Sierva de Dios Teresa Enríquez, la “Loca del Sacramento”

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Lienzo-retrato de la Sierva de Dios.

Lienzo-retrato de la Sierva de Dios.

A menudo nos hemos preguntado, en este mismo blog, cómo un proceso de canonización puede alargarse tanto en el tiempo, más todavía cuando el candidato o candidata gozó en vida de una gran fama de santidad por sus actos de fe y caridad. La Sierva de Dios Teresa Enríquez reúne todas estas condiciones para que este caso no deje de ser llamativo, casi quinientos años después de su muerte ha sido muy poco el avance que ha tenido para verla finalmente en los altares. Pionera en muchas cosas como el culto al Santísimo Sacramento, y conocida sobre todo por sus obras de caridad para con los más desfavorecidos, este breve artículo seguro que servirá para conocer mejor su obra y a la vez extender su devoción dentro y fuera de España, esperando que no se tarde mucho en reconocer su santidad, ya que la causa está abierta y avanza poquito a poco.

Teresa Enríquez de Alvarado nació en el año 1450, probablemente en Medina de Rioseco (Valladolid), aunque ni el lugar ni tampoco la fecha se pueden precisar con exactitud. Sus padres eran Dº Alonso Enríquez de Quiñones y María de Alvarado y Villagrán. La familia pertenecía a la nobleza ya que su padre era almirante y señor de muchas villas, estaba emparentado con la realeza, su sobrino era el rey Fernando el Católico. Dª María, madre de Teresa, murió al poco tiempo de nacer ella, por lo que la Sierva de Dios se crió junto a su abuela paterna. Muchas fuentes apuntan que esto ocurrió así debido a que Dº Alonso no llegó nunca a contraer matrimonio y por ello Teresa no pasó su infancia con la familia materna, también existe la duda, a pesar de que es poco probable, que fue hija ilegítima. Su abuela, Dª Teresa de Quiñones, y algunas personas del servicio se dedicaron de su educación y de que conociese el catecismo y es que para postre vivían en un monasterio de la orden franciscana que estos, sus abuelos, habían fundando junto a un hospital.

Era una niña muy guapa, como también lo fue de mayor, despegada de los elogios y protagonismos dedicaba parte de su tiempo a repartir caridad y a asistir a prácticas devocionales con sus abuelos. Decían los habitantes de Medina de Rioseco que la misma Santa Ana y la Virgen niña asistían a las procesiones del pueblo cuando abuela y nieta iban a estas en determinadas ocasiones como Semana Santa.

Antiguo convento concepcionista, hoy Ayuntamiento.

Antiguo convento concepcionista, hoy Ayuntamiento.

En el año 1471, cuando la joven Teresa Enríquez tenía alrededor de veintiún años, entró en la corte Real, aquí conoció al que sería su marido, Dº Gutiérrez de Cárdenas que era un noble y político, alcalde de Toledo y afamado por sus dotes diplomáticas. El consejo que daba a los Reyes Católicos era muy tenido en cuenta, a él se le debe el nombramiento del Cisneros como cardenal primado de esta ciudad. Cuando contrajeron matrimonio éste era valido de la princesa Isabel (Isabel la Católica). Ambas dos fueron grandes amigas, Teresa Enríquez fue dama de su séquito por su condición de noble, pero no sólo esto las unía ya que compartían los mismos gustos y las mismas inquietudes. Nos ha llegado que los hijos de las dos se criaron de niños juntos y que ellas mismas socorrieron en el hospital de Córdoba a numerosos heridos de la guerra de la conquista Granada. Desde este momento, tal vez por conocer de cerca los desastres y consecuencias de la guerra, incrementó su caridad con los más necesitados.

Dº Gutierre de Cárdenas era señor de muchas villas y tierras, en las provincias de Andalucía contaba con muchas, sobre todo en Sevilla donde llegó a vivir el matrimonio y sus hijos, pero en la provincia de Toledo y más concretamente en el pueblo de Torrijos donde acumulaban muchas propiedades. En 1503 muere su marido y desde este momento decide abandonar toda esta vida en la corte real. Nunca le había gustado, rehuía a todo ese tipo de privilegios y por ello decidió retirarse a Torrijos a dedicarse enteramente a las obras de caridad. Ya establecida en este pueblo toledano daba todos los día de comer a las familias que se acercaban a su puerta, también les proporcionaba un trabajo en sus tierras y además de todo esto vendía si hacía falta algunas de sus valiosas pertenecías para comprar ganado y semillas a las familias que se habían quedado sin nada a causa de catástrofes meteorológicas. No satisfecha con esto fundó y se encargo de sufragar los gastos de la Colegiata de Torrijos y el convento de la Concepción, decidió donarles el edificio a la muerte de su hijo y fundarlo para las hijas espirituales de Santa de Beatriz de Silva, que conoció en vida gracias a la reina Isabel la Católica, desde entonces profesó un gran afecto hacía la fundadora. Pero no solo fue este el único convento de religiosas que fundó, fueron muchos y en muchos sitios del reino y todos Concepcionistas. También se conocen varias capillas catedralicias fundadas por ella, como por ejemplo; la de la Virgen de la Antigua en Toledo y otra en la iglesia de San Lorenzo y San Dámaso en Roma aparte de dos hospitales para desamparados, el de la Santísima Trinidad y el de la Consolación.

Cuerpo incorrupto de la Sierva de Dios.

Cuerpo incorrupto de la Sierva de Dios.

Todo este rosario de fundaciones y dotaciones para el beneficio de pobres, trabajadores y religiosas no la hicieron tan “famosa “como su devoción, propagación y exaltación del Santísimo Sacramento. Era muy devota y fue pionera en fundar la Hermandad del Santísimo Sacramento, hermandades y cofradías sacramentales que rápidamente se extendieron por España (sobre todo en Sevilla), America y Europa con el fin adorar a Jesús bajo las dos especies del pan y el vino. Se extendieron gracias también a la aprobación por bula del Papa Julio II que vio con buenos ojos que Teresa Enríquez las promoviera y sufragara. Con esto, y sin saberlo ella, dio protagonismo a los laicos y muy especialmente a las mujeres dentro de las cofradías que fueron surgiendo después de esta, la que fue la primera de este tipo.

Los últimos años de su vida los pasó viviendo muy austeramente, vivía prácticamente como una de la monjas concepcionistas que tanto estimaba, vestía con una especie de hábito de color pardo, pasaba largas horas de oración ante el sagrario y procuraba enviar a personas a adorar al Santísimo en sagrarios que no recibían adoradores y que ella pensaba que estaban abandonados. Antes de morir socorrió a muchas jóvenes huérfanas en peligro de perderse, les dio una educación y un trabajo, así como a los niños “clerizones” o también “Mozos del coro”, que eran niños que formaban coros y recibían una educación.

Primitiva tumba de don Gutiérrez de Cárdenas y Teresa Enríquez.

Primitiva tumba de don Gutiérrez de Cárdenas y Teresa Enríquez.

Agotada por su magno trabajo para el bien de las almas, murió santamente el día cuatro de marzo de 1529 a los setenta y nueve años. Dejó en su testamento todo muy bien detallado para que a su muerte, todas sus pertenecías pasaran a la Iglesia y con ellas se siguieran haciendo obras de caridad a los pobres y actos en adoración al Santísimo Sacramento. La “loca del Sacramento” o “la embriagada del vino celestial”, como así la apodó curiosamente el Papa Julio II por su fomento y devoción al cuerpo de Cristo bajo las dos especies, fue enterrada junto a su marido en el convento franciscano donde ya él descansaba, posteriormente se trasladó a la colegiata de Torrijos y desde allí al antiguo convento de la Franciscanas Concepcionistas. Ahora su cuerpo incorrupto descansa en el nuevo monasterio de estas mismas religiosas, ya que el anterior ahora es el ayuntamiento de Torrijos.

En el año 2001 se reabrió oficialmente la causa diocesana de canonización, se clausuró un año después, en 2002 y más tarde el proceso diocesano fue aprobado en Torrijos y enviado a Roma donde se está estudiando en la actualidad. Se la presenta como una mujer muy hermosa, ricamente vestida y haciendo el vino para la Eucaristía con sus propias manos. Como curiosidad diré que esta candidata a los altares era tía de dos grandes santos, como San Francisco de Borja o San Juan de Ribera.

David Garrido

Enlaces consultados (26/01/2016):
– http://archicofradiasacramentaldepasion.blogspot.com.es/2011/02/teresa-enriquez-de-alvarado-la-loca-del.html
– www.lavozderioseco.com/teresa-enriquez-la-loca-del-sacramento/

preguntasantoral_anticopia_articulo20160208

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

8 pensamientos en “Sierva de Dios Teresa Enríquez, la “Loca del Sacramento”

  1. David me alegra ver que ya se ha publicado este articulo sobre la Sierva de Dios Teresa Enriquez y que tantas ganas tenias de realizar.
    Aunque la conocia por el “apodo” que le puso el Papa Julio II,nada sabia de su vida.
    Tambien creo que es realmente raro que no haya subido aun a los altares.
    Lo tiene todo,y solo por su caridad y asistencia a los pobres y su adoracion al Santisimo Sacramento deberia estar canonizada.
    Gracias por el articulo.

    • Gracias por tu comentario Abel.
      Yo la conocí a través de las Hnas Franciscanas Concepcionistas. Cuando empece a leer más sobre ella me llamo mucho la atención que este proceso se hubiera alargado tantísimo en el tiempo. Esto solo lo sabe Dios.
      Coincido contigo en que lo tiene todo para que se la declare por lo menos beata, ya sabemos que esto tiene que seguir unos pasos y estos pasos que se empezaron a dar formalmente en 2001 esperemos que pronto concluyan dando lugar a la esperada beatificación.

  2. Gracias por dar a conocer a esta Sierva de Dios que yo no conocía.
    El Culto a la Eucaristía es uno de los más grandes deberes de los católicos, es triste comprobar como muchos no comulgan, no le dan el respeto debido (doblar las dos rodillas por ejemplo cuando está expuesto, no ir a misa los domingos, etc.)
    Me ha llamado la atención que se adelantara 5 siglos al Beato Manuel González con su intención de no dejar los sagrarios abandonados.
    Por otro lado, su mote de Loca del Sacramento se parece mucho al que tuvo un Santo mexicano: San José María Robles: el loco del Sagrado Corazón, me ha parecido simpático este apodo, tiene mucha razón de ser.
    Ojalá que Teresa Enríquez se vea pronto glorificada con el honor de los altares.
    Saludos

    • Gracias por tu comentario Humberto.
      Tienes toda la razón, a menudo pienso que los cristianos no damos el valor que se merece a la eucaristía y en general a la sta misa. Creo que anteponemos y damos especial valor a otras cosas como por ejemplo las devociones que a lo que verdaderamente lo merece.
      Vemos que la S.D Teresa Enríquez si que se lo dio y propago.
      Cuando estaba escribiendo el articulo ami también me recordó al Beato Obispo Manuel González esta labor que hacía y proponía hacer Teresa Enríquez de velar los sagrarios de iglesias sin fieles.

  3. Hacía poco me preguntaba por su proceso de canonización, mi madre es de un pueblo cercano a Torrijos, la tengo mucha estima, espero pronto llegue a los altares. Es una figura vinculada a la también sierva de Dios Isabel I de Castilla y a las monjas concepcionistas, en un futuro ya pongan de intercesora junto al pronto santo el beato Manuel Gonzalez, del culto eucarístico

    • Gracias Raúl.
      Me consta que por casi toda la provincia de Toledo la Sierva de Dios es muy querida y venerada. Es verdad que es un personaje histórico por estar relacionada con muchos/as otros personajes importantes, reyes, santos, etc, pero ella por si sola brilla con luz propia por la cantidad de obras que levanto en vida con su celo apostólico.
      Si llega Beata y posteriormente a Santa si que se le podría proponer como patrona del culto eucarístico, yo lo veo lógico ya que fue su principal devoción.
      Como ya sabes, en la provincia de Toledo el culto eucarístico y en especial las celebraciones del Corpus Christi están muy arraigadas, esto en parte se debe a ella por lo que los Toledanos/as seguramente sean los primeros en solicitar este patronazgo.

  4. Sobre esta Sierva de Dios ya había escuchado con anterioridad, lamentable que no se avance su proceso de beatificación y quede en el largo letargo, algo así le ocurrió al beato Juan de Palafox hasta 2011 espero pronto sea elevada a los altares

    • Gracias René.
      Como todos sabemos estos procesos tienen que seguir sus pasos, pasos que se están dando desde hace mucho tiempo pero que de forma seria y legal se están dando desde el año 2001. Yo espero que antes de que se cumplan veinte años concluya este proceso para verla beatificada, si fuera así estaríamos alegres ya que sería un caso tardío pero acertado como el ejemplo que tu mismo pones del Obispo Palafox.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*