Beato Luis Eduardo Cestac, sacerdote fundador

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía del Beato hecha en 1867.

Fotografía del Beato hecha en 1867.

Mañana será beatificado el Venerable Siervo de Dios Luís Eduardo Cestac, fundador de numerosos institutos y asociaciones. Luís Eduardo nació en Bayonne (Francia), el día 6 de enero del año 1801, hijo de Dominique Cestac y de Jeanne Amitessarobe. Tuvo dos hermanas, una mayor que él y la otra menor. Con tres años de edad sufrió una neuralgia incurable y en un mutismo absoluto, fue consagrado por su madre a la Virgen de San Bernardo. Curado por la Virgen, conservó durante toda su vida una intensa devoción filial hacia la Madre de Dios.

Hizo la primera Comunión en Puntous, lugar situado en los Altos Pirineos, donde su familia se había refugiado en los tiempos de la invasión hispano-inglesa del año 1813. Comenzó sus estudios en la escuela de San León de Bayonne y en el año 1817, con solo dieciséis años de edad, entró en el seminario menor de Aire-sur-Adour, donde se encontró con el filósofo Miguel Garicoits (San Miguel Garicoits), al que ya había conocido estando en Bayonne. En octubre del año 1820 fue enviado al seminario mayor de Saint-Sulpice en París, donde en la Navidad del 1821 recibió las órdenes menores. Cayó enfermo en enero del año siguiente por lo que tuvo que volver de nuevo a Bayonne.

Aun siendo estudiante de teología, fue nombrado ecónomo y profesor de matemáticas y de música en el pequeño seminario de Larressore, siendo víctima de un confesor jansenista que llegó a negarle la absolución. Terminados los estudios eclesiásticos, recibió la ordenación diaconal el 26 de junio de 1825 y la sacerdotal, el 17 de diciembre del mismo año. Sospechoso de fidelidad a Félicité Robert de Lamennais (sacerdote y filósofo liberal), tuvo que confirmar su fidelidad absoluta a la Santa Sede y cuando monseñor Arbou cerró el seminario de Larressore y dispersó a sus profesores, él fue nombrado vicario de la catedral de Bayonne, responsabilidad de ocupó desde el 27 de agosto del 1831 hasta el año 1838.

El padre Cestac y las bernardinas. Detalle de un lienzo.

El padre Cestac y las bernardinas. Detalle de un lienzo.

Este nombramiento supuso para él un punto de inflexión, ya que entró en contacto con las capas más vulnerables de la sociedad, conociendo de primera mano la miseria en la que vivían muchos niños. Desde ese momento se encargó de fundar una serie de obras y asociaciones que tuvieron una resonancia notable: la Asociación de las Hijas de María para atender a las sirvientas, la Obra de la Perseverancia (donde reclutaba a mujeres de la alta sociedad para que ayudaran en sus otras fundaciones), los Círculos de estudios para los jóvenes y la Obra de los Huerfanitos de María, en la que, de forma absolutamente gratuita y ayudado por su hermana pequeña Elisa, atendía a los huérfanos con el patrocinio de monseñor Lacroix.

“Ante el cadáver de una prostituta de unos veinte años de edad, en medio de los gritos y sollozos de sus aterrorizadas compañeras, le prometí al Señor trabajar todos los días de mi vida para proteger a la juventud inocente y sacar de la calle a los que estaban perdidos”. Son palabras suyas, y por eso hizo todo lo posible para ayudarlas en Toulouse, Bordeaux y Montauban, pero viendo que todas las puertas se le cerraban, a principios de 1838, fundó la obra de las Penitentes de María, para la cual compró la finca Châteauneuf, ubicada en la ciudad de Anglet, a fin de darles la oportunidad de vivir y trabajar al aire libre a todas aquellas jóvenes que deseasen abandonar la prostitución. Allí se fueron el 8 de junio de 1839 y, con la ayuda de maestros voluntarios, inició un proyecto educativo basado en el amor a María, a la libertad y al trabajo, que fue el origen del Instituto de Nuestra Señora del Refugio.

Viendo en aquella zona la necesidad que había de explotar la tierra para abastecer a los necesitados, hizo todo lo posible por desarrollarla, a fin de cooperar en el desarrollo de la región. Aquella casa se convirtió en un lugar de experimentación y de innovación con la intención de rentabilizar la producción agrícola. De hecho, en una reunión de agricultores que hubo en Bayonne en el año 1857, fue elegido presidente y fue tal su trabajo que su labor social fue reconocida el 4 de octubre del año 1865, cuando el propio emperador Napoleón III le concedió en persona la “Légion d’honneur”. Se dice que a la capilla de Anglet fue a rezar la emperatriz Eugenia, que deseaba tener un hijo, y que el padre Cestac le aseguró que quedaría embarazada.

Vista del sepulcro del Beato.

Vista del sepulcro del Beato.

Con algunas colaboradoras, fundó también el Instituto de las Religiosas Siervas de María, catorce de las cuales emitieron sus primeros votos el 6 de enero de 1842, eligiendo como superiora a su hermana Elisa, quién al emitir los votos tomó el nombre de Sor María Magdalena. Su última fundación, ya en el año 1846, fue la de las Solitarias de San Bernardo ó Bernardinas, monjas contemplativas que abrazaron la vida religiosa para vivir dedicadas exclusivamente al trabajo y a la oración en completa soledad, y haciendo voto de guardar silencio perpetuo durante toda su vida.

En el año 1850 fue nombrado canónigo titular de la catedral de Bayonne, aunque tuvo que dimitir del cargo en el año 1855 a fin de poder atender todas las Instituciones que había fundado. A partir del 1 de diciembre del 1850 empezó a organizar escuelas parroquiales y, con la intención de conseguir una mayor perfección pedagógica, compuso un “Silabario” y un “Método para aprender ortografía”.

En 1852, después de conseguir el reconocimiento oficial de su Congregación mediante decreto emitido el 14 de diciembre, envió a sus religiosos a numerosos pueblos y aldeas a fin de abrir escuelas, consiguiendo la apertura de ciento veinte en diez departamentos franceses. En 1854 envió algunas religiosas al colegio de San Luís de los Franceses en Madrid, a fin de que su rector las pusiera al frente de un hospital y de un pensionado para jóvenes. Ya en el año 1860, las Religiosas Siervas de María eran más de seiscientas, las Penitentes eran ciento sesenta, las Bernardinas unas cuarenta y las “Huerfanitas” eran unas cuarenta. O sea, que trabajó duramente y su trabajo dio sus frutos.

Como dije al principio, durante toda su vida mostró una devoción y un cariño especial hacia la Santísima Virgen, convirtiéndose en un propagandista de la Medalla Milagrosa y celebrando solemnemente la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción. Hizo consistir la santidad en el cumplimiento de los deberes sacerdotales y sociales, y amó al prójimo con tanta generosidad que al parecer de monseñor Langalerie, el padre Cestac era realmente “un nuevo cura de Ars”.

Detalle del sepulcro del Beato.

Detalle del sepulcro del Beato.

Escribió unas “Notas íntimas” en la que el mismo aporta muchos datos biográficos y mucha información sobre sus fundaciones. “Mi vida ha transcurrido entre los pobres y los pequeños; los amo y tengo todo lo que necesito cuando siento su amor”. Murió la noche del viernes 27 de marzo del año 1868. Está sepultado en la casa de Nuestra Señora del Refugio, en Anglet.

Su Causa de beatificación se inició en la diócesis de Bayonne en el mes de febrero de 1898, concluyéndose la fase diocesana solo un año más tarde. El decreto sobre sus escritos fue emitido el 1 de mayo del 1902. El 7 de abril del 1908, San Pío X firmó el decreto de introducción de la Causa, y el 13 de noviembre de 1976 el Beato Papa Pablo VI lo declaró venerable. El milagro preceptivo para la beatificación, fue reconocido mediante decreto firmado por el Papa Francisco el día 13 de junio del año pasado y, finalmente, será beatificado mañana por el cardenal Angelo Amato en una ceremonia que se celebrará en la catedral de Bayonne.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Chiron, Y., “Louis Edouard Cestac”, Ediciones Artège, 2012.
– Etcheverry, A., “Un précurseur de l’action sociale, le Ven. Louis Edouard Cestac”, Toulouse, 1929.
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum, tomo III”, Città Nuova Editrice, Roma, 1990.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

14 pensamientos en “Beato Luis Eduardo Cestac, sacerdote fundador

  1. Muchas gracias por hablarnos hoy de este buen sacerdote que será beatificado mañana, Antonio. Si te soy sincera, creo que el Papa Francisco, con estas nuevas canonizaciones y beatificaciones, está enviando un mensaje claro a toda la cristiandad: en qué consiste la auténtica santidad y el ser verdadero discípulo de Cristo; es decir, el trabajar por el prójimo, en inquietarse y angustiarse por las injusticias sociales y en comprometerse y luchar para cambiarlas, como hizo nuestro protagonista de hoy ante una de las realidades más atroces del panorama social de ayer y hoy, que es la prostitución forzada, el tráfico de personas y la explotación sexual en general, entre otras cosas de las que también se ocupó, por supuesto.

    Yo interpreto así el mensaje que nos envía Francisco con estos reconocimientos a santidades poco conocidas pero que merecen estar en nuestro referente, más que otro tipo de Santos más dogmáticos e intelectuales, sin despreciar a aquéllos, por supuesto. Y bueno, para permitirme alguna valoración insustancial, decir que el sepulcro del nuevo Beato es bellísimo, con una pureza de líneas y majestuosidad perfectamente integrada con la naturaleza. Quién no quisiera ser enterrado en un lugar así.

    • Yo estoy de acuerdo contigo en que el Santo Padre, con cada beatificación o canonización nos quiere dar un mensaje y ponernos como modelo a una persona que destacó no solo por su fidelidad a la fe, sino también, por su compromiso cristiano y humano. El padre Cestac, cuya beatificación se estará realizando en el momento en el que contesto a tu comentario, es una prueba de ello.
      Que un sacerdote se echara a la calle, que se tratara con las personas más despreciadas y que trabajase incansablemente para darles una salida distinta a la prostitución, debió ser algo tan insólito, que escandalizaría a parte del propio clero. Por eso le cerraron las puertas en Toulouse y alguna otra ciudad. Pero él fue práctico, no se trataba solo de catequizarlas, sino especialmente, de darles un trabajo digno que les sirviera como modo de vida y escogió la agricultura, donde también destacó como pionero en su zona. Sinceramente, a mi, su labor me ha maravillado.

      Y con respecto a su tumba: si que es sencilla y está en un lugar privilegiado y esto se observa mucho mejor cuando se tiene delante una foto con mayor resolución.

  2. Antonio cuanto debio de impresionarle y dolerle al nuevo beato la vision de la joven prostituta asesinada,poniendo en marcha diferentes obras para ayudar a estas personas y muchas otras.
    Quisiera preguntarte sobre el tema del confesor jansenista que se nego a darle la absolucion..si hay mas datos sobre el suceso
    Por cierto,¿Félicité Robert de Lamennais no es Siervo de Dios o Venerable?(el sacerdote y filosofo liberal)
    Su vida se publico en formato comic en las famosas “Vidas Ejemplares”.

    • Abel,
      Yo no conozco más detales acerca del por qué el sacerdote jansenista se negó a absolverle, pero parece obvio: disparidad de creencias y de modos de actuar.
      Yo no se si el padre Felicité Robert de Lamennais tiene Causa de beatificación abierta; lo dudo porque fue un sacerdote liberal y porque no encuentro su nombre en el “Index ac Status Causarum”. Quién si la tiene abierta es Juan Maria Roberto Lamennais.

    • Es comun la confusión entre Felicite Roberto de Lammenais (1782-1854) sacerdote filosofo y teólogo liberal, condenado por el clero catolico en 1832, al que te refieres es a su hermano mayor el Venerable Juan María Roberto de Lammenais (1780-1860) tambien sacerdote y fundador de los hermanos de la instrucción cristiana y de las hijas de la providencia de Saint Brieuc, que si tuvo una vida ejemplar, acorde a la doctrina catolica (me imagino que el habria sufrido mucho por el pensamiento doctrinal de su hermano, separado de la iglesia) Juan María fue declarado Venerable el 15 de Diciembre de 1966 por el Beato Pablo VI, hace poco fue aprobado el 29 de otubre de 2010 el decreto sobre la validez de la investigación diocesana sobre presunto milagro, es decir va camino ya hacia la Beatificación.

  3. Nunca había escuchado hablar de este beato y de su obra, pero fue alguien que siempre trabajo por aumentar el reino de Dios en la tierra, tiene una gran obra y no dejo de trabajar para ayudar a los demás y adorar a Dios constantemente, es una vida realmente admirable y que da gusto verle beatificado.

    • Es normal, amigo André, que muchos de los nuevos beatos/as nos sean absolutamente desconocidos. Se les conoce más a nivel local, pero con este acto lo que pretende la Iglesia es darlos a conocer y, aunque aun no se les de culto a nivel universal, ponernoslos como modelos de vida. Sin dudas, el padre Luis Eduardo nos enseña muchísimas cosas.

  4. Ojala y dentro de poco, pudiera ser Canonizado el padre Cestac, rescato a muchas jovenes en peligro queria devolverles a ellas “la alegría de vivir”, hace poco hablabamos de Santa Juana Emilia de Villeneuve que tambien se encargo de rescatar a jovenes en peligro, es como si el papa Francisco se afincara en ayudar a las mujeres que caen en la prostitucion y pornografia, las drogas, en la explotacion sexual y el trafico de mujeres muchas recurren a este metodo por necesidad economica brindandole villas y castillos, pero su vida se convierte despues en un verdadero infierno, directo al abismo, el padre cestac se imagino la imagen de muchas mujeres como corderos degollagos cayendo al abismo infernal y oscuro, Luis Eduardo quiso ser el buen pastor dandoles la mano y salvarlas del abismo en que estaban cayendo, y que trabajaran y ganasen dinero dignamente.actualmente hay mucha prostitucion y pornografia en todas partes, la iglesia deberia hacer algo al respecto, muchas y muchos lo hacen por necesidadno porque quieran.

    En España hay casas de las Siervas de María de Anglet (se las conoce como las francesas o Religiosas de Notre Dame) se encuentran actualmente en San Sebastian y en Burlada (Navarra) ademas de expandirse por Argentina, Uruguay, Costa de Marfil y La India.

    su hermana la sierva de dios Elisa (María Magdalena) Cestac (1811-1849) la cofunddora de las siervas de María se encuentra tambien en proceso de beatificacion.

    • Muchas gracias, Juan, por tu amabilidad al comentar este artículo y por incidir en la importantísima labor social y humana llevada a cabo por el nuevo beato. Desde luego no le fue nada fácil su trabajo por rescatar a las mujeres que habían caido en la prostitución sobre todo, porque la inmensa mayoría lo hacian y hacen por necesidad y si no se les da otra salida para que puedan llevar el pan a su casa, dificilmente pueden dejar la calle. En este tema, no solo hay que combatir con dureza a las mafias que trafican con las mujeres, sino que sobre todo, a ellas hay que facilitarles una salida digna para que puedan vivir con normalidad absoluta junto a sus familias.

      Si no estoy mal informado, sus hijas tienen en España, además de las casas de Burlada y San Sebastián, otras en Madrid y en Mendelu-Fuenterrabía.

  5. Vaya! pues podemos decir que el Beato Luis Eduardo no estuvo parado a lo largo de su vida.
    Fue un autentico sacerdote con olor a oveja que antes de acomodarse en su sillón parroquial, salió a dar solución a las necesidades sociales de su época.
    Viendo sus métodos y fundaciones tan “innovadores” se puede entender que se ganara la antipatía de muchos sacerdotes acomodados.
    Su fundación a favor de las jóvenes mujeres prostitutas seria en su tiempo de los más necesario, a mi modo de ver. Sacar a las mujeres de estas situaciones, darles un trabajo y un trato digno, sin ser juzgadas, fue sin duda una gran solución a una gran necesidad.
    Me ha llamado la atención su ultima fundación, las de las Bernaditas, no hablando el resto de sus vidas después de profesar.
    Su obra es maravillosa, que el nuevo Beato ruegue por nosotros!!
    Muchas gracias Antonio por hablarnos de él.

    • Gracias a ti, David, por comentar el artículo.
      Que era un hombre de acción, creo que no es necesario incidir en ello, ya que queda más que demostrado. Pero lo que está también claro es que era un hombre de oración; en ella buscaba su fuerza para llevar a cabo todas las tareas en las que se vio inmerso. Prueba de ello es la fundación de las Bernardinas, monjas dedicadas exclusivamente a la contemplación. Seguro que él echaba de menos esta tarea y quiso que alguien lo supliera y que con sus oraciones apoyara la labor realizada por él y por el resto de sus hijas.

  6. Me ha llamado mucho la atención que un sacerdote, un médico de almas, tuviera tiempo para escribir un libro sobre ortografía. No cabe duda que todo puede ser permeabilizado por la santidad. En nuestros días donde da lo mismo escribir con mayúscula que con minúscula, con faltas de ortografía, y un largo etc., el Beato Luis Eduardo Ceztac es también un signo de que la educación y la santidad pueden ir de la mano.

    • Es que el abanico de sus actividades sociales fue muy amplio y él se dedicó a todos los que pudo, poniendo siempre el máximo empeño.
      Yo una vez quedé “escandalizado” cuando todo un premio nóbel de literatura llegó a decir que no le importaba reconocer que tenía faltas de ortografía. Que la juventud escriba como le de la gana, está mal, pero en un nóbel….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*