Beata María Eutimia Uffing, virgen religiosa

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía de la Beata.

Fotografía de la Beata.

Nació en Halverde (Westfalia), el día 8 de abril del año 1914, siendo hija de Augusto Uffing y de María Schmitt. El padre se había casado en segundas nupcias y ella era la quinta hija de ese segundo matrimonio. Fue bautizada el mismo día de su nacimiento, imponiéndosele el nombre de Emma, y sus padres, que eran unos católicos muy piadosos, fueron los que se encargaron de inculcarle una educación cristiana, algo muy común entre los habitantes de aquella región.

Frecuentó la escuela elemental de su pueblo y gracias a su inteligencia y tesón, siempre sobresalía entre las primeras de su clase. El 27 de abril de 1924, con diez años de edad, hizo su Primera Comunión y el 3 de septiembre de ese mismo año, fue confirmada. Era una chiquilla muy delgada, que casi siempre estaba enferma, que tenía muy mala salud, pero su tenaz voluntad suplía su debilidad física. Valga un ejemplo: con quince años de edad tuvo el coraje de tomar por las riendas a dos caballos desbocados salvándole la vida con esta acción a uno de sus hermanos.

Cuando tuvo diecisiete años, dejó su pueblo natal y se marchó a Hopsen para trabajar en el hospital de las Hermanas de la Caridad (Clemensschwestern) de Münster, pero a causa de la muerte de su padre, tuvo que retornar a su casa, aunque estaba decidida a ser acogida como un miembro más de aquella comunidad religiosa. Y así, el 25 de marzo del 1934, hizo la solicitud oficial y, a pesar de su debilidad física, como las hermanas la conocían, fue aceptada por sus excepcionales dotes de espiritualidad.

Realizado el postulantado, el 2 de octubre del año siguiente inició el noviciado vistiendo el hábito religioso y cambiando su nombre por el de María Eutimia, realizando la profesión simple el 11 de octubre de 1936. Durante muchos años, el hospital de San Vicente en Dinslaken, fue su lugar de trabajo laboral y apostólico en las salas de aislamiento donde eran internados quienes padecían enfermedades contagiosas. Su absoluta entrega a los enfermos y el generoso descuido de sí misma la hizo destacar entre todos los miembros de su congregación, quienes le recordaban, de manera afectuosa, que debía tener mucha más precaución a fin de no contagiarse.

Tumba de la beata en el cementerio central de Münster.

Tumba de la beata en el cementerio central de Münster.

Después de realizar los votos solemnes el 15 de septiembre del 1940, pasó con nota el examen de “desinfección” y de igual manera el de enfermera y durante toda la Segunda Guerra Mundial permaneció en una especie de cabaña que era la sala de aislamiento, trabajando en un sórdido ambiente y en unas condiciones realmente pésimas. En febrero de 1943 fue encargada de los prisioneros de guerra y del personal de trabajo obligatorio y como para ella no existían enemigos, ni extranjeros, como no tenía prejuicios raciales, a todos trataba por igual, todos eran sus hermanos, a todos servía con una dedicación increíble y con un enorme sacrificio. Era conocida como “la hermana universal”, “el ángel de santa Bárbara (así se llamaba la cabaña de aislamiento) o simplemente como “la pequeña santa”.

preguntasantoral_anticopia_articulo20150909

Como su departamento fue destruido durante una incursión aérea, después de terminada la guerra, tuvo que asumir la responsabilidad de la dirección de la lavandería del hospital, pero en este nuevo trabajo continuó con su total disposición y llevando una vida religiosa que servía de modelo hasta el extremo de que con su solo ejemplo y sin mediar ningún intento, consiguió la conversión de algunos protestantes al catolicismo.

El 14 de enero de 1948 fue llamada a la Casa Madre de la Congregación donde la encargaron de la lavandería que era llevada por unas colaboradoras llamadas “hijas de Ángela”, quienes en realidad eran unas mujeres que estaban custodiadas por la policía. También allí, en la Casa Madre, su vida espiritual se convirtió en un verdadero ejemplo para todas las religiosas.

Tumba de la beata en el cementerio central de Münster.

Tumba de la beata en el cementerio central de Münster.

Cuando se le manifestó la enfermedad que la llevaría a la tumba – un cáncer abdominal -, ella comprendió de inmediato que no tenía cura, que no podía curarse, aceptando su desgracia como si fuera una bendición que le había llegado del cielo. Murió en Münster en olor de santidad el 9 de septiembre del 1955.

Su causa de canonización se inició en la diócesis de Münster, concediéndole el “Nihil obstat” inicial el día 9 de enero de 1976. El 14 de diciembre de 1981 fue emitido el decreto de validación del proceso. Fue declarada Venerable el 1 de septiembre de 1988 y promulgado el decreto que reconocía el milagro previo a la beatificación, el 1 de julio del año 2000. Fue beatificada por San Juan Pablo II el día 7 de octubre del año 2001. Su fiesta se celebra el día de hoy.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Eszer, A., “Bibliotheca sanctorum, apéndice I”, Città Nuova Editrice, Roma, 1987.

Enlace consultado (16/08/2015):
– www.clemensschwestern.de

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

15 pensamientos en “Beata María Eutimia Uffing, virgen religiosa

  1. Dos detalles muy bonitos acerca de esta Beata que me gustaria resaltar.
    Primero, aunque no parezca tener una vida muy “interesante” para los que buscan santos que leviten y eso… Si tiene un rasgo bastante fuerte y que hoy es muy dificil de encontrar. Un testimonio de vida, lleno de buenos ejemplos, que de por si pueda colaboarar con la conversión de otras personas a nuestra fe.

    Y la segunda, que los iconografos que hicieron la imagen que se utilizaria para su beatificación le respetaron su aspecto fisico! Es decir, la pintaron con todo y el detallito de su ojo. Ojala eso se hiciera con todos los santos, y nos dejaran de vender tanto santo bellisimo de tez clara y rasgos perfectos.

    Vamos, que el unico perfecto es Dios.

    • ¡Qué alegría verte por estos lares, mi querido amigo! Gracias por tu comentario al artículo sobre esta humilde beata,cuya festividad hoy conmemoramos.
      Los pequeños, los humildes, hacen cosas grandes y eso fue lo que realizó la Madre Maria Eutimia con su constante trabajo y su obediencia. No hizo cosas espectaculares, prodigios que llamaran la atención pero esas muchas, muchísimas cosas pequeñas hechas con amor, la hicieron grande, tan grande como para que se nos ponga como modelo de vida.

      Y concuerdo contigo en que a los santos hay que representarlos tal cual fueron y en este caso se cumple porque incluso las estampas son iguales a las fotos. Por cierto, no me había dado cuenta de eso que dices del ojo.

  2. “Haz el bien y no mires a quien”, esta lema podría ser perfectamente el que utilizaría nuestra Beata María Eutimia. Hizo todo lo que estaba en su mano por ayudar a estas personas con enfermedades que nadie quería ni oír hablar y ya ni hablemos de atajar. Su ejemplo y dedicación bien podríamos decir que es como el de miles de personas que estos meses de atrás han intentado hasta incluso dejar sus vidas combatir sin medios el virus del ebola.
    Su tumba es realmente bonita y “rompedora” a razón de lo que estamos acostumbrados a ver, invita a la oración y al recogimiento.
    Gracias Antonio.

    Cuando puedas me pasas las fotos, las quiero conservar.

    • Las fotos te las envío ahora mismo.
      Esa frase tan simple que has dicho (haz el bien y no mires a quién), tiene más trasfondo, más transcendencia de la que nos podemos imaginar. Estamos siempre dispuesto a ayudar a quienes conocemos, a los que nos rodean y todos los días nos cruzamos con cientos de personas que pasan a nuestro lado y que no significan nada para nosotros. Todos esos, los conocidos y los desconocidos, los que has visto y los que nunca verás, son nuestros hermanos, piensen como piensen, vivan como vivan, sean como sean y hacia todos ellos, debemos mostrar la misma disposición de ayuda. Todos formamos una única familia.

  3. Una pequeña gran apostol de la caridad durante la segunda guerra mundial, vivio 41 años llenos de servicio y abnegacion total hacia los enfermos y heridos durante la guerra, pasando desapercibida solo cumpliendo la voluntad de Dios la de servir desinteresadamente al projimo, hasta en el momento de la enfermedad lo manifesto con tranquilidad y hasta con alegria por que al fin podria reunirse con su amado esposo a las bodas eternas, una Beata muy poco conocida, pero su humildad la hizo grnde, me recuerda a Santa María Bertila Boscardin (1888-1922) su vida fue similar, en ser la ultima de todas, y la de Santa Agustina Pietrantoni (1864-1894) que vivieron entregada en cuerpo y alma al servicio de los enfermos aun en condiciones precarias ayudaban abnegadamente. hoy en dia hay muchas María Eutimias, muchas Bertilas y muchas Agustinas en cualquier rinconcito del mundo ayudando a los enfermos terminales, contagiosos y muchas veces olvidadas, ojala sigan existiendo grandes mujeres como el testimonio de la hermana María Eutimia, recuerdo su beatificacion en el epoca en que ss San Juan Pablo II, beatificaba domincalmente en la plaza de la basilica de san Pedro en la Santa Sede, beatificban de a 6 venerables hasta mas, saludos desde Venezuela.

    • Un saludo Juan y gracias por tu comentario.
      Has dicho una verdad como un templo: existen muchas Maria Eutimia repartidas por todo el mundo, haciendo el bien, entregadas a los más débiles y enfermos, sin importarles raza, tipo de enfermedad, si contagia o no, pasando las mismas calamidades que las personas a las que atienden, entendiendo que lo primero es salvarles el cuerpo porque con ese ejemplo, también les salva el alma, no importando religiones ni creencias, siendo misioneras o cooperantes de ONGs, es lo mismo, porque a todas las motiva el mismo sentimiento: el amor. Y lo que se dice de esa multitud de Marías, hay que decirlo también de la multitud de Josés que, gracias a Dios, también los hay.

  4. Lo que dice Jhonatan me parece de crucial importancia. Mostrarnos a los Santos tal cual eran, sin idealizaciones, con sus imperfecciones, porque no hay ser humano físicamente perfecto y los que son bellos de acuerdo a nuestro canon, con los años, van perdiendo esa belleza, porque es ley de vida. Dicen los musulmanes que Alá ha creado a cada ser humano con una pequeña tara, o imperfección, porque sólo Alá es absolutamente perfecto y emular esa perfección sería sacrilegio. También, porque así se asegura de que todos seamos únicos en nuestro propio “molde”. Tal vez si tuviéramos en mente este tipo de reflexiones seríamos menos materialistas y superficiales, incluidos los que nos llamamos creyentes y espirituales.

    Estoy recordando dos ejemplos que, en contraste con el rostro natural y humano de nuestra Beata de hoy, me llamaban la atención hace poco. Uno es el de la presunta reconstrucción del rostro de Santa Rosa de Lima, que comentábamos tú y yo hace poco por mail, que no me acaba de convencer por razones que comprenderás y ya he insinuado. Otro, el de Santa Águeda de Catania, una mártir antigua de la que muchos creyentes en su ciudad natal imaginan alta, delgada, rubia y de ojos azules (!!), y blanca de piel, cuando los estudios más apurados de sus reliquias parecen revelar que era una mujer más bien bajita y de pies pequeños. En fin, idealizando se nos va el espíritu.

    Naturalmente todo esto son elucubraciones que no llegan ni a la suela del zapato al mérito de nuestra protagonista de hoy, para cuyos elogios no tengo palabras y ya mis compañeros los han expresado mejor que yo.

    • La verdadera belleza está en el corazón, en las intenciones. Muchas veces nos enamoramos del físico y luego, ¡así nos va!.
      Recientemente, tu misma has escrito un artículo sobre tres beatas mártires españolas y hemos reproducido sus fotos. Como decimos por aquí, alguna no era “bien agraciada” pero el corazón lo tenía tan grande que no le cabía en el pecho.

      Cierto es que algunos comen de la belleza, pero en general la valía de las personas vienen de su esfuerzo, de su trabajo, de su tenacidad, sea guapo o feo, delgado o gordo, alto o bajo. Y los santos son así, compañeros nuestros como nosotros, con las mismas deficiencias físicas que nosotros, pero con mucho más amor en sus corazones que nosotros.

      Solo Dios es la perfección en si misma. Eso es una verdad absoluta y precisamente por eso, solo Jesús de Nazareth es el Hombre perfecto, en lo físico y en lo espiritual, aunque después de su Pasión nos lo dejaran como un guiñapo.

  5. Gracias Toño por escribir sobre la vida decla Beata María Eutimia, la cual sólo conocía por breves referencias.
    Ella es una mujer que a pesar de sus limitaciones físicas alcanzó grandes alturas de caridad y santidad, lo cual nos sigue recordando que Dios ha revelado su Reino a los sencillos, humildes y desapercibidos según el mundo.
    Una pregunta cuyo tema ya hemos redondeado pero nunca la había atajado: ¿ a que se debe que esté sepultada en el cementerio? Yo tengo la opinión de que debiera estar en una iglesia, transijo en otros lugares como Corea, por su idiosincrasia, pero en este caso no lo comprendo. Me puedes orientar por favor. Mándame también las fotos. Gracias.

    • Humberto,
      A la pregunta que me haces del por qué está sepultada en un cementerio, solo puedo contestarte que porque su comunidad lo quiere así. No es un caso único en Europa, en Alemania hay otros casos, en Francia también e incluso en España. ¿Por qué las Congregaciones religiosas hacen eso? Pues yo creo que los motivos pueden ser varios. En España hay un caso de mártires de la guerra civil que los agustinos no quieren tocar para lo levantar nuevas heridas en el pueblo. En Polonia hay algún caso porque la beata en cuestión murió a consecuencia de una enfermedad contagiosa y no se quieren correr riesgos…., en fin, los motivos son variados.
      Te envio las fotos.

  6. La beata es un claro ejemplo de “ora et labora”, trabajar para el prójimo y para mayor gloria de Dios, siempre he admirado a los santos más de “acción” que de contemplación…cada cuál tiene su propio mérito claro, pero los que trabajan por el prójimo y más en momentos tan difíciles como las guerras, merecen no sólo mi reconocimiento sino mi admiración.

    • Querida amiga,
      Ante todo muchas gracias por tu comentario y espero seguir leyéndote de vez en cuando.
      Yo creo Montse, que ambos carismas son necesarios en la Iglesia, pero creo que son compatibles y seguro que nuestra beata los compatibilizó.
      Es verdad que Jesús le dijo a Marta que Maria había escogido la mejor parte, pero yo no veo a Maria solo levitando tres cuartas por encima del suelo. También dijo Jesus que lo que le hagais a uno de estos pequeños a Mi me lo haceis, luego, sabiendo que ambos carismas son necesarios y son compatibles, me quedo con el de la beata Maria Eutimia.

  7. Antonio no conocia la vida de esta santa,pero si la havia visto en estampas y me llamaba la atencion su rostro tan dulce.
    Yo la imperfeccion del ojo de esta santa apenas habia reparado.
    No se si se llama ojo vago,como la que tiene el politico catalan Oriol Junqueras,desde luego estrabismo no es,al menos viendo esta foto.
    Me ha encantado conocer su vida y te aseguro que al ver la primera foto de la tumba ya me habia desanimado y pensaba que era otra chapuza,pero viendo la segunda me ha impresionado,sinceramente.

    • Desde luego, la vida de la beata Maria Eutimia im pacta y edifica a toda persona de buena voluntad que la lea. la cuestión no está solo en conocerla, sino que también en aprender de ella e imitarla.
      Concuerdo contigo en que la tumba es una construcción muy digna y propensa al recogimiento, independientemente de que se encuentre dentro de un cementerio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*