Santa Aquilina, virgen mártir de Byblos

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

La Santa conducida al martirio. Lienzo contemporáneo en su sepulcro.

La Santa conducida al martirio. Lienzo contemporáneo en su sepulcro.

Hoy se celebra la festividad de una niña mártir, poco conocida para la tradición católica europea, pero muy venerada en el mundo ortodoxo y los católicos de Próximo Oriente: Aquilina, dicha “de Byblos” para no ser confundida con su homónima de Tesalónica, de la cual ya escribí un artículo anteriormente.

Su passio, sin embargo, es totalmente legendaria. Se sabe muy poco en realidad de esta niña que fue martirizada con tan sólo doce años de edad. Los hagiógrafos sólo se quedan con los detalles del martirio, y nada más se dice sobre su vida, a no ser el tema recurrente del relato edificante: amor extremo a Dios, consagración de la virginidad, odio hacia el paganismo… nada de esto es ciertamente relevante y, con toda seguridad, poco más que un mecanismo para rellenar lagunas. De todos modos, esta historia vale la pena ser contada.

Passio de la Santa
Nacida en Byblos (Líbano), alrededor del año 280, de su familia sólo se conoce el nombre de su padre, Eutolmio, que era cristiano como ella. Conocemos también el nombre del obispo de la ciudad, Eutalio, que la bautizó y catequizó cuando tenía seis años de edad. Y tres años después, con sólo nueve, se quedó huérfana de padre, en el momento en que estallaba la persecución de Diocleciano.

Otro dato es el de su labor en el apostolado: aún niña, Aquilina se dedicó a predicar el Evangelio. A pesar de su juventud, no tenía miedo de profesar su fe, por lo que denunció en numerosas ocasiones la falsedad de los ídolos paganos. No se saben con exactitud las circunstancias que rodearon a estos hechos, pero el caso es que Aquilina, cuando cumplió doce años, empezó a predicar por toda la ciudad de Byblos la palabra de Jesucristo. Había ya allí muchos cristianos, que no se exponían a tal riesgo, por temor al Imperio, pero ella sí lo hizo. La niña, a través de sus enseñanzas en las que se mezclaban el ardor de un profeta y la inocencia de su edad, conmovió a aquellos que acudían con asiduidad a oírla. Mediante esta labor apostólica, convirtió a muchos paganos al cristianismo, sobre todo a los jóvenes, muchachos y doncellas. Sin embargo, pronto empezó a levantar expectación: toda la ciudad quería conocer a aquella niña apóstol, y muchos se congregaban a su alrededor para sólo oírla hablar, sin interesarle lo que decía. Finalmente, la fama de Aquilina se divulgó tanto y tan lejos, que llegó a oídos de las autoridades. Era el año 292-293, y en concreto, fue un tal Nicodemo quien la denunció ante el procónsul Volusiano, el gobernante de la ciudad.

Sinaxis de los Santos celebrados el 13 de junio: Aquilina de Byblos, Trifilio, Ana y Juan de Larissa.

Sinaxis de los Santos celebrados el 13 de junio: Aquilina de Byblos, Trifilio, Ana y Juan de Larissa.

En un principio, Volusiano se admiró de que una criatura pudiera levantar tal expectación, pero cuando las masas de gentes que venían a oírla empezaron a anegar la ciudad, se inquietó con el asunto. Principalmente fue porque muchos acudieron a él quejándose de aquella niña, pues siempre ha habido por cada admirador un opositor, y tantas y tan grandes fueron las protestas, que Volusiano temió una sedición o una revuelta en la ciudad. Por eso, antes que vinieran males mayores, decidió convocar a su presencia a la apóstol y preguntarle por sus dedicaciones. “Soy cristiana”, respondió ella, “Por tanto, hago lo que debo.” Volusiano le dijo: “Estás apartando a tus amigos y compañeros de la religión y la lealtad al Imperio, con la excusa de la creencia en Cristo, el Crucificado. ¿No sabes que el emperador condena esta actitud y a todos los que participan de ella? Abandona tus predicaciones si no quieres incurrir en pena. Y para convencerte, no dudaré en usar los sufrimientos más atroces, por muy niña que seas.” Aquilina respondió serenamente: “No tengo miedo de sufrir, en absoluto. Es más, aspiro a sufrir porque así imito a mi Dios, Jesucristo, y al morir como Él, resucitaré y seré glorificada con Él.”

Mandó entonces el prefecto que la desnudaran y la ataran a una columna, para luego ser flagelada. Al cabo de unos instantes, mandó detener la tortura y le dijo de nuevo: “Ahora que has podido comprobar que mis palabras no eran en vano, reflexiona de nuevo y sé razonable. Deja de excitar a las masas con tus arengas, y podrás volver a casa sin ninguna represalia por mi parte.” “Ni tú ni Satán seréis capaces de imponerme suplicios más fuertes que mi resistencia, con el poder de mi Dios Jesús.” El prefecto sacudió la cabeza y dijo: “No quiero condenar a una niña, sería vergonzoso para mí, pero aún más vergonzoso es que yo no pueda hacer cumplir las leyes del Imperio.” Tras un momento de reflexión, Volusiano prosiguió: “Escucha y razona, pequeña: voy a darte una oportunidad. Eres libre de volver a tu casa si así lo deseas, pero tienes que dejar de predicar. En el plazo de unos días, tendrás que haber cambiado de opinión, así que contempla la ley, o no me quedará más remedio que ajusticiarte.” Aquilina miró con profundo desprecio al magistrado y replicó: “Jamás cambiaré de opinión. Estoy decidida y no me rendiré. He vivido como cristiana desde mi niñez y como cristiana debo morir.”

Martirio de la Santa. Fresco ortodoxo griego.

Martirio de la Santa. Fresco ortodoxo griego.

Desengañado al ver qué poca consideración tenía aquella niña con sus intentos por salvarla, Volusiano mandó que se la atormentara de nuevo. Atada otra vez a la columna, los verdugos desgarraron el cuerpo de Aquilina con rastrillos afilados, arrancando la piel en las primeras pasadas, y luego pedazos de carne, mientras sangraba a borbotones. “¿Dónde está tu dios?”, le dijo Volusiano, “Que venga y te libre de mis manos.” “El Señor está conmigo de un modo invisible, y cuanto más sufro, más fuerza y valor me da.” La pequeña no resistió mucho tiempo aquella barbarie y se desmayó. Los verdugos, por comprobar si fingía para que cesara la tortura, la desataron, y ella cayó a plomo contra el suelo.

Entonces los verdugos tomaron varios afilados punzones de hierro y los calentaron al rojo vivo. Luego, cuando Aquilina volvió en sí, la agarraron y le atravesaron los tímpanos con los punzones. Especifica el relato que no se contentaron con perforárselos, sino que hundieron aún más las varillas en los oídos, atravesándole el cráneo, y lo hicieron con tanta ferocidad que al cabo de un rato, Volusiano vio cómo por la nariz de la niña empezaba a rezumar su propia masa encefálica (!!!). Desvanecida de nuevo, se la dio obviamente por muerta.

El cuerpo de Aquilina fue arrojado fuera de las murallas de la ciudad, pero entonces se le apareció un ángel que la hizo levantarse, ilesa. De nuevo, por orden misma del ángel, ella se presentó ante Volusiano, quien, al verla, palideció y gritó estupefacto: “¿Cómo? ¿Acaso estoy soñando? ¿No estabas tú muerta?” Ella no respondió; de modo que el prefecto dio orden de llevarla a la cárcel y decapitarla al día siguiente, temiendo estar ante un caso de brujería.

Lienzo sirio de la Santa, con su iconografía habitual.

Lienzo sirio de la Santa, con su iconografía habitual.

Pero no llegaron a hacerlo, pues cuando se la llevaron para ponerle fin, la niña se hincó de rodillas, entonó una oración y a continuación se desplomó muerta (!!!) dando a entender que Dios querría habérsela llevado antes de que pudieran ejecutarla. Aún así, temiendo el verdugo que se le acusara de desobedecer una orden, fue igualmente decapitada (!!) y entonces vieron manar de su cuello leche en lugar de sangre, lo que confirmaría la santidad y la muerte sobrenatural de la niña antes de su propia decapitación. Los cristianos recuperaron su cuerpo y lo lavaron y aderezaron. Luego lo enterraron con todos los honores fuera de la ciudad, y pronto su tumba se convirtió en lugar de peregrinaje.

Culto y reliquias
No vale la pena ni comentar el relato porque, realmente, está plagado de exageraciones y elementos irreales que hacen que no pueda ser tomada en serio. En cambio, las noticias sobre su culto son muy seguras, y las reliquias también.

De su tumba original en el Líbano, que hasta hace poco se conservaba pero que perfectamente puede haber sufrido los estragos por la atroz guerra siria, sus reliquias fueron trasladadas a Constantinopla, donde fueron objeto de una gran veneración. Allí se le dedicó una gran basílica en el Foro de Constantino, pero fue más tarde destruida por un incendio, concretamente en el siglo VI. San José el Himnógrafo compuso un himno en su honor. Su fiesta se celebra el 13 de junio tanto en la iglesia griega como en la latina.

Iconografía
La Santa aparece casi siempre representada como una joven o una niña de corta edad, rodeada de los instrumentos de su martirio, en particular la espada, los rastrillos o el punzón con que le atravesaron los tímpanos.

Sepulcro de la Santa.

Sepulcro de la Santa.

Es importante, como decía, no confundirla con Santa Aquilina de Tesalónica, neomártir griega que sufrió en tiempos de la dominación otomana; ni tampoco con un personaje legendario mencionado en la passio de San Cristóbal, la prostituta Aquilina, quien junto a su compañera Niceta, es enviada a seducir al mártir pero acaban siendo ambas convertidas y muriendo mártires como él.

Meldelen

Bibliografía:
– VVAA, Bibliotheca Sanctorum: enciclopedia dei Santi, Ed. Città Nuova, Roma 1984.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

13 pensamientos en “Santa Aquilina, virgen mártir de Byblos

  1. Muchas gracias, Ana María, por este artículo sobre Santa Aquilina de Byblos, santa real, histórica, pero cuya “passio” (como no podía ser de otra manera) está exagerada. Yo, con total sinceridad, ni me creo la corta edad de Aquilina ni, por supuesto, la cantidad de tormentos atroces a los que se vio sometida.
    Su culto es inmemorial y yo creo que esa es la mejor señal de que Aquilina existió, murió mártir y recibió culto de inmediato. Gracias.

    • Gracias, Antonio, y permíteme que te felicite hoy en el día de tu Santo, el taumaturgo de Padua 🙂

      Dices verdad cuando comentas que la passio no hay donde cogerla. Una niña de doce años, teniendo a la ciudad en vilo con sus predicaciones… predicadoras hubo, pero no de tan corta edad y seguramente no tendrían el mismo estatus ni libertad de movimiento que sus homónimos masculinos, pero eso no quitaría que realizaran una gran labor de apostolado en sus comunidades y entornos, particularmente entre las mujeres.

      A esta mártir me la encontré, junto a Santa Engracia, en el camerino de San Juan de Dios de Granada, de la cual dejo un detalle: http://fav.me/d2x10sm
      Ya es curioso que tengamos una representación de ella en el católico Occidente, porque es ante todo una mártir de veneración oriental. Y sí, por fin estoy convencida de que es la mártir de Byblos y no la compañera legendaria de San Cristóbal -como parecería más factible- porque si te fijas, del tajo del cuello gotea leche. Otro elemento más de nuestra mártir de hoy.

  2. Gracias Ana María por compartirnos la vida de esta niña mártir, y felicidades Toño por tu santo patrono, san Antonio de Padua, pues bien sobre Santa Aquilina ya la conocía por el ultimo lienzo pero desconocía su historia, una niña predicadora que va hablando publicamente de Jesús, la traen al gobernador y la martiriza, y antes de darle el golpe final, se muere, si es que la passio es real no es que Dios se la va llevar, supondría yo que la flagelacion brutal de esta niña o sería desangramiento o infección de las heridas y si estos milagrotes de resurreción despues de la flagelación e introducirle clavos en la cabeza hubieran sido reales, hubiera acabado el Imperio Romano ahi mismo

    • Jajaja, René, no le busques las vueltas a este tipo de relatos porque te vas a marear. Por de pronto la burrada más grande que se dice es que a la niña le chorrearan los sesos por las fosas nasales, atrocidad inverosímil, ya que mucho antes de que eso ocurra estás más muerto que una piedra. La tortura está para forzar una actitud o una confesión mediante el dolor físico, no para matar a nadie.

      Se puede perforar los oídos a alguien para causar dolor, pero hasta los antiguos sabían que seguir más hacia dentro era matar, y si no pregúntale a los cirujanos y momificadores egipcios, que eran expertos en trabajar esta zona.

      • Pero bueno quiero tratar de manera científica la passio, si no la mataba los azotes, lo hacían los clavos, de que la tortura no era con el objetivo de matar, pues hay excepciones, como el caso de San Juan Sarkander, que sucumbió a la tortura y muchos otros, sin embargo si de todos modos hubiese pasado por el hacha y ya, por cierto gracias otra vez por presentarnos a la martir

        • Es muy loable tu intención, René, pero para qué cansarte. No se puede analizar de manera científica una trola como una bola. Sólo podemos corregirla y la verdad, mucha obviedad es ya decir que no tenemos leche en las venas, no nos puede chorrear el cerebro por la nariz y seguir vivos, una niña de doce años no puede dar ese tipo de réplicas… ¿para qué?

          E insisto en que la tortura no pretende matar, otra cosa es cómo reaccionan las personas a ella; unas son fuertes y otras más débiles. Que se te muera el torturado es un rotundo fracaso y por eso un torturador se cuida mucho de que eso no suceda, más si responde ante un superior al que le interesa mucho lo que un torturado pueda contar o hacer por coacción.

          Si no, ¿por qué crees que había tablas al lado de las picanas que especificaban cuántos voltios había que descargar en relación a los kilos que pesaba la persona a la que iban a electrocutar en dictaduras como, por ejemplo, la argentina? Porque si dabas más voltios de los que ese cuerpo podía soportar por su masa, lo matabas. ¿Y qué cosas te puede contar un muerto? Yo creo que es de cajón.

          Otra cosa es torturar hasta la muerte por mero placer, por sadismo, porque quieres matar, pero eso no lo hacían los romanos. Ellos fueron una civilización muy pragmática. Si no vas a sacar nada de uno al que estás torturando, lo ejecutas y punto. Recuerda que los magistrados eran examinados al acabar su gestión por ver si habían cometido abusos de poder o conductas vergonzosas para las instituciones a las que representaban, y como incurrieran en el disgusto de sus superiores, que se fueran preparando. Sus cabezas también podían caer.

  3. Conozco a Santa Aquilina por la ilustración tradicional y por wue se que se festeja hoy, pero de su vida nada, gracias a tu trabajo la he conocido mejor.
    Es realmente raro que no sea tan conocida en Occidente, dado que hay varias santas orientales que han trascendido mucho, casi igual que en el Oriente. Cosas del destino supongo yo.
    Te pido por favor que me compartas a mi correo electrónico la imagen que encabeza este artículo así como la tradicional, pues que la veo con más resolución que la que tengo.
    Saludos.

  4. Pues también yo aprovecho la ocasión para felicitarte por tu onomástico mi estimado Toño. Que San Antonio te proteja hoy y siempre.
    Mira que ha sido una semana con muchas tornabodas, la empezaste y acabaste con celebraciones.

  5. A esta niña santa la conozco sobre todo por la cuarta ilustracion,que puede ser me la hayas enviado junto con otras estampas.
    ¿Ana Maria las reliquias de la santa desaparecieron durante el incedio de la Basilica o se consiguio salvar algo?
    La descripcion de la tortura cuando le perforan timpanos y cerebro con los punzones y luego fluye por los orificios nasales da grima….
    Lastima que si no se conservan los restos de la santa no se pueda determinar su edad,con lo facil que seria en este caso,ya que se dice que tenia 12 años.(aunque lo poneis en duda…)

    • Gracias, Abel. 🙂 Yo no sé mucho más de las reliquias, por desgracia… Salvo ese cenotafio de Siria cuya foto adjunto. Puede que se quemaran con el incendio.

      Yo no pongo en duda que pudiese tener 12 años, pero desde luego es dificil que así pudiera ser una afamada predicadora. Y si lo era, pues tenía más de doce años, seguro.

  6. Gracias Ana María.
    Pues sera muy conocida nuestra santa de hoy, pero es la primera vez que tengo noticias de ella. Si alguna vez me has mando alguna de estampa de ella ni me acuerdo ( y mira que me suelo acordar de los nombres pocos conocidos 🙂 )
    Ya sabemos que no podemos hacer caso de estas passiones exageradas, pero en este caso se pasaron adornando el martirio de esta joven santa. De ser cierta la mitad de estos tormentos tan cruelmente ideados, me pregunto: ¿que conseguirían haciendo esto a un niña tan joven?. Supongo que el objetivo sería que renegara de su Fe, como en todos los casos, pero parece que en una niña tanto ensañamiento nos espanta más.

    • Gracias, David 🙂 No te he enviado ninguna estampa de ella seguro porque no hace ni dos semanas que he recibido mi primera estampa de ella, después de tanto tiempo intercambiando. Si me llega alguna repetida te consideraré, por supuesto.

      Bueno, lo hemos comentado otras veces: hasta el siglo XX no ha habido eso que llamamos Derechos del Niño. Si hoy en día hay quien sigue maltratando y abusando de los menores, qué no harían en épocas pretéritas.

      Además, que en el derecho romano una niña de doce años no era ya tenida como niña, ya estaba en edad de contraer matrimonio. Recordemos el caso de Santa Inés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*