San Marcelo I, papa y mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo del Santo en el altar mayor de la iglesia de San Marcelo al Corso, Roma (Italia).

Lienzo del Santo en el altar mayor de la iglesia de San Marcelo al Corso, Roma (Italia).

El Martirologio Romano refiere el 16 de enero la siguiente noticia: “En Roma, en el cementerio de Priscila, en la vía Salaria Nueva, sepultura de San Marcelo I, papa, que, como recuerda el papa San Dámaso, fue un verdadero pastor, por lo que sufrió mucho, siendo expulsado de su patria y muriendo en el destierro por haber sido denunciado falsamente ante el tirano por algunos que despreciaban la penitencia que les había impuesto”.

Como en casos semejantes de los Papas registrados en los primeros siglos del cristianismo, las noticias sobre la vida y obras de este santo son pocas, al grado que se llegó a dudar de su existencia, pensando algunos estudiosos que se trata de su antecesor San Marcelino, cuyo nombre sería una variación. Sin embargo, estudios serios dan por segura la existencia de este Papa y aunque sus datos son de difícil interpretación por la poca claridad de las fuentes antiguas, hay suficiente información para lograr un sustento.

Dado lo anterior, tenemos por seguro que San Marcelo fue el trigésimo Papa y que ocupó la sede de San Pedro cuatro años después de la muerte de San Marcelino, porque la persecución promovida por Dioclesiano fue tan violenta que era imposible nombrar un sucesor, el “Liber Pontificalis” da la noticia de que la duración de su ministerio fue de cerca de cinco años, aunque conforme al “Catálogo Liberiano”, lo más probable es que haya durado escaso año y medio, del 308 al 309. El Santo según el “Liber Pontificalis” era de origen romano, hijo de un tal Benedicto, siendo Papa determinó dividir a Roma en 25 títulos, siendo él mismo el fundador de un título en la Vía Lata. También hizo construir un cementerio que llevó su nombre.

preguntasantoral_anticopia_articulo20151112

Le correspondió enfrentar las consecuencias de la persecución, curando las heridas físicas y espirituales de los creyentes que sobervivieron a la dura prueba. Y también tuvo que afrontar el problema de aquellos que habían opostatado por miedo al sufrimiento. Con sabiduría determinó que los lapsi podían ser reintegrados en el seno de la Iglesia luego de la conveniente penitencia que curara el pecado de la apostasía. Muchos aceptaron su directriz, pero hubo cristianos perezos y orgullosos que no aceptaron estas indicaciones, y con espíritu rebelde lo acusaron ante el mismo emperador Majencio de que él obispo de Roma era muy riguroso con ellos.

Sepulcro del Santo bajo el altar mayor. Iglesia de San Marcelo al Corso, Roma (Italia).

Sepulcro del Santo bajo el altar mayor. Iglesia de San Marcelo al Corso, Roma (Italia).

El emperador, de manera anómala intervino en este proceso para sofocar la división decretando que Marcelo fuera desterrado para zanjar el problema. El santo no se retiró de su lugar, antes bien se escondió en la casa de una mujer llamada Lucina de desde donde escondido siguió gobernando a la comunidad de Roma y donde también celebraba con mucho sigilo la Sagrada Eucaristía. Pero fue descubierto y Majencio para escarmentarlo, lo condenó a servir en su establo particular, llevando a los animales a la casa donde estaba escondido y donde lo obligaron a limpiar las caballerizas de manera agotadora, de tal modo que el Papa sucumbió por los malos tratos y la excesiva carga de trabajo.

Tanto el “Liber Pontificalis” como la “passio”, aunque difieren en algunos puntos, coinciden en fijar como su dies natalis el 16 de enero, fecha que recoge el Martirologio Romano y los demás calendarios, aunque subsiste la posibilidad de que haya muerto el 7 de octubre, como refiere el Martirologio Jeronimiano. San Marcelo fue sepultado en el Cementerio de Balbina en la Vía Ardeatina, aunque hay fuentes que sugieren que esto sucedió el cementerio de Priscila.

Otra vista del sepulcro.

Otra vista del sepulcro.

Las reliquias de San Marcelo se veneran en la Iglesia a él dedicada en la Vía del Corzo. Una parte de las mismas fue donada por San Gregorio Magno al obispo de Rávena a finales del siglo VI. De esta Basílica fue titular como Cardenal el Arzobispo de Valencia (España), Agustín García Gazco y Vicente.

Humberto

Bibliografía
– VV.AA., “Diccionario de los santos, volumen II, “Ediciones Paulinas”, Madrid.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

18 pensamientos en “San Marcelo I, papa y mártir

  1. En primer lugar quiero expresar mi alegría por la reanudación en las publicaciones del blog después de unos dias de descanso por motivos estrictamente personales. Quiero agradecerte, Humberto, este artículo que nos proporcionas sobre uno de los papas de los primeros siglos de la Iglesia.

    Que un papa fuera obligado a limpiar unas caballerízas o cuadras, yo no lo veo mal, pero que este trabajo tuviera que hacerlo en condiciones reales de esclavitud, ya es otra cosa muy distinta. San Pablo decía que quién sirve al altar, viva del altar, pero al mismo tiempo se vanagloriaba de que él vivía de su trabajo. O sea, que trabajar – sea cual sea el trabajo -, para ganarse el pan es lo más normal y justo, pero trabajar en condiciones de esclavitud y hasta el agotamiento que te lleva a la muerte, no. En este sentido yo considero el trabajo de San Marcelo y por eso lo considero un mártir, pero no por el simple hecho de tener que limpiar cuadras.

  2. Gracias por leer este articulo y comentarlo también.
    Pienso que San Marcelo I es una figura relevante, el hecho de ser el titula del 16 de enero en la mayoría de los calendarios, lo lastimoso es como en la mayoría de los casos que hemos cometado, son pocas las noticias seguras y de estas, hay que ir con tiento.
    De este santo he batallado mucho para conseguir una imagen suya de buena calidad, espero obtenerla algún día.
    Cuando publicaste el articulo de San Focas, me di cuenta que éste comparte el sepulcro con San Marcelo I, un dato interesante, ¿hay alguien más en ese sepulcro?
    Dices bien sobre como el trabajo dignifica, quien trabaja tiene derecho a un digno sustento. Me viene ahora a la mente algunos casos lastimosos que se han descubierto y que sin duda no son los únicos, pues debe haber más por ahi. Es el caso que en los últimos años, se han descubierto lugares donde hay gente esclavizada trabajando en el campo por un saldo que no alcanza ni para el alimento diario. hombres, mujeres y niños, migrantes en muchos casos son explotados al grado de recordar el binomio del amo -esclavo. Se supone que México es un país avanzado, ¿qué será de otros paises con menos crecimiento que el nuestro?
    A San Marcelo I encomiendo a todos los hombres y mujeres que en vez crecer con su trabajo, son humillados y tratados como objetos de producción en lugar de reconocérseles su dignidad de personas.
    Saludos.

    • En esta basílica, además de las reliquias de San Marcelo I y de San Focas, están las de los santos mártires Crescenciano, Juliana, Memmia, Largo, Smaragdo, Félix, Gennero, Juan, Blasto, Diógenes y otro Crescenciano, amén de reliquias menores de Santa Juliana de Falconieri y San Longinos, así como las mencionadas por Ana: Digna y Emérita. Pero por lo que yo se, en el sarcófago del altar mayor solo están San Marcelo y San Focas.

  3. Gracias Humberto.
    Como en los demás casos de papas de los primeros años que hemos visto recientemente, estamos ante otro caso en el que son pocas cosas veraces las que nos han llegado, aún así todo esto que nos cuentas y que se ha comprobado gracias a estudios de historiadores es valioso, ya que como sabes en comparación con otros no se sabe practicamente nada y aparecen en el Liber Pontificalis casi de casualidad.

    Por otra parte, como sabrás yo tengo mucho interés por todos los papas, tal es el punto que tengo muchísimas estampas y grabados de papas de los primeros siglos. Creo recordar que tengo un grabado de este papa que aparece diferente a la imagen que vemos en el articulo, de la que por cierto he repartido muchísimas, si logro encontrarla te la envío escaneada.

    Como anéctoda, aun recuerdo cuando murió el Cardenal Agustín García- Gasco el mismo día que se beatificaba al Papa Juan Pablo II.

    • Hubo un gran revuelo entre la gente de España que habíamos allí cuando en la ceremonia se pidió por su descanso y nadie escucho correctamente el nombre.

    • Gracias David por tu participación. Estoy consciente de tu afición por la hagiografia de los Santos Papas. ¿Sabias que hay una celebración de Todos los Santos Papas el día 3 de julio?
      He de agradecerte que puedas compartirme esa imagen que aludes, yo conozco otra donde esta sentado, con mirada triste y los caballos a su alrededor, fuera de esa y otras por ahí, no hay más variedad.
      Te platico que yo me siento unido de manera muy especial a la Arquidiócesis de Valencia por el afecto que tengo a Nuestra Señora de los Desamparados y a San Vicente Diácono y Mártir. Por ellos conocí la página de esta iglesia particular y muchas veces la frecuento para usar los subsidios que allí se ofrecen. Por ello conocí al finado Cardenal que por lo que me doy cuenta era muy estimado por allá. Yo también me alegré cuando fue hecho cardenal, cuando se le autorizó continuar al frente de la Arquidiócesis pese a haber sobrepasado la edad canónica y pues también me impresionó y entristeció su muerte repentina.
      Saludos.

  4. Gracias Humberto por este nuevo articulo tuyo dedicado a uno de los sucesores de San Pedro.
    Yo no se cuales serian las penitencias que el Papa San Marcelo impuso a los que habian apostatado para poder volver al seno de la iglesia,pero de ahi a acusarlo frente a Majencio de lo riguroso de las penitencias,un poco mas y seria doble apostasia..¡menudos cristianos los que le acusaron!.

    • Gracias Abel por tu participación.
      Hasta donde sé, entre las penitencias que se imponían en estos tiempos, estaba el ayuno y la abstinencia de ciertos alimentos, vestir sayos, alguna vez leí, no se hasta cierto punto con que sentido, el cargar pesadas cadenas o o argollas en el cuerpo, oraciones públicas, abstenerse de participar en la misa en la liturgia llamada Eucarística y otras más que no recuerdo. Tal vez el problema se suscitaría porque como el pecado había causado escándalo en la comunidad, la penitencia era publica, lo cual podía provocar repulsa y vergüenza de algunos lapsos penitentes y hasta coraje como hemos visto. Sería cuestión de conocer si entre esas penitencias había flagelaciones impuestas o auto infligidas, de ser así, pues aquí está una razón de la inconformidad.

  5. Queridos amigos,
    me vais a tener que disculpar que en adelante no pueda dedicarle al blog tanto tiempo como antes. El trabajo, el matrimonio y como siempre, los estudios, requieren la mayor parte de mí. Aún así intentaré robar algún rato para vosotros.

    De San Marcelo puedo decir que tuve el placer de visitar esta iglesia en Roma en mi reciente luna de miel. Debo admitir que visité el templo movida por el deseo de ver el altar y el sepulcro de las mártires romanas Santa Digna y Santa Emérita -para mi perplejidad, las velas y los donativos estaban destinados a un pésimo cuadrito de San José puesto delante, en lugar de a ellas, cuyos restos descansan allí… pero en fin, tengo muchas anécdotas que contar- pero la iglesia entera, que actualmente regentan los servitas, es un lugar apacible y de los pocos templos donde no he sido azuzada ni molestada por gente hipócrita y farisaica.

    Tengo excelentes fotos de los sepulcros de San Marcelo y de las Santas Digna y Emérita, a disposición de quien las precise, lo que rogaré es que se haga atribución a la fuente, pues fueron tomadas por mi marido con mucho esfuerzo y paciencia, dado el trato que se da a los visitantes en casi todas las iglesias de Roma.

    Finalmente, querido Humberto, decir que el nombre del fallecido cardenal y ex-arzobispo de Valencia es Agustín García-Gasco, no Gazco.

  6. Me da gusto que hayas conocido esta Iglesia y podido venerar el sepulcro de San Marcelo, le comentaba a Toño que me di cuenta que en ese sepulcro también está San Focas, supongo que las santas mártires que comentas, también.
    Me anoto para que cuando sea posible me compartas esas fotos que ha tomado tu marido y como supongo que por ahí tendrás otras fotos interesantes, también, por favor.
    Saludos.

    • No, Humberto. Las Santas Digna y Emérita tienen su propia capilla y su propio sepulcro, en la zona de las capillas laterales de la derecha. Acabo de decirte que tienen puesto delante un horrible cuadrito de San José que rompe un poco la visual del lienzo del martirio con el sepulcro. ¿Tú ves algún cuadrito de San José en las fotos de este artículo? El altar de San Marcelo sí que lo tienen impecable y bellamente iluminado, tal cual lo ves. Para lograr buenas fotos en la capilla de las Santas, a oscuras como la boca del lobo, mi marido tuvo que hacer virguerías con la cámara.

  7. Buen artículo sobre el papa San Marcelo I, supongo que durante el gobierno de Maparajencio se le atribuyeron más martirios de santos cuanxo no fue en si un perseguidor de los cristianos (o tal vez me equivoque. Gracias por darme a conocer sobre este Pontífice y en general por el blog de este equipo me ha ayudado a entender la iconografía de los santos para identificarlos

      • René, muchas gracias por tu participación. Qué bueno que el trabajo de este blog te sea útil. Espero que así lo sea también para tantos otros lectores que lo frecuentan aún sin hacer comentarios.
        Dioclesiano, Galerio, Maximiano, Maximino, Majencio, Nerón, Trajano, son nombres que en un momento estuvieron al frente de un pueblo y un sistema de gobierno, algunos con mayor participación, por periodos, lugares y formas que de una u otra manera se acrisolaron en una actitud. No sólo la cabeza, también las bases y otras estructuras tuvieron sus responsabilidades. Saludos.

  8. Gracias por el artículo Humberto, ciertamente eh visto en el calendario que se menciona a san Marcelo, papa pero no sabía más sobre él, por lo que este artículo me ha sido muy interesante, sobre todo conocer eso de que murió por los tratos que le dieron al limpiar caballerizas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*