Beato Alberto Marco Alemán y compañeros, mártires carmelitas (I)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía del Beato.

Fotografía del Beato.

“¿Qué puedo desear más que morir mártir por Cristo?”.

El pasado trece de octubre de 2013 se beatificaron en Tarragona a 522 mártires del s.XX en España. En esta multitudinaria beatificación estaban casi todas las familias religiosas y carismas de la Iglesia. Uno de los grupos de mártires que fueron beatificados, son el padre Alberto Marco Alemán y ocho compañeros carmelitas de la Antigua Observancia. A pesar de que no recibieron la palma del martirio juntos, ni en el mismo día y lugar, la Orden unificó sus causas en los años 60. Entre hoy y mañana conoceremos las vidas, obras y martirio de estos Beatos.

Infancia
En el albaceteño pueblo de Caudete, pueblo de honda tradición y devoción carmelita, nació el niño Francisco, era la madrugada de un día como hoy, veintitrés de mayo de 1894. Ese mismo día, siguiendo las costumbres de la época, fue bautizado en la parroquia de Santa Catalina. Y con tan sólo tres meses y algunas semanas de vida fue confirmado en la misma parroquia. Puede que fuese inusual confirmarlo a tan temprana edad, pero se aprovechó la visita del obispo al pueblo para hacer una confirmación masiva. Sus padres eran Joaquín Marco Albertos y Francisca Alemán García, eran un matrimonio de agricultores que no pasaban apuros económicos gracias a las numerosas tierras que cultivaban. Estos tuvieron diez hijos, Francisco (Beato Alberto) fue uno de los primeros en nacer y llegar con vida a la edad adulta. A todos estos les dieron una solida formación humana y cristiana. Por esa razón no es de extrañar que algunos de estos hijos abrazaran la vida religiosa. Esta trabajadora, humilde y numerosa familia era muy conocida en el pueblo, todos sus miembros eran piadosos y de profunda fe cristiana. Como en todos los pueblos, se les conocía por un apodo: “los Monjos”, esto fue debido a que una familiar quiso ser monja antes de casarse.

En Caudete pasó toda su infancia. Como a cualquier niño, le gustaba jugar con sus hermanos y amigos. En sus entretenimientos a menudo llevaba él la voz cantante, sus compañeros lo veían como un buen “líder”. Cuando iba por las mañanas al colegio de los PP. Carmelitas, rara vez llegaba de los últimos o tarde. Siempre era el primero y también uno de los alumnos más aplicados e inteligentes. Ayudaba como monaguillo en la iglesia del Carmen, y los Padres Carmelitas lo apreciaban por lo bien que hacía esta tarea. También ayudaba con mucha obediencia a sus padres, no ponía excusas.

Estampa devocional del Beato,  año 2013.

Estampa devocional del Beato, año 2013.

Después de recibir la primera comunión, era frecuente verlo confesar y comulgar muy a menudo. Por aquellas fechas ya deseaba ser fraile carmelita. No se sabe con seguridad, pero esta anécdota lo demuestra: en una ocasión en la que el pueblo recibía la visita del obispo, el niño Francisco corrió hasta el obispo para besarle los pies. El obispo, sorprendido, le preguntó que por qué hacía tal cosa, y nuestro beato respondió: “Quiero ser religioso”. El prelado, viendo en aquel gesto algo especial en el niño, dijo a los PP. Carmelitas: “Cuidad muy bien a este niño, que promete llegar a ser un lumbrera”.

Vocación
El joven Francisco muy posiblemente fraguó su vocación en el ambiente en el que vivía, tanto en su familia como en el colegio del Carmen. Con once años hizo saber a sus padres y hermanos que tenía decidido ser religioso. Sus padres aceptaron de buen grado esta noticia y lo aconsejaron sabiamente para el comienzo de esta nueva vida que empezaba.

En el año 1906 tuvo que dejar Caudete y marchar hasta Olot (Girona). Con once años empezó en esta ciudad el seminario menor. Lejos de desanimarse o entristecerse por esta lejos de su casa y familia, aquí se empeñó por ser un alumno sobresaliente, por aumentar su piedad y obediencia al carisma de la Orden. Incrementó también su amor por la Virgen del Carmen. Así iba consiguiendo poquito a poco alcanzar la perfección humana y cristiana. Durante tres años permaneció en este seminario menor.

En 1909, habiendo terminado sus estudios en Olot, viajó hasta Onda (Castellón) para hacer el año de noviciado carmelita. En su toma de hábito carmelita, tomó también el nombre de Alberto María en honor a San Alberto de Sicilia o de Trápani, uno de los primeros santos de la orden. En este año de noviciado su conducta fue ejemplar, no pasó desapercibido para nadie. Su madurez, aplicación, obediencia y observancia hacían de él un joven fraile destinado a algo grande. El día cinco de agosto de 1910 hizo la profesión temporal, este feliz día para él coincidió con la festividad de la Virgen de las Nieves, y prometió a la Virgen que estos votos serían para siempre. En Onda permaneció cuatro años estudiando filosofía y Humanidades.

Los fundadores del Santuario de la Virgen de El Henar, con el P. Alberto al lado de la Virgen. Foto de 1924.

Los fundadores del Santuario de la Virgen de El Henar, con el P. Alberto al lado de la Virgen. Foto de 1924.

Llegado el verano de 1914, Fray Alberto fue recibido en el convento carmelita de su pueblo natal, Caudete. Entre estos muros, continuó estudiando algunas materias que le faltaban para su ordenación, como la teología. Fue aquí donde también recibió las órdenes menores, incluso el diaconado. Finalmente llegó tan ansiado día para el Beato Alberto Mª Marco, el día de convertirse en sacerdote de Cristo. Fue el veintinueve de junio de 1917, en el convento de las religiosas carmelitas de Ontinyent (Valencia), recibió la ordenación de manos del obispo de Urgell. Con veintitrés años se convirtió en “sacerdote y carmelita”, gracias a una dispensa de once meses que recibió debido a su edad.

Ministerio sacerdotal
Desde sus años de seminario fue adquiriendo una muy buena fama entre los superiores y formadores de la Orden, por esta razón, no dudaron en nombrarle para un cargo de responsabilidad. Prefecto y profesor de filosofía y teología fue el cargo que desempeñó durante tres años en Caudete. Al dejar el pueblo, fue destinado nuevamente a su querida comunidad de Onda. Junto a otros compañeros carmelitas fundo aquí las Escuelas Públicas del Castillo de Onda. Esta vida de comunidad y dedicación a la enseñanza también le era agradable al Beato, como docente dejó un recuerdo imborrable en sus alumnos. Siempre lo recordarían como un buen profesor, amable y cariñoso; que corregía como un padre y para nada utilizaba castigos severos o la violencia. Fray Alberto Mª Marco Alemán también formó parte de la comunidad fundadora que se estableció en el Santuario de la Cueva Santa, Altura (Castellón). Junto a otros compañeros (mártires y beatos) pasó temporadas de verano este santuario.

Dibujo realizado del beato en prisión, firmado por 70 compañeros suyos en muestra de afecto. Año 1936.

Dibujo realizado del beato en prisión, firmado por 70 compañeros suyos en muestra de afecto. Año 1936.

En el año 1924, la comunidad carmelita consiguió restaurar, tanto en lo material como en el culto, el Santuario de la Virgen del Henar, Cuéllar (Segovia). Gran parte fue gracias a la Beata y mártir Sor Martina Vázquez (Hija de la Caridad) que era natural de Cuéllar. Aquí, Alberto Mª Marco pasó varios años al frente del santuario y del seminario. Empezó ejerciendo como prefecto y profesor de teología y derecho canónico. Más tarde fue nombrado prior, desde el año 1927 al año 1932 mantuvo este cargo. Durante estos años desarrolló su labor con todo el esmero y dedicación posible, hubo momentos alegres y duras dificultades. Su don de gentes, oratoria, prudencia y rectitud le hicieron ganarse a toda la comarca. Tal fue el punto que, cuando abandonó su cargo de prior y con ello también el santuario, los alcaldes de la comarca recogieron firmas entre el pueblo para que los superiores lo mantuvieran en el cargo más años. A todo esto, él siempre dejaba obrar a Dios considerándose “un servidor”.

Iniciada la Segunda República, el P. Alberto Mª Marco fue nombrado secretario del padre provincial. En 1934 co-fundó la primera comunidad carmelita en Cogullada (Zaragoza,) a la par que era prior del seminario de Vila-Real (Castellón). En un capítulo provincial celebrado en 1935, se le confirmó como en su cargo de secretario y aparte de esto, en el de prior del convento de la calle Ayala de Madrid. Este cargo fue uno de los últimos que ejerció, y como en los demás, era admirado por todos los que lo rodeaban. Para todo tipo de personas era accesible, no descuidaba sus celebraciones, sermones, dirección de almas y confesionario. Se desvivía por atender la comunidad religiosas, así como a los enfermos que solicitaban los sacramentos. Su devoción por el escapulario carmelita y por el Sagrado Corazón lo hacía propagarlo en todo momento y en cualquier ocasión. Hasta hoy nos ha llegado cómo después de una conversación con un anarquista que empezó de malas maneras, acabó en la conversión de éste y en la asistencia por parte del Beato en sus últimos momentos.

Martirio
A pocos días de comenzar la Guerra Civil, el Beato Alberto Mª Marco fue amenazado de muerte. A él y su comunidad les amenazaron con quemarlos y arrastrarlos por todo Madrid. Él, muy consciente de lo que podía pasar, buscó refugio para todos los religiosos del convento. Algunas personas le advirtieron de que marchara a un lugar seguro, porque seguramente, dado el caso, él sería buscado y detenido. A todo esto, contestaba: “Sé que las horas presentes son muy graves, pero el capitán de un navío no debe abandonar su puesto en las horas de mayor peligro”. También fue aconsejado insistentemente de que no saliese a la calle vestido con el hábito, porque empezaba a ser peligroso, él serenamente decía: “Si es que ha llegado mi hora, tengo que morir vestido con el hábito de fraile. Si muero, mucho ánimo; lo que no quiero es que lloréis porque, al fin de cuentas, si soy mártir, me iré al cielo. ¡Qué más quisiera yo que morir mártir!”.

Lápida en honor a la memoria del Beato. Paracuellos del Jarama.

Lápida en honor a la memoria del Beato. Paracuellos del Jarama.

Comenzado ya el fatídico conflicto entre hermanos, el día veinte de julio de 1936, los carmelitas de Ayala celebraron una misa y una imposición de escapularios. Más tarde, todos los hermanos se repartieron por las casas particulares que habían buscado, abandonado el Beato Alberto Mª Marco el convento en último lugar. Al abandonarlo, se instaló clandestinamente y vestido de segla, en un piso de la calle Velázquez. No permaneciendo en cada una de las casas que se alojó largo tiempo, fue nuevamente a parar a la calle Velázquez, esta vez a la casa de una hermanas feligresas del convento de Ayala. Aquí permaneció tranquilo y preocupado a la vez. Celebraba misa a diario y rezaba el rosario, hacía su vida de religioso tal como tenía por norma. Estas prácticas religiosas fueron escuchadas por los vecinos y comunicadas sin miramiento a los milicianos. Este mismo día, treinta y uno de agosto, se presentaron en la casa, llamando bruscamente.

Los milicianos, al entrar en la casa y encontrarse con el Beato, le preguntaron de muy malas formas: “¿Es usted sacerdote?”, a lo que él serenamente contestó: “Sí, soy sacerdote y religioso”. Acto seguido fue interrogado y la casa de las señoras registrada y expoliada. Seguramente después fue conducido a la Dirección General de Seguridad y desde allí a la checa de Fomento. En esta checa fue sometido a interrogatorios y también a incitaciones de blasfemar contra Dios o alzar gritos subversivos que sirvieran de ejemplo a otros religiosos allí hacinados. También le propusieron que rechazara la religión y el sacerdocio, si lo llevaba a cabo sería liberado. A todo esto, se negó con todas sus fuerzas, no consiguieron arrancarle ninguna mala palabra, sino éstas: “Si por ser religioso y sacerdote van a fusilarme, deben tener bien entendido que cinco minutos que retrasen la ejecución me los quitan de gozar de Dios en el cielo”. Y cuando éstos hacían hincapié en que su actividad era subversiva con la República, sólo decía: “En mis sermones nunca hablo de política, sino de Dios, porque mi misión es predicar a Jesucristo”.

El día dos de septiembre de 1936 lo llevaron hasta la Dirección General de Seguridad, y al día siguiente hasta el colegio de los religiosos escolapios que estaba haciendo las veces de cárcel. Lejos de pensar que le quedaba poco en este mundo, alentaba a sus compañeros, rezaba el rosario, los confesaba, comentaba el evangelio del día y, en definitiva, creó un ambiente de hogar. Estos compañeros decían, maravillados con su personalidad y trato: “La prisión no es prisión en compañía del Padre Alberto”.

El obispo de Albacete con una reliquia ex indumentis del Beato.

El obispo de Albacete con una reliquia ex indumentis del Beato.

Enfermo por las dolencias de estómago e hígado que ya arrastraba, y que durante el encierro se agravaron, fue levantado de su camastro con estas palabras: “Levántate, pájaro, que pronto vas a morir”; “¡Sea lo que Dios quiera!”, dijo muy tranquilo el Beato. Estas últimas horas las pasó sereno, o eso era lo que aparentaba, delicado de salud, sus compañeros le ayudaron rezar y él interiormente se preparó para el momento. Por medio de una falsa miliciana le hizo llegar a una de sus protectoras una nota en la que avisaba de su inminente final, decía: “Rogad por mí; nos veremos en el cielo”. Con mucha prisa por parte de los carceleros fue sacado de la cárcel, maniatado, le dio tiempo de despedirse de sus compañeros brevemente, tocando las cabeceras de sus camastros entre los barrotes. En el patio de la cárcel, antes de subir al camión, hizo el gesto de bendecirlos a todos y animándoles a que el pánico no se apoderara de ellos, les dijo: “¡Ánimo, hermanos, muramos por Cristo!”. Esa misma noche, siendo ya veinticuatro de noviembre de 1936, en una de las tristemente famosa “saca de prisioneros”, moría fusilado en Paracuellos del Jarama (Madrid), el Padre Alberto María Marco Alemán, tenía cuarenta y dos años, y se cree que murió gritando: “Viva Cristo Rey.

Sus compañeros de martirio fueron 159 hombres y entre ellos algunos religiosos y sacerdotes diocesanos. Los vecinos del pueblo vieron cómo caían a las enormes fosas (más de cincuenta metros de largas) después de escucharse las ráfagas de balas. En la fosa número cuatro de este cementerio de mártires de Paracuellos del Jarama se levanta un lápida en su memoria. Su cuerpo, a pesar de que se tiene la certeza de que está en dicha fosa común, no está localizado y por tanto no ha sido exhumado con motivo de la beatificación, exactamente igual que otros muchos que allí descansan.

David Garrido

Bibliografía:
– Rafael María López Melús y Juan Gil Aguilar, carmelitas, Beato Alberto Mª Marco Alemán, mártir carmelita 1894-1936, AMARCAR.
– Miguel Mª Arribas, O. Carm. P. Alberto Marco y compañeros carmelitas, PP Carmelitas, Salamanca 2013.

Enlace consultado (20/05/2015):
– http://elblogdejoaquinmedina.blogspot.com.es

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

33 pensamientos en “Beato Alberto Marco Alemán y compañeros, mártires carmelitas (I)

  1. Gracias David por hablarnos de otro de los miles de mártires asesinados durante la Guerra Civil Española, es uno de muchos asesinados en la famosa Matanza de Paracuellos del Jarama, no solo religiosos, sino parte de la población madrileña, hay otros lugares donde se cometieron matanzas masivas como son ejemplo Picadero de Paterna (Valencia), el Pozo de Carrión (Ciudad Real), el Cementerio de Montcada (Barcelona), Mina de Camuñas (Toledo) y finalmente muchos lugares mas de donde hay mártires beatificados o en proceso, ahora sobre el Beato Alberto María Marco, no se sabe a ciencia cierta detalles de su martirio, solo se sabe que fue uno de los asesinados en Paracuellos, fue en la saca en la que la mayoría de los asesinados eran religiosos, sacerdotes o miembros de distintas ordenes religiosas, espero que cuando leamos de los compañeros de esta causa, nos hables de otras mas

    • Gracias por tu comentario René.
      Estos lugares que comentas fueron el escenario donde encontraron la muerte cientos de religiosos y seglares en el periodo los tres años que duró la guerra entre hermanos. A parte de estos hay muchos más tristemente conocidos, la mayoría tapias de cementerios (como veremos mañana) y terrenos cercanos a carreteras.
      De ambos bandos hay aun en estos lugares sin nombre muchos mártires sin identificar y sin poder venerarse por sus devotos y familiares. Yo confío en que algún día esto resuelva.
      Como dices, en la saca donde iba incluido el Beato P. Alberto había gente de todas condiciones, se sabe poco de todo lo acontecido en esas horas previas al martirio. Los pocos detalles que nos han llegado, ha sido gracias a testigos, y los hemos visto en el articulo, como por ejemplo que llevaba las manos atadas.
      Seguiremos hablando de otros mártires del s. XX en España.

      • Si se que hay mas, Soto de Aldovea (Madrid), Las costas de Garraf (Barcelona), la Bahía de Santander (Vizcaya), el cementerio de San Rafael (Malaga) dobde hay fusilados de ambos bandos, digo no he visitado España (soy mexicano) pero algo he investigado, la carretera de La Arrabasada (esa no me acuerdo donde) y muchos otros más. Y estoy hablando de donde se llevaron a cabo los martirios de miles de fieles a manos del Frente Popular, del otro bando, (represion contra gente de izquierdas) es conocido, Badajoz, Cáceres, la carretera de Málaga, y otros que no me acuerdo ahora

        • Prácticamente cada pueblo de España tiene una tapia en su cementerio donde se ha fusilado a gente, una cripta para honrar a los asesinados del bando republicano y una fosa perdida con los asesinados por el franquismo que aún está por abrir. En mi pueblo hace años pusieron una placa conmemorativa con los nombres de todos, pero no están desenterrados ni identificados

  2. Gracias por hablarnos de este Beato que he conocido gracias a ti, David, porque me has enviado muchas estampas y folletos de él y de sus compañeros. Las estampas hace tiempo que han ido a Italia y los folletos, como me supone un problema enviarlos por sobre, los dejo en la ermita a la que voy los domingos y siempre han volado cuando vuelvo, siempre hay alguien a quien le interesan.

    Pensando en la inmensa fosa de Paracuellos, mandíbulas de tierra que engulleron tantos cuerpos ahora desaparecidos, me he acordado cuando el otro día visité una galería de fotos de unos arqueológos que estaban desenterrando cuerpos de una fosa de la guerra, también. Éstos habían sido víctimas de la represión franquista y fue muy emocionante verlos trabajar, sacar esqueletos y colocarlos en cajas, y luego llamar a los familiares por si podían reconocerlos por alguna traza u objeto personal. Especialmente estremecedoras fueron las fotos de las carteras, zapatos, colgantes u otros objetos alineados en mesas que eran atentamente examinados por los descendientes, por ver si podían asociarlo con algún familiar perdido. Se te pone un nudo en la garganta y piensas en todas las fosas en España, saturadas de cadáveres, que todavía están por abrir, tanto de víctimas de un bando como de otro.

    Pues bien, a esos arqueólogos el actual gobierno de Mariano Rajoy les había retirado las subvenciones y muy pronto ya no podrán seguir trabajando. Los huesos se quedarán en cajas y otros tantos por desenterrar. Si éste fuera un país civilizado, se haría menos política para unos pocos y para que los corruptos se llenen los bolsillos y se darían dotaciones para empezar a abrir fosas, desenterrar cuerpos y darles una sepultura y un memorial digno, tengan o no ya familiares supervivientes, porque lo del Valle de los Caídos fue una pantomima mal hecha que sólo sirvió para glorificar al dictador y a sus secuaces. En Alemania se honra la memoria de los muertos en la guerra y en los campos de concentración, aquí, dependiendo del bando, es admirable o es una vergüenza hacer memoria.

    En fin, voy a dejarlo estar. Mis más sentidas felicitaciones en el día de hoy para los salvadoreños, los kenyatas y los italianos por la beatificación de Óscar Romero e Irene Stefani, dos personas de entre tantas que necesitamos en el mundo.

    • Gracias por tu comentario Ana María.
      Te agradezco de modo especial que extiendas la devoción de este Beato, ya sabes que es de los pocos mártires beatificados de mi tierra; Albacete.

      Hace unos años yo también asistí a un exposición sobre los desastres de la guerra. También he leído mucho sobre el tema y he visto reportajes en TV. ¿ Que te puedo decir?; pues que mi opinión en la misma. Todo el mundo tiene derecho a darle sepultura digna a sus difuntos y venerarlos. Lo mismo que los católicos de España veneramos a nuestros mártires, también los familiares de los asesinados por el bando nacional tiene derecho a recoger sus restos, tenerlos localizados y reconocerlos como otros inocentes de una guerra de hermanos, que es lo que al fin y al cabo son todos. Quiera Dios que estas heridas que aún supuran queden cicatrizadas con el común entendimiento y respeto.

      Por ultimo, yo también celebro la dos beatificaciones del día de hoy. Que estos intercesores que se suman hoy a los que ya tenemos, rueguen por nosotros.
      Y es cierto, personas como la Beata Irene, el Beato Oscar Romero, Beato Alberto etc son los que necesitamos en estos tiempos.

  3. Muchas gracias, David, por este primer artículo sobre los beatos mártires carmelitas del convento-santuario de El Henar, aunque hayas dedicado hoy el artículo en exclusiva al beato Alberto. Ya dices que en el de mañana seguirás escribiendo sobre los otros ocho beatos mártires carmelitas de su Causa, aunque tu bien sabes que en la misma había un grupo aun mayor de lasalianos, ya que en total son veinticinco los mártires de esta Causa. Te animo a que también escribas sobre los lasalianos, aunque sea más adelante.

    Las vidas de los mártires españoles del siglo pasado tienen muchas cosas en común, aunque los martirios fueran diferentes en sus circunstancias, tiempo y lugar. La inmensa mayoría de ellos fueron sacerdotes y religiosos/as dedicados a su ministerio y seglares de ambos sexos comprometidos con su fe, aunque todos sabemos que en causas tan numerosas y grandes se han colado unos poquitos a los que incluso los teólogos han puesto algún que otro “pero”. No es el caso que nos ocupa, pero no es malo el recordar este hecho pues la Iglesia española ha mostrado un infinito interés en estas Causas y un bochornoso desinterés en los casos en los que los mártires lo fueron a manos de los franquistas. Y ya no digo nada en el caso de los cientos de miles de fusilados por las llamadas tropas nacionales, cuya memoria clama al cielo. Por eso no puedo estar más de acuerdo con lo expuesto anteriormente por Ana María.

    Termino felicitando a la Iglesia por las dos beatificaciones del día de hoy. De la beata Irene hablamos ayer y algunos se preguntarán el por qué no escribimos hoy sobre el beato Oscar Arnulfo Romero. Recordarles que ya lo hicimos con anterioridad los días 25 y 26 de noviembre del año 2013.

    • Gracias Antonio.
      Te haré caso, y dentro de unos meses preparé un articulo de los Hns de la Salle. He escrito sobre estos mártires en dos partes y a sido debido a que tuvieron diferentes destinos a pesar que luego las causas fueron unidas, a parte de que el Bto Alberto es de mi tierra y tenia mucha información de él.

      Yo de intereses particulares y políticos no tengo mucha idea. Solo se que hay muchos cabos sueltos aún después de 80 años y que estos se deben resolver de una vez por todas para la buena convivencia y credibilidad de un pueblo. Eso de los bandos hay dejarlo atrás, no olvidarlo para que no volvamos a caer en el fatídico error, pero si dejarlo atrás y caminar todos a una. Eso empezará cuando empecemos a reconocer errores y a respetar las diversas opiniones.

  4. Me da gusto conocer la vida de este Beato, pues realmente no tengo bibliografìa sobre estos mártires: el grupo de Valencia, y los dos últimos grupos beatificados recientemente. Se que la hay, pero a México no ha llegado, me refiero a los libros editados por la Conferencia episcopal Española.
    En cuanto al beato Alberto, me llama la atención que sea Carmelita de la antigua observancia, o calzado, ¿tú sabes la diferencia entre calzados y descalzos a grandes rasgos?
    En mi ciudad, y creo que en el pais, la orden carmelita, tanto para varones como para mujeres es la de los descalzos.
    Por último, comaparto mi alegría por el Nuevo Beato Óscar Romero y de la Beata Irene.
    Saludos.

    • Pues yo me uno a la alegría por la beatificación de Oscar Romero, sin embargo debería hacer una denuncia por un fanático que dice que la Iglesia beatificó a un comunista, que pusieron a Romero como si fuera Cristo, Dios los perdone, pero por mi cuando estemos en el cielo ante su Trono los denunciaría, los que critican a Romero y llaman hereje al mismísimo Papa son un grupo de gentes ignorantes, que su opción por los pobres es sinónimo (según ellos de comunismo) Dios les reprenda, cuando la Iglesia necesita estar unida, vienen gente como esta a dividirla, y recurro a las palabras de Pablo VI: Por una fisura, el humo de Satán ha entrado en el templo de Dios

      • A todos estos comentarios que surgen no hay que prestarles la importancia que ellos exigen.
        Son minorías que pretenden confundirnos a los católicos y desacreditar al Papa.

    • Gracias por tu comentario Humberto.
      Me alegro que hayas conocido al Beato Alberto Marco, seguirás conociendo a sus compañeros.
      Los libros que comentas están muy completos, yo los adquirí hace poco y la verdad que sirven de mucha ayuda. En tu tierra serán difíciles de conseguir, pero seguramente se podrán encargar o comprar en formato digital. Yo te los recomiendo, aunque las ordenes y congregaciones editan libros concretos de sus mártires y la verdad que son completísimos.
      Aquí en España me atrevería de decir que la Orden del Carmelo Descalzo en la que predomina.
      En cuanto a lo que me preguntas, no te lo sabría explicar conforme lo leí, pero la Orden Carmelita ( Carmelitas Calzados o de la Antigua Observancia) es la rama originaria que sigue el carisma tal y como lo fundo el profeta San Elías. Así siguieron y siguen después de la reforma de Sta Teresa y S. Juan de la Cruz.

  5. David me ha alegrado muchisimo el que hayas realizado este articulo del Beato Alberto Marco Aleman,del que ya conocia parte de su historia,por tener la localidad de Onda muy cercana a Vila-real y porque ya habia investigado algo sobre los martires del Convento de Onda.
    Ahora voy a leer la segunda parte,para saber sobre los compañeros de martirio del Beato.

    • Gracias por tu comentario Abel.
      Efectivamente, este Beato y sus compañeros estuvieron formándose como sacerdotes en tu tierra. Sera fácil encontrar por allí información de todos ellos, sobre todo del Bto Alberto.
      Como curiosidad, te diré que muy pocos son los albaceteños que saben que el Bto Alberto Marco es natural de esta provincia de Albacete. La mayoría de las personas con las que hablé los días posteriores a su beatificación, creían que era natural de tu provincia, Castellón.

  6. Que impresionantes son las vidas de los martires, en esta época mucha gente no puede entender que se muera por la fe. Muy desacertado encuentro comparar a los mártires con la política, en el franquismo no hubo asesinatos, se cumplieron muy pocas sentencias de muerte por hechos despreciables y siempre con un juicio justo. Siento que se viertan opiniones así en un comentario a los martires. Muchas gracias David por tu entrega a la causa de los santos.

    • Gracias Carmen.
      A diario estamos viendo en TV, prensa, Internet etc como en la actualidad esta muriendo mucha gente por causa de su Fe. Por ejemplo hoy mismo 400 personas ( mujeres y niños en su mayoría) han sido asesinadas en las ruinas de Palmira.
      Aquí en los años 30 también paso lo mismo, miles de inocentes murieron por sus ideas religiosas y políticas. En mi opinión, se tiene que olvidar eso de los vencedores y vencidos, con esto, el mutuo respeto y el reconocimiento de errores por parte de todos, podremos mirar hacía adelante por fin.

    • Lo que yo siento es leer una opinión como la tuya, Carmen, y más a estas alturas de la democracia. Yo soy profesora de Historia, he estudiado la guerra civil y el franquismo con profundidad durante mi licenciatura, y te aseguro que de pocas sentencias de muerte nada, los asesinados por sus ideas políticas bajo el franquismo son más del triple que en el bando republicano, no ya sólo durante la guerra sino sumándole además los 40 años de dictadura, pues Franco seguía firmando sentencias de muerte hasta dos meses antes de morir.

      Segundo, de juicios justos, tampoco nada. Se asesinó a muchísima gente sólo por sus ideas políticas o religiosas (ateísmo), sin haber cometido más delito que pertenecer a un partido político, haber pertenecido anteriormente o tener un familiar cercano con carnet, no querer profesar la religión católica o tener algún tipo de disidencia con el régimen. No tienes más que leer el proceso de las 13 Rosas, por citar sólo un ejemplo, que fueron asesinadas sólo por militancia y encima la mayoría eran menores de edad (una de ellas, la mayor, Blanca Brisac, era católica y sin militancia ninguna, madre de un niño pequeño, con la que no se tuvo la menor misericordia). Por no hablar de procesos totalmente irregulares y bien demostrados como el empleo de la tortura, coacciones a familiares y condiciones atroces en prisión, palizas y violaciones en comisarías, y otras barbaridades que no tienen nada que ver con un proceso regular y justo.

      Esto fue el franquismo, Carmen, y está oficialmente condenado por la Iglesia Católica desde el pontificado de Pablo VI. Y ten en cuenta que esto no es política: es Historia, y viene tan a cuento como que es el contexto de la época a la que nos referimos. No es ninguna falta de respeto a los mártires decir estas cosas: aquí, no se pasó de la guerra a la paz, simplemente cambiamos unos asesinos por otros, por desgracia para nuestro país.

      • Me sabe mal que cada vez que se publican articulos de martires durante la persecucion religiosa en España tenga que salir siempre el tema de los dos bandos,de verdad.
        Sinceramente centremonos en los martires de los que hable el articulo y no volvamos siempre a dar vueltas sobre lo mismo,que como vemos no conduce a nada mas que a enfrentamientos,gracias.

        • Pero Abel, ¿cómo no vamos a hablar de esto, si es la época en que vivieron estos mártires? Guerra Civil Española, 1936-1939. Los dos bandos. ¿De qué hablamos si no? ¿De romanos o vikingos?

          Lo que yo no entiendo es la insistencia en que no se hable de algo que es el contexto histórico que nos ocupa; y lo segundo, que a eso se le llame “política”, cuando es Historia de nuestro país. Cuando despotricamos sobre los asesinos de los mártires a todos nos viene bien; y correcto, pues eran unos asesinos. Pero cuando se habla de los otros asesinos, de los que ganaron la guerra, ¡ay Dios mío!

          Soy profesora de Historia, y decirme que no hable de la historia de la época que nos ocupa es como pedirle a un bombero que se quede sentado viendo cómo una casa se quema. Cuando hablo de emperadores y prefectos no os quejáis.

          A ver si es posible que algún día podamos debatir sobre estos temas sin que a alguien le pique y se rasque. Y por favor, que quede claro que yo no me estoy enfrentando a nadie: hablo de lo que es mi campo de estudio y enseñanza y mi pasión, la Historia.

  7. La historia que se enseña sobre el franquismo no tiene nada de realidad, yo la he vivido y mi memoria histórica no me la cambiaran por mucho que algunos se empeñen, Franco un católico de pies a cabeza, de condena de la Iglesia nada de nada. De asesinatos nada de nada. Aquí termino y no me interesan las discusiones.

    • Bien, Carmen, pero tu memoria histórica no es la única que hay y mientras tú vivías otros se pudrían en la cárcel, sufrían torturas en las comisarías y morían fusilados en los paredones. La historia no es sólo la de una parte, sino la de todos los españoles.

      Una cosa no te negaré: Franco era un católico de pies a cabeza. Un católico que firmaba sentencias de muerte, que iba a todas partes bajo palio como si del Santísimo Sacramento se tratase y cuyo régimen fue condenado por el Beato Pablo VI. Esto es así y no cambia por más que tú no quieras verlo.

        • Abel,
          Sabes que te aprecio de veras pero tengo que decirte que “te has pasado tres pueblos” al hacer este comentario.
          Ana Maria tiene unos conocimientos de historia que ni tu ni yo tenemos y dudar de su profesionalidad y objetividad me parece algo muy grave. Te digo como amigo, (porque eres mi amigo), que deberías retirar este comentario que has hecho público y por el cual yo también te respondo en público.
          Jamás se me ocurriría a mi dudar de tu profesionalidad. No juzguemos y no seremos juzgados… porque con la medida con la que midamos, seremos medidos.

        • Me resulta doloroso que me digas eso, Abel, y además a estas alturas, tú que sabes que hablo lo mismo de religiosas y laicas martirizadas en la guerra civil sólo por su fe cristiana, como de militantes de izquierdas y maestros u otras personas inocentes que fueron asesinados por los franquistas sólo por sus ideas políticas o por ser leales a la República.

          La imparcialidad consiste en dar a cada uno lo suyo: los milicianos que asesinaron creyentes, asesinos son y cada asesinato suyo merece nuestra más absoluta condenación; pero Franco también era un asesino y con él, toda su caterva de secuaces que ejecutaron sus órdenes durante cuarenta años. Y como cristianos aún deberíamos condenarlo más, pues se decía católico y firmaba sentencias de muerte, comulgaba e iba bajo palio como si él fuese la Eucaristía, y todo tipo de actitudes condenables para quien se dice cristiano. “No matarás”, dice el quinto mandamiento, y él seguía matando y recibiendo la Eucaristía.

          Cuando no hay imparcialidad ninguna es cuando sólo nos centramos en lo que han hecho unos y nos tapamos los ojos sobre lo que hicieron los otros. Pero yo no hago eso, gracias a Dios. Me han formado bien en la universidad para no hacer eso y, actualmente, ya he dado alguna que otra clase sobre el tema, he servido de apoyo a otros profesores, y te digo que la experiencia ha sido positiva y enriquecedora en general, tanto a nivel docente como a nivel de alumnado. Te aseguro que a los alumnos les interesan mucho estos temas y tienen inquietudes sobre diversos aspectos de la guerra y el franquismo de los cuales sus padres y abuelos no podían ni hablar, lo que es no sólo un privilegio para ellos, sino además una obligación moral para nosotros los docentes.

          “Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla”. (George Santayana)

          • Ana Maria no quiero que te sientas ofendida,porque ni lo deseo ni lo pretendo.
            Esta claro que a tus alumnos no les hablarias como le has contestado a Carmen sobre el tema,y con la cual no estoy de acuerdo en muchos puntos.
            Cuando te comento que siempre volvemos a lo mismo es que nos ponemos a decir las maldades que hicieron en el otro bando cuando se esta hablando de unos martires determinados.
            Todos sabemos lo que vino despues de la guerra y lo terrible y monstruosa que fue la represion franquista.
            Yo no he estudiado en la universidad (desgraciadamente),pero he leido libros sobre toda esta etapa y creo poder hablar con conocimiento sobre ello,
            Es que pienso que a veces pienso que nos puede mas el tema (hablo en general) y tengamos que volver exactamente sobre los mismos dos o tres puntos,pero bueno,cada uno es libre de volver a decir lo que opina cuantas veces desee o quiera,aunque como digo creo que deberiamos centrarnos en las vidas de estos martires,lo que pasaba en el pais ya lo hemos contado en los articulos decenas de veces.

          • No, por supuesto que a los alumnos no se les da así el tema, a menos que ellos te pidan que les expreses tu opinión personal e interior, algo que a veces sí que te piden y aún entonces tienes que hablar con cierta mesura. No todos los profesores lo hacen, pero yo opino que sí debe hacerse. Pero yo aquí en el blog estoy hablando entre personas adultas y con, creo, suficiente conocimiento de causa, lo que es distinto, y por tanto opino en mi propio registro, como hacemos todos.

            Yo por mi parte seguiré hablando del tema siempre que se preste a ello, porque insisto en que lo que pasaba en el país, en la guerra y después, es lo que vivieron estos mártires y el contexto donde nació su culto. Hablar de esto es hablar de ellos también. No puede venir más al caso.

    • Primero Carmen, Franco católico pies a cabeza, nada de nada, segundo la Guerra Civil es rezultado de la des omposición política interna de España (tal vez no aprecie yo mucho a los españoles, por lo que nos hicieron a los americanos, excepto a ustedes del blog que son gente distinguidísima y personas que deseo conocerlos) segundo, que ambos bandos cometieron crueldades, no lo niego, pregunto en que fuentes te basas para decir que no hubo asesinatos con Franco? Es negar a la verdad, mientras el bando republicano se enfocaba mas en atemorizar a las derechas, (esa es mi opinión tal vez me corrigan) el bando nacional se enfocaba en el exterminio (por la cantidad de muertos) de las izquierdas, a través de juicios sumarios, torturas y fusilamientos masivos, Badajoz es un ejemplo con 1000 (lo leí y vi en un documental) muertos, sin contar con los alrededores, en Burgos 400 ejecutados, Cáceres (mas o menos 200 espero que me corrigan) son las matanzas mas importantes, sin contar los fusilados por cada zona que conquistaban, en la guerra el bando republicano asesinó a 50 mil personas, y el franquista 70 mil, sin xontar la represión posterior

      • Y antes que se enojen por una imprudencia mia que dije, mejor me retracto de mi comentario, pero aqui en México creo decir que memoria histórica no se tiene, me da coraje ver que se muestrw poco interes por nuestros centros prehispánicos y nuestra cultura mas extranjeros nos admiran lo que tenemos pero nosotros la sociedad mexicana no sabe apreciarlo, ustedes si tienen memoria histórica, controvertida pero la tienen, se sienten orgullosos de lo que tienen, nosotros ni eso, de su guerra civil tienen tanto, martires, victimas que conservan su memoria, nosotros nomas conocemos a Hidalgo y a Juarez, por eso me siento tan dolido, orgulloso de ser mexicano pero dolido porque casi nadie puede apreciarlo

  8. Que bien ilustrada y documentada vida de este martir de Caudete. Un ejemplo para recordar y que no caiga en el olvido.
    Un abrazo

    • Gracias Rafael.
      En la provincia de Albacete son muy pocos los mártires beatificados. El Beato Alberto era natural de Caudete y a pesar que paso casi toda su vida fuera, en este pueblo se le quiere mucho y esta muy presente.

  9. SIENTO MUCHO QUE EL ARTICULO HAYA DERIVADO EN ESTO.
    MI ÚNICO DESEO ERA HACER CONOCER LA VIDA DE UN MÁRTIR DE MI TIERRA. COMENTAR LIBREMENTE NUESTRA OPINIÓN ES EL FIN DE ESTE TRABAJO QUE DÍA A DÍA HACEMOS TODOS NOSOTROS.SI NO LO HICIÉRAMOS ASÍ, ¿QUE SENTIDO Y LIBERTAD TENDRÍA ESTO?.
    QUE SE HAYAN REABIERTO VIEJAS HERIDAS , CUANDO ES TODO LO CONTRARIO LO QUE INTENTAMOS CONSEGUIR HABLANDO DE MÁRTIRES, ES ALGO QUE ME HACE SENTIRME MAL. SIENTO LO OCURRIDO, ESPEREMOS QUE NO VOLVAMOS A SENTIRNOS MAL NINGUNO DE NOSOTROS AL LEER DE UN MÁRTIR, TODOS ELLOS ANTES MORIR NOS DIERON MUESTRAS DE RECONCILIACIÓN.

    • No debes sentirte mal por esto, David, es mas, creo que a nuestros compañeros no españoles les habrá resultado de lo mas didactico e ilustrativo ver cómo el no resolver los interrogantes pendientes tras una guerra y una dictadura lleva a la discordia aún entre los que ya no han conocido esa epoca en persona. Pero para eso estamos aqui, para expresarnos.

      • Querida Ana María, querido David, no se deben sentirse mal por debatir en cuanto a determinados temas, puesto que aprecio su trabajo de historiadores distinguidísimos, en cuanto al tema, se que para ustedes es muy doloroso hablar de su guerra civil, como para mi (por lo menos ) hablar de todas las guerras que ha habido en mi país, y creo que el numero de muertos en mi pais en la actualidad rebasa espantosamente los muertos de la Guerra Civil Española, y eso que no estamos en una dictadura, para mi es mas doloroso y tal vez por eso me sienta culpable de que aun ahora también México se siga en el mismo camino de la discordia, creo que a ustedes nomas se queda en el debate, es doloroso no saber apreciar su trabajo, no tienes porque sentirse avergonzados, pero se que hablar de los mártires de la Guerra Civil, es motivo de controversia, por un lado por como terminó y por otro por el papel que desempeñó la religión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*