Santa Catalina Tomás i Gallard, religiosa canonesa

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Óleo-retrato de la Santa.

Óleo-retrato de la Santa.

También conocida como Santa Catalina Thomàs, Sor Tomasseta o Beateta en la lengua mallorquina, esta santa ha permanecido siempre en un segundo plano. Para todos los cristianos es una desconocida, y casi por desgracia su devoción ha quedado reducida al archipiélago de las islas Baleares. Sirva este pequeño artículo para conocer mejor la obra y espiritualidad de esta Santa mística española.

En el bello pueblo de Valldemossa (Palma de Mallorca), nació Catalina Tomás, el día 1 de mayo de 1531. Sus padres, Jaime y Marquesina, sabemos gracias a algunos historiadores que fueron unos colonos que llegaron a la isla por mandato del rey Jaime I y que tuvieron más hijos antes de nuestra Santa. Creció en un hogar luminoso y cristiano, que pronto se vio truncado por la muerte de su padre, en el año 1534. Cuando murió este, Catalina tenía tan sólo tres años y cuando murió su madre contaba con diez años. Huérfana, empezó un peregrinaje por las diferentes casas de sus familiares más directos: su abuelo, su hermano mayor, etc. Finalmente llegó a la masía de Son Gallard, que era propiedad de sus tíos, Bartolomé y María. En esta casa creció como una joven más, trabajaba en todas las tareas agrícolas que se le mandaban y a todas obedecía sin poner oposición. Sus tíos, ya fuese por haberla “adoptado” casi por obligación o bien por sus duros caracteres, no la trataban bien, y a menudo era objeto de críticas, desprecios y reproches.

Vocación
Desde muy temprana edad, la familia de la joven Catalina Tomás ya tenía claro que en futuro sería religiosa. Según las fuentes populares de Valldemossa, cuando tenía unos siete u ocho años, solía hacer pequeños altares con cruces debajo de los árboles. En medio de su trabajo de agricultora y ganadera, fue forjándose en ella su espiritualidad y Fe. Tenía una especial devoción por los santos más populares de la isla: San Pedro y San Pablo, San Bruno, Santa Práxedes y sobre todo a su Santa patrona; Catalina de Alejandría.

Atraída por la vida religiosa y en especial por la de clausura, contactó con el padre Antonio Castañeda, que era un popular sacerdote y eremita, también su hermana Aina le ayudó en este camino, aconsejándola sabiamente e instruyéndola en ejercicios devocionales. Pero por otro lado, encontró una fuerte oposición de sus tíos. No la querían ver como monja y mucho menos proporcionarle una dote para ingresar en un convento.

Capilla de la Santa en su casa natal. Calle de la Rectoría, Valldemossa, Mallorca (España).

Capilla de la Santa en su casa natal. Calle de la Rectoría, Valldemossa, Mallorca (España).

Interesada por entrar en algunos conventos de su comarca, fue rechazada de todos ellos, al carecer de esta dote que tenía que aportar y también por no saber leer. Como era necesario un conocimiento básico para empezar una vida religiosa, entró a servir en la casa de los señores Fortesa y Tagamanent por mediación del padre Castañeda. Aquí aprendió muchas cosas: leer, escribir, cantar, bordar, etc; de la mano de la hija de los señores, que también se preparaba para ser monja. La señorita Isabel, que así se llamaba, se hizo tan amiga de nuestra Santa, que ambas intercambiarían mucho cariño el resto de sus vidas. Mientras permaneció aquí, también fue acumulando una pequeña dote que le sirviese para entra en el convento.

En 1552 sufre una enfermedad que la hace trasladarse hasta la localidad de Raixa, con el fin de poder curarse, esta acomodada familia cuidó tanto a Catalina que bien podía pasar ella por la señora de la casa y ellos por los sirvientes. Una vez más, Catalina recurrió a la ayuda del padre Castañeda para que fuese aceptada en uno de los diferentes conventos de Palma de Mallorca. Después de hacer una ronda en tres conventos de diferentes órdenes religiosas, Catalina fue aceptada casualmente en los tres, pero decidió ella misma entrar en la canónica de Santa Mª Magdalena. Pasó a formar parte de la comunidad de las Canonesas Regulares de San Agustín, el día trece de noviembre de 1552. Tan sólo un año después, en 25 de enero de 1553, hace los votos temporales; y el día 24 de agosto de 1555, aprovechando la festividad de San Bartolomé apóstol, hace la profesión solemne.

Estampa devocional con la imagen de la Santa y una panorámica de Valldemossa, Mallorca, su tierra natal.

Estampa devocional con la imagen de la Santa y una panorámica de Valldemossa, Mallorca, su tierra natal.

Poquito a poco fue creciendo su grado de santidad, por todas la hermanas era admirada y puesta como ejemplo por su religiosidad y mansedumbre. No dejaba de ser una hermana lega, que se encargaba de la enfermería y de la portería, pero tal era la fama que adquirió, que toda clase de personas, incluida la alta burguesía y jerarquía eclesiástica de Palma de Mallorca, se acercaban hasta el convento para conversar un ratito con ella, escuchar sus “catequesis” y recibir sus consejos. Tal fue la estima de todas las hermanas, que en un capítulo celebrado en 1571, Santa Catalina Tomás fue elegida priora por unanimidad, renunciando al cargo pocas horas después de su elección.

Por su humildad era incapaz de ejercer ese cargo. Rechazaba todo tipo de halagos, y cuando la obsequiaban con algún tipo de regalo, ella lo repartía entre toda la comunidad o con los pobres. Su obediencia y disposición a todos los trabajos no tenía oposición por su parte. Tal fue el punto al que llegó esta obediencia, que la priora pensaba duros encargos para ella, para comprobar hasta qué punto podía llegar esta obediencia.

Muerte
El cinco de abril, lunes santo de 1574, muere Catalina Tomás en el convento de Santa Mª Magdalena. Tenía cuarenta y tres años, y después de despedirse de sus hermanas sin motivo aparente, entró en éxtasis, y de esta manera entregó su alma a Dios. Murió en olor de santidad, ya en vida gozaba de fama de santa, por lo que su proceso de beatificación pronto fue abierto por las autoridades eclesiásticas mallorquinas.

Pasados los doscientos años de su muerte, el ocho de diciembre de 1791, el Papa Pío VI aprobó los milagros necesarios para ser beatificada. Siete meses después hizo público el Breve de la inminente beatificación en la Basílica de Santa María la Mayor. El doce de agosto de 1792 se celebró la beatificación. Transcurridos ciento treinta y ocho años desde su beatificación, finalmente el Papa Pío XI la canonizó en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el día veintidós de junio de 1930.

En la actualidad su cuerpo incorrupto puede ser venerado en el monasterio de Santa Mª Magdalena. Lo dirigen las Canonesas Regulares Lateranenses de San Agustín y está situado en el centro histórico de Palma de Mallorca. En su pueblo natal, Valldemossa, se encuentra una capilla dedica en su honor, en lo que era su casa natal. Aquí se puede venerar una reliquia suya y con motivo las multitudinarias fiestas en su honor, es sacada en procesión.

Vista de la urna con el cuerpo incorrupto de la Santa.

Vista de la urna con el cuerpo incorrupto de la Santa.

Misticismo
Como ya hemos dicho, Santa Catalina Tomás gozó de fama de santa en vida. Esto en parte se debe a los numerosos prodigios que la acompañaron a lo largo de toda su vida. Desde bien joven tenía visiones de Jesucristo, que la animaba a rezar y perseverar en su deseo de ser religiosa. En otra ocasión, la Virgen María le dice que está escogida por su Hijo para ser su esposa. Visiones como éstas son muchas las que nos han llegado, y quizás estén adornadas en exceso por la devoción popular, aunque todavía se conservan fuentes escritas de estos hechos. Por ejemplo, también es muy conocido el milagro de Santa Práxedes y Santa Catalina de Alejandría, que bajaron del cielo a consolarla después de que nuestra Santa se sintiese culpable de tener por unos momentos envidia.

También son conocidas sus luchas con el demonio, que la tentaba muy a menudo, más si Catalina estaba rodeada de gente. El don de bilocación también lo tenía y según sus paisanos, cuando no podía asistir a misa en la cartuja de Valldemossa se ponía de rodillas y, entrando en una especia de arrobo, se trasladaba hasta la misma cartuja para seguirla devotamente.

La profecía también estuvo presente a lo largo de su vida, dos cosas que profetizó y que nos han llegado son: la muerte del Papa Pío V, que profetizó muchos meses antes de que muriera, y la suya propia, que la profetizó diez años antes de que ocurriera. Por este motivo, se despidió de sus hermanas sin motivo alguno.

Detalle del cuerpo incorrupto de la Santa.

Detalle del cuerpo incorrupto de la Santa.

Por desgracia sus escritos místicos son muy escasos, no nos han llegado tantos como los de su contemporánea Santa Teresa de Jesús. Pero sí que se conservan dos cartas escritas de su puño y letra que van dirigidas al padre Vicente Mas. Estas cartas espirituales dejan ver su claro amor por Dios y sus vivencias ascético-místicas, un claro reflejo de su vida espiritual interior.

David Garrido

Bibliografía:
– RIUTORT, Pere, Santa Catalina Tomás: la Santa payesa, Centro Pastoral Litúrgico, Islas Baleares.

Enlaces consultados (31/03/2015):
– www.canonesaspalma.org
– denip.webcindario.com/catalina_tomas.html
– divinavocacion.blogspot.com.es/2011/08/245-canonesas-regulares-lateranenses-de.html
– es.wikipedia.org/wiki/Catalina_Tom%C3%A1s
– www.mercaba.org/SANTORAL/Vida/07/07-28_Santa_catalina_thomas.htm

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

10 pensamientos en “Santa Catalina Tomás i Gallard, religiosa canonesa

  1. ¡Gracias, David! 🙂 Conocí a Santa Catalina Tomás hace algunos años durante mi viaje a Mallorca. Ya la había visto antes, pero no la había identificado. Incluso cuando vi su primera escultura en vivo, en la fachada de la catedral de Palma, pensé tontamente que era Santa Escolástica, pues nuestra Santa de hoy aparece como una monja portando una paloma; claro que, además, está su hábito de canonesa, que no de benedictina, además de la especie de montañita de azúcar o sal que también lleva en su mano. Con el tiempo me acostumbré a distinguirla porque está por todas partes en la isla, aunque fuera de ella sea más bien poco conocida.

    No tuve suerte y no encontré la iglesia donde está enterrada abierta, pero sí visité Valldemossa y otras muchas iglesias en Palma y me hice con una serie de fotos de pinturas y esculturas suyas, además de la reliquia insigne que se venera en la capilla de su casa natal y algunas reliquias de sus ropas que se guardan en la Cartuja valldemossina. Destaco el pasaje en que la Santa es auxiliada por dos santas mártires – Praxedis de Roma y Catalina de Alejandría- y San Antonio abad, que eran de su devoción:

    http://fav.me/d8oj7ut

    http://fav.me/d8oj8bj

    Si has estado en Valldemossa, habrás visto que casi en cada casa hay un azulejito devocional con algún milagro o pasaje legendario de la vida de la Santa. Imposible fotografiarlos todos sin que te dé un síncope, jajaja.

    Además, tiempo después, recibí de parte de una tía abuela una antigua estampa de Santa Catalina de Alejandría apareciéndose para animar y consolar a nuestra Santa de hoy, que guardo como oro en paño por lo raro del episodio y por lo antigua que es:

    https://flic.kr/p/7rTi6d

    En fin, para mí es una vieja conocida 🙂 Te dejo mi galería de fotos sobre ella. Tengo muchas más, las reliquias y alguna otra estampa fotografiada en la Cartuja, pero no están subidas aquí por no ser fotos artísticas.

    http://meldelen.deviantart.com/gallery/?catpath=%2F&q=catalina+tomas

    • Gracias por tu comentario Ana María, gracias también por todas las fotos que nos has compartido, son preciosas.
      Para mi Santa Catalina Tomás también es una vieja conocida. Desde que era muy pequeño unos tíos que viven en Mallorca me hablaba de ella, me contaban estos milagros que hacia y lo curioso que era ver su pequeño cuerpo incorrupto. Según me decían, se iba haciendo pequeño a medida que pasaba el tiempo.
      Desde entonces yo creo que me viene esta afición por lo santos la hagiografia. Por esta razón le debía un articulo a Santa Catalina Tomás.

      Cuando fui a Mallorca hace poco no pude visitar su tumba, si que estuve cerca de Valldemossa y puede ver estos azulejos que dices, son muy bonitos y los hay de mil clases. En las fiestas mayores de este pueblo, hacen unas fiestas muy populares en toda la isla en su honor. Representan varios días seguidos escenas de su vida y lo mas curioso es ver las tentaciones de los demonios, que en la representaciones la persiguen tirando carretillas de fuego.

      La estampa que nos adjuntas la conocía. De todo lo que he leído estos días de ella, es muy común ver como tenía un especial devoción a Santa Catalina de Alejandría, recurría a su intercesión para todo.

      • PD: Lo que lleva en la mano es un panecillo de azúcar y encima de el un pajarillo. No se muy bien por donde viene este atributo con el que se le representa, aunque creo que es por el milagro de cuando llevaba la comida a los trabajadores y el diablo se la tiraba al suelo, los pajáros (angeles) se la recogían para que la entregara a los obreros igual de apetitosa.

  2. David me he quedado fascinado con este articulo de Santa Catalina Tomas,de la que hemos mencionado en el blog en algunas ocasiones pero de la que nunca se habia realizado un articulo sobre ella.
    Que lastima que sea una santa tanto olvidada,mas alla de la isla.
    En la vida de las perosnas y de los santos en este caso,siempre surgen impedimentos para que la vocacion llegue a buen puerto,pero al final se consigue.
    En el caso de la santa por parte de sus tios y de su analfabetismo (no sabia leer),pero que remedio gracias a la ayuda de esa tan querida familia que le busco el Padre Castañeda.
    Gracias por mencionar los diferentes dones sobrenaturales que tuvo la santa.
    Por cierto,me da la impresion que el rostro incorrupto de la santa lo cubre un velo transparente,¿ puede ser o es cosa de la fotografia?

    • Gracias por tu comentario Abel.
      Como le decía a Ana María más arriba, le debía un articulo. Mi afición a la hagiografia en parte viene por ella y por San Felipe Neri.
      Tienes razón, muchas vocaciones de nuestros santos en su principio se ven llenas de dificultades, pero luego todo cambia gracias a Dios.
      Tenía que hablar de sus dones, se la conoce por eso mismo, aunque he dejado sin poner algunas cosas que en mi opinión están excesivamente adornadas por la devoción popular.
      Si, el rostro lo cubre un velo que disimula un poco el estado cadavérico en el que se encuentra.Muy incorrupto no esta, no se si sera por el paso del tiempo o por alguna otra cosa. Si quieres te mando una foto que se ve mucho mejor su cara.

  3. A Santa Catalina la tengo dentro de las santas cuya estampa o imagen es rara de conseguir. No he visto imágenes suyas que valgan la pena en la red. ¿Será que su culto local en esto influye?
    Hace ya tiempo cuando comencé a redactar mi santoral, me di cuenta que había santos con doble fiesta, a causa de la Cuaresma, traslados, etc. Y me di cuenta que Santa Catalina era una de ellas con la fiesta de hoy y otra a finales de julio. Para efectos razonables, decidí colocarla en esta fecha de su muerte, cincuentena de que la fiesta de julio es la solemnidad trasladada por la ocurrencia de la Cuaresma, al haber publicado este trabajo para el día de hoy, has confirmado mi trabajo.
    Respecto a su culto regional opino que no es el único, nuestros santos mártires mexicanos también pasan por las mismas y aún otros santos y beatos, pero pienso que no por ello quien les tiene devoción les desmerecen o o bien que ellos se incomoden por falta de reflector, basta que un solo bautizado los imite para que hayan cumplido su misión en la Iglesia.
    Me quedo con el carisma de oración de esta santa, porque el diálogo entre Dios y el alma siempre es necesario y su ejercicio reconstruye y anima a la persona.
    Saludos.

    • Gracias por tu comentario Humberto.
      Es cierto lo que dices, sin ir mas lejos, yo mismo he buscado estampas suya por todos lados incluso en Mallorca, y estoy igual que cuando empece jaj. No se si tendrá que ver su culto local, pero parece que si.
      Decidimos publicar hoy su articulo, por eso mismo que dices de la coincidencia con la fecha de su muerte. Pero te diré que en la isla celebran su fiesta a finales de julio.
      Claro que no su pueden desmerecer por quedar su culto reducido a determinados sitios. Para mi son mas importantes si cabe, por eso intento que se les conozca más a través de estos artículos.

  4. Muchas gracias, David, por este artículo sobre Santa Catalina Tomás, una de las santas más sencillas y menos conocida de nuestro santoral hispano.
    Como no tenía dote ni sabía leer, pues ¡hala!, de convento y monasterio, nada de nada. Ya tenemos otro “sublime” caso de discriminación religiosa por causa de la economía y la cultura. ¡Qué importante era la economía en determinados monasterios! ¡De vergüenza!
    Todavía puedo entender, aunque poco, el tema de la cultura porque en un convento hay que leer para poder cantar las alabanzas divinas, pero a leer se aprende también dentro del convento, si la superiora quiere, claro. Pero es que en Catalina, para su desgracia, se juntaba “el hambre con las ganas de comer”. ¿Quién salió perdiendo? Pues esos estúpidos monasterios y conventos que pudiendo tener una santa en su elenco, no la tienen. Ironías de la vida y venganza de la historia.
    Que Santa Catalina Tomás ayude a tantas jóvenes que quieran dedicarse a Dios y que aun puedan seguir padeciendo estas discriminaciones, porque aun hoy en día, aunque sean menos, haberlas, haylas.

    • Gracias por tu comentario Antonio.
      En verdad fue muy sencilla desde que era muy niña, ya como religiosa lo fue aun más. Yo creo que estos dones que le dio Dios los quería llevar lo más ocultos posible, aunque fuese inevitable que se conociesen.
      ¿ que puedo añadir a lo que dices?, es totalmente cierto lo que dices y aunque quiero imaginarme que ya no es como antes, soy consciente que existirá.
      Y con respecto a los conventos que la rechazaron, pues digo lo que tu, ellos se perdieron tener una santa entre ellas. Esto ha pasado en muchos casos que aquí en el blog hemos visto.

  5. Me ha gustado mucho tu artículo y tenéis razón con lo de las estampas, sería bueno incluso para su comunidad que ellas mismas las produjeran, junto a rosarios, creo que sería una inyección económica para el mantenimiento del convento.
    Pero bueno, soy historiadora y me gustaría que me aclarases un punto pues no dejo de pensar en ello: sabemos que Jaume I conquistó Mallorca en 1229 y murió en 1276, cómo sus padres podían ser colonos del momento si nació en el siglo XVI? Sé que no es lo más importante del artículo ni una parte fundamental en la vida de la santa a la que venero. Pero no puedo apartarlo de mi cabeza.

    Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*