Beata Francisca de Paula de Jesús (Nhá Chica)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Cuadro de la beata en Baependi.

Cuadro de la beata en Baependi.

Nhá Chica – así es conocida popularmente -, nació en el año 1808 en el distrito de Santo Antônio do Rio das Montes, en Sao Joao del Rey, municipio perteneciente al estado brasileño de Minas Gerais. Era hija y nieta de esclavos cristianos y en el bautismo, el 26 de febrero del 1810, le impusieron el nombre de Francisca Paula de Jesús. Acompañando a su madre, que había conseguido la libertad, y a su hermano Teotônio y con muy pocas pertenencias, entre ellas una imagen de la Santísima Virgen, marcharon a Baependi, localidad situada al sur de dicho estado, en la que permaneció hasta su muerte.

Con solo diez años de edad, murió la madre de Nhá Chica, dejando solos a sus dos hijos, que quedando huérfanos, crecieron como pudieron, aunque la niña, en su inocencia, decía que su protectora era la Madre de Dios, a la que cariñosamente llamaba “Mi Sinha” (mi Señora), no haciendo absolutamente nada sin consultarla previamente. Ambos niños supieron salir adelante, pidiendo limosna, recibiendo ayuda de gente caritativa y cultivando cada vez más la herencia espiritual que les había dejado su madre. Ambos hermanos congeniaban muy bien con los pobres, con los que estaban más necesitados que ellos e incluso con quienes teniendo mejor posición de vida, les ayudaban o los despreciaban. A nadie discriminaban, a todos daban consuelo y aunque a ella, cuando ya era adolescente, le hicieron alguna propuesta de matrimonio, no lo aceptó.

Era tanto el grado de aceptación y el prestigio que Nhá Chica tenía entre los habitantes de Baependi, que incluso muchos la buscaban para pedirle consejo a la hora de montar un negocio; algunos no tomaban ninguna decisión importante sin consultar primero con ella, porque no solo la consideraban una mujer inteligente que había sabido salir hacia delante, sino que conocían su espíritu de oración y de entrega y por eso la consideraban una santa. Como era analfabeta y no sabía ni leer ni escribir, cuando le preguntaban de donde sacaba sus consejos y sus sabias respuestas, ella cándidamente respondía: “Porque yo ruego a Dios con mucha fe”. Fue siempre una mujer muy humilde, muy devota de Nuestra Señora de la Concepción y completamente entregada a los demás.

Imagen y relicario en Baependi.

Imagen y relicario en Baependi.

Como no podía ser de otro modo, su fama de santidad se extendió por los pueblos de alrededor y muchos acudían a conocerla, a charlar con ella, a consultarle sus problemas, a buscar alivio en sus enfermedades y a pedirle que rezara por ellos. Ella siempre estaba disponible, a excepción de los viernes que dedicaba a sus tareas domésticas y sobre todo a la oración. El viernes recordaba la Pasión y Muerte de Cristo y salvo en caso de urgencia, estaba como ausente. Era devotísima de la Sagrada Eucaristía y durante toda su vida se dedicó a mantener adornado el altar de su parroquia en el que se encontraba el sagrario.

Nhá Chica murió muy anciana, con ochenta y siete años de edad, el día 14 de junio del año 1895. Como todo el mundo quería ver y velar su cadáver, estuvo varios días sin sepultar y las personas que pasaban junto a su cuerpo manifestaron que desprendía un delicioso olor a rosas. Este prodigio se volvió a repetir cuando un siglo más tarde, sus restos fueron exhumados para haberles el preceptivo reconocimiento canónico previo a la beatificación. Así consta en las actas que el tribunal eclesiástico redactó y firmó el 18 de junio del 1998: “… una vez que los albañiles desenterraron el féretro y este fue abierto, toda la estancia se inundó de un intenso olor a rosas…”. Los restos mortales de Nhá Chica fueron puestos en una urna transparente colocada dentro de un mausoleo de granito que se conserva en el interior del santuario de Nuestra Señora de la Concepción en Baependi, en la diócesis de Campanha.

Anterior sepultura de la beata en Baependi.

Anterior sepultura de la beata en Baependi.

Este santuario está situado en el lugar ocupado por lo que en un principio fue la habitación donde ella residía, que después de su muerte, se convirtió en una pequeña capilla confiada a la Congregación de las Hermanas Franciscanas del Señor. Junto a ella permanecían unas dependencias destinadas a atender a las personas necesitadas, especialmente a los niños, actividad que era mantenida por los devotos benefactores de Nha Chica. Estas dependencias han sido agrandadas y en la actualidad en ellas se atienden a cerca de doscientos niños.

Cuando Nhá Chica murió inmediatamente fue venerada por el pueblo que la reconocía como la “santa de Baependi” y “la madre de los pobres”. Después de más de medio siglo de veneración popular, en el año 1952 se inició su Causa de beatificación que tras pasar por diversos altibajos recibió el “Nihil obstat” el 17 de enero de 1992. Fue declarada Venerable el 14 de enero del año 2011; el milagro previo a la beatificación fue reconocido el 28 de junio del 2012, siendo finalmente beatificada en Baependi (Brasil) el 4 de mayo del año 2013. La beata Francisca de Paula de Jesús (Nhá Chica), es conmemorada el día de su muerte, o sea, el 14 de junio, siendo la primera seglar brasileña elevada al honor de los altares.

Actual sepulcro de la Beata en Baependi.

Actual sepulcro de la Beata en Baependi.

El milagro reconocido para la beatificación fue la curación de la señora Ana Lucía Meirelles Leite, maestra jubilada residente en Caxambu. Esta señora, en el mes de julio de 1995 sufrió un derrame cerebral por lo que se decidió operarla. Al someterla al examen médico previo a la operación, se comprobó que tenía un defecto congénito en el corazón. La enferma y sus familiares recurrieron a Nhá Chica para que intercediera por la paciente, pero el día anterior a la operación Ana Lucía fue atacada por una fiebre altísima que hacía especialmente peligrosa la ya delicada intervención quirúrgica, que tuvo que posponerse.

De manera completamente imprevista, desapareció la fiebre y las secuelas del derrame cerebral y cuando los médicos le realizaron las posteriores revisiones comprobaron que de manera totalmente inexplicable, la apertura del corazón se había cerrado sin necesidad de cirugía. Cirujanos de Baependi, Pouso Alegre, Belo Horizonte y Sao Paulo testificaron que no tenía explicación médica alguna lo que le había ocurrido a Ana Lucía y que sin cirugía, no existía posibilidad alguna de curación.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Palazzolo, J., “A pérola escondita Nhá Chica”, Río de Janeiro, 1973
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum, apéndice II”, Città Nuova Editrice, Roma, 2000.

Enlace consultado (17/06/2015):
– www.nhachica.org.br

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

16 pensamientos en “Beata Francisca de Paula de Jesús (Nhá Chica)

  1. Antonio, muchisimas gracias por presentarnos hoy a esta beata brasileña que yo ya habia conocido cuando la agregue a mi santoral en Facebook el pasado 14 de junio.

    Creo que si algo hay que destacar de esta mujer es el ser ejemplo de como el Espiritú Santo instruye a las almas, aparentemente ignorantes y desapercibidas, con esa su ciencia perfecta, su entendimiento claro y su consejo seguro, dones y sabiduria que ningun libro del mundo puede enseñar por si solo y que ni los mas altos teologos entienden… En la vida de “Nha Chica” se escucha como eco las palabras de Cristo en S. Lucas 10-21: “Te confieso, oh Padre, Señor del Cielo y de la tierra, que escdondiste estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a los sencillos”

    Lo unico que podria criticar es que no entiendo porque decidieron colocar una fotografia de esa estatua que publicas en el articulo como imagen oficial para su beatificación si de ella se conserva una fotografia muy fiel a su aspecto real? Cual es nuestra mania de estar embelleciendo de mas a los santos?

    • Yo estoy de acuerdo contigo, Jhonatan, de que la sabiduría de los humildes y limpios de corazón es superior a la de los poderosos y los sabios, al menos ante los ojos de Dios.
      Quienes conocieron de veras a la beata Nhá Chica seguro que la tenían por santa y sabia, aunque fuera analfabeta, pero quienes pasaran a su lado sin conocerla, más de uno la despreciaría. Cuantas veces nos cruzamos con personas sencillas y humildes y las ignoramos por completo sin saber que pueden tener un conocimiento de las cosas mucho más interesante que el nuestro. Está claro que la sabiduría de Dios no es la nuestra y que muchos necios ante los hombres son verdaderos sabios ante Dios. Nhá Chica fue un buen ejemplo y por eso, la Iglesia nos la pone como modelo.

      Yo tampoco entiendo el por qué hay que idealizar el físico de un santo y que si tenemos la foto de su rostro haya que pintar una mucho más atractiva a la vista. La primera foto que aparece en el artículo es muy fiel a lo que fue en realidad, pero la del tapiz de la beatificación, no. De veras que no lo entiendo. Si un santo es feo, jorobado o enano ¿hay que idealizarlo como si fuera un modelo de pasarela? Completamente absurdo.

  2. Gracias, Antonio, por hablarnos de esta Beata a la que yo sólo conocía de oídas y que creía que era una especie de misionera. Me ha quedado una duda, ¿de qué vivía esta buena mujer? ¿De mendigar, de la caridad que le daban sus semejantes por el bien que les hacía? ¿Venta ambulante? No me queda claro cómo se ganaba la vida o cómo lograba subsistir, porque no especificas ningún oficio en concreto. ¿Vivió toda su vida así? Porque de ser así, su vida no está lejos de la de una típica loca por Cristo, aunque ella, loca, no se hacía, pero sí subsistía de la manera en que los locos por Cristo lo hacían, ¿no?

    • Ana María,
      La realidad es que en las biografías que he leído sobre ella no se dice de manera expresa de qué vivía, como se ganaba la vida. Solo se dice que estaba completamente entregada a obras de caridad, que recibía donaciones que repartía entre los pobres y de las que guardaba una pequeña parte para construir una capilla a la Virgen y que era llamada la “madre de los pobres”.
      Es muy posible que hiciera algunos pequeños trabajos de limpieza, costura, asistencia social o trabajos de ese estilo, pero lo que está claro es que absolutamente todo lo repartía, salvo lo necesario para su subsistencia y la construcción de esa pequeña capilla.
      Yo no me atrevería a decir que era exactamente una loca por Cristo, porque ella nunca se hizo pasar por demente y despreocupada de las cosas, sino todo lo contrario: su objetivo eran las obras de caridad y para poder realizar esto, no podría hacerse pasar por loca.

  3. Gracias Toño por presentarnos a ejemplo de Santidad Seglar, ya que estamos acostumbrados a los clérigos y nos olvidamos de la santidad seglar, sobre ella, que es la primera brasileña laica que fue beatificada, es un orgullo para la Iglesia Brasileña y la eel mundo entero, si la iglesia pusiera de modelo a varios seglares, el santoral se cae, puesto que la Iglesia no son nada mas la jerarquía sino en conjunto, el pueblo de Dios

    • ¿Sabes que te digo, René?
      Aunque estamos acostumbrados a que en los últimos siglos son canonizados y beatificados muchos más religiosos que seglares, yo pienso que hay infinitamente más seglares que religiosos que son santos aunque nunca sean reconocidos oficialmente.
      Los seglares somos más del 90% de la Iglesia y por pura lógica, por la bondad de la persona en si, por la acción del Espíritu Santo y algunas cosas más, hay muchos santos que te los encontrarás por la calle, pasarás junto a ellos, no te darás cuenta, pero lo son y Dios se lo reconocerá aunque Roma nunca lo haga. ¿A que estás de acuerdo conmigo?
      ¡Que dificil es ser seglar y que te reconozcan oficialmente la santidad! O eres mártir o destacas sobremanera y para mi, la inmensa mayoría de los santos son personas corrientes y molientes, que hacen bien su trabajo cada día, que se entregan a los demás sin reservas y que pasan desapercibidos. Pero claro, ante Dios, no pasan desapercibidos.

      • El problema es la inquietud que tengo: QUIERO SER SANTO yo también, y no se donde me llama Dios, y algunas personas de confianza en vez de alentarme me dicen: que difícil es ser santo, porqué piensas en eso, que loco estas y otras cosas, y estoy en un dilema, ¿Sacerdocio o seglar comprometido?, si es que no me doy cuenta de la santidad de los demas es que tengo la inquietud de ser santo yo también, me importa un comino si la Iglesia te reconoce o no, yo solo quiero ante Dios

        • Ser santo es muy fácil, porque si de verdad lo quieres, no te faltará en ningún momento la ayuda de Dios.
          Se puede ser un sacerdote santo, un religioso santo y un seglar santo. La cuestión es: estar bien con Dios, comprometido con los demás, siempre dispuesto a servir más que a ser servido, entregado y comprometido. Para ser santo no hace falta ni ser un “santurrón ni ser un beato” (me entiendes), no hace falta darse muchos golpes de pecho, hay que ser sencillo, humilde, cordial, servicial, cariñoso, amable… ¿Qué quieres que te diga? Es sencillo, porque Dios jamás te va a fallar y siempre te va a ayudar a levantarte cuando caigas.
          Es cuestión de que tengas claro en que estado quieres vivir y ser consecuente con ello. Así de fácil.

          • Aunque a veces como la Beata, que tuvo momentos difíciles, a mi no me faltarán, para mi es un momento difícil ahorita, que soy de 17 años y no se que, quizá ella tuvo la fe para salir adelante, a mi me debe reprender el Señor por mi falta de fe, ella tuvo una confianza en la Virgen María, y yo que ella me hizo mucho bien no supe corresponderle, ella tuvo humildad incluso ante quienes la despreciaban, y yo siento que me falta, sigo? No quiero convertir mi opinión en una reada de historias, eso quizá lo deje para cuando me confiese con mi párroco, pero bueno, solo espero en Dios, el es el que lo da y el es el que lo quita, alabado sea su nombre

          • No te agobies con 17 años, que yo, con 72, tampoco me agobio, jaja.

  4. Conocí a esta Beata gracias a que fue una de la primeras en ser beatificadas en el pontificado de nuestro Papa Francisco. Creo que solo le precedió el Beato Cristobal de Santa Catalina.
    Esta santa mujer “madre de los pobres” nos deja un claro ejemplo de santidad dentro del estado de laico. Coincido contigo en que este papel es de vital importancia en la Iglesia.
    El Espíritu Santo la ilumino para llevar a cabo todas estas obras en favor de los pobres, también para adquirir esa sobrada sabiduría que ponía al servicio de los pobres y dudosos que se le acercaban con problemas.
    Que la Beata Fca de Paula interceda por todos nosotros, los laicos.

    Por ultimo, no dejan de sorprenderme las “pistas” que Dios deja para reconocer la santidad sus hijos. Una de ellas es el olor a rosas, nuestra Beata de hoy gozo de esto como muchos otros santos. Esto con seguridad querrá decir que Dios seguirá intercediendo por ella para que finalmente sea Santa.
    Envíame por favor las fotos de los sepulcros.
    Muchas gracias Antonio.

    • Por supuesto que te las envio.
      Nhá Chica es un claro ejemplo de que se puede ser santo siendo una persona sencilla y trabajadora, siempre que seas limpio de corazón, ames a Dios de veras y con la misma intensidad, a todos aquellos que te rodean y a los que puedas servir.
      ¡Cuantas Nhá Chicas hay por ahí que pasan desapercibidas y que son gloria pura!

  5. Que gran alma Antonio.
    Estas personas que siendo analfabetos y tienen todo el saber en sus corazones me impresionan,Dios a traves del Espiritu Santo las llena de todo ese saber para dar buenos consejos y ayudar a los desfavorecidos o quienes necesiten ayuda.
    Haber si el Papa Francisco tiene en mente el acelerar el proceso de santos seglares,que como tu dices los hay y muchos.
    Aunque ya sabemos que gozan de ese reconocimiento ante Dios pienso que mas santos seglares en los altares seria una buena forma de dar mas a conocer que se puede ser santo sin ser religioso o sacerdote.

  6. Yo estoy de acuerdo contigo en que aunque lo importante es ser santo delante de Dios, es bueno que también se nos pongan seglares como modelos de vida. Juan Pablo II beatificó e incluso canonizó a bastantes: Pierina Morosini, Antonia Messina, Marcelo Calló, Piergiordio Frassati, Francisco y Jacinta Martos, Carlos Manuel Rodriguez, Ladislao BattThyany, Luis y Maria Beltrame, Alejandrina Maria da Costa, Juan Bautista y Jacinto de los Angeles, Juana Beretta, Juan Diego, Juan Merz, David Okelo y Gildo Irwa, etc. etc. y eso sin contar la cantidad de seglares qu iban en los grupos de mártires chinos, vietnamitas, japoneses, españoles, etc.
    Yo estoy seguro que el Papa Francisco, en este sentido, va a seguir la misma senda.

  7. Toño, de esta Beata solo conozco que es brasileña y que ha sido beatificada hace un par de años, así que con tu trabajo he conocido la vida verdaderamente evangélica y ejemplar de esta mujer.
    A propósito de olor de santidad, yo siempre creí que era una metáfora, pero últimamente he leído que es una referencia verdaderamente física. Podrías explicarme un poco más de este fenómeno por favor.
    Y por favor, mándame las fotos correspondientes. Gracias.

    • Bueno, olerlo, yo no lo he olido porque no estuve ni en el lugar ni en el tiempo, pero hay documentación más que suficiente que garantiza que este olor a rosas es cierto y yo, sinceramente, me lo creo. Los ortodoxos exageran con estos temas (recuerda que hemos escrito un artículo sobre el), pero la fragancia que despiden algunos cuerpos santos no va a ser exclusivo de ellos, ¿no?
      Solo te puedo explicar eso: que la estancia donde estaban las reliquias desprendía un intenso y agradable olor a rosas frescas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*