Beatos Francisco, Abdel y Rafael Masabki, mártires maronitas

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono maronita de los Beatos.

Icono maronita de los Beatos.

En Medio Oriente, las pequeñas comunidades cristianas, durante siglos, sufrieron el acoso y la persecución por parte de la población musulmana, la Iglesia Universal (la católica y la ortodoxa) ha reconocido durante siglos el martirio y testimonio de fe, de estas personas, que con tal de no renunciar a su fe cristiana han atestiguado hasta el derramamiento de sangre por Cristo. Hoy, presento este humilde trabajo con tal de dar a conocer a estos mártires, que pertenecen a la comunidad maronita.

Origen del apellido Masabki
A finales del siglo XIII vivía en Damasco un sacerdote maronita casado llamado Ya´qoub habitando en un barrio de la misma ciudad llamado Masback. Era un cura respetado y honorable, heredando a sus descendientes el apellido de Masabki. En el año 1293 fue consagrado obispo de Damasco pero la persecución desatada por los musulmanes lo obligó a refugiarse acompañado de miles de familias maronitas en Chipre, donde falleció. Para el siglo XV sus hijos y nietos pudieron regresar, siendo conocidos de ahora en adelante con este apellido.

Nuestros mártires eran hijos de Ne´med Masabki quien tuvo dos niñas y cuatro varones; ellos crecieron en un ambiente de profunda religiosidad y en el temor de Dios. Como se puede notar, eran cristianos maronitas fervorosos. Describo ahora, algunos datos personales de los tres beatos y más adelante veremos el relato de su martirio.

Francisco Masabki
Por lo que sabemos, era casado, con una mujer llamada Isabel Chiha con quien tuvo ocho hijos, tres varones y cinco niñas. Era alto, con ojos claros, así como poseía una fuerte voluntad frente a la adversidad. Era trabajador incansable y hombre de negocios, siendo vendedor de seda natural; toda su fortuna fue labrada con esfuerzo, y era honesto. Fue acusado de atender los asuntos espirituales con el patriarca maronita en Siria, siendo su vida espiritual de oración junto con toda su familia, así como gran participación en la Divina Liturgia. Se dedicaba con fervor y disponibilidad a los sacerdotes, así como tiempo y dinero. Aunque tenía gran fortuna, su magnanimidad y su generosidad no se limitaron a la familia y su popularidad llegó hasta fuera de Siria.

Lienzo de los mártires que se encuentra junto a sus reliquias.

Lienzo de los mártires que se encuentra junto a sus reliquias.

Abdel Masabki
Era casado y vivía con su mujer y sus hijos en la casa de su hermano Francisco, pasó su vida en la crianza de los hijos con fe profunda y piedad sincera. Era devoto en el sentido estricto de la palabra, observaba los días sagrados y las fiestas religiosas, ayunaba toda la Cuaresma y enseñaba a sus hijos el canto de los salmos y cantos religiosos. Cansado de su carrera docente, entró en el negocio familiar, sin embargo su delicada conciencia y su miedo a “engañar a los clientes” lo obligó a cerrar la tienda y a dedicarse más a la contemplación y a la oración.

Rafael Masabki
Era de cuerpo débil, sin embargo era fortísimo devoto de la Santísima Virgen y a menudo acudía a ella en sus negocios; era sencillo y humilde. Él vivía pobremente pero rico en el amor a Dios. Tuvo junto con sus hermanos la corona del martirio. Los tres vivían en Damasco en el momento en que los ánimos exaltados de la población musulmana encendieron en 1860 provocaron una horrenda masacre contra las minorías cristianas.

Martirio de los hermanos Masabki
Como hemos expresado anteriormente, en 1860 las tensiones entre musulmanes y cristianos, provocaron una matanza generalizada contra estos últimos. La muchedumbre enardecida asaltó las iglesias y las casas de la minoría cristiana, cometiéndose múltiples atropellos y asesinatos. Según el misionero protestante Ellen Clare Miller, la población de la ciudad por esos años era aproximadamente de 140 000 habitantes, de los cuales 30 000 eran cristianos (ortodoxos, católicos y protestantes), así como 10 000 judíos y 100 000 musulmanes. En el momento de la masacre, nuestros beatos estaban en la Iglesia de los padres franciscanos donde participaban en la Eucaristía. Entonces el padre superior ordena cerrar las puertas del monasterio, y mientras Francisco se queda arrodillado delante de un cuadro de la Madre Dolorosa, los demás suben a la azotea, esperando el curso de los acontecimientos.

preguntasantoral_anticopia_articulo20160413

Los agresores irrumpieron en el recinto a través del techo y de una puerta secreta que les muestra Hassan Allaf, el gerente de la casa. Al que agarraron primero fue al Padre Superior quien fue asesinado delante del altar. Después vieron a Francisco, quien permanecía arrodillado delante del cuadro de la Virgen, entonces los asaltantes le ofrecieron salvar la vida, la de su familia y la de sus personas, así como la protección del jefe Abdallah a cambio de renegar de la fe cristiana y convertirse al Islam; en cambio él les respondió: “Abdallah puede tomar mi dinero, él también puede tomar mi vida, pero mi fe nadie puede hacerme negar. Soy cristiano y en la fe de Cristo voy a morir”. A continuación lo asesinaron a espadazos y hachazos, su sangre derramada y pedazos de carne se desparramaron por toda la iglesia.

Reliquias de los Beatos. Arzobispado Maronita de  Damasco, Siria.

Reliquias de los Beatos. Arzobispado Maronita de Damasco, Siria.

Los asesinos atraparon a Abdel en el patio del convento junto a la puerta de la iglesia y lo insultaron. Igualmente le ofrecieron salvar la vida a cambio de convertirse al Islam, pero él respondió en voz alta: “¡Soy cristiano! ¡Matadme, matadme porque yo estoy listo para morir!” Y ahí mismo lo mataron sin vacilar, con la misma ferocidad con que habían asesinado a su hermano. En cuanto a Rafael, estaba escondido en el interior del convento, cuando la turba lo encontró. De igual manera se negó a abandonar su fe cristiana y postrado en oración fue decapitado y su cadáver pisoteado.

Terminada la matanza en la que también perecieron ocho sacerdotes franciscanos y varios refugiados ahí (de los cuales escribiré en otra ocasión), los cadáveres fueron enterrados en el mismo lugar. En el mismo contexto también fue asesinado el sacerdote ortodoxo José de Damasco, junto con miles de cristianos por toda la ciudad, salvándose los que se refugiaron en la ciudadela. Los mártires fueron venerados, siendo beatificados por el papa Pío XI el 7 de octubre de 1926, a petición del patriarca y los obispos maronitas.

Dedico este presente artículo en memoria de los cristianos perseguidos por todo el mundo, en especial en Medio Oriente, esperando que con el testimonio duradero de los mártires, encuentren en medio de la aflicción, esperanza, y que por la intercesión de los mártires, cesen las persecuciones y el Cristianismo y el Islam convivan en paz y en armonía, porque somos hermanos, no de fe, pero si como seres humanos.

René

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

5 pensamientos en “Beatos Francisco, Abdel y Rafael Masabki, mártires maronitas

  1. René, muy oportuno este artículo, los recientes episodios que se han dado últimamente nos debe mantener alerta para tratar en lo posible que se siga derramando sangre inocente. En esta semana, antier si mal no me equivoco, el Papa Francisco ha dicho en su homilía unas frases muy certeras que seguramente para muchos resultarán incómodas, para otros pasarán como de noche, pero la verdad es que los mártires de Cristo siguen brotando de esas tierras donde nació la Iglesia.
    Vas a permitirme hacerte una observación por favor, respecto a estos mártires, para que nuestros lectores tengan un mejor panorama: El Beato Manuel Ruiz y 8 compañeros franciscanos fueron los integrantes originales de este grupo de mártires. Cuando concluyó su causa y ya se estaba a punto de beatificarlos, el Patriarca Maronita y otras voces se levantaron ante la Santa Sede para inconformarse por la exclusión de estos hermanos. El Papa mandó detener todos los procesos que culminarían en la ceremonia de beatificación y contra viento y tiempo, se hizo el proceso canónico de estos hermanos lo que se hizo de manera rápida y eficaz para poderlos beatificar junto con los ocho franciscanos. Esa es, desde mi punto de vista, una verdadera justicia que debiera repetirse y ejecutarse en otros casos que andan por allí.
    ¿Sabes algo respecto de las reliquias? En la foto que pones en el artículo me parece que están revueltas, no entiendo si se trata de una persona, de dos o tres. Ojalá pudieras platicarnos algo sobre ellas.
    Saludos

    • Gracias por acompletar la información que yo escribí, siento que no he aportado lo que merecen, y perdón por no escribir como debiera en el blog, a veces me cuesta conseguir buena información y es todo lo que puedo aportar.
      Por otro lado sobre las reliquias, de lo que sepa si están revueltas, recordemos que después de ser masacrados fueron enterrados en la fosa común y ya sabes los problemas de identificación que supone, sobre Abdel efectivamente es Abdel Mooti se me pasó ponerle el segundo nombre. Y perdona que mis artículos sean muy escuetos en información, a veces siento que no estoy a su altura que tienen bastantes fuentes de información, pero hago un esfuerzo por escribir sobre la vida de los santos

  2. Muchísimas gracias, René, por hablarnos de estos tres mártires maronitas a los que, honestamente, no conocía. Creo que es muy positivo dar a conocer esta santidad oriental y aparentemente lejana a nosotros, pero que es tan digna de nuestro respeto y veneración como los santos “de casa”. Y por supuesto me uno a tus deseos de paz y memoria para los nuevos mártires de Oriente y todos los que sufren no sólo por la crueldad de los que matan en casa, sino también por la indiferencia y falta de corazón de aquellos que se dicen civilizados y dejan morir o languidecer a los que huyen del infierno en sus mismísimas fronteras.

    • Es una desgracia que en el mundo actual no se valore la vida humana como debiera, en mero siglo XXI todavía vemos las atrocidades de la que el ser humano es capaz, deseamos y anhelamos un mundo sin mártires, sin injusticias, pero como el Evangelio siempre es motivo de desconcierto y revolucionario, siempre a la Iglesia de Cristo (no importa la confesión cristiana) sera perseguida, si no fisicamente, psicológicamente o viceversa. Estos mártires de Oriente, no son solo mártires de la fe sino tambien de la indiferencia de sus hermanos. Sin embargo mantengo la esperanza de paz y todavía confío en que Dios ablande los corazones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*