San Arsenio el Grande, anacoreta

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo griego del Santo.

Icono ortodoxo griego del Santo.

Aunque romano de nacimiento, San Arsenio es uno de los más célebres padres del desierto egipcio. Nació en Roma en el seno de una familia senatorial en el año 354. Según la tradición – no defendida por todos los hagiógrafos -, fue ordenado de diácono por el Papa San Dámaso y como era famoso por su gran sabiduría, en el año 383 fue llamado por el emperador Teodosio a la corte imperial para que educase a sus hijos Arcadio y Honorio.

Con unos cuarenta años de edad tuvo una profunda crisis espiritual por lo que suplicó a Dios que le ayudase a salvar su alma. Dice la tradición que Dios le ordenó que “huyera de los hombres” siendo esta la causa por la cual abandonó Constantinopla. Algunos historiadores no están conformes con esta tesis y defienden que si Arsenio se marchó de la ciudad imperial fue como consecuencia del carácter rebelde de Arcadio, algo que no concuerda con la gran estima que sentía el emperador hacia el tutor de sus hijos.

Lo cierto es que abandonó la ciudad, embarcó rumbo a Egipto y al llegar a Alejandría solicitó ser admitido en una de las comunidades existentes en el desierto de Scete. El abad San Juan Colobo lo sometió a unas durísimas pruebas para comprobar su vocación y su humildad y una vez superadas estas, lo admitió a la vida monástica.

Deseoso de vivir en completa soledad, en la medida que le era posible, evitaba todo contacto con los numerosos peregrinos que se acercaban al monasterio imponiéndose a si mismo una rigurosa norma de silencio. Esta forma de actuar dejaba desconcertados a los peregrinos, especialmente a un famoso monje que fue amablemente acogido en el monasterio, pero ante el cual él se mostró absolutamente indiferente. Esto hizo que dicho monje se manifestase desfavorablemente contra él ante el abad.

Aquella noche tuvo un sueño y en él vio a dos grandes barcazas que navegaban por el río Nilo: en una de ellas iba el abad Moisés rodeado de ángeles que ponían miel en su boca, mientras que en la otra barcaza iba él solo pero acompañado por el Espíritu Santo. Ese sueño le hizo comprender que, aun reconociendo la santidad del abad Moisés, su actitud de silencio y oración era más agradable a Dios. Era tan asiduo a la oración que se llevaba las noches enteras orando de rodillas, por lo que fue recompensado con el ya tantas veces nombrado “don de lágrimas”.

preguntasantoral_anticopia_articulo20150719

Fresco ortodoxo ruso del Santo.

Fresco ortodoxo ruso del Santo.

El monje Evagrio Pontico (Evagrio el solitario), famoso asceta contemporáneo suyo, muy conocido por sus cualidades de pensador, escritor y orador, se maravillaba de él porque siendo Arsenio un hombre cultísimo llevaba una vida muy simple, solitaria, humilde y al preguntarle el por qué de su forma de vida, Arsenio le contestaba que porque estaba aprendiendo el alfabeto de los santos, los cuales vivían de la oración en absoluta pobreza y ganándose el pan con su trabajo.

En el año 434, los libios invadieron el territorio donde se encontraba Arsenio, por lo que este tuvo que abandonar el desierto de Scete y marcharse a Troe, cerca de Menfis, donde se quedó hasta el año 444, año en el que se retiró a la isla Canopo, (Kah Nub en egipcio antiguo), situada en el delta del Nilo, muy cerca de Alejandría. Allí se quedó tres años, volviendo otra vez a Troe donde en el año 450 murió, siendo sepultado en el monasterio melquita Deir-el-Quseir.

San Arsenio tuvo dos discípulos llamados Alejandro y Zoilo, quienes a su vez, educaron a Daniel de Pharan, el cual nos ha hecho llegar la cronología de la vida de San Arsenio, algunos de sus apotegmas (o dichos) e incluso una descripción física en la que nos dice que era alto, delgado y de aspecto angelical. Nicéforo Calixto – el último historiador eclesiástico griego que vivió en el siglo XIV -, dice que San Arsenio escribió numerosas obras dignas de ser recordadas y muchas sentencias (apotegmas) que deben identificarse con las que se conservan en el denominado “Apophthegmata Patrum Aegyptiorum” (ἀποφθέγματα τῶν ἁγίων γερόντων), nombre dado a varias colecciones conocidas a nivel popular como “Los dichos de los Padres del Desierto”. Asimismo se le atribuye dos escritos ascéticos denominados “Doctrina et exhortatio” e “In nomicum tentatorem”, en las cuales trata de la necesidad de purificación del ser interior, o sea, purificarse interiormente.

Reliquia propiedad del metropolita Teodosio de la Iglesia Ortodoxa en América.

Reliquia propiedad del metropolita Teodosio de la Iglesia Ortodoxa en América.

Aunque San Teodoro Studita que es el que escribió la “Vita” de San Arsenio, confirma en ella la cronología dada por Daniel de Pharan, el historiador J. David, en el “Diccionario de historia y de geografía eclesiástica”, publicado en Paris en el año 1915, dice que la cronología de San Arsenio escrita por Daniel de Pharan, es falsa, afirmando que el santo murió en el año 412 y que su magisterio en Constantinopla es una adición legendaria. Este autor funda su hipótesis en una frase que el Patriarca Teófilo (San Teófilo I, patriarca de Alejandría) habría dicho poco antes de morir: “Feliz tu, Arsenio, que siempre tuviste en tu mente esta hora”. Y como el Patriarca Teófilo murió en el año 413, consecuentemente, San Arsenio tuvo que morir antes.

Las Iglesias Latina y Maronita conmemoran a San Arsenio el Grande el 19 de julio, o sea, hoy, mientras que la Iglesia Ortodoxa lo conmemora el 8 de mayo. En el Calendario Palestino-Georgiano del siglo X, se le menciona el día 8 de enero junto con los santos Macario y Poemio.

Antonio Barrero

Bibliografía:
Analecta Bollandista, LIII, 1935.
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum, tomo II”, Città Nuova Editrice, Roma, 1990
– White, H., “La historia de los monasterios de Nitria y de Scete”, New York, 1932.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

6 pensamientos en “San Arsenio el Grande, anacoreta

  1. Antonio yo creo que es llegar a un extremo muy lejos el querer apartarse de todos,no hablar ni relacionarse apenas con nadie,(no dudo que fuera un gran santo),pero son unas condiciones y formas de vida que no considero idoneas para la santidad bajo mi punto de vista.
    No me extraña que ese famoso monje que estuvo acogido en el monasterio donde se hayaba el santo no tuviera buenas palabras para referirse al santo por su indeferencia.

    • Abel,
      Ya hemos expuesto casos de otros monjes anacoretas que buscaban la soledad y solo vivir en soledad: Antonio de Egipto, Pablo el ermitaño, Maria de Egipto y un largo etc., que aunque a veces no podían evitar el que se le acercaran algunos discípulos, en cuanto podían, huían como de la peste.
      Vivían el eremitismo a unos niveles de máxima exageración y no solo buscando la soledad, la oración y el silencio, sino la penitencia más extrema. Fue un movimiento monacal, que se inicio a niveles solitarios, que después fue evolucionando a una mezcla de eremita y cenobita y que aun hoy nos quedan muestras en los cartujos y camaldulenses en Occidente y eremitas atonitas en Oriente,
      ¿No lo comprendemos en estos días de hoy? Pues si, pero así era y así hay que aceptarlos.

  2. Y, a raíz de lo que dice Abel… ¿no será este Arsenio de hoy el mismo San Arsenio de Roma que dicen que quiso ser visitado por una rica y noble mujer pero que él no quiso recibirla y le faltó echarla a patadas, mujer que se ha identificado tradicionalmente con Santa Melania la Joven? Porque si encima es el mismo, entre unas cosas y otras, nos va a caer “majete” el buen hombre, jajajaja. Pero bueno, su mismo nombre lo dice: Arsenio, “enérgico”…

    • Estamos hablando del mismo Arsenio, Ana Maria. No hay otro Arsenio de Roma, sino este que nació en Roma.
      En esa primera etapa romana no lo veo yo viviendo en soledad porque incluso se va a Constantinopla como enseñante de los hijos del emperador. Esta “picá” le entró allí cuando dice que “Dios le ordenó que huyera de los hombres”. No podría decirte si el encuentro con Santa Melania fue antes o después de esta decisión.

  3. La vida de los Santos Padres del desierto es otro punto de la hagiografia que me gusta. A veces pienso que exageraban en sus penitencias o formas de vida, pero pienso que este proceso es como dices, evolucionó. Este tipo de santidad son mociones del Espíritu Santo y pues si de él provienen, ¿que podemos hacer nosotros?
    Abel se ha admirado por el silencio de San Arsénio, tal vez no ha conocido a los Estilitas como San Simón el Grande o su homónimo el joven. Formas de vivir raras como vivir en sepulcros, no dormir acostados y con ropa normal, ayunar más allá de lo ordinario y sazonar con hiel y cenizas los pocos alimentos, eso también es más de admirarse que imitarse, sin embargo, Dios se valió de ellos para santificar a su pueblo, esto es lo realmente interesante.
    Cuando me dio por leer vidas de santos, me interesé mucho por leer los Dichos de los Padres de desierto, en una ocasión este libro llegó a mis manos y te lo aseguro, vale su peso en oro.
    De San Arsénio siempre he admirado su amor al silencio, tal vez porque yo he sido propenso al mismo.
    Una pregunta: ¿existen reliquias suyas o se han dispersado? Me ha parecido que una reliquia tal como se venera ente los católicos, sea propiedad de un jerarca ortodoxo. Hasta en este punto puede haber ecumenismo.
    Saludos.

    • Reliquias de San Arsenio hay en algún monasterio copto y del Monte Athos. Yo no tengo fotos digitalizadas de esos relicarios, solo de este que se ha publicado y que en realidad es una pequeña teca. En Oriente también se usan, aunque mucho menos que en Occidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*