Canonización de los mártires del Genocidio Armenio

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Cadáveres de refugiados armenios víctimas de la epidemia de tifus en el bosque lindero a la Santa Sede de Echmiadzín.

Cadáveres de refugiados armenios víctimas de la epidemia de tifus en el bosque lindero a la Santa Sede de Echmiadzín.

La canonización que hoy realiza la Iglesia Apostólica Armenia en la Santa Sede de Etchmiadzin, es sin lugar a dudas, la canonización más masiva de la historia de la Iglesia, pues se canoniza al más del millón y medio de víctimas inocentes masacradas por los turcos en el Asia Menor entre los años 1915-1923, en lo que se ha venido en denominar el “Genocidio Armenio”.

La Iglesia Armenia no tiene un método o norma establecido para realizar una canonización en el sentido en el que, aunque distintos, los tienen las Iglesias Católica y Ortodoxa. Durante los últimos quinientos años, esta Iglesia no ha realizado canonización alguna, ya que el último santo reconocido oficialmente fue San Gregorio de Datev, monje y teólogo armenio que vivió a caballo entre los siglos XIV-XV y esto ha sido debido, en gran medida, a las divisiones internas existentes en esta Iglesia que ha hecho que el Santo Sínodo haya llevado siglos sin ni siquiera reunirse al completo. Dada la complejidad de esta canonización que tiene muchas implicaciones políticas, los patriarcados de Etchmiadzin y Antelias llevan muchos años trabajando en ella, concretamente, desde el 1989, o sea, desde el setenta y cinco aniversario de la masacre.

Armenios ejecutados en Constantinopla, junio de 1915.

Armenios ejecutados en Constantinopla, junio de 1915.

En el mes de septiembre de dicho año se reunieron todos los obispos pertenecientes a los Patriarcados armenios de Etchmiadzin, Cilicia (Antelías), Jerusalén y Constantinopla, así como todos los obispos de la diáspora tomando la decisión de canonizar a todas las víctimas del genocidio. Tras largas deliberaciones decidieron canonizarlos colectivamente, como anteriormente ya se había hecho con los mil treinta y seis mártires de la batalla de Vartanants o como la propia Iglesia Católica lo ha hecho con los mártires de Otranto.

¿Pero qué fue el genocidio armenio? Fue la masacre de aproximadamente un millón y medio de armenios que, en varias fases, se inició cuando desapareció el llamado imperio otomano. Primero fue con el sultán Abdul Hamid II, luego con el régimen nacionalista de los llamados “Jóvenes Turcos” y finalmente con el mismísimo Kemal Ataturk, el llamado padre de la actual Turquía. Es cierto que desde 1894, en el período de declive del sultanato turco, se inició esta persecución contra los armenios, pero los hechos prosiguieron con muchísima más intensidad y crueldad una vez entrado el imperio otomano en la primera Guerra Mundial, especialmente a partir de la batalla de Sarikamis en enero del año 1915.

Niño armenios, víctimas de la masacre de Erzerum.

Niño armenios, víctimas de la masacre de Erzerum.

Desde entonces, los turcos acuciados por esta derrota ante los rusos y por la presión británica en el Cáucaso, iniciaron a partir del mes de abril una serie de actuaciones para acabar con el cristianismo en Anatolia. Es cierto que había comunidades armenias en otras partes del imperio, incluso en Estambul, pero allí la situación no fue tan dramática. Aunque a partir de agosto del 1915 se empezaron a conocer estos crímenes gracias a la denuncia del obispo armenio de Salónica y del Patriarca de Constantinopla, la comunidad internacional no consiguió detenerlos incluso presionando a Turquía. Aunque al finalizar la Guerra se firmaron unos tratados de paz, Turquía los incumplió sistemáticamente y los armenios siguieron sufriendo todo tipo de vejaciones y exterminaciones hasta desaparecer prácticamente en toda la Anatolia turca. Eso a pesar de que los británicos (que fueron quienes más se preocuparon de estas deportaciones y masacres) amenazaran al gobierno turco con juzgarles como genocidas al finalizar la guerra, cosa que al final, por diversas y complejas razones políticas tampoco se hizo.

Los armenios eran cristianos, culturalmente muy bien preparados, con cierta presencia en las actividades públicas y en su mayor parte, pertenecientes a una clase media que estaba repartida por todo el imperio otomano, pero especialmente en la parte asiática del mismo, o sea, la península de Anatolia. En el año 1915, las autoridades turcas cerraron sus escuelas y sus organizaciones sociales, profanaron sus iglesias, destruyeron sus monasterios, profanaron las tumbas de los santos, dispersaron su patrimonio e iniciaron contra los armenios una persecución sin precedentes, tanto por el hecho de ser armenios como por el hecho de ser cristianos. Primero fueron episodios de violencia y humillaciones aisladas en determinadas localidades; más adelante siguieron las deportaciones masivas al desierto cuyo principal objetivo no era trasladar a esta población sino destruirla, trenes repletos de deportados, masacres y sepulturas en inmensas fosas comunes. Muchísimos miles de personas murieron de hambre durante las interminables caminatas a través del desierto, cuyo último destino era Der-el-Zor, en Siria.

Mujer armenia llorando a su hijo, muerto de hambre.

Mujer armenia llorando a su hijo, muerto de hambre.

Es cierto que parte de la población turca se opuso a estos planes y que incluso los kurdos se esforzaron en algunos lugares para salvar a los armenios, pero el aparato del estado turco fue mucho más resolutivo que quienes se oponían. Los supervivientes, unos quinientos mil, fueron los armenios que lograron escapar y asentarse en Siria, el Líbano y en lo que era la Armenia independiente, luego anexionada por la URSS, quién siguió también persiguiendo a los armenios tanto por motivos religiosos como étnicos.

Como se desconoce no solo el número exacto de víctimas (hombres, mujeres, niños, y ancianos de todo tipo de profesiones) y como se desconocen la inmensa mayoría de los nombres, la canonización no podrá ser nominal. Además, la ausencia en la Iglesia Armenia de una metodología concreta para las canonizaciones y la abrumadora tarea de documentar la vida de cada una de las víctimas hace que sea prácticamente imposible el declararlos santos en el sentido propio del término. Se canonizan como pueblo que muere por su fe, no como persona una a una; repito: algo parecido a lo de los mártires de Otranto que fueron masacrados por ser cristianos.

Mujer armenia con quemaduras y lesiones en el cuerpo, fruto de la tortura.

Mujer armenia con quemaduras y lesiones en el cuerpo, fruto de la tortura.

Desde el punto de vista teológico, desde el momento de la canonización, ya no podremos hablar de víctimas, sino de mártires, ya no se rezará por ellos, sino que se les rezará a ellos. Cierto es que con esta canonización se hace también justicia, pero esta justicia debería extenderse a que toda la comunidad internacional reconociera aquel genocidio, al igual que se ha reconocido el genocidio nazi contra los judíos. En la Conferencia de París del año 1920 se reconoció este Genocidio, pero en la actualidad no llegan a una treintena de países los que han firmado este reconocimiento. España, por ejemplo, no lo ha hecho.

Como ha dado a conocer el prefecto de los archivos vaticanos, la Santa Sede, en honor de la Iglesia Apostólica Armenia, publicará en un libro una serie de documentos y testimonios procedentes de sus propios archivos, en los que se expone la enorme masacre de cristianos armenios llevada a cabo por los turcos. En la rueda de prensa dada por monseñor Sergio Pagano, explicó que en algunos de esos documentos se relatan actos de tal barbarie perpetrados por los soldados turcos contra las mujeres armenias embarazadas, que le hicieron sentir vergüenza como hombre, como por ejemplo, que los soldados turcos jugaban a los dados para adivinar el sexo del niño antes de matar al feto con una bayoneta, una vez extraído del vientre de la madre.

Quiero terminar este artículo con algunas frases extraídas de la Carta Encíclica de Su Santidad Karekin II, Patriarca y Katholicós de la Iglesia Armenia sobre el centenario del genocidio y la proclamación de sus mártires como santos.

Cabezas cortadas de armenios masacrados.

Cabezas cortadas de armenios masacrados.

“Cada día del año 2015 será un día de recuerdo y devoción para nuestro pueblo, un recuerdo a la memoria de nuestros mártires, delante de los cuales, con humildad nos arrodillaremos en oración, ofreciendo incienso por las almas de nuestras víctimas inocentes que yacen en tumbas sin nombres, pues aceptaron morir en vez de repudiar su fe y su nación. Por eso, realmente, “el sendero de los justos es como la luz del alba, que va en aumento hasta que es pleno día” (Proverbios, 4, 18)

(…)Hemos continuado viviendo aunque algunos nos querían muertos, porque Tú, ¡oh Señor! has querido que nuestra gente – condenada a muerte por un plan genocida – lograra vivir y resurgir, de tal modo que te podemos presentar esta justa conciencia de humanidad y de derecho de gentes, para liberar al mundo de la callosa indiferencia de Pilato…… Como Pontífice de los armenios, quiero anunciar a nuestra gente que el 23 de abril de 2015, durante la celebración de la Divina Liturgia, nuestra Santa Iglesia ofrecerá un servicio especial para canonizar a sus hijos e hijas que han aceptado el martirio como santos “por la fe y por la patria” y proclamará anualmente el 24 de abril como Jornada de recuerdo de los Santos Mártires del Genocidio…

Collage con distintas fotos mostrando detalles del genocidio.

Collage con distintas fotos mostrando detalles del genocidio.

¡Oh pueblo armenio, embellecido desde lo alto como una nación mártir, pero como una nación resurgida; vive con coraje, avanza con seguridad, con tu mirada dirigida hacia el monte Ararat que contiene el Arca y con el corazón inquebrantable ten alta tu esperanza. El aliento y el mensaje del Señor están dirigidos a ti: “Aunque no seas fuerte, fuiste fiel a mi palabra y no has traicionado mi nombre… retén lo que tienes para que nadie te quite la corona de la victoria” (Apocalipsis, 3, 8-11)

(…) Desde el santo altar de Etchmisdzin roguemos a Dios por la paz, la seguridad y el bienestar de nuestra patria, de nuestro amado pueblo en todo el mundo y sobre todo, por la luz eterna y la paz para las almas inocentes de los Santos Mártires del Genocidio. Puedan el amor y la hermandad, la justicia y la verdad reinar sobre toda la humanidad y puedan los caminos de los justos irradiar, orientar y difundir la luz hasta el alba de un día nuevo, que traiga la paz y la felicidad al mundo entero…”

Santos mártires armenios del Genocidio, rogad por nosotros.

Este artículo lo he realizado utilizando diversas informaciones publicadas en diversos medios de comunicación durante varios meses.

Ravished Armenia” (1919): Película sobre el genocidio

Vídeo de la canonización:

Antonio Barrero

Enlace consultado (22/04/2015):
– http://armeniangenocide100.org/es/

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

31 pensamientos en “Canonización de los mártires del Genocidio Armenio

  1. La ceremonia de canonización que en el día de hoy celebra la Iglesia Apostólica Armenia en la Santa Sede de Etchmiadzin, marcará un hito en la historia de la Iglesia porque será la canonización más masiva jamás realizada.

    Será retransmitida en directo desde esta web: http://www.armeniangenocide100.org a partir de las 5 de la tarde (hora de Yereván, Armenia).

    Quién quiera seguirla en directo tendrá que ver la equivalencia de horario con su país. Por ejemplo:
    Líbano: 4 de la tarde.
    España: 3 de la tarde.
    Nueva York (USA): 9 de la mañana.
    Los Ángeles (USA): 6 de la mañana, etc.

    También puede verse en:
    http://www.agbu.org
    http://www.agbu.am

  2. Que oportuno es este artículo que nos da una visión sobre esta canonización innumerable e innominable. Gracias a este artículo me has hecho conocer la causa de esta canonización.
    Es terrible que un pueblo sea exterminado por razones étnicas, pero que solapadamente o más bien, causada por odio a la religión no puede hablarse más que de martirio.
    En un momento en que muchos procuran el establecimiento de relaciones fraternas entre cristianos e islamistas, este episodio sigue doliendo y sangrando cuando nos encontramos actualmente con situaciones muy semejantes.
    Espero que este artículo sea visto como una alerta y haga reaccionar a muchos sobre este genocidio, cuyo solo nombre hizo tambalear las relaciones diplomáticas entre Turquía y la Santa Sede recientemente que el Papa Francisco llamó por su nombre este genocidio y que en su momento San Juan Pablo II también lo hizo.
    Me uno a la intención de la Iglesia Armenia y le pido a Dios que la sangre de estos mártires hoy santos, traiga la paz y la reconciliación entre los pueblos cristianos que actualmente son perseguidos por quienes equivocadamente utilizan el nombre de Alá en su contra.
    Saludos.

    • Y lo peor de todo es que tal vez es un episodio que Turquía no quiere reconocer mientras que Armenia siga exigiendo que se haga justicia, lo que yo opino (quiza alguno me de alguna objeción) es que lo que ha de hacer la Iglesia Armenia no es solo un acto religioso sino también uno político, se diría que es el primer genocidio de la historia contemporánea (se que hubo genocidios como Ruanda, Grecia, de la cual también hay mártires canonizados, y se tienen algunas perspectivas de la Vendée)es hipócrita seguir negandolo pero también recrimino que algunos armenios actuaran en represalias de manera criminal

      • En primer lugar, unirme a la oración para que estos santos mártires intercedan a fin de que acaben las persecuciones contra toda persona, ya sea por sus creencias religiosas, raza, sexo o cualquier otro condicionante.

        El pueblo armenio, por su propia naturaleza, tiene muy unidos los conceptos de patria y religión. En su inmensa mayoria, se sienten profundamente armenios y profundamente cristianos y en esa doble condición, fue masacrado hasta casi exterminarlo por parte del gobierno turco. Es una vergúenza que Turquia no reconozca esta realidad de hace un siglo, pero igualmente lo es que paises, como España, tampoco lo reconozcan. Muchos pueblos han sido masacrados y René pone algunos ejemplos, y que la comunidad internacional permanezca impasible es como para querer renunciar a ser ciudadano de este mundo. La justicia tiene que imponerse y a las cosas y hechos hay que llamarlas por su nombre. De ahí, entre otras muchas cosas, la importancia de esta canonización. Hoy en todo el mundo, pese a quién pese, se recordará este horror que por supuesto debe tener consecuencias religiosas, pero también políticas. Todas las iglesias cristianas se están solidarizando con la Iglesia Armena, pero es que todos los gobiernos llamados democráticos, también deben hacerlo con la Nación Armena. Si en algo podemos contribuir con nuestro granito de arena, pues bendito sea Dios.

        Y aunque extremistas los hay en todas las religiones aunque en estos momentos los más criminales sean los yihadistas, las buenas relaciones entre el Cristianismo y el Islán tienen que seguir promocionándose. En este sentido, todo mi apoyo y cariño al Santo Padre, que tiene a este como uno de sus principales objetivos.
        Tomemos asimismo como ejemplo al sufrido pueblo copto, que durante siglos y siglos, siendo minoría y muchísimas veces atacado, ha sabido convivir armoniosamente en una sociedad en la que mayoritariamente, se ha practicado y practica otra religión.

        Todos los santos mártires, antiguos y modernos, rogad por nosotros.

  3. Me sorprende el hecho de que la Iglesia Apostólica Armenia haya tomado la decisión (en conjunto con los jerarcas y obispos de los otros patriarcados) de canonizar a las víctimas del genocidio armenio (obviamente creo que protestaría el gobierno turco) como mártires, aunque no está excento de polémica sobretodo en los países donde niegan o no reconocen como tal a tal atrocidad digna de seres irracionales, no solo fueron martirizados por su condición de armenios sino de cristianos, espero encontrar un icono de estos martires alguna vez, me sorprenden esas fotos y hasta donde ha llegado el ser humano es lo primero que pienso, espero que sigan así, con su pasión por los santos, y por cierto estoy anotando en mi libreta los nombres de los mártires para recordarlos, (incluiré los recién canonizados) y espero que reconozcan a los martires modernos también como Nauman Masih (quien ya anoté en mi martirologio con la esperanza de pintar un icono de el) o de los neomártires de Irak, de Mosul, de Kenia y con el mismo objetivo, que los nuevos martires armenios ruegen por los cristianos perseguidos (y por México donde se asesinan miles de personas el narcotráfico)

    • La Iglesia Apostólica Armenia ha hecho lo que en justicia había que hacer: reivindicar a sus mártires, ponerlos como modelos de vida y solicitarles intercedan por su pueblo y por cuantos cristianos y no cristianos siguen sufriendo por causas de su fe o por cualquier otro motivo, como por ejemplo, expones tu el caso del narcotráfico en México.

      Que la persecución turca iba contra los armenios no solo por su etnia sino sobre todo por su fe, lo muestra el que también cristianos de otras confesiones fueron perseguidos y masacrados, como por ejemplo, los asirios y caldeos. En el artículo de mañana incidiremos más sobre este tema.

      • Aunque yo diría es una canonización ecuménica, Aci Prensa (dirigida por Alejandro Bermúdez), Religión en Libertad y otros han dedicado a publicar sobre el tema, El Papa Francisco los definió como mártires cristianos, y hoy estoy feliz porque conseguí su icono, y ahora puedo hacerlos en grabado y dibujarlos. Sobre Ataturk me sorprende que en su mandato hubiera seguido las deportaciones y masacres aunque en este periodo se ocupan de los jóvenes Turcos (me refiero al ala radical fundamentalista) no hay casi información sobre su papel en el genocidio, espero en futuros articulos hablar de más mártires de las distintas confesiones cristianas, y yo seguiré registrando en mi libreta

  4. Deberian de haber iconos ortodoxos de los santos martires, como hicieron con los 21 martires cristianos de este año 2015, he buscado por google y no hay aun iconos ortodoxos de estos santos. de hecho son tan innumerables que ni siquiera tiene registros de nombres.

    • Yo creo, Juan, que a partir de hoy comenzará a circular por la red el icono oficial que se utilice en la ceremonia de canonización. Hasta ahora, yo tampoco lo he visto. Estoy seguro que aparecerá en la web que anoto en mi primer comentario.

      • Circula uno por ahí que se considera de los mártires armenios, pero no lo son. Es un icono de las Cuarenta Vírgenes Mártires de Heraclea con su maestro San Amón, simplemente han borrado el nombre en griego y listo. Espero que sí hagan un icono específico porque claramente éste no es.

        • No sabía que “reutilizaban” iconos, aún así, quisiera saber sobre las virgenes mártires de Heraclea y ver el icono oficial de los mártires armenios. Supongo que entre los martirizados también hubo obispos, sacerdotes y miles y miles de fieles. De esos martires la Iglesia católica solo ha beatificado al obispo Maloyan de ahí la mayoría son cristianos apostólicos armenios, ansio que ya los declaren santos

          • René,
            Los dos iconos oficiales de la canonización (uno por casa Patriarcado) ya están en la red y puedes encontrarlos.

          • No, los iconos no se reutilizan, René, es gente que modifica las imágenes digitalmente, sin permisos del autor, con programas de retoque y edifición fotográfica.
            De las mártires de Heraclea hablaré más adelante, por supuesto.

  5. Leí sobre el genocidio armenio ya hace muchos años, cuando era una cría que le daba por leer libros de adultos, en una novela de la autora turca Kenizé Mourad, la cual era hija de una princesa otomana que se vio exiliada con la revolución de Ataturk. Ella no llegó a conocer a su madre y por eso la trata con cierta benignidad en su obra, tanto a la princesa como al sultanato en general, pero se mencionaba de pasada el tema del genocidio armenio y a partir de ahí investigué mucho más.

    Llegué a la película que reseñas al final del artículo, “Ravished Armenia”, que muchos toman como un documental de la masacre, cuando no es tal cosa, sino una película rodada con actores, con imágenes de ficción. La realidad es que si el genocidio saltó tanto al conocimiento internacional fue, no sólo por las vías internacionales abiertas tras la Gran Guerra, sino también gracias al testimonio de Arshaluys (Aurora) Mardiganian, una muchacha armenia que sobrevivió a la masacre porque fue tomada como esclava por los turcos. Logró escaparse, llegar a Estados Unidos y allí contó su historia, que se tradujo en esta película que vemos al final del artículo, en la que ella misma aparece como actriz interpretándose a sí misma.

    Hay una secuencia muy famosa de esta película que muestra a las muchachas armenias siendo crucificadas por los turcos. Muchos siguen encontrándose estas secuencias y estas fotos y creen que están ante escenas reales. No lo son, pero es que tampoco lo fueron en las circunstancias históricas de la masacre. Aurora Mardiganian confesó mucho tiempo después que eso no había sido así. Ella tuvo la desgracia de presenciar con sus propios ojos cómo esas jóvenes eran violadas por los turcos y luego eran empaladas vivas, siendo clavadas en postes verticales a través de la vagina. Naturalmente esto fue considerado demasiado indecente de llevar a la pantalla, por eso optaron por una escena típica de crucifixión.

    Dejando aparte el tema de la película, las fotos son reales y apenas son un muestrario del horror desencadenado por la limpieza étnica llevada a cabo por los turcos, que se puede ver con más detalle en la web que adjuntas al final. Es una vergüenza que no todos los Estados actualmente reconozcan esta masacre, como es una vergüenza que aún haya negacionistas del Holocausto nazi. La canonización, masiva y “a ciegas” -forzada por las circunstancias- de estos innumerables mártires sin nombres, es un paso importante, pero no es suficiente, pues ante Dios ya estaban canonizados desde el momento en que les arrebataron sus vidas de forma tan cruel e indigna, y además, este reconocimiento sólo nos mueve a los creyentes. Es necesario que se reconozca internacionalmente, que se levanten más monumentos -ya los hay, pero no basta-, que España, otros países y ante todo Turquía reconozcan la barbaridad que se ha hecho con este pueblo inocente, para que se pueda pasar página en el sentido de justicia, que no de memoria, pues no hay derecho al olvido; y podamos mirar hacia adelante. Porque este tipo de episodios tampoco se pueden poner como excusa para la islamofobia o para fomentar las malas relaciones con los Estados musulmanes. Tanto más cuanto Turquía es un Estado musulmán bastante atípico, aparte de sunita, con otras características particulares -semisecularizado- que si se estudian, se verá que no se puede meter en el mismo saco que otros; además de que, no lo olvidemos, la religión fue una excusa más en la motivación de la masacre; los principales motivos fueron ante todo étnicos y territoriales.

    Quiera Dios haber perdonado esta barbaridad y que esos miles de hombres, mujeres y niños de nombre olvidado y perdido, sacrificados en el tablero absurdo de un juego cruel de naciones, rueguen por nosotros.

    • Gracias, Ana María, por los datos históricos que nos aportas y por las aclaraciones que haces sobre la película que incluimos en el artículo. Me pone la carne de gallina el ejemplo que pones sobre las torturas y martirios de la mujeres armenias que demuestran hasta donde llegó la bestialidad de esos canallas.

      Dios y los santos mártires les hayan perdonado, pero seguro que a nosotros no se nos perdonará hasta que no reconozcamos esta enorme tragedia y reparemos con nuestra admiración y cariño a todo el pueblo de Armenia. Acabo de ver en la web como esta mañana el pueblo ruso ha rendido homenaje al pueblo armenio y ojala este ejemplo se corra como la pólvora por todo el planeta.

  6. Toño, explicame un solo punto: ¿el millón y medio de víctimas de este holocausto murieron por causa religiosa? ¿No cabe la remota posibilidad de que uno por lo menos haya sido por cuestiones politicas? En cuanto a lo racial entiendo que el cristianismo es la segunda piel del armenio, por ello identiico que al armenio se le mató por su condición de cristiano.
    Trayendo a colación a los santos Mártires de Otranto, tu me explicabas que esos ochocientos hombres fueron muertos a causa de la fe, tácitamente, pero hubo más muertos: mujeres, niños, hasta el obispo, asesinadosen la catedral durante la invasión. Haciendo la debida proporción, y con todo respeto y veneración, ¿muchos de los mártires armenias no pudieran haber pasado por circunstancias similiares?
    Gracias.

    • Humberto,
      La canonización no ha sido nominal, sino del conjunto del pueblo armenio que murió por la fe. Por eso ni siquiera se sabe el número exacto de cuantos fueron.
      Han sido declarados santos mártires quienes murieron por su condición de cristiano armenio, que fueron la inmensa mayoría. Se calcula que pudieron ser casi un millón y medio, se conocen los nombres de muchos, pero de más del noventa y tantos por ciento, no se conocen. Luego los que murieron solo por cuestiones políticas, esos no han sido declarados santos.
      Solo Dios sabe el número de ellos. Como te digo, la canonización no ha sido nominal, sino en grupo.

      En el caso de los santos mártires de Otranto fue algo parecido. Hablamos de 800, pero solo Dios sabe cuantos fueron en realidad. Es una canonización colectiva; pudieron ser cien más, pero también pudieron ser cien menos, ¿comprendes?

  7. Si, lo que sucede es que lei en varios articulos de la red que era el millosn y medio de víctimas son las que se canonizan y me entró la duda. Aquí, cereo que en nuestro idioma (jaja) valdría la pena denominarlos como “los innnumerables mártires” como lo es en el caso de los de Zaragoza y otros grupos que el Martirologio Romano los identifica así.
    por cierto, leí que el Patriarca Karekin dispuso que se reunieran en una sola urna los restos que se consevan. Supongo que debe ser algo como un osario o cripta, porque aunque fueran de veinte mártires, urna resulta muy pequeña. ¿Estás al tanto de esta noticia?

    • En Etchmiadzin se ha hecho una especie de relicario osario donde se pondrán todos los restos que se conservan. Aun no tengo la foto.
      En el Patriarcado de la Casa de Cilicia (Antelías, Líbano), los restos que hay se han puesto en una urna de plata que precisamente se ha llevado hoy a Etchmiadzim y ha estado presente en la ceremonia de canonización.
      También en Nicosia (Chipre) están los restos de los que fueron masacrados en Deir ez-Zor (Siria)

  8. Antonio que voy a decirte sobre este gran genocidio de armenios que ya han sido canonizados?
    Nada puedo aportar que no hayan dicho ya mis compañeros y lectores del blog.
    Solo pedir una cosa a los responsables del blog,que POR FAVOR cuando se incluyan imagenes de tan impacto como estas fotografias se indique al principio del articulo “que pueden herir la sensibilidad”.
    Yo no olvido estas imagenes en un par de horas y me causasn mucha impresion.
    Hubiera preferido leer el articulo sin ver estas imagenes,sinceramente.

    • Como administración del blog, te debemos una disculpa. De todos modos, hay que tener en cuenta que si el artículo va a tratar sobre el genocidio armenio, es de esperar que las imágenes no van a ser bonitas. Si no hemos incluido ese aviso, es porque consideramos una obviedad que el contenido iba a ser desagradable. Por otra parte, las peores imágenes están hacia el final, de modo que si alguien empieza a ver las que van primero, ellas mismas sirven como un aviso. No hemos colocado lo peor en primer término pensando en que la mayoría de los visitantes ven el encabezado y poco más.

      Por último, recordamos que las imágenes son suministradas, al igual que el texto, por el autor del artículo. Él ha querido que fueran incluidas por ser imágenes reales de la masacre y nosotros respetamos ese deseo. En cualquier caso, ni en su motivación ni en la nuestra está el morbo ni causar daño a los lectores del blog, faltaría más; sino mostrar una documentación fidedigna de un hecho terrible que sigue siendo sistemáticamente negado por muchos colectivos y Estados hoy en día.

      Así que, en fin, te pedimos disculpas por el malestar que te hayamos podido causar, pero difícilmente se puede hacer otra cosa si de lo que estamos hablando es de un genocidio. Este blog nunca ha pretendido ser para todos los públicos ni para menores de edad, se entiende. Pero consideraremos incluir un aviso en nuestro próximo contenido altamente perturbador. 🙂

    • Mi querido amigo Abel,
      Sabes que nada más lejos de mi intención que el herir tu sensibilidad, pero cuando en el encabezamiento del artículo se habla de la canonización de los mártires de un genocidio, es normal que las imágenes que se pongan impacten para remover las conciencias y de una vez por todas reconozcamos que con ese pueblo mártir se realizó una verdadera masacre. Además, te aseguro que hay fotos aun mucho más desgarradoras, así que te las puedes imaginar como serán.

      Estamos acostumbrados a hablar de mártires y como vemos pinturas y esculturas bonitas cuando nos referimos a ellos, nos creemos que los martirios son actos edulcorados y nada más lejos de la realidad. Los martirios son asesinatos crueles, acompañados muchas veces de tormentos previos tan terribles, que el martir está deseando que lo maten de una vez. Los verdugos que matan, hacen tales preparativos que el mártir está deseoso de llegar a la presencia de Dios cuanto antes.

      Hemos hablado a veces de descuartizar en vida y lo leemos y nos quedamos tan anchos y panchos. Solo se nos remueve el estómago si vemos las escenas reales , pero es que tenemos que tomar conciencia de una vez por todas en que los martirios son actos atroces, canallas, terribles, crueles, que lo único que puede tener de bueno es la fe en Cristo por parte del martirizado, que en fondo de su ser humano desea que llegue cuanto antes el momento final.

      Para ser mártir hay que tener una fe muy grande, mucho convencimiento y tener muchas agallas y ha habido y aun hay muchos hermanos nuestros que nos están demostrando día a día que las tienen. Te aseguro que si hubieras visto los vídeos de los martirios de los últimos coptos y etíopes, es muy posible que te hubieras desmayado.

      De todos modos, sabes que no queremos herir sensibilidades, menos aun la tuya y por eso me parece bien lo que dicen desde la administración del blog: en adelante, se avisará al principio.

      Santos mártires del Genocidio Armenio, vosotros que habeis tenido coraje y fe, rogad por todos nosotros y por la Santa Iglesia.

    • Muchísimas gracias, padre.
      He tenido el inmenso honor de ver la ceremonia al completo y me ha impactado la solidaridad de todas las iglesias cristianas con la Iglesia Armenia y las caras de verdadera devoción de muchos de los armenios asistentes a la misma.
      Por supuesto también la ceremonia en si ya que todas las liturgias orientales son riquísimas en simbolismos, cada uno de los cuales tienen un inmenso caudal de espiritualidad.

  9. Tengo que admitir que tarde un poco en leer el artículo por lo impactantes y crudas de las imágenes que sin duda no son más que reflejo de la realidad que sucedió en Armenia, yo no conocía sobre este genocidio y es una pena saber que cosas tan terribles como estas a veces en lugares del mundo como aquí en México ni si quiera por mención aparecen en los libros, yo no se donde será que los musulmanes han perdido el hilo y la cabeza que pareciera que desde siempre se han ensañado con los cristianos y lo seguimos viendo hasta el día de hoy. Es una pena también fuera de religiones que el hombre pueda llegar a tal crueldad con otros humanos, cada vez me convenzo más de aquello que dijo Rosseau “El hombre nace bueno pero la sociedad lo corrompe”, hay algo que en la sociedad actual hemos equivocado en la educación quizá para que aun hoy día existan en todas partes del mundo personas capaces de atrocidades como estas díganse carteles de la droga, terroristas, fanáticos religiosos etc. Solo nos queda ahora pedirle a estos nuevos Santos que rueguen por nosotros. Gracias por el interesante artículo.

    • Gracias por el comentario, André.
      Yo ruego a estos santos mártires armenios para que intercedan ante Dios a fin de que llegue la paz a determinadas regiones de tu país, cuyos habitantes están esclavizados y martirizados por el narcotráfico, que no deja de ser una nueva lacra humana capaz de convertir la sangre inocente en dinero sucio.
      Ante esto, a mi entender, solo cabe el perseguirlos a fondo, incautarles todos sus bienes, encerrarlos donde no puedan hacer más daño y destruir no solo las drogas sino todos los laboratorios que las fabrican.

  10. Amigo Toño, lamento haber comentado tan tarde tu artículo, pero mejor tarde que nunca. Qué puedo decir que no hayan dicho ya, las palabras no alcanzan a describir el horror de este genocidio que hoy en día el gobierno turco se niega a reconocer y llama de formas eufemísticas “reubicación” o “limpieza” para no enfrentarse con la verdad escrita con sangre y que grita por las voces de sus testigos, las imágenes crudas y la generalizada protesta internacional desatada en su tiempo y en el nuestro, con las acertadas declaraciones del Papa Francisco a su homólogo el Catolicós de Armenia y que provocaron el escozor de un gobierno que se dice democrático. Aunque hoy me ha tocado ver fotos de cuerpos despedazados por causa de la guerra contra el narcotráfico que desgarra mi país, no deja de ser impactante, sin circunstancias ni distancias, una vejación al cuerpo humano es igual sin importar las razones. Junto con el Holocausto ha sido el evento que los revisionistas pretenden reescribir para excusar a naciones e individuos. Y no falta que quieran hacer lo mismo con las matanzas hechas por los terroristas de ISIS. Dios los perdone.

    • Estoy de acuerdo contigo, amigo Alejandro, que es igual de cruel e inhumano el masacrar a una persona por motivos religiosos, étnicos, políticos, sexuales…, lo hagan los fanaticos religiosos, los narcotraficantes, los xenófobos, los gobiernos dictariales, o quienes sean. Toda vida humana vale lo mismo (la sangre derramada de Cristo) y toda vida humana debe ser respetada, incluso las de los criminales.
      Dicho esto, reconozcamos el gran crimen que se cometió contra el pueblo armenio y veneremos de corazón a sus santos mártires, pidiéndoles que intercedan para que nuestros corazones de piedra se conviertan en corazones de carne.

  11. Te agradezco mucho este articulo Antonio.
    Como ya te dije, sobre este tema solo conocía unos muy pequeños detalles.
    Vemos que es muy amplio todo lo relacionado con este genocidio del pueblo Armenio. Como hoy en día estamos acostumbrados a ver esta clase de injusticias y masacres horrendas e injustas, estamos concienciados de que esto tiene que acabar y esperemos que la comunidad internacional actué de una vez por todas para acabar con esto.
    En su día no se hizo nada para que el gobierno turco dejara de hacer esto, pero esta a tiempo de reconocerlo y pedir perdón.Reconociendo errores y tendiendo puentes de paz para las generaciones actuales y venideras puede empezar de nuevo la necesaria PAZ. Pero mucho me temo que no sera así, solo hay que ver lo que le han dicho al Papa Francisco por reconocer esta injusta y cruel masacre de inocentes.
    Que Dios los tenga en su gloria y a los asesinos los haya perdonado.

    • Que los santos mártires armenios gozan de la presencia de Dios es tan cierto como que tu y yo nos estamos poniendo en contacto ahora mismo. Eso es una verdad absoluta al igual que ellos han perdonado de sobras a sus verdugos.
      Lo realmente penoso es que este genocidio no se haya aun reconocido internacionalmente y nos quejamos de los culpables, que son los ascendientes de la actual Turquia, pero ¿que decimos de España? ¿Por qué no reconoce que existió el Genocidio Armenio? ¡Asco de política interesada y barata!
      Y por cierto, ya va siendo hora de que la Iglesia Española, como tal, también lo reconozca explícitamente como ha hecho el Santo Padre.
      Santos mártires armenios del Genocidio, rogad por nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*