Virgen del Castillo de Cullera

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle de la Virgen del Castillo.

Detalle de la Virgen del Castillo.

La Virgen del Castillo es la principal de las devociones marianas de la villa marinera de Cullera. Junto a la fortaleza de su castillo encontramos el Santuario de la patrona de Cullera: Nuestra Señora del Castillo, versión local de una Virgen de la Encarnación, construcción que respira un notable aire neo-bizantino y que forma una unidad visual junto con la fortaleza.

La iglesia fue construida entre los años 1891 y 1897. Es en el presbiterio donde se encuentra el camarín con el trono y la imagen de la Virgen, del siglo XV y de estilo gótico, que en un principio recibía culto en la capilla gótica del castillo. Y es que en el 1248, los Sanjuanistas, aliados a D. Jaime I de Aragón, entronizaron una imagen de la Virgen en la capilla del Castillo, que en el año 1570 ya tenía una cofradía y el patronato de la Villa sobre el oratorio e imagen.

Esta imagen es muy pequeña, policromada, de 38 centímetros de altura, respondiendo al tipo habitual de vírgenes góticas de la Anunciación. El Niño mide unos 20 centímetros y sostiene en sus manos un osezno. En 1977 se vio la conveniencia de hacer una réplica exacta de la imagen original que saliese, como imagen peregrina, para los traslados y besamanos y que fue costeada por los cullerenses y sus majestades los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía. Así pues, desde que se hizo y se bendijo la nueva imagen peregrina de la Virgen del Castillo, la imagen antigua y original no salió de su camarín excepto para ser restaurada en el año 2010.

El santuario actual, como he dicho, comenzó a construirse en 1891 por iniciativa del sacerdote Francisco Albiñana, siendo el arquitecto Joaquín María Belda. Se terminó seis años más tarde, en 1897, pasando a la custodia de la orden franciscana en 1922 hasta la Guerra Civil, durante la cual se perdieron importantes bienes artísticos del templo pero no la imagen de la virgen que fue salvada milagrosamente y escondida en casa de Don Antonio Renart Martí para ser en 1940 re entronizada nuevamente en su Santuario.

Exvoto cerámico a la Virgen del Castillo.

Exvoto cerámico a la Virgen del Castillo.

En 1919 se celebró la coronación canónica de la Virgen como Patrona de Cullera por el Arzobispo de Valencia, cardenal Enrique Reig y Casanova, según decreto de Su Santidad Benedicto XV. Es en el año 1944 cuando los Franciscanos regresarían al Santuario. En 1947 se construyó, de nueva planta, la Capilla de la Comunión que había quedado muy maltrecha. En el vestíbulo de entrada se puede admirar un zócalo con retablos cerámicos del siglo XVIII y XIX procedentes de la antigua ermita que hubo en el castillo desde el siglo XIV ordenada construir por los reyes de Aragón cuando Jaime I tomó la fortaleza y en el que destacan los fragmentos de exvotos antiguos que se conservaban en la ermita original. El interior consta de tres naves separadas por pilares y coro a los pies. Sobre la fachada principal se puede observar la robusta torre de las campanas con una cúpula de tejas vidriadas de reflejo cobrizo.

Cuenta la leyenda que un pastor de Utiel que apacentaba su rebaño en la barrancada de la ermita de Santa Marta escuchó un ruido procedente de una peña cerca de una cueva. Cuando se acercó, se encontró con dos imágenes de la Virgen. A una de ellas le faltaba un brazo y ésta fue la que entregó al clero de Cullera. La otra, la completa, se la llevó a su parroquia de origen en Utiel. Al abrirse el culto en ambos templos al día siguiente, se comprobó que se habían cambiado de pueblo, de manera que la completa había vuelto a Cullera y la incompleta apareció en la parroquia del pastor utielano. Esta imagen mencionada de la Virgen del Remedio, patrona de Utiel, es de pequeñas dimensiones y se parece mucho a la Virgen del Castillo de Cullera, que es de mayor tamaño. Lo más probable por tanto es que las dos fueran esculpidas por el mismo imaginero, posiblemente en algún taller local, ya que el mármol utilizado es del lugar.

Camarín de la Virgen del Castillo, Cullera (España).

Camarín de la Virgen del Castillo, Cullera (España).

Volviendo a la de Cullera, es durante las fiestas patronales cuando tiene lugar la esperada ‘Baixà de la Mare de Déu’ (bajada en castellano), en que se traslada la imagen de la Virgen desde el Santuario hasta la Iglesia dels Sants Joans, situada en el pueblo, para que resida más cerca de los habitantes de Cullera durante estos señalados días. Ya en 1631 y 1651 se bajó la Virgen a los campos durante una prolongada sequía y el temor a la peste. Es por eso por lo que anualmente la imagen es llevada a la orilla del mar, introduciéndose los portadores hasta que el agua les llega a la cintura; luego se celebra misa sobre la playa y al anochecer del último día de fiestas la Virgen es devuelta solemnemente a su santuario de la montaña. Esta tradicional celebración tiene lugar el fin de semana siguiente a la Semana Santa. El 1 de mayo de 2007, lamentablemente para todo el pueblo de Cullera, la falta de vocaciones provocó que los Padres Franciscanos dejaran el santuario después de casi un siglo como custodios de la Virgen.

preguntasantoral_anticopia_articulo20160103

Salvador Raga Navarro

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

4 pensamientos en “Virgen del Castillo de Cullera

  1. Gracias, Salvador. Como buena habitante de la Ribera, siempre veraneo en Cullera y por tanto, el entorno natural y la Mare de Déu del Castell me son bien conocidos, aunque la verdad es que nunca he subido al castillo ni visto la Virgen en persona. Lo tengo en tareas pendientes, ya que la tendencia natural en Cullera es bajar a la playa, jajajaja.

    Dices bien cuando afirmas que la Virgen es de estilo gótico, pero, ¿basada en una Virgen de la Encarnación o de la Anunciación? Eso no me cuadra en absoluto. Una Virgen Anunciata no tiene el Niño en brazos. Las Vírgenes de la Encarnación o Anunciación son las que están sentadas o arrodilladas escuchando las palabras del arcángel. El Niño no ha nacido, es más, lo está concibiendo en ese instante, en el momento en que dice “Fiat” a las palabras de Gabriel. Y esto es una Virgen con Niño.

  2. Muchas gracias, Salvador, por este artículo sobre la Virgen del Castillo de Cullera.
    Nombras a los sanjuanistas en el contexto del siglo XIII y, aunque yo soy un lego en estas materias, tenía entendido que ese fue un movimiento originado en el siglo XIX por un sacerdote español en América. ¿Te estás refiriendo a otros grupos?
    Precioso el azulejo de cerámica que reproduces en el artículo.

  3. Gracias por este articulo ya que yo soy de Cullera y estoy muy unido a la Madre de Deu del castell te doy mil gracias

  4. El articulo está muy bien. pero tiene razón Meldelen. ciertamente a ésta imagen de la Virgen se le llama de la Encarnación, pero llevando al Niño en sus brazos no debería ser así. Y un detalle: las fiestas comienzan exactamente el sábado siguiente al domingo de Pascua y duran hasta el domingo de la siguiente semana. El sábado al atardecer, la “baixá” y el domingo, al amanecer la “aurora de la mar” y por la tarde la “pujá”. Muchas gracias por el articulo, me ha gustado mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*