San Miguel Tikhonisky Petrovich, arcipreste mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía del Santo.

Fotografía del Santo.

Miguel nació en el año 1846, en el pueblecito de Aarseth, provincia de Nolinsk, en el condado de Vyatka, en el seno de una familia campesina. Desde muy pequeño se mostró muy obediente y muy curioso, y como su padre era cantor en el coro parroquial, le enseñó a leer y a cantar. Tuvo buenas cualidades como estudiante, era muy diligente y progresaba muy satisfactoriamente en los estudios. En el año 1868, con veintidós años de edad, se graduó en un curso de teología en el seminario de Vyatka.

Se casó con Apolonia Vereshchagin, hija de un sacerdote llamado Vladimir, y en el matrimonio le nacieron siete hijos, uno de los cuales llegó a ser arzobispo de Kirov y Sloboda y otro, metropolita del Exarcado Ruso para Europa Occidental. Ese mismo año, 1868, fue ordenado de diácono y, dos años más tarde, de sacerdote en la iglesia de San Elías de Izhevsk, ciudad rusa, capital de la República de Udmurtia. El joven sacerdote se dedicó a la predicación, especialmente entre los Viejos Creyentes, muchos de los cuales retornaron a la Iglesia Ortodoxa Rusa.

En el año 1872 fue trasladado como párroco a la aldea de Podrele, donde simultaneaba su trabajo parroquial con el de profesor de la escuela rural de Zemski. Pasado un cierto tiempo, cuando ya tenía cuatro hijos, fue trasladado con su familia y su madre a Bystrica; ambas mujeres, sabiendo que eran madre y esposa de un sacerdote, le ayudaron en su trabajo pastoral, sobre todo siendo un modelo de vida para sus feligreses. El padre Miguel, a pesar de su trabajo como sacerdote y como maestro en la escuela agrícola, jamás descuidó personalmente la educación de sus hijos. A petición de sus feligreses, se construyó una casa de piedra junto a la parroquia. De él se dijo que “el padre Miguel Tikhonitsky era un maestro diligente y experimentado en la ley de Dios, tenía experiencia en enseñar a sus alumnos utilizando un lenguaje muy simple, era muy amigo de los niños, los cuales atendían a sus explicaciones, por lo que todos iban progresando, sin quedar ningún niño retrasado en su clase”. En el año 1875 se le murió una hija, pero cinco años más tarde le nació un nuevo hijo.

Icono del Santo.

Icono del Santo.

En 1881 fue enviado a la iglesia de la Trinidad de la ciudad de Orlov y allí también compaginó su labor como párroco y como maestro en la escuela femenina de Santa Tatiana. La iglesia parroquial prácticamente se encontraba en ruinas y él, ayudado por algunos convecinos, la reconstruyó y decoró su interior con un nuevo iconostasio. Como hemos visto, iba de parroquia en parroquia, prácticamente no gozó durante mucho tiempo de un lugar fijo, pero él se contentaba con poco, no recibía ningún salario ni como sacerdote ni como maestro, y vivía de una pequeña huerta que cultivaba y de las ayudas voluntarias de sus feligreses. El 11 de diciembre del 1881 murió su esposa y, un año más tarde, su hijo Leónidas.

En el 1885 ingresó en la Hermandad sacerdotal de San Nicolás, siendo nombrado representante de la misma en los sínodos diocesanos. En 1898 fue trasladado nuevamente; esta vez a la iglesia de la Ascensión de Orlov, situada junto al cementerio de la ciudad. Su hijo Elpidiforo nos dice de su padre: “Era un viejo sacerdote que se preparaba concienzudamente para la celebración de los servicios religiosos, mediante oraciones y ayunos, pareciendo que se alimentaba del aire, por lo cual, cada vez estaba más delgado”. Su segundo hijo, el metropolita Volodymyr (Tikhonitsky), también escribió sobre su padre: “Mi padre actuaba casi como si fuera un monje. Todos los días celebraba la Divina Liturgia a las seis de la mañana, para lo cual, previamente, tenía que caminar unas dos millas, tanto en invierno como en verano. Después del servicio religioso, se apresuraba para ir a la escuela, donde trabajaba como profesor, luego visitaba a los enfermos y necesitados, llegando muchos días a casa a la hora de la cena”.

En el año 1913 fue nombrado rector de la catedral de Kazán de Orlov, llegando a convertirse en el padre espiritual de casi todo el clero urbano y en el decano de todas las iglesias de la ciudad; sin embargo, él no abandonaba su profesión docente, esta vez en el colegio femenino de Orel. Allí fue elevado a la dignidad de arcipreste.

Tumba del santo en el cementerio de Orlov.

Tumba del santo en el cementerio de Orlov.

El 15 de febrero del 1918, durante la celebración de la Divina Liturgia en la catedral de Kazán de Orlov, leyó un mensaje que le había enviado el Patriarca San Ticón de Moscú. La noche de ese mismo día, las autoridades soviéticas lo pusieron bajo arresto domiciliario. Después de dos días de indagaciones sobre sus actividades pastorales y docentes, la comisión local decidió remitir el caso al Tribunal Revolucionario. Se le acusó de dar lectura a mensajes contrarrevolucionarios, pero durante el interrogatorio al que fue sometido, él se declaró inocente. Quienes actuaron en su defensa resaltaban sus cualidades morales, su altruismo y su generosidad con los pobres, sus constantes visitas a los enfermos y a los presos de la cárcel de la ciudad, a quienes reconciliaba y administraba los sacramentos. A pesar de la comparecencia de estos testigos, el Tribunal lo declaró culpable de actividades contrarrevolucionarias “aunque debido a su avanzada edad, así como al arresto domiciliario de dos semanas, por ser la primera vez, públicamente se le amonestaba, advirtiéndole que si en el futuro seguía realizando propaganda contrarrevolucionaria en el Condado de Orlov, el Tribunal Revolucionario deberá recurrir a penas más severas”.

preguntasantoral_anticopia_articulo20150809

El 5 de septiembre del 1918 realizaron un registro en la casa del padre Miguel, buscando objetos de valor y propaganda antisoviética, pero nada pudieron encontrar; ante esto, tendiéndole una trampa, requirieron al sacerdote que saliera de la ciudad, cosa que éste hizo, consciente del peligro que corría. Al día siguiente dictaron orden de búsqueda y captura, imputándosele el delito de huir de la justicia. Fue arrestado el 8 de septiembre, siendo nuevamente acusado de actividades contrarrevolucionarias. Ante esto, el padre Miguel manifestó: “Creo que soy arrestado para ser investigado y espero no ser castigado sin la celebración de un juicio previo, por lo que estoy convencido de que quedaré en libertad. Siempre me enseñaron a distinguir entre lo que está bien y lo que está mal”. Lo interrogaron el día 19 y al día siguiente el tribunal dictaminó que “debido a las actividades contrarrevolucionadas llevadas a cabo contra el gobierno, éste debe morir fusilado de inmediato”. La ejecución se llevó a cabo a las nueve de la mañana del día 20 de septiembre en el cementerio de la ciudad de Orlov.

Exhumación de los restos del Santo.

Exhumación de los restos del Santo.

Una de sus alumnas, que presenció la escena, escribió: “Estando yo con unas amigas del colegio vi como el padre Miguel iba a ser fusilado. Él iba caminando despacio, con la cabeza agachada hacia abajo, pero rezando en voz alta, diciendo: “Señor, perdónalos porque no saben lo que hacen”, y eso lo repetía una y otra vez. Iba vestido con una túnica, que se quitó y entregó a un familiar, diciéndole que la llevase a su casa. En esto, los guardias no intervinieron. Cuando pasaron por delante de la iglesia y de un hospicio para ancianos, el padre bendijo los edificios. Fue llevado al cementerio y obligado a cavar una tumba, metiéndole prisas, ya que temían que los feligreses acudiesen a rescatarle. El padre se esforzó, pero no pudo cavar muy profundo, a lo que ellos dijeron que ya era suficiente. El padre les pidió que le dejaran unos minutos en oración y después se dirigió a los guardias, pidiéndoles que no le ataran las manos ni vendaran los ojos. Entonces le dispararon y él cayó al fondo del pozo. Nosotros teníamos miedo incluso de respirar y una fuerza invisible nos presionó contra el suelo. Esperé a que todos se fueran y, corriendo, me marché a mi casa”. Corrida la noticia, los feligreses acudieron al cementerio a venerar reverentemente la tumba del sacerdote, veneración que permaneció durante años de manera ininterrumpida. El 6 de septiembre del año 1991, el gobierno ruso lo rehabilitó.

En el año 1995 se empezaron a recoger documentos y testimonios para llevar a cabo la canonización del padre Miguel Tikhonitsky, por haber muerto como mártir por Cristo. El 30 de julio del año 2003, el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa incluyó su nombre en la lista de los mártires y confesores de la fe, y el 20 de septiembre de ese mismo año, aniversario de la muerte del nuevo santo, en la catedral de la Asunción del monasterio Trifonov se celebró el solemne servicio de su glorificación.

Traslado de los restos del Santo a la iglesia.

Traslado de los restos del Santo a la iglesia.

El 16 de septiembre del año 2008, con la bendición del Patriarca de Moscú y de conformidad con una orden emitida por el metropolitano de Vyatka, fueron exhumados sus restos en el cementerio de Orlov, pudiéndose confirmar que correspondían a un hombre de algo más de setenta años de edad, asesinado de un tiro en la boca y con muestras de que previamente había excavado su tumba con sus manos. En la fosa se descubrió la bala que había acabado con su vida y los iconos que el padre llevaba en sus manos en el momento de su ejecución.

Las reliquias fueron trasladadas a la iglesia de la Natividad de la Santísima Virgen en Orlov. En la ceremonia estuvieron presentes algunos descendientes del padre de Miguel, entre ellos un biznieto que actualmente es sacerdote de la catedral de San Alejandro Nevsky en París. Su fiesta se celebra el 7 de septiembre, 20 del mismo mes según el calendario juliano.

Antonio Barrero

Enlaces consultados (23/07/2015):
– http://drevo-info.ru/articles/309.html
– www.pravoslavie.ru/news/27644.htm
– www.russkije.lv/ru/journalism/read/lebedeva-tikhonitsky/
– www.sedmitza.ru/text/393752.html
– http://vyatskaya-eparhia.ru/eparchy/history/sobor/79/

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

10 pensamientos en “San Miguel Tikhonisky Petrovich, arcipreste mártir

  1. Muchas gracias por hablarnos de este arcipreste ruso mártir, Antonio. Parece increíble que un hombre que no hacía daño a nadie y que toda la vida trabajó por y para el pueblo acabara siendo asesinado “por narices” -puesto que no encontraban acusación concreta contra él- por los mismos que predicaban y supuestamente creían en el trabajo por y para el pueblo, ¿no? Contradicciones que la dejan a una perpleja. Pero claro, si en medio está el proselitismo y la evangelización, pues entonces no conviene tanto, el adoctrinamiento religioso debe ser sustituido por adoctrinamiento de otro tipo. En fin…

    • En los regímenes totalitarios siempre se intenta quitar de enmedio a quienes pueden hacer ver a la gente llana que están siendo explotados, ya sea politica, económica, social o religiosamente. Rara es la dictadura que no ha llevado pareja la persecución religiosa (o a ciertos religiosos no afines), así como a intelectuales que se hayan opuesto a la misma.
      San Miguel Tikhonisky fue un inocente más que cayó bajo el régimen genocida estalinista.

  2. Gracias Toño pe este artículo.
    Oye, san Miguel se dedicaba a la enseñanza una parte del día, una actividad fuera del ámbito eclesiástico, salvo que fuera de formación religiosa. Entre los católicos un sacerdote no puede dedicarse a actividades seculares (en teoría) según lo manda el código de derecho canónico ( según dice el dicho el que al altar sirve, del altar debe de vivir). Cómo se hace esto entre los ortodoxos.
    Saludos.

    • Humberto,
      San Miguel no solo enseñaba religión en la encuela, sino que enseñaba a leer y a escribir, literatura, matemáticas y cuantas disciplinas puedan impartirse en unas escuelas rurales.
      Yo este tema no se cómo estará regulado en las Iglesias Ortodoxas, pero en Occidente, por mucho Derecho Canónico que me saques, yo te aseguro que conozco a varios sacerdotes que compatibilizan sus labores sacerdotales con labores docentes y no solo dando clases de religión. ¿Tendrán un permiso especial para eso? No lo se, pero trabajar como profesores de disciplinas que no son eclesiásticas, si que trabajan y cobran sus sueldos. Y además, me parece muy bien.

    • Sin ir más lejos, he tenido párrocos que eran historiadores, párrocos que eran pedagogos y actualmente el párroco donde voy a misa, me han dicho, es profesor y además poeta. Y que yo sepa, ejerce de profesor aparte de su ministerio parroquial.

      • Eso yo lo veo completamente normal y aun hasta que cobre por su trabajo como profesor. Lo que no vería lógico es que cobrara dos sueldos; si cobra como profesor no debe cobrar como párroco, sino que ese dinero debe dejarse para obras sociales parroquiales, que ya nos cuesta mucho a los contribuyentes el mantenimiento de la Iglesia.
        Económicamente, a la Iglesia debemos mantenerla los creyentes y no el estado con el erario público. Pero bueno, este es otro tema mucho más candente.

  3. Antonio gracias por este nuevo articulo sobre un martir ortodoxo.
    Cuando dices que predicaba sobretodo entre los “viejos creyentes”,¿me puedes aclarar este termino?.
    Puede que se haya explicado alguna vez,pero me gustaria que me lo comentaras.
    Que grotesco que le hicieran cavar su propia tumba con las manos,como en algunos otros casos que hemos visto.

    • Podemos decir que dentro de la propia Iglesia Ortodoxa Rusa se dio un Cisma cuando una parte de la jerarquía, del clero y de los fieles no aceptaron la reforma de la liturgia que en el año 1654 y con la intención de acercar la Iglesia Rusa a la Iglesia Griega, hizo el patriarca de Moscú San Nicón. Estos llamados Viejos Creyentes, liderados por San Avvakum Petrov, siguieron los ritos antiguos y los viejos cánones.
      Fueron duramente perseguidos por la iglesia oficial Rusa que incluso quemó a muchos de ellos y a sus libros litúrgicos antiguos.

      Los Viejos Creyentes en la actualidad están más tolerados, tienen su propia jerarquía, no reconocen la autoridad del Patriarca de Moscú, son mucho más estrictos que los ortodoxos normales, viven en zonas más o menos aisladas y tienen prohibido el beber y el fumar. Además de estar en algunas regiones rusas, a causa de la emigración, también están en Argentina y en Uganda.
      Es algo parecido a lo que ocurrió en la Iglesia Católica con monseñor Lefevre, que se negó a admitir la reforma litúrgica emanada del Concilio Vaticano II, que se rebeló contra Roma, creó su propia comunidad y ordenó obispos por su cuenta sin contar con la preceptiva autorización de la Santa Sede.

        • Sobre este tema hay muchísima información en la red, aunque bien es verdad que en castellano no hay mucha. Casi toda está en inglés o en ruso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*