San Agapito I, papa

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Medallón del Santo en la galería de los Papas. Basílica de San Pablo Extramuros, Roma (Italia).

Medallón del Santo en la galería de los Papas. Basílica de San Pablo Extramuros, Roma (Italia).

Introducción
En la Sede de San Pedro se han sentado hombres cuyo ministerio ha dejado huella en la historia. La mayoría de las veces un programa de trabajo necesita de tiempo para dejar entrever resultados, sin embargo, puede haber excepciones como en el caso presente de San Agapito I, que gobernó a la Iglesia apenas once meses, un breve espacio de tiempo que pese a sus limitaciones, fue fecundo en actos eclesiales.

Biografía
El Martirologio Romano, en el 22 de abril, día de su fiesta hace este elogio: “En Constantinopla, nacimiento
para el cielo de San Agapito I, papa, que trabajó enérgicamente para que los obispos fuesen elegidos libremente por el clero de la ciudad y se respetase la dignidad de la Iglesia. Enviado a Constantinopla por Teodorico, rey de los ostrogodos, ante el emperador Justiniano confesó la fe ortodoxa, ordenó a Menas como obispo de aquella ciudad y descansó en paz”
.

preguntasantoral_anticopia_articulo20151123

San Agapito I ocupa el lugar número 57 entre los Papas, siendo elegido como tal el 13 de mayo del 535 y murió el 22 de abril del 536; fue romano de nacimiento y se dice que emparentado con la familia de los Anicios, dato que algunos consideran como pura ornamentación hagiográfica. Entre sus antecesores hay un familiar que también fue Papa: San Félix II (III) y entre sus descendientes otro: San Gregorio I Magno, quien en su “Libro de los Diálogos” hace referencia sobre su vida y milagros. Su padre se llamaba Gordiano y era presbítero de la Basílica de los Santos Juan y Pablo en el Monte Celio, quien murió asesinado por los seguidores del antipapa Lorenzo, opositor del Papa San Símmaco.

No abundan datos de él anteriores a su elección pontificia, si se sabe que fue arcediano de la Iglesia de Roma, siendo un hombre de extraordinaria cultura, versado en la Patrística, con una biblioteca muy nutrida en su casa; junto con Casiodoro tuvo el proyecto de abrir en Roma una escuela superior de teología, pero el proyecto no prosperó. La consideración que tenía por su buena fama, lo hizo candidato a ocupar la Sede Petrina a la muerte del Papa Juan II por una facción de clérigos seguidores de Dióscoro, quien también había sido antipapa por una clara postura contra el Papa Bonifacio II, que fue designado sucesor en el Papado por el propio Papa San Félix III (IV), siendo su candidatura una opción para evitar confrontaciones entre los grupos clericales de Roma (góticos y bizantinos).

Relicario del cráneo del Santo en Matera, Italia.

Relicario del cráneo del Santo en Matera, Italia.

Uno de los primeros actos que hizo como Papa, fue rehabilitar la memoria de Dióscoro, fallecido pasados tres meses de su polémica elección y cuyos seguidores fueron obligados a hacer un acto de fidelidad al Papa Bonifacio II. En asamblea con el clero romano, tomó entre sus manos la condena que 60 sacerdotes habían suscito contra Dioscóro y luego la arrojó al fuego, signo que además de reparar su memoria, era un aviso de que él no veía con buenos ojos que el Papa de turno nombrara a su sucesor, restaurando así la costumbre de que el clero romano debía ser quién determinara al que debiera ocupar ese puesto.

Inmediatamente encaró un problema político para el que se pidió su intervención: tratar de que Justiniano renunciara a su proyecto de someter a Italia a la jurisdicción de Bizancio, proyecto realizado por el general Belisario contra el rey godo Teodorico. Así se dirigió a la capital del imperio: Constantinopla. El Santo sabía muy bien que su misión no era tanto política o militar como espiritual, en la que obtendría más frutos para el bien de la ortodoxia y la Iglesia. Encabezó esta misión diplomática obteniendo el dinero para abonar los gastos mediante el empeño de los vasos sagrados, que luego recuperó de manera gratuita para no gastar un dinero que consideraba de los más pobres. Salió desde el puerto de Siponto en enero de 536, luego de visitar la iglesia de San Miguel en el monte Gárgano para implorar la protección del santo arcángel en tan arriesgado viaje. Según San Gregorio Magno, en el barco, durante la travesía, curó a un hombre tullido. Llegó a la capital imperial un 2 de febrero, siendo recibido entonces con grandes muestras de afecto y veneración, tan triunfalmente como antes había sido recibido San Juan I.

Detalle del Santo en una ilustración para el Prólogo de Ochrid.

Detalle del Santo en una ilustración para el Prólogo de Ochrid.

Su misión diplomática no tuvo éxito, pues Justiniano no quiso dar marcha atrás en sus órdenes. En cambio fue fructífera por su intervención en contra del monofisismo, herejía de la que era adepto el Patriarca Antimo y cuyo ministerio se debía a las intrigas de la emperatriz Teodora. Al llegar a la ciudad y percatarse de estas circunstancias, no quiso entrar en comunión con el Patriarca si este no confesaba la doctrina del Concilio de Calcedonia sobre las dos naturalezas de Cristo. Como éste no aceptó la propuesta, el Papa trasladó el asunto al emperador y finalmente el Patriarca fue depuesto a instancias de San Agapito. Este acto de autoridad pontificia, acatado por Justiniano, se extendió a la elección y consagración del nuevo Obispo de Constantinopla, recayendo la responsabilidad en el monje Menas de Alejandría. Era la primera vez que una iglesia oriental recibía a un obispo consagrado por el Papa de Roma.

Entre otras actividades, el Papa San Agapito convocó un concilio para condenar al depuesto Antimo y encabezó una petición hecha por algunos monasterios de Constantinopla, Siria y de Palestina para que el emperador expulsara de Constantinopla al grupo de monofisitas, pero el Papa enfermó entonces gravemente y murió en esa ciudad, que quedó hondamente consternada, recibiendo solemnes funerales como no se habían hecho con algún obispo o emperador. Sus restos, colocados en una caja de plomo, fueron devueltos a Roma, siendo depositados en la Basílica de San Pedro de Roma el 17 de septiembre de 536.

San Agapito también es recordado por su actitud respetuosa de los cánones y de las tradiciones. Existen documentos que refieren su manera de regular asuntos eclesiásticos de diversos asuntos, como cuando aceptó la apelación de Contumelioso, obispo de Riez, condenado por un sínodo de obispos presidido por San Cesáreo de Arlés, condena que hizo revisar y que luego confirmó su sentencia. A este mismo Santo le prohibió que distribuyera los bienes de su iglesia en favor de los pobres, invocando que los cánones vetaban la faculta de enajenar los bienes para entregar su usufructo a los pobres.

Cuando Belisario conquistó el norte de África, al tomar Cartago sin dificultades, Justiniano devolvió las iglesias a los católicos, pero pretendió dejar al frente de las diócesis a obispos arrianos. San Agapito intervino en este asunto para dejar en claro que este punto era inadmisible y recalcó entonces la costumbre de que a los conversos se les podía recibir en el seno de la Iglesia, pero que no podían acceder a puestos de gobierno dentro de la misma. A los obispos de Cartago les notificó que si un clérigo africano era acogido por la Iglesia de Roma, éste debería portar documentación precia y legítima para su incardinación.

Por medio de esta documentación y otros testimonios se puede conocer su personalidad: San Agapito era dulce y comprensivo al momento de curar la heridas de la disensión, pero firme y enérgico cuando había que defender el primado romano y luchar contra la heterodoxia de aquellos tiempos. Su breve pontificado puede considerarse como una anécdota dentro de la historia de la Iglesia, pero si valoramos la intensidad y la importancia de sus intervenciones, fue útil para la purificación de la doctrina y para la unidad de la Iglesia. Efímero en el tiempo según el calendario, más no irrelevante por su protagonismo, porque por esto fue conocido y admirado por la cristiandad y por ello fue proclamado como santo.

Humberto

Bibliografía:
– VVAA, Año Cristiano IV abril, editorial BAC, Madrid, 2003, pp. 464-470.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

11 pensamientos en “San Agapito I, papa

  1. Gracias, Humberto, por este artículo sobre el papa San Agapito I.
    Quiero destacar, aunque sea de manera breve, dos cuestiones: la elección del papa y el reparto de los bienes de la Iglesia.
    Elección del papa: está muy bien que se posicionara en contra de que un papa elija a su sucesor, pero de alguna forma, este tema continúa así o ¿es que un papa no se hace rodear de un colegio cardenalicio afín a su modo de ser y de pensar para que el siguiente papa continúe por la misma senda por él trazada? Cierto es que a veces le sale el tiro por la culata, como es el caso del actual Pontífice, pero no neguemos que el papa de turno no elige a unos cardenales que sean de “su cuerda”, a veces, sin representar siquiera la pluralidad de la Iglesia.

    Reparto de los bienes de la iglesia: ¿cómo pueden los cánones impedir que un obispo de los que “huelen a oveja” reparta entre los pobres los bienes de la iglesia que no sean imprescindibles para la práctica del culto y la caridad cristiana? Dice el Santo Padre: ¡cómo me gustaría tener a una Iglesia pobre!, pero ¿cuantas dificultades no encuentra para poder llevar a cabo ese deseo? Los bienes de la Iglesia (que a mi entender no debería tener ninguno) tienen que estar al servicio de los hombres y mientras haya un niño sin techo o sin alimentos, no se pueden dedicar a construirle mansiones de lujo a eclesiásticos sin escrúpulos o a gestionar el dinero de manera oculta y nada limpia. Cristo vivió y murió pobre y seguro que quiere a una Iglesia pobre, que solo posea lo que le es imprescindible para propagar su evangelio. En ese tema, a mi entender, San Agapito, como decimos en mi pueblo: “metió la pata hasta el corbejón”.

  2. Gracias Toño por leer y comentar esta artículo.
    Con él continuamos dando a conocer la vida de los Papas. En esta caso, San Agapito, a pesar de su duración tan breve (que no es el primero ni el único) ha dejado huella en la historia y en el santoral.
    La elección del Papa es un tema siempre interesante, por sus ritos, sus legislaciones, por el rumbo que tomará su gobierno, etc, Como has leido, no siempre fue así, nos hallamos ante una institución que va evolucionando y cuya provisión de responsable también ha cambiado a través de los siglos. Yo creo ante todo que la Iglesia está dirigida por el Espíritu Santo y que es Él quien dota de pastores para su pueblo, ya desde los tiempos bíblicos descubrimos que a veces esos pastores no responden al llamado a que han sido convocados, por un refererir, está el rey Saúl. No es raro que a veces los mismos Papas cometan pecado, son humanos y sus vidas no están confirmadas en gracia como muchos piensan. Lo curioso de el caso es que quien puso a su sucesor, es otro santo, entonces, es allí donde Dios escribe sobre renglones torcidos.
    Hay una frase que dice “la caridad ante todo”, no se si sirva de referencia canónica y jurídica, no entiendo por qué este Papa se quedo con la forma y no con el espíritu de la ley, pero bueno, creo que solo Dios es perfecto y que él nos santifica en la medida de nuestra disposición.
    Te quiero hacer una pregunta detectivesca: en este periodo del papado hubo verdaderas mafias con sus redes para quitar e imponer papas, tal vez en este caso es muy pronto decirlo, pero ¿no habrá sido envenenado San Agapito? ni el año tenía en su ministerio cuando ya estaba muerto, fuera de su territorio, a la expensa de un poder temporal que no quiso acordar proyectos con él y con el recelo de una jerarquía removida y resentida.
    Por último, platícanos sobre el destino de sus reliquias.
    Gracias.

    • ¿Que si pudo ser envenenado? Vete tu a saber, ya que en Roma se han dado y dan todo tipo de confabulaciones e intrigas.

      San Agapito murió en Constantinopla y desde allí fue llevado a Roma siendo sepultado en el atrio de San Pedro del Vaticano el día 17 de septiembre del año 536. Hasta ahí, lo dices tu mismo en el artículo, pero posteriormente fue puesto en el Poliandro (una fosa común de la Basílica Vaticana, que fue construida para recoger los huesos recogidos en muchos sepulcros que fueron removidos cuando se construyó la nueva basílica).
      Cuando las Grutas Vaticanas fueron remodeladas y puestas en su situación actual, el Poliandro – que estaba en las proximidades del altar mayor -, fue eliminado y los restos que en él se encontraban, fueron trasladados a dos lugares situados bajo las dos últimas capillas existentes en las Grutas. Luego, los restos de San Agapito, se perdieron (fueron mezclado con muchos otros) y están en las Grutas, pero sin poderse identificar ya que, como acabo de decir, están mezclados con otros restos y ni siquiera se sabe en cual de las dos capillas puedan estar.

      • Interesante noticia. Luego dices que no eres una biblioteca…
        Toño, ¿cómo es posible que no se haya tenido el cuidado de separar e indentificar cada persona? Me da la impresión que todo este procedimiento se hizo al aventón, como con prisas. Si para ese entonces ya era considerado un santo, no logro entender este desatino. Supongo que la cabeza quedó en Matera luego de su inhumación en el Vaticano, ¿o como en otros casos, los restos se fueron desperdigando por el camino?
        Gracias

  3. Sobre San Agapito I creo que ya ha comentado Antonio sobre el tema así que yo profundizo el tema, sobretodo del reparto de los bienes de la Iglesia, siempre los bienes de la Iglesia sean siempre y para siempre a los pobres, prefiero ver las Iglesias sin hermosos retablos, sin adornos y palacios episcopales sobrios que un niño mendigando el pan y sin techo, que un anciano abandonado y sin amor, creo que estoy mas en desacuerdo con la actitud del papa como de los reyes que solo pensaron construir iglesias y monasterios y devoción en vida privada pero no vivir a fondo el Evangelio

  4. Lo importante en este caso es que la Iglesia no es el edificio, la Iglesia la conformamos todos los bautizados, y son todos ellos, no solamente los clérigos y consagrados; aquí la pregunta es: ¿qué hago yo para compartir con el más necesitado? Bien lo dice San Basilio Magno: “el pan que se hace duro en tu mesa, el calzado que no usas, la ropa que se apolilla en el armario, son el pan del que tiene hambre, el los zapatos del descalzo y la ropa del pobre”.
    Y hacer la caridad debe ser discreta, sin ruido ni trompetas como lo hacen los fariseos. Así es que todos, manos a la obra.
    Gracias por tu comentario.

  5. Humberto gracias por este nuevo articulo “papal”,como me gusta referirme a ellos (a los relacionados con los papas).
    Yo quisiera preguntarte algo que seguramente casi todos (o todos excepto yo) sabran,pero es un tema que desconozco completamente.
    ¿Que es la “Patristica”?
    ¿Era un estudio de la epoca?
    Te agradeceria que me comentaras el tema,soy muy curioso y aunque habia oido varias veces esa palabra nunca lo he preguntado,y el saber no ocupa lugar,jeje.

  6. Gracias Abel por tu participación.
    La Patristica es el estudio de los escritos de los Santos Padres de la Iglesia, los cuales son los obispos y sacerdotes que una vez terminadas las persecuciones luego del Edicto de Milán, se dieron a la tarea de educar en la fe, transmitiéndola libre de errores, tal como la enseña la Madre Iglesia. Encontramos nombres como Agustín, Ambrosio, Jerónimo, Gregorio I, Atanasio, Basilio el Grande, Gregorio de Nacianzo, Juan Crisóstomo, que son los básicos; a este elenco se agregaron luego Panteno, Clemente de Alejandría, Cirilo de Jerusalén y Cirilo de Alejandría, Beda y otros más, al grado de incluir a Bernardo de Claraval y Antonio de Padua entre otros según algunos autores. La mayoría de los Padre son Doctores de la Iglesia, pero no todos, como Panteno y Clemente de Alejandría.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*