Algunos temas sobre reliquias (III)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Reliquia de San Fermín en Pamplona, España.

Reliquia de San Fermín en Pamplona, España.

Reliquias de San Fermín

Pregunta: En el artículo publicado en el blog el pasado día 23 de agosto sobre San Fermín, dijiste textualmente: “Son muy complejos y no están del todo claros los eventos relacionados con sus reliquias. En el siglo VII se ignoraba donde estaba el sepulcro del santo, pero una visión milagrosa que tuvo el obispo San Salvio las localizó”. Posteriormente mencionas que en Pamplona hay algunas, ¿podrías añadir algunos datos sobre estas reliquias pamplonicas?

Respuesta: Pues vamos a ello: Como dije en el artículo, los restos de San Fermín, una vez descubiertos, fueron llevados a Amiens y en el lugar de la tumba del santo en Abdalène (Abladene), se levantó una iglesia y se encontró una lápida con la inscripción “Firminus M.”. Hasta ahí, lo dicho, pero como la ciudad de Pamplona reivindicaba ser su localidad de origen era normal que quisiera tener reliquias del santo y la primera que obtuvo fue facilitada por el obispo Teobaldo de Heilly de Amiens, quién en el año 1186 dio a la ciudad Navarra una pequeña porción del cráneo del santo que hoy se conserva en la catedral pamplonica dentro de un busto realizado en el año 1527. Más tarde, en tiempos de Carlos II de Evreux se entregó otra reliquia del cráneo que también se guarda en la catedral dentro de una especie de copón del siglo XVI.

Copon relicario de san Fermín en la catedral de Pamplona, España.

Copon relicario de san Fermín en la catedral de Pamplona, España.

Ese mismo siglo, desde Amiens llegaron a Pamplona otras tres reliquias de San Fermín. Una la consiguió en el 1569 el embajador de Felipe II en Paris quién se la facilitó a su prima Beatriz de Beaumont, quién la colocó en el pecho de la imagen del santo que sale procesionalmente el día 7 de julio, aunque unos años más tarde fue sustituida por otra que consiguió don Martín Azpilicueta y finalmente, en el 1638, por otra conseguida por don Martín de Olagüe quién fue protector de la catedral de Amiens.

La cosa no quedó aquí, porque en el 1941 se recibió desde Amiens otra reliquia, concretamente un fémur, regalo de monseñor Lucien Martín obispo de Amiens a la ciudad de Pamplona, quién hoy la guarda en una arqueta relicario en la catedral.

Reliquias de San Marcos

Pregunta: Como San Marcos es el fundador de la Iglesia Copta, sabemos que el Beato Papa Pablo VI restituyó al Patriarca San Cirilo VI parte de las reliquias que estaban en Venecia y que San Cirilo las puso en la catedral patriarcal de El Cairo. Pero si San Marcos evangelizó Egipto y murió en Alejandría, ¿cómo llegaron sus reliquias a Venecia?

Respuesta: Este tema, aunque fuera de manera somera, se trató en el artículo que publicamos en este blog el día 25 de abril del año 2011. Por eso, en primer lugar te recomiendo que releas ese artículo, pero aún así vamos a tocar este tema con más detalle, aunque de antemano te digo que inevitablemente, se mezcla historia y leyenda. Como dijimos entonces, después de varias vicisitudes ocurridas con anterioridad, en el año 828 el cuerpo de San Marcos estaba en Alejandría y con el pretexto de “evitar la profanación por parte de los árabes”, dos mercaderes venecianos lo robaron y se lo llevaron a su tierra. ¿Para evitar la profanación o por cuestiones políticas? Pues veamos.

Sarcófago del Santo en la Basílica de San Marcos de Venecia (Italia).

Sarcófago del Santo en la Basílica de San Marcos de Venecia (Italia).

En ese siglo IX, desde el punto de vista eclesiástico, Venecia estaba sujeta al exarcado de Rávena, pero quería ejercer el poder político en el norte de Italia y estaba en discordia con el Patriarcado de Aquileya reclamando para si dicho Patriarcado ya que teniendo el poder eclesiástico obtendría el poder político. Uno de los argumentos de peso de Aquileya para ejercer el Patriarcado era que poseía las reliquias de San Hermágoras y de hecho, el Sínodo celebrado en Mantova le dio la razón. ¿Y qué pensaron en Venecia? Si Aquileya tiene a San Hermágoras a nosotros nos corresponde tener a San Marcos; pero ¿por qué esa reliquia tenía que ser suya? Pues sigamos viendo.

Sabemos que San Marcos era discípulo de San Pedro, que estuvo con él en Roma donde escribió el evangelio que prácticamente le iba contando, le iba dictando su maestro. Hasta ahí: verdad, pero dice la leyenda que San Pedro lo envió para que evangelizara el norte de Italia, que en Aquileya convirtió a Hermágoras, quién llegaría a ser el primer obispo de aquella ciudad. Posteriormente se embarcó y una tormenta sobre el Mar Adriático hizo que diera con sus huesos en los territorios donde posteriormente se levantó Venecia. Allí se le apareció un ángel quién le dijo: “La paz sea contigo mi evangelista; aquí descansará tu cuerpo”. De esta frase proceden las palabras que se leen en el libro que sostiene entre sus patas el león del escudo de Venecia: “Pax tibi Marce evangelista meus”. Así que si un ángel dijo que allí tenía que descansar, pues allí tenía que estar y como el maestro es superior al discípulo, Marcos era superior a Hermágoras y consecuentemente, el Patriarcado le correspondía a los venecianos y no a Aquileya.

San Cirilo VI, Patriarca Copto lleva las reliquias de San Marcos regaladas por Pablo VI.

San Cirilo VI, Patriarca Copto lleva las reliquias de San Marcos regaladas por Pablo VI.

Pero es que en aquella época el cuerpo de San Marcos no estaba en Venecia, ya que el evangelista se había marchado a evangelizar el norte de África, fue el primer obispo de Alejandría, en aquellas tierras había sido martirizado y allí estaba sepultado. Así que ¿cómo conseguir su cuerpo para darle validez a sus argumentos? Pues muy sencillo: robándolo, sobre todo cuando ese robo – según la interpretación que hicieron del legendario ángel -, estaba bendecido desde el cielo. Así que basándose en esta “legitimidad” planearon robar las reliquias del santo evangelista para sepultarlo en Venecia. Y, según nos lo cuenta la “Traslatio Sancti Marci”, sabemos como lo hicieron: en Alejandría había dos mercaderes venecianos (Bueno de Malamocco y Rústico de Torcello) quienes con el pretexto de que las reliquias corrían cierto peligro, quisieron ponerlas “a buen recaudo”. En este trajín, hubo cierta complicidad con los guardianes que custodiaban el cuerpo del santo, a los que sobornaron y durante la noche sustituyeron el cuerpo del santo por el cuerpo de una Santa Claudia. Sin embargo no fueron lo suficientemente precavidos porque los alejandrinos sospecharon algo raro y fueron a ver el sepulcro. Al encontrarse el cuerpo de Santa Claudia, confundieron uno con otro y no se percataron del cambiazo. Los mercaderes escondieron el cuerpo de San Marcos bajo unos trozos de carne de cerdo y cuando iban a marcharse, los musulmanes los registraron, pero al ver la carne de cerdo desistieron del registro.

El cuerpo fue embarcado, trasladado a Venecia y allí recibido con todos los honores. Se inició la construcción de la Basílica de San Marcos, que fue consagrada en el año 1094 y bajo el altar mayor se pusieron las reliquias del evangelista. Venecia tenía ya argumentos para arrebatarle la soberanía eclesiástica a Aquileya y reclamar para sí el honor del Patriarcado. Si la primacía de Roma se sustentaba en que había sido evangelizada por los apóstoles Pedro y Pablo los cuales estaban allí sepultados, ¿por qué ella iba a ser menos, si ni siquiera reclamaba el Patriarcado de Occidente sino solo el Patriarcado del norte de Italia? Habían conseguido su objetivo: consiguió su independencia eclesiástica, su autonomía y pudo convertirse en una gran república, respetada por todas las ciudades del norte del Mar Adriático e independiente de Bizancio. Aun hoy en día conservan ese título patriarcal, por lo que su arzobispo es además, patriarca.

Las reliquias de San Marcos bajan del avión en El Cairo.

Las reliquias de San Marcos bajan del avión en El Cairo.

Esto pasó en el siglo IX, pero la historia nos dice que los venecianos le cogieron “el gustillo” al robo de reliquias, sobre todo esquilmando los tesoros de infinidad de monasterios e iglesias bizantinas a partir de los siglos XI y XII. De esto ya hemos hablado en más de una ocasión.

preguntasantoral_anticopia_articulo20150910

La Iglesia Ortodoxa Copta siempre reclamó lo que legítimamente era suyo y el beato Papa Pablo VI atendió – al menos en parte -, esta petición restituyéndole parte de las reliquias del fundador de la iglesia alejandrina cuando el 25 de junio del año 1968 (17 de Baounah del año 1684 según el calendario copto), fue inaugurada la actual catedral patriarcal de El Cairo. Allí fueron colocadas dentro de un altar construido a tal efecto, allí permanecen y allí son veneradas por la Iglesia Copta.

Aunque sea muy brevemente digamos algo acerca de cómo se realizó esta devolución: El Patriarca San Cirilo VI (el 116 sucesor de San Marcos en la Sede Alejandrina y que como ya sabemos también ostenta el título de Papa) había enviado una delegación oficial a Roma para recibir las reliquias. Esta delegación papal estaba compuesta por diez obispos y metropolitas ortodoxos, de los cuales siete eran coptos y tres eran etíopes, acompañados por algunos líderes religiosos laicos. La delegación alejandrina recibió las reliquias de San Marcos el sábado 22 de junio de 1968 (tres días antes de la consagración de la catedral cairota) de manos del beato Papa Pablo VI. Después de once siglos, parte de los restos del santo volvían a la tierra de donde jamás debían haber salido. Este fue uno de los actos eclesiales más importantes para la Iglesia Ortodoxa Copta de todo el siglo XX. O sea, ahora el cuerpo de San Marcos está repartido entre Venecia y El Cairo.

Sepulcro de San Marcos en la Catedral Patriarcal de El Cairo, Egipto.

Sepulcro de San Marcos en la Catedral Patriarcal de El Cairo, Egipto.

También fueron devueltas parte de las reliquias del patriarca Alejandrino San Atanasio que, ¡oh casualidad! estaban también en Venecia, pero este relato lo dejaremos para otro momento.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

18 pensamientos en “Algunos temas sobre reliquias (III)

  1. Gracias, Antonio. Sobre las tropelías de los venecianos arriba y abajo del Mediterráneo ya hemos hablado anteriormente. No quiero meter el dedo en la llaga ni señalarles porque, quien más quien menos, las potencias occidentales de todos los siglos han tenido la misma actitud con las reliquias y tesoros patrimoniales de nuestros hermanos orientales, pero sí es cierto que actualmente en Venecia siguen teniendo demasiadas reliquias y el asunto les desborda, hasta tal punto que ni las tienen todas cuidadas como debieran, ni muchas veces las saben identificar bien, como veíamos en el caso de Sta Cristina de Persia.

    Por eso celebro que parte de las reliquias de San Marcos se restituyeran a Alejandría y, personalmente, creo que no debe ser el último gesto al respecto, pues quedan muchas otras reliquias que los venecianos debieran devolver. Por ejemplo, Santa Lucía a Siracusa, por más que se tiren de los pelos…

    • Yo he estado en más de una ocasión en Venecia y he visto de todo y he tenido contactos con una persona metida en los archivos patriarcales y me contaba también de todo. Hay reliquias bien expuestas, como el ejemplo que tu pones de Santa Lucia, pero las hay arrumbadas en trasteros de iglesias, conventos y monasterios. Un monje de la abadía de San Jorge, que hace ya años me envió muchas fotos, me decía que ni sabían todo lo que allí había y mejor que no siga contándote porque es para no parar. Yo creo que allí se coleccionaban las reliquias como los chiquillos coleccionan estampas de futbolistas que terminan metidas en cajas de zapatos.
      Pero eso no pasaba solo en Venecia, ¿eh?, porque existen otros muchos ejemplos. Por no ir más lejos, recordemos en España el afán enfermizo de Felipe II.
      Y si que se están devolviendo reliquias desde los tiempos de San Juan XXIII y en este sentido, a lo acumulado en Venecia y en otros lugares de Italia le han dado varios buenos pellizcos. Quedan muchos más, como los que tu expones, pero eso lo veo mucho más difícil.

  2. Gracias a Dios, la ciudad de Amiens ha sabido ver y entender lo importante que es para Pamplona la figura y testimonio del Santo obispo Fermín. Vemos que a lo largo de los siglos no se ha cerrado en banda (como en otro sitios) y ha compartido parte de estas reliquias que ahora veneran con tanto cariño los pamplonicas y todos los devotos. Que curioso que hasta mediados del siglo pasado estuvieran donando reliquias.

    Sobre San Marcos, santo patrono de mi pueblo y al que tengo devoción por ello, tengo que reconocer que desconocía todo este ir y venir de sus reliquias. Hay que trasladarnos muchos años atrás, a un época donde esto del poder y el prestigio sobre los demás era el pan de cada día. Los venecianos ante todo quería esto y es un poco triste que en esta bonita historia de San Marcos quede la mancha de que sus reliquias están donde están hoy en día, gracias a un robo promovido por intereses para la ciudad.
    De todas formas, también esta solución a siglos de enfrentamientos que llevaron a cabo el sabio Beato Pablo VI y el Patriarca San Cirilio VI es de celebrar porque aunque no su puedo remediar el conflicto al 100% lo que se hizo fue muy acertado y JUSTO.
    Me queda una pregunta, como sabemos todos El Cairo sufrió y sufre una guerra civil ¿ Ha ocurrido algo en esta catedral como un saqueo o profanación?. Con cantidad de antigüedades egipcias si que ha ocurrido y por desgracia se han perdido para siempre.
    Muchas gracias Antonio.

    PD: Que bonita y sencilla es la tumba del Evangelista.

    • La verdad es que Amiens ha hecho lo correcto con respecto a Pamplona, aunque estoy seguro que más de un pamplinica querría tenerlo aqui al completo. Pero San Fermín fue obispo de Amiens y es lógico que allí esté la mayor parte.

      Sobre el tema de san Marcos se podría seguir hablando pero ya sería muy cansino y por eso he intentado resumir. Y que yo sepa, aunque en Egipto – incluido El Cairo -, en estos últimos tiempos se han destruido muchos templos coptos, la Catedral Patriarcal se ha librado.

  3. Siempre es interesante recordar estas historias sobre las reliquias de los santos, más cuando son de algunos con más fama y prestigio. La historia del “piadoso” hurto de las reliquias de San Marcos es uno de los relatos que más he leido y cada vez que lo hago no dejo de sonreir por toda la malicia que has detrás de este suceso. A propósito, hay una pintura que cuenta esta historia, la licencia del autor es fuera de lugar, pues pinta cómo es robado el cuerpo como si el Evangelista acabara de morir, si la historia dice que cubrieron la canasta con carne de puerco, es lógico que se trataba solamente de huesos, esas historias románticas que como opina Ana María, causan más información equivocada que nada.
    Una petición a propósito del tema: danos un trabajo sobre las reliquias de San Nicolás de Bari, he leído por ahi que los huesos están en la cripta al aire libre, con el peligro de daño por la humedad existente allí.
    Gracias.

    • Si, Humberto, sobre las reliquias de San Nicolás de Bari tenemos que escribir porque además tengo bastante información. Lo que pasa es que ninguna bibliografia está en castellano y comprenderás que hay que leer en varios idiomas y después hacer un resumen que no sea excesivamente largo. Pero si, está pendiente. Solo te adelanto dos cosas:
      – Que las reliquias del santo no corren ningún peligro.
      – Que entre las que están en Venecia y las que están en Bari se recompone un esqueleto completo de un mismo individuo. Ergo, el resto de reliquias que hay por ahí sueltas, son……..¡Premio!

  4. Antonio se que hubiera sido excesivo el articulo de haber incluido algun otro tema de reliquias,es que entre las de San Fermin y San Marcos se han comido el articulo entero….
    Haber si es posible que sea dos veces al mes que se trate esta seccion,jejeje,se agradeceria.
    Por cierto,si yo fuera veneciano estaria ya hasta las narices de que siempre me señalaran como ladron de reliquias,ya estamos en el Siglo XXI,y lo de los hurtos o compras de reliquias y cuerpos ya hace lo suyo,hablemos siempre en pasado que creo hace menos feo.
    ¿Y si ahora les diera a los devotos por querer tener en sus tierras a sus santos de origen?
    Bienvenidos serian San Francisco Javier,San Vicente Ferrer,San Ignacio de Loyola…¡¡¡seria un desmadre!! :O

    • Abel,
      Yo se que somos pesados con el tema de los venecianos, pero es que ellos se han ganado a pulso esos epítetos. Si quieren quitarse los mochuelos de encima, que cada cosa vuelva a su sitio, ¿no?
      Y eso es completamente distinto a los ejemplos que tu pones: San Francisco Javier está en Goa porque allí murió y fue enterrado. San Ignacio está en Roma porque allí murió y lo mismo pasa con San Vicente Ferrer en Vannes. Nadie nos ha quitado nada. Murieron allí y están allí.

      • No,si se perfectamente donde murieron.
        Te lo comentaba como un “supuesto”,en el que quisieran los devotos que los santos nacidos en sus localidades o ciudades de origen volvieran alli.
        Aqui por ejemplo nos quitarian a San Pascual Baylon.

        • Eso depende mucho de lo que entendamos por “patria” del Santo. Si se sabe suficientemente sobre el Santo, la patria que él o ella llevaban en su corazón no tenía por qué ser exactamente en la que nacieron. El caso de Santa Lucía, que he puesto como ejemplo, no lo he mencionado por capricho. Santa Lucía fue robada -RO-BA-DA, con todas las letras- de Siracusa por Giorgios Mainakis y llevada a Constantinopla sin el consentimiento de los fieles locales y sólo para hacer la pelota a sus superiores tras su fracaso contra los sarracenos, y lo mismo hizo con Santa Águeda. A Santa Águeda la tuvieron que volver a robar para devolverla a Catania después de que la pidieran insistentemente y nadie les hiciese caso, y a Santa Lucía, la robaron luego los venecianos de Constantinopla -nuevamente, RO-BA-RON, con todas las letras- y en lugar de devolverla a Siracusa, que sí es su patria indiscutible y seguramente ella también lo sintiera así, se la quedaron “pa ellos”, en Venecia.

          Las cosas son como son y no pongo ejemplos a capricho. Con una particularidad: el acusar a los venecianos de antaño de ladrones no tiene nada que ver con cómo sean los venecianos de ahora. Es como si a mí me echaran la culpa de las burradas que hicieron Cortés y Pizarro en el Nuevo Mundo.

  5. Estos temas sobre los ires y venires de reliquias se me hacen siempre tan interesantes y singulares, es la historia de los santos después de y que no muchas veces se conocen. Pido disculpas que ultimamente eh estado un poco lejos del blog pero eh estado sumamente ocupado, pero ya en estos días ponerme más al corriente. Es admirable siempre leerte cuando hablas especialmente de reliquias Antonio, es encantadora la forma en que desenvuelves el tema que a veces no es fácil de tocar y pude darme cuenta de eso cuando hice el artículo sobre las reliquias de san Juan Diego, a veces parece que tocar el tema de las reliquias del santo es casi tan delicado como poner en duda su santidad, creo que es muy bueno que la Iglesia católica este haciendo por devolver las reliquias que fueron robadas.

    • Muchas gracias, mi querido amigo André, por tus amables palabras. Cierto es que te echaba de menos desde hace unos días y me alegro de que estés más tranquilo como para poder contactar con el blog.
      Me halagan tus palabras, pero si este viejo, después de estar dedicado a estos menesteres más de cuarenta años, no sabe transmitir un pellizquín de interés, es que todo su trabajo ha sido baldío. Espero que podamos seguir contando cosas de este estilo durante el tiempo que Dios quiera.
      Un abrazo.

  6. Pobres Santos, ni en su descanso descansan en paz.

    Pero en toda la historia de la Iglesia siempre ha pasado este problema con las reliquias de los santos. Un amigo sacerdote en Roma le ofrecieron como 60 reliquias porque una parroquia ya no las quería, él con gusto las aceptaría y, en cuanto se enteraron otros sacerdotes le pusieron el alto que porque en la parroquia donde está no hay espacio para reliquias, según me dice que en la parroquia donde está hay mas de 40 reliquias y como que agregar más sería complicado.

    Bendito Pablo VI en ofrecer parte de las reliquias de San Marcos y entregarlas él personalmente,tienes razón Antonio en decir que esto comenzó desde San Juan XXIII

    • emmanuel,
      Dentro del clero nos podemos encontrar con todo tipo de actitudes con respecto a las reliquias. Hay quienes sienten verdadera devoción y quienes “pasan olimpicamente” de ellas.
      Yo creo que para tenerlas mal acondicionadas, es preferible no tenerlas.

  7. Pues aquí en Tenerife tenemos reliquias de dos santos nacidos en esta isla y misioneros en tierras americanas: San Pedro de Betancur y San José de Anchieta, primer y segundo santo de origen canario respectivamente. Si bien, no son reliquias de gran tamaño son muy veneradas. De San Pedro de Betancur existen reliquias sobre todo en el Santuario construido en el lugar de su nacimiento y en la Catedral de la ciudad de La Laguna (la catedral de Tenerife) y de San José de Anchieta también hay una reliquia en la citada catedral que es además su santuario principal en Tenerife. Además de San Pedro de Betancur también está en Tenerife la campana original que él utilizaba para convocar a los fieles en Guatemala y hay plantados en diversos lugares de la isla, el famoso árbol medicinal del Hermano Pedro, que es en sí una reliquia botánica de Guatemala y está en peligro de extinción.

    Por cierto Antonio, he sabido que los restos de San Damián de Molokai fueron trasladados a su natal Bélgica ¿como se pudieron llevar el cuerpo completo? ¿estuvieron dehacuerdo los hawaiianos católicos? ¿sabes algo del tema? Saludos y un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*