Sierva de Dios Leonor Sánchez López, mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Foto de la Sierva de Dios.

Foto de la Sierva de Dios.

Aunque el artículo sea corto, debido a los pocos datos que podemos aportar de nuestra mártir, y a pesar de lo poco conocida fuera del entorno de la diócesis de Orizaba, me atrevo con permiso de nuestra querida colaboradora Ana María a dar aunque sea de manera breve algunas pinceladas. Así al mismo tiempo conocer el contexto en que se desarrollaron los hechos que llevaron a su asesinato en 1937, siendo abierta su causa de beatificación el día 14 de junio de 2013 como conmemoración del XIII aniversario de la erección de la diócesis.

Contexto
Como había explicado de manera breve las circunstancias que rodearon el asesinato del Padre Darío Acosta, durante el gobierno en el Estado de Veracruz del general Adalberto Tejeda, la Iglesia Católica y el gobierno estatal protagonizaron una hostilidad mutua, promovida por sectores anticlericales de la entidad. Más aún con la promulgación de la Ley 197 o conocida como Ley Tejeda que reducía el número de sacerdotes que podían prestar servicio para el culto.

A pesar de que el conflicto armado (1926-1929) había terminado con el frágil acuerdo entre los obispos mexicanos y el gobierno de Emilio Portes Gil (sucesor del presidente Calles), en algunos estados de la República Mexicana continuaba la persecución religiosa, tal es el caso de Veracruz, Tabasco y otras entidades. El obispo Rafael Guízar y Valencia, protestó contra las medidas dictadas, y los ánimos se encendieron con el asesinato en el Puerto de Veracruz del Padre Darío Acosta (1931), entonces el prelado al recibir respuesta negativa del gobierno a sus protestas, decretó la suspensión del culto que duró hasta 1937. Mientras se volvió al culto clandestino, celebrándose la Santa Misa en casas particulares, los templos permanecían cerrados, y los que eran descubiertos en actos religiosos eran detenidos y encarcelados. También se utilizó la represión directa.

Sepulcro de la Sierva de Dios.

Sepulcro de la Sierva de Dios.

En Xalapa (que es la sede gubernamental y capital del estado) tras el atentado contra el gobernador, se atacan las iglesias con palos, pistolas y botes de gasolina. Fueron golpeados sacerdotes y fieles y la situación empeoró. El obispo fue desterrado de su diócesis y se refugió en la capital del país. Se llegó a profanar el venerado Cristo Negro de Otatitlán decapitando la imagen y mandándola a quemar pero como era de madera de nacastle pudo sobrevivir al fuego. Años después el gobierno devolvió la cabeza original y le esculpieron otra en sustitución.

En Orizaba es conocido el caso que relataremos más adelante y que la policía llega a disparar contra algunos fieles que asistían a la Santa Misa, en este altercado nuestra Sierva de Dios fue vilmente asesinada.

Orígenes y martirio de Leonor Sánchez López
Sobre nuestra mártir sus orígenes se saben son humildes, nacida en 1918 (en pleno apogeo de la lucha revolucionaria) en Orizaba, Veracruz, siendo hija de Don Encarnación Sánchez, obrero textil de la fábrica de Cocolapan y de Doña Catalina López, ama de casa, esta es la única información que se ha logrado conseguir, no se conoce de su infancia y de su juventud, ya que se encuentra su causa de beatificación en la fase de investigación. Se sabe que cuando la persecución religiosa estalló en el Estado ella asistía a misa de manera clandestina, esto iba a ser causa de su muerte.

El 7 de febrero de 1937 efectivamente se asistió a la Eucaristía en la casa del canónigo y párroco de la Iglesia de San Miguel Pbro. José María Flores, era una mañana oscura y fría y en pequeños grupos, hombres, mujeres y niños se dirigían al domicilio para participar en la celebración. Se ocupó el corredor y al final una tarima servía de altar. Mientras los fieles oraban por la reanudación del culto público y recibían los sacramentos; a mitad de la celebración irrumpió en el recinto la policía, que con lujo de violencia amenazaba a los fieles obligándoles a abandonar el lugar.

Inscripción conmemorativa en honor a la Sierva de Dios.

Inscripción conmemorativa en honor a la Sierva de Dios.

Comenzaron a quitar el altar y a desvestir de sus ornamentos litúrgicos al sacerdote celebrante, así como tomando presos a los asistentes que intentaron defenderse y escapar. En medio de la confusión los policías comenzaron a disparar y la joven Leonor de 19 años tomó rápidamente el copón con las hostias consagradas e intentó escapar para evitar que el objeto sagrado cayera en manos de los gendarmes. Fue descubierta por el policía Agustín Saldaña quien le disparó intencionadamente hiriéndola en la zona lumbar y la mano izquierda. Sintiéndose malherida salió de la residencia del padre Flores hacia la esquina de las calles de Sur 5 y Oriente 10, entonces ocupada por un expendio de leche. Ahí recibió una segunda descarga de pistola, cayendo desangrada en el acto. En la acera se quedó en una dolorosa agonía hasta que fue recogida por miembros de la Cruz Roja que la llevaron al Hospital Civil, donde los médicos intentaron salvarle la vida, todo fue inútil. Aun así pudo hablar requiriendo la presencia de su padre y la de algún sacerdote para poder recibir los sacramentos, lo que le fue negado rotundamente. Minutos después falleció entre el dolor y la consternación de los habitantes de Orizaba.

Entretanto el celebrante y 73 fieles fueron conducidos a punta de bayoneta a la Inspección de la Policía para después de los interrogatorios ingresar en la cárcel municipal. Al día siguiente una multitud de personas fue en procesión por las calles cargando el féretro de la joven martirizada, entre los silenciosos rezos del rosario pasaron por el palacio municipal, como signo de protesta, cantando después alabanzas a Cristo Rey y a María Santísima de Guadalupe; los comercios se cerraron en señal de luto y finalmente la joven fue sepultada en el cementerio Juan de la Luz Enríquez de la ciudad. Se dice que en su sepelio participaron 10 000 personas y su martirio fue el comienzo de su triunfo, ya que su asesinato desató una ola de indignación en la que miles pedían que de nuevo se abrieran los templos. Un grupo de obreros derribó la puerta principal de la Parroquia para que el gobierno no la volviera a cerrar y marcó el fin de las hostilidades hacia la fe católica.

Fotografía y vela para la Sierva de Dios.

Fotografía y vela para la Sierva de Dios.

Hasta que se exhumaron sus restos en 2013 descansó en el cementerio municipal bajo el siguiente epitafio: «La Mártir Leonor Sánchez aquí reposa en paz ¡Acuérdate de nosotros en el cielo donde moras! Murió en el señor el 7 de febrero de 1937. Orizaba agradecida R.I.P.»

El 14 de junio de 2013, el obispo Marcelino Hernández Rodríguez (actualmente es obispo de Colima), inició la causa de beatificación, trasladando sus restos a la catedral en una procesión desde el cementerio. Actualmente se encuentran en una urna en la capilla de Nuestra Señora de Guadalupe en la sede catedralicia. Esperamos todos los veracruzanos que su martirio pueda ser reconocido para que se pueda convertir en la primera laica mexicana en ser proclamada beata (junto con María de la Luz Cirenia Camacho González).

René

preguntasantoral_anticopia_articulo20160312

Enlaces consultados (20/02/16):
-https://es.wikipedia.org/wiki/Leonor_Sánchez_López
-leonorsanchezlopez1937.blogspot.com/
-www.diocesisdeorizaba.com/contenido/icont.php?noticia_id=3956
-www.elmundodeorizaba.com/noticias/local/1327344-n1

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

13 pensamientos en “Sierva de Dios Leonor Sánchez López, mártir

  1. Gracias, René. No tenías que pedirme permiso para hablar sobre una compatriota tuya, más cuando actualmente, mi vida laboral me impide ocuparme de vosotros y del blog como debería. Actualmente no puedo escribir sobre mis queridas mártires, a las que echo de menos, así que te agradezco mucho este trabajo.

    ¿Qué puedo decir? La muerte de esta chica es tan triste y absurda (absurda en tanto que injusta, no en tanto que carente de significado) que una sólo se puede preguntar por qué. ¿Qué daño hacía a nadie una persona que simplemente iba a misa? ¿Qué peligro suponía alguien que simplemente huía para poner a salvo los sacramentos? El asesinato de esta chica, con ensañamiento incluido y sin justificación alguna, pues era una civil que simplemente huía de la confrontación, clama al cielo por su innecesaria crueldad.

    • Claro que no solo es injusto sino brutal el ensañamiento contra esta mujer que no hacía daño a nadie. Pero por el contexto que vivió, y las circunstancias que rodearon su martirio fueron en odio que nuestros gobernantes tenían hacia la fe considerándola superstición y fanatismo. Si bien la guerra cristera había terminado formalmente en 1929 con los frágiles acuerdos entre el gobierno y la Iglesia Católica en algunos estados de la República Mexicana (como en el caso donde yo vivo que es Veracruz) la hostilidad hacia la Iglesia Católica fue continua, aqui se produjeron dos importantes asesinatos (junto con otros que no conozco pero que pronto veré si puedo investigar) el del Padre Darío en mi ciudad y la biografiada de hoy en Orizaba. Yo creo que esta joven perdonó a sus asesinos, como el Padre Darío Acosta. Ahorita la Iglesia reconoce su martirio (espero que su causa no se alente como se hizo con la otra mártir mexicana)

  2. Muchas gracias, René, por este artículo sobre la mártir Leonor Sánchez.
    El artículo es corto, pero jugoso: podríamos decir que tenemos ante nosotros a un nuevo san Tarsicio, que dio su vida por defender la Eucaristía. Al morir en estas condiciones, ¿qué necesidad tenía de recibir los sacramentos, si a Cristo ya lo llevaba encima y su sangre había borrado todas las faltas que pudo haber cometido? Podríamos decir que su muerte fue como una prolongación del sacramento eucarístico, no en el sentido de que éste pueda superarse (la Eucaristía es el mayor tesoro de este mundo), sino porque su sangre derramada lo fue por la defensa de este divino tesoro.
    Seguro que ella está gozando ya de la presencia divina y creo que debemos venerarla como mártir, independientemente de que su martirio sea o no reconocido algún día.

    • El artículo fue corto porque no se pudo conseguir mas información, desgraciadamente aún la causa avance es muy difícil poder escribir un poco más. Aquí en Veracruz no es muy conocido el contexto de estos dos martirios, el del padre Acosta (del que ya he hablado) y nuestra biografiada.
      Estoy de acuerdo contigo porque defender la Eucaristía le ha ganado inmediatamente el paraíso. Y más porque su muerte puso fin a la persecución religiosa en Veracruz. Otras mujeres mártires hubo como Zenaida Llerenas (quien no se le ha abierto causa) y muchas más anónimas. Es cierto que con España no podemos compararnos pero México se enorgullece de sus preciados mártires. Creo que ya estamos cerrando (falta hablar de San Margarito) con nuestro martirologio

  3. Gracias René por este articulo.
    Fue un acto realmente espantoso el que llevo al martirio a la Sierva de Dios Leonor Sanchez.
    Lo ocurrido durante la persecucion religiosa en Mexico puede decirse que fue un preludio de lo que ocurriria en España pocos años despues.
    Cuando su causa este mas avanzada y se sepan mas detalles sobre su vida te agradeceria que los compartas con nosotros,asi como de esos otros dos martires que comentas fueron asesinados y que pretendes investigar.

    • Abel, del padre Darío y de Leonor ya he hablado, ahora si en mi estado hubo más martirios puedo investigar, si te das cuenta ella fue asesinada en 1937 y en España la persecución religiosa estaba en su apogeo. Lo ocurrido en México mi patria y la de nuestros mártires si cue un preludio de la persecución religiosa pero en contextos distintos. Solo que en mi estado hubo una prolongada persecución no de manera tan agresiva como en la Cristiada, pero si hubo mártires como el Padre Darío y Leonor

  4. Ciertamente el martirologio mexicano es extenso, aún faltan muchos nombres que por falta de datos precisos no podrán concluir una carrera hacia los altares por falta de datos y promoción. Y es muy lastimoso que entre esos nombre no se hayan puesto los de varias mujeres que han puesto el ejemplo: María de la Luz Camacho, Zenaida Llerenas, Coleta, mártir de los Altos de Jalisco, y por supuesto, Leonor Sánchez, debe haber más nombres por allí.
    Al dedicar este trabajo breve y significativo a tu paisana, cumples con ese deseo de San Juan Pablo II al pedir a las iglesias locales no olvidar el nombre de sus mártires.
    Que bueno que se ha tomado conciencia de este testimonio en la Diócesis de Veracruz, ojalá y pueda llegar a buen término pronto.
    Saludos.

    • Hermano Humberto, ambos debemos dejar memoria de nuestros mártires, a veces el tiempo y la falta de información nos impide ahondar, pero ponemos nuestro granito de arena, también falta la causa de Tres Franciscanos y un seglar fusilados en Michoacán que poco a poco iremos dando a conocer. Solo como pequeña información, el estado de Veracruz conforma la Arquidiócesis de Xalapa, y las diócesis sufragáneas son la de Veracruz (con sede en el Puerto de Veracruz), la de Papantla, la de Coatzacoalcos, la de Orizaba, entre otras

      • Humberto, que crees?, encontré a algunos mártires lasallistas que fueron asesinados en el cerro de la Bufa en Zacatecas en 1914

  5. Muchas gracias René por este artículo sinceramente que desconocía a esta mártir de Orizaba no esta de más mencionar que nuestros mártires a veces suelen ser muy desconocidos como el caso de la sierva Leonor de la que nos hablas, no cabe duda que su mártirio es loable pues murió po defender la eucaristía esperemos que pronto se alcance su beatificación.

    • Gracias André, hay muchos mártires desconocidos, que merecen la pena escribir, Zenaida Llerenas, los mártires lasallistas del Cerro de la Bufa, en Zacatecas, los franciscanos mártires de Michoacán (me refiero a la persecución religiosa en la Revolución Mexicana y la época del Maximato) y muchos anónimos que vamos descubriendo, espero seguir escribiendo de ellos y otra vez pido permiso para escribir de Zenaida Llerenas aunque no tiene causa de beatificación pero es necesario recuperar la memoria de los mártires.

      • Esta muy bien que recuperes del olvido a muchos mártires mexicanos, yo lo hice en su momento con Ángel Gabriel García mártir tabasqueño del regimen garridista y que esta también en el olvido, enhorabuena por tu empeño que se agradece y nos ilustra mucho.

        • La jerarquía y el clero pueden olvidar a los mártires pero el pueblo nunca. Y sabemos que el martirio es una gracia pero también es una cruz. Cuando termine los artículos pendientes seguiré con nuestros mártires si Dios me lo permite

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*