iconos de los nuevos santos armenios. En esta web los tienes: http://www.aztagdaily.com/archives/237450
      ¿A que son bonitos? Verás que están representados todas las clases sociales, mujeres, hombres, familias, ancianos, niños, clérigos….

      • En la web de vídeos GloriaTV, donde se las dan de tan católicos, no han dedicado ni un mísero artículo ni un mísero al evento de la canonización de los mártires armenios de anteayer. De vergüenza. Sí que les gusta hablar de los coptos, pero porque les da ocasión de poner a caer de un burro a cualquier musulmán. Pero bueno, ¿qué se puede esperar de un sitio donde todos los días se difama, insulta y se falta al respeto al Papa, al que llaman simplemente “el Bergoglio” cuando están especialmente educados? Así son los católicos integristas y lo mejor es ignorarlos, porque no van a ningún lado y lo único que hacen en pudrir las relaciones entre los cristianos. Los ataques que están dedicando cada día al Papa Francisco ya rozan lo cismático.

  4. Gracias Antonio por reseñarnos en este articulo la vida del Beato Martir Ignacio Mayolan.
    A pesar de que el Beato hizo de acto de obediencia al gobierno turco,eso no les parecia suficiente (como si fuera poco),y por no renegar de su fe y convertirse al islam le pegaron un tiro.
    No entiendo como a este tipo de gente les vale tanto una conversion forzosa,sabiendo que de hacerlo no seria de corazon,pero en fin,ejemplos de conversiones forzosas a otras religiones las hemos tenido a lo largo de la historia y en nuestro propio pais.

    • El beato hizo realidad las Palabras de Cristo: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Reconocer la autoridad civil, pero la fe y la vida espiritual solo corresponden a Dios. Pero claro, a quienes persiguen a los cristianos por el mero hecho de ser cristianos, esto no les basta y lo que quieren es derramar su sangre.

  5. Gracias Antonio.
    No conocía a nuestro hermano Beato Ignacio Maloyan.
    Fue un buen pastor y tuvo mucho labor para enfrentarse por la justicia. También soporto lo indecible en la hora del martirio. Dios dota de un valor especial a todos aquellos/as que están sufriendo el martirio.
    Que perseguida a sido a lo largo de la Historia la Iglesia Armenia, tan antigua y siendo la cuna de tantos santos de la antigüedad y actualidad, no comprende tanta barbarie. Dios seguramente premiara a todos los que soportaron estas duras pruebas.

    • La Iglesia Armenia siendo la Iglesia nacional más antigua de la Cristiandad, es una gran desconocida. El hecho de estar recluida casi en exclusivo a la etnia armenia, ya sea en su país o en la diáspora, hace que eso sea así.
      Ya nosotros en este blog hemos escrito varios artículos sobre ella: este, el de los mártires del Genocidio, el de San Gregorio el Iluminador, el de San Gregorio de Narek, el de las santas Hripsima y Gayana, el de su rito y quizás algún otro que se me olvida en este momento. Si Dios quiere, seguiremos escribiendo sobre algunos de sus santos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*