La Madre Santísima de la Luz

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

La Madre Santísima de la Luz, reproducción del original venerado en León Guanajuato, obra de Miguel Cabrera, Museo Nacional del Virreinato.

La Madre Santísima de la Luz, reproducción del original venerado en León Guanajuato, obra de Miguel Cabrera, Museo Nacional del Virreinato.

Según se nos narra, en el siglo XVIII el jesuita italiano Antonio Genovesi deseaba una imagen mariana que aumentara la devoción en sus fieles, entonces decidió pedirle a una mujer famosa por su piedad y visiones que le pidiese a la Virgen que los inspirase para hacer una imagen.

La Virgen se apareció ante la piadosa mujer, reluciente, sosteniendo con una de sus manos a un alma para que no cayera en las fauces de la bestia infernal, también un ángel ofrecía al niño Jesús, que María llevaba en brazos, un canasto lleno de los corazones preservados del mal, y accediendo a la petición, le dijo a la mujer: “Observa bien mi traje, mírame atentamente y tal como me ves quiero ser retratada”. La misma Virgen le dijo a la mujer que quería ser venerada bajo el título de “Madre Santísima del Lumen o de la Luz”.

Dice Laureano Veres en su devocionario que: “Miróla con grandísima atención la religiosa; y de una manera tan exacta y con tal viveza quedaron como estampadas en su imaginación las facciones bellísimas y la actitud de la celestial Señora, que bien pudiera decirse que esta imagen, grabada desde entonces en su fantasía, fue la primera copia que de la Santísima Virgen se formó”. A pesar de todo esto, tal parece que la imagen no resultó como la Virgen la había pedido, tal vez, después de todo, la memoria de la mujer no fue tan exacta, por lo que la Virgen se volvió a aparecer ante la mujer para decirle: “Vete al pintor, que está actualmente con la obra entre manos: allá me hallarás, a ti sola visible; y entre tanto que tú teniéndome delante de los ojos, instruyeres con la voz al pintor, yo invisiblemente le dirigiré el pincel, de modo, que acabada la obra, cualquiera conocerá de su belleza más que humana, que inteligencia y arte superior había dispuesto los colores, y delineado la idea de la obra”, por lo que la mujer no tardó en dirigirse a Palermo, donde se encontraba el pintor. Al ser terminada la pintura con beneplácito la Virgen, sonrió y la bendijo asegurando que obraría muchos milagros a favor de aquellos que la invocaran y honrasen con el nombre de Nuestra Señora de la Luz.

Los jesuitas, posteriormente, decidieron que la imagen debería ser destinada a una de sus nuevas casas en América, por lo que se decidió hacer un sorteo para decidir en qué lugar debería ser venerada la Madre Santísima de la Luz, y tres veces realizaron el sorteo y las tres apareció nombrada la ciudad de León, Guanajuato. Transcurría el año de 1732. El 2 de julio de ese año, la imagen de la Virgen de la Luz fue recibida entre un gran jolgorio de la población de la en ese entonces villa de León.

La primera aparición de la Madre Santísima de la Luz. oleo/tela, atribuido a Miguel Cabrera.

La primera aparición de la Madre Santísima de la Luz. oleo/tela, atribuido a Miguel Cabrera.

Los jesuitas se encargaron de propagar el culto a la Madre Santísima de la Luz en toda América. Para 1742, en la iglesia de los dominicos de México, ya existía una imagen de esta advocación en el altar de ánimas y se fundó una cofradía en su honor, a la cual S.S. Benedicto XIV concedió varias indulgencias y privilegios. Hacia 1770 se menciona en un documento del Ayuntamiento de la ciudad de León, enviado al virrey Gálvez, que la ciudad había jurado a la Santísima Virgen de la Luz como patrona contra rayos y centellas.

En 1771, el IV Concilio Provincial Mexicano dispuso que el leviatán en la imagen de la Virgen de la Luz se borrase y, en adelante, no se pintase más. Del mismo modo existía una prohibición de la Congregación de Ritos del 27 de enero de 1742 que ordenaba al obispo de Zaragoza, España, que se quitaran las imágenes de la Virgen de la Luz. Del mismo modo también hubo prohibiciones por parte del Consejo de Castilla, el obispo de Cádiz y el arzobispo de Sevilla. A pesar de todo esto, el Concilio Provincial Mexicano, después de escuchar a varios consultores juristas, llegaron a la conclusión de que la imagen no debería ser prohibida. Todo esto porque, tal parece que la presencia de aquel ser infernal movía a confusión a los fieles, quienes creían que “con sólo invocar a la Madre Santísima de la Luz, las almas podían salir de la condenación eterna”, lo que como sabemos es imposible, pues nadie sale del infierno. Mucho se ha especulado al respecto y tal parece que algo más que llevó a que en varias partes la imagen fuera prohibida fue por su origen jesuita, el mismo S.S. Benedicto XIV prohibió su culto por un tiempo, pues su devoción era considerada como un tipo de resistencia a la expulsión de los jesuitas.

Debido a todo esto, en la Nueva España comenzaron a aparecer tratados apologéticos en defensa del culto a la Madre Santísima de la Luz, donde se explicaba el verdadero significado de la imagen de María al sostener aquella alma, evitando que cayera al infierno, mas no sacándola del mismo. Todo esto llevó a que, en varias reproducciones de la Virgen de la Luz, el dragón infernal sea sustituido por nubes, llamas, el rosario o algún otro objeto.

La segunda aparición de la Madre Santísima de la Luz.

La segunda aparición de la Madre Santísima de la Luz.

El culto a la Virgen de la Luz, especialmente en Nueva España, se siguió extendiendo al grado que, en 1784, el Santo Oficio de la ciudad de México fue notificado de una estampa que era distribuida de nombre “San José de la Luz”, donde se mostraba al santo en la misma actitud y con los mismos simbolismos de la Virgen de la Luz, por lo que el calificador de la Santa Inquisición de México, fray Francisco Larrea, tuvo que dar su parecer a propósito de este grabado con la imagen de San José. La Inquisición, después de examinarla, dio su parecer diciendo que no encontraba nada en ella contrario a la fe, y el mismo fray Francisco Larrea dijo que le complacía ver dicha estampa, pero que lo mejor era recoger todas aquellos grabados, pinturas o esculturas de San José de la Luz, ya que aunque el título de “La luz” se puede aplicar a cualquier santo, carecen estas imágenes de las indulgencias y demás gracias pontificias concedidas a la de la Virgen de la Luz.

En México, en 1790, sale a la luz la “Carta apologética a favor del título de Madre Santísima de la Luz” de José Antonio Alcocer, donde nuevamente se intentaba explicar el verdadero significado de la presencia del dragón en la imagen de Nuestra Señora de la luz. Este mismo autor insiste en algo muy importante, haciendo ver que los fieles pueden tener a caer en errores, debido a la falta de instrucción de los mismos en los significados de la imagen.

Para 1849, el sacerdote Ignacio Aguado, párroco de León, Guanajuato, junto con toda la ciudad, juraron a la Virgen de la Luz como Patrona de León. Un año después, debido a la epidemia del cólera, la ciudad hizo voto perpetuo de solemnizar cada año los tres días anteriores a la Asunción, cantando públicamente las letanías lauretanas. Poco después, la epidemia cesó.

"San José de la Luz", colección del Museo de arte religioso de Santa Mónica, Puebla. Fotografía de Enrique Tamayo.

“San José de la Luz”, colección del Museo de arte religioso de Santa Mónica, Puebla. Fotografía de Enrique Tamayo.

En 1866 se concluyó el grandioso templo y actual catedral de Nuestra Señora de la Luz, siendo consagrado en el mes de marzo del mismo año. El 19 de septiembre 1872, el papa Pío IX declaró a la Santísima Virgen de la Luz patrona principal de la diócesis de León, Guanajuato. El 8 de octubre de 1902, concedida por S.S. León XIII, es coronada pontificalmente.

Entre las festividades en honor a la Madre Santísima de la Luz, se celebran el miércoles anterior al domingo de Pentecostés, que es la fiesta principal, el 31 de mayo y el 2 de julio.

André Efrén

Bibliografía:
– Cabrera Cruz, Luis, “Imágenes de la Madre Santísima de la Luz en la isla de Sicilia”, México, Lumen, 1964.
– Garza de Chapa, Rebeca, “María en México”, México, San Pablo, segunda edición, 2006.
– Martínez, Iván, “Atlas Mariano”, en “Zodiaco Mariano”, México, Museo Soumaya, Museo de la Basílica de Guadalupe, primera edición, 2004.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

11 pensamientos en “La Madre Santísima de la Luz

  1. Muchas gracias, André, por este artículo sobre la Virgen de la Luz.
    Curiosa la anécdota (leyenda) de la visión de la Virgen y el como Ella quiso que se la pintara y rarísima la explicación de la jerarquía para querer quitarla de la circulación.
    La advocación es realmente bella (aqui cerca de casa hay un pueblo que tiene esa misma advocación) y digo que es bellísima porque Maria es luz que a todos los ilumina, aunque hay que recalcar que la salvación nos viene por Cristo, aunque bien es verdad que Ella fue corredentora.

    • Si Antonio su leyenda es bastante curiosa y más aun el motivo por el que se le quito en Sevilla y por la que se le quiso quitar en Nueva España, pero si hay registros inquisitoriales de mucha gente que decía que si eras devoto de la Virgen de la Luz “te podía sacar hasta del infierno”, exageraciones devotas como sabemos pero que llevaron a esa prohibición y censura. Y si hay muchos otros lugares que tienen a la Virgen de la Luz como patrona ya sea esta u otra imagen, muchas veces a la Virgen de la Candelaria se le llamada también así de la Luz.

  2. Gracias, André. A la Virgen de la Luz la conocí hace muchos años, en una enciclopedia de fiestas valencianas, porque es la patrona de una localidad muy cercana a donde vivo, Quart de Poblet, aunque aquí es venerada en escultura, échale un vistazo: http://www.plusesmas.com/escudos_postales/postales2/espana/comunidad_valenciana/valencia/cuart_de_poblet/espana_comunidad_valenciana_valencia_cuart_de_poblet_0001.jpg

    Hace mucho tiempo que tenía ganas de que se escribiera sobre este tema, aunque ya lo conocía por el anterior blog, y creo que lo has hecho muy bien y con muy bellas imágenes, aunque ninguna es la original que se venera en León, la cual podemos ver en el artículo de Tacho dedicado a las coronaciones marianas pontificias en México. Pero la pregunta es, ¿la de León es realmente la original, que fue traída desde Palermo, o simplemente es la primera versión que se trajo a América?

    Dicho esto, como bien dice Antonio, existen muchas otras Vírgenes de la Luz en España que comparten nombre con ésta de hoy, pero que no son ésta. Cito los ejemplos que conozco: en el claustro de la catedral de Barcelona se venera una Mare de Déu de la Llum que es patrona de los electricistas y fontaneros de la ciudad, que le hacen fiesta y hasta tienen una Asociación de la que es patrona: http://fav.me/d2yydl4

    Lógicamente no es la advocación palermitana, sino que es mucho más antigua, creo yo; porque aunque la imagen es moderna, imita el estilo de una Virgen gótica medieval. Nótese que el Niño sostiene una lámpara encendida, de ahí la advocación de la Luz.

    Otra: el año pasado se esculpió una bellísima Dolorosa para ser sacada en procesión de Semana Santa de León (España) a la que se le ha llamado Nuestra Señora de la Luz. Es obra de los escultores gaditanos Ana Rey y Ángel Pantoja y ha sido muy bien acogida por los fieles. Llama la atención que es una Dolorosa agitada pero bastante serena, sin lágrimas, porque quería representarse a María, dolorida por lo ocurrido con su Hijo, pero serena y esperanzada con la promesa de la resurrección: https://pbs.twimg.com/media/B3p1qUuIcAEEWfy.jpg:large

    Y hay muchas otras más, por ejemplo, la patrona de la localidad valenciana de Navajas que también es la Virgen de la Luz: http://3.bp.blogspot.com/-KKO8SsVr_jo/Tf3UNlDBL5I/AAAAAAAAw0E/5Mc7HMq1GTU/s1600/virgen-de-la-luz.jpg pintada por Juan de Juanes en el siglo XVI.

    Sólo por mencionar algunas advocaciones marianas de la Luz para que se vea que hay muchas y que curiosamente, la más famosa que es la que nos presentas hoy, ha pasado directamente de Italia a México.

    En cuanto a los detalles de la aparición y la creación de la pintura, mejor no digo nada. Bellísima es un rato, pero si me dieran un euro por cada advocación mariana de la que se dice exactamente lo mismo… empezando por la Inmaculada de la Compañía de Valencia, que también es obra de Juan de Juanes y resulta hasta gracioso que se diga que la pintó como la Virgen le indicó -pretendiendo un retrato real y fiel-, porque cuando miras ese rostro, reconoces inmediatamente la huella del maestro del pintor, Rafael Sanzio. Vamos, que todas sus Vírgenes tienen la misma cara, la de las Madonnas de Rafael. Y las de Rafael tenían la cara de las Madonnas del Perugino, que por algo fue su maestro. Vamos, que de retrato de la Virgen, nada de nada.

    Para mí, la Virgen de la Luz es un lienzo pintado en Palermo siguiendo una devoción ferviente de un particular que la encargó así, y luego a los jesuitas les encantó y le dieron difusión. Fin de la historia. Por cierto: me encanta cómo en el Nuevo Mundo os pasáis las prohibiciones por el arco del triunfo. Si lleva Leviatán, pues que lleve Leviatán, ¡si es lo más fascinante del cuadro!

    • Que bueno que mi artículo haya llenado las expectativas que tenías al respecto de la Madre Santísima de la Luz, tengo que admitir que algunos detalles los omití en el artículo pero que bueno, esta misma omisión ha dado pie a las preguntas y discusión sobre lo que me preguntas si la de León es la original. Fíjate que si, se cree que la de León es la original pero no solo por querer creerlo, en el reverso de la imagen original de León tiene escrito en Italiano los datos que la autentifican con la tradición haciendo pensar que es esta la original Virgen de la Luz de la leyenda, tal parece que cuando se decidió darle en sorteo a las diversas casas jesuitas es porque la imagen ya tenía muy poca devoción en Sicilia en ese entonces y decidieron mejor donarla a una de sus casas en el Nuevo Mundo, a pesar de esto hay registro de que la isla de Sicilia aun existen varios templos dedicados a ella e imágenes curiosamente la mayoría también en escultura como la venerada en Valencia. Y bueno sobre las otras Vírgenes de la Luz lleva razón en que hay muchas imágenes bajo esta advocación tal es el caso que en Guanajuato se veneran dos imágenes bajo este título y ambas son diferentes, la primera es esta de León que es la más famosa y le otra es una escultura de la Virgen de la Candelaria bajo el titulo de Virgen de la Luz venerada en Salvatierra, Guanajuato y que su festividad es el 31 de mayo, y esta imagen también tiene muchos devotos aunque no la trascendencia de la venerada en León. Sobre las apariciones yo tengo una idea similar a la tuya aunque yo pienso que los jesuitas quisieron tomar esta imagen como suya debido a que como sabemos esta Orden nunca ha tenido una advocación mariana propia como si sucede con otras ordenes, quizá por eso quisieron adoptar a la Virgen de la Luz, pero vaya que al final esta misma adopción fue contraproducente por ser el motivo por el que querían prohibirla.

      Y sobre el leviatán jaja pues como ves ha sido polémico desde siempre, aun hace poco encontré una pagina norteamericana donde sorprendidos por la Virgen de la Luz le llaman “Nuestra Señora del Monstruo” en alusión a este mismo ser que aparece en la imagen. Por falta de espacio en el artículo no agregue fotos de las muchas versiones que hay de la Virgen sin e leviatán donde se le agrega un sin fin de cosas para evitar esta imagen. Y pues si aquí poco importan las prohibiciones cuando una devoción va viento en popa, actualmente esta sucediendo eso con la Rosa Mística que aunque ha sido prohibida aquí hasta ermitas tiene a su imagen.

  3. Gracias André.
    La historia y tradición de esta imagen mariana es muy bonita. Las pinturas son preciosas, sobre todo la que abre el articulo.

    Si estoy en lo cierto en Mallorca la patrona también es la Virgen de Llum. Tengo algunas estampas de la talla (gótica creo).

    • Es bueno leer que te agrada el artículo David y si como comento arriba existen muchas otras imágenes con el título de la Luz, aunque la más famosa es esta italo-mexicana, quizá debido a la misma devoción que los jesuitas tuvieron a ella fue llevada a muchas partes del mundo su culto.

  4. Pues déjame platicarte que hace poco más de un mes le ofrecí a Toño escribir unos artículos, entre ellos, le pedía uno para estas fechas en torno a la fiesta de la Ascención, el de Nuestra Señora de la Luz, como también se le conoce. Celebro que lo hayas hecho tú, así podré preparar otro tema para julio como había convenido con Toño. Jajaja.
    El título de Nuestra Señora de la Luz lo conozco desde pequeño, yo tenía la creencia entonces que Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa era la Virgen de la Luz por los rayos de luz que salían de sus manos, luego supe identificar a una y otra advocación; fue hasta que hice mi Primera Comunión que conocí esta imagen, pues en vez del tradicional librito de Primera Comunión, mi padrino, gracias a la intervención de su abuela, me regaló el Lavalle Nacional (misal-devocionario) que supongo has de conocer y que trae unaas oraciones e imagen de Nuestra Señora de la Luz.
    Conocía su historia pero esta circunstancia insquisitorial no la sabía, la verdad has dado mucha tela por donde cortar al respecto, en lo particular cero que esta animadversión pudo deberse más bien a su relación con los jesuitas que a la pintura en si. Mi parecer es que como píntura didáctica enseña muy bien que Nuestra Señora puede librar del poder del demonio con autoridad siempre que se esté dispuesto a invocarla y a comprometerse con su Hijo Jesucristo. Bien conoces que el pecado rompe nuestra amistad y filiación con Dios y nos hace servidores del Diablo, a él nuestra Madre puede derrotarlo y quitarle un alma, no es necesario pensar en la otra vida y sería absurdo creer que así puede pasar. Me viene a la mente el libro de las Glorias de María de San Alfonso María de Ligorio, con muchos ejemplos de como por intercesión de la Santísima Virgen María muchos devotos han sido rescatados de la esclavitud del demonio; algunos ejemplos podrán hacer sonreir a más de alguno, pero baste rescordar que Ella es llamada con toda justicia la Omnipotencia Suplicante.
    También déjame comentarte que tuve la oportunidad de venerar personalmente a la Madre Santísima de de la Luz en su Catedral Metropolitana ya hace unos años, es una pintura pequeña, no creo que pase de los 70 cm de alto, pero con ser pequeña es un imán que atrapa los corazones, sobre todo en el Bajío que es donde más se venera, aquí en Guadalajara hay una parroquia dedicada a Ella en la Colonia Quinta Velarde, cercana a Tlaquepaque, aquí y en el templo de la Merced, se veneran dos cuadros de tamaño apropiado para un templo, por eso cuando la conocí me pareció encantador el detalle que fuera una imagen más bien pequeña.
    No está demás recordar que el Papa Benedicto XVI visitó la Catedral de León en su visita a México y que es el visitante más ilustre hasta ahora que ha visitado a nuestra Señora de la Luz.
    Felicidades por este artículo.

    • jajaa pues parece que le comí el mandado jajaja disculpe usted jejeje pero bueno tómelo por el lado de que si no lo hubiera escrito yo, no se hubiera enterado de las peripecias inquisitoriales de esta imagen jajaja . Y pues yo creo igual que usted que los problemas de la imagen se debieron más a su relación con los jesuitas que otra cosa. Yo eh ido en tres ocasiones a visitar a la Virgen de la Luz a su catedral el León, es una imagen muy bella y peculiar porque siendo tan pequeña levanta tanta devoción a los guanajuatenses en especial y aquí en Tabasco su imagen no esta en ningún templo pero si tiene devoción, aquí existe en una colonia una imagen peregrina que todo el año va de casa en casa y le hacen el rosario y ahora para el día de su fiesta se juntan entre todos para realizar su rosario.

  5. Bueno, gracias por el artículo sobre Nuestra Señora de la Luz, que no es sino una de muchas advocaciones marianas que se veneran en México. Aquí en mi ciudad Veracruz hay una parroquia con su nombre y ahí reposan los restos de un familiar mío (asesinado desgraciadamente) bueno pasando de página, pues se que junto con la Virgen de la Soledad, La Virgen de Guadalupe, la del Loreto y otras, es una de las más veneradas en la Nueva España, después surgirían otraa mas y muy veneradas. Sobre San José con los atributos de la advocación realmente no le veo nada contrario a la fe, pero se dice que fue prohibida (lo leí en un periódico poblano en el estado donde es muy venerado) porque violaba la norma de que los santos no podían atribuirse ninguna advocación

    • bueno lo de por que se prohibió a San José de la Luz lo digo en el artículo así que te invito a leerlo detenidamente, pero pues es porque no tiene las mismas bendiciones y prerrogativas de la Virgen de la luz, lo de que fue prohibido porque los santos no pueden tener advocaciones, esta algo fuera de lugar en el caso de san José, porque precisamente san José es un santo de advocaciones, sino ahí esta San José obrero. Tal vez eso valga para otros santos pero con San José no se me hace muy precisa esa explicación, de todos modos te agradezco el hacerla de mi conocimiento, pues también eh oído que en Puebla tiene devoción san José de la luz.

  6. La Madre Santísima de la Luz es una advocación. En una de sus apariciones la Madre Santísima solicitó a la devota mencionándole tres veces que así quería ser llamada “Madre Santísima de la Luz”, por lo que tiene que ser nombrada así no Virgen de la Luz ni de las luces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*