Una cuestión polémica: los niños asesinados por los “judíos”

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fresco del Beato Anderl von Rinn en gloria.

Fresco del Beato Anderl von Rinn en gloria.

Hoy en este presente artículo, quisiera dar a conocer un fenómeno que derivó del fuerte antisemitismo en la Europa Medieval y Moderna, dando como origen a muchos cultos locales, aún hoy en día siendo venerados, a pesar de no gozar con la aprobación oficial de la Iglesia Católica: son los llamados “libelos de sangre” es decir de supuestos asesinatos rituales cometidos presuntamente por judíos, teniendo como principales víctimas a niños. Muchos de estos relatos y “confesiones” fueron obtenidos bajo tortura. Estos casos son mera calumnia propagada en una época donde la superstición y el oscurantismo predominaba las conciencias de la sociedad. Ahora explicaremos las causas de estos hechos y los presuntos “mártires” que gozaron o gozan de culto.

Un factor predominante: el antisemitismo en la Europa Cristiana
Es interesante considerar que cuando hablamos de antisemitismo nos remontemos a la época del Holocausto de Hitler en la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, por muy duro que es de aceptar, estos hechos tuvieron gran relevancia durante la Edad Media, predominada por el cristianismo en su mayoría. Si en la cultura judía, la Torá prohibía de manera determinante el asesinato, la cuestión quedaría en la “veracidad de los hechos” con la que muchas historias se narraban de estos casos. En el judaísmo, como podemos atestiguar en las Sagradas Escrituras, la sangre y otros fluidos son considerados impuros, por lo que cuando se sacrificaban a los animales, la sangre no podía ser consumida y tenía que ser extraída y enterrada. Asimismo, el sacrificio humano fue considerado como aberrante y factor de separación entre los paganos cananeos y los hebreos.

Imagen procesional de San Cristobalito de la Guardia.

Imagen procesional de San Cristobalito de la Guardia.

Durante la Edad Media, era común en las ciudades tener población judía entre la sociedad cristiana, viviendo de manera relativa entre periodos de tolerancia, así como de intransigencia. Los argumentos que se utilizaban para justificar la persecución fueron primeramente a través de numerosos escritos de algunos padres de la Iglesia, tal es el caso de Melitón obispo de Sardes, que constituyó el llamado mito del deicidio, es decir, del asesinato de Dios. Melitón expresaba: “Dios ha sido asesinado, el Rey de Israel fue muerto por una mano israelita”.

En la tradición cristiana los judíos fueron comparados con la figura de Judas, facilitando un estereotipo negativo del pueblo judío. En ciertos momentos éste fue víctima de conversiones forzadas, acusaciones calumniosas, expropiación a sus propiedades y abierta hostilidad; por ejemplo, en España, es conocido el caso de San Vicente Ferrer, con su famoso lema: “Bautismo o muerte”, así como su opinión sobre los judíos; “la señal de Caín está puesta sobre ellos y es el olor que exhalan”. Numerosos predicadores de manera frontal atacaron al judaísmo y lo persiguieron, decomisando sus escritos sagrados, e incluso incitando a revueltas abiertas en algunas ciudades, tal es el caso de Valencia en 1391 y Barcelona, así como en otras poblaciones ese mismo año.

Una mera calumnia: los libelos de sangre
Centrándonos en el tema, queda responder a una pregunta ¿qué son los llamados libelos de sangre?; son acusaciones falsas, en las que se decía que los judíos realizaban crímenes empleando sangre humana durante sus rituales religiosos. Por lo general las víctimas principales eran los niños que no habían alcanzado la pubertad.

Éstos, según los escritos y crónicas de la época, eran secuestrados o comprados en una fecha determinada; generalmente los relatos describen que esto ocurría cercana la Pascua Judía, y que eran recluidos en casas particulares, a veces en sótanos o en las sinagogas. Generalmente se hacía esto de noche cuando todos los miembros de la comunidad se reunían. Se recreaba la pasión de Cristo, sometiendo al infante a torturas y humillaciones, como pinchazos, golpes, estrangulación, etc. Finalmente se dice, eran coronados de espinas y crucificados para que la sangre brotase y esta fuese recogida en recipientes. Eran asesinadas las “víctimas” con golpes de mazo o apuñalados, siendo utilizados los cadáveres para la magia negra y otras estupideces. La sangre era utilizada para preparar el pan ácimo para el Pessah (la Pascua).

Grabado de Santo Dominguito del Val crucificado.

Grabado de Santo Dominguito del Val crucificado.

Estas patrañas, realmente son asesinatos sin resolver, cuyo medio más fácil es culpabilizar a los hebreos, obteniendo “confesiones” mediante la tortura, además de propagar el fervor antisemita en la zona. Incluso sirvió de fundamento para que el infante asesinado fuese considerado mártir y en varios casos venerado públicamente.

No quiero decir que se niegue la muerte de los niños, sin embargo este medio de propaganda es de escaso valor histórico y por consiguiente, calumniador. Aquí encontramos otra de las más grandes mentiras que se pueden decir, o sea, relacionar el judaísmo y la magia negra. Como decíamos anteriormente, quien hiciese los relatos, desconocía las tradiciones judías, sobre lo que se refiere a la hechicería y la adivinación. En las Sagradas Escrituras podemos encontrar citas respecto al tema. “No practiquen el espiritismo” (Levítico 19, 31), “Cuando hayas entrado en la tierra que el Señor tu Dios te va a dar, no imites las abominaciones de aquellos pueblos. Que nadie entre los tuyos sacrifique en el fuego a su hijo o a su hija; que nadie practique la adivinación, la astrología, la hechicería o la magia; que nadie consulte a las almas o a los espíritus, ni evoque a los muertos. Quien hace estas cosas es detestable ante el Señor” (Deuteronomio, 18,9-14).

Como anteriormente decíamos estos sacrificios humanos son contrarios a la religión hebrea, y descartados actualmente, pero en la Edad Media, fueron muy comunes, llegando a la “canonización popular” de las víctimas, considerándolas mártires por odio a la fe.

Lista de los niños venerados como santos:
Iglesia Católica
San Simón de Trento
San Harold de Gloucester
San Werner de Oberwesel
San Robert de Bury

El pequeño San Hugh de Lincoln (no confundir con el famoso santo cartujo)
San William de Norwich
Beato Rudolph de Berna
Beato Anderl Oxner
(conocido como Anderl von Rinn)
Santo Dominguito de Val
San Cristobalito de la Guardia
(conocido como el Santo Niño de la Guardia)
Iglesia Ortodoxa
San Gabriel Zabludowski

Lienzo de San Werner de Oberwesel.

Lienzo de San Werner de Oberwesel.

Conclusiones
No tiene este artículo el objetivo de desacreditar el culto y la devoción a estos mártires (es cuestión personal de cada uno) sin embargo, a estas alturas, es increíble que esta misma veneración se base sin fundamento alguno en el hostigamiento y en la persecución de las minorías, con acusaciones calumniosas, además en algunos casos, relatos con similitudes, que permiten dudar de su autenticidad, siendo no comprobables y falsos los hechos narrados por distintos cronistas medievales, fruto del furor antijudío de la época. En la actualidad se sigan venerando en algunos lugares, como el caso del Niño de la Guardia, Santo Dominguito de Val, y San Gabriel (por la Iglesia Ortodoxa Polaca).

El antisemitismo es contrario a las enseñanzas del Evangelio, y como tal debe ser condenado. El respeto por los pueblos es parte fundamental de la convivencia entre culturas, que nos debe llevar al fin más importante: la paz.

René

preguntasantoral_anticopia_articulo20160405

Webs consultadas (17/03/16):
-https://es.wikipedia.org/wiki/Antisemitismo
-https://es.wikipedia.org/wiki/Libelo_de_sangre
-https://factoriahistorica.wordpress.com/2015/01/18/libelo-de-sangre
-https://es.wikipedia.org/wiki/Vicente_Ferrer_(santo)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

12 pensamientos en “Una cuestión polémica: los niños asesinados por los “judíos”

  1. Hace ya tiempo que al elaborar mis registros tuve que hacer investigaciones precisas sobre estos niños que hoy refieres en cada articulo, cada uno con el mismo esquema pero con una historia particular. Comentaba sobre estos casos a Toño hace un par de semanas, particularmente sobre San Cristobalito y Santo Dominguito, porque halle en la red una foto del cuerpo momificado del Beato Simón de Trento. Hay mucha información en la red muy buena que debate este singular tema de los niños que se dice fueron sacrificados por los judíos y que tu has reseñado. De San Cristobalito es un drama muy tremendo, novelesco, con fines políticos y económicos, sin reliquias y con un culto oficial casi extinto, cosa que no sucede igual con Santo Dominguito, cuyas reliquias existen a la par de un culto fuerte en Zaragoza.
    Me parece oportuno hacerte ahora unas apreciaciones: todos estos niños no fueron canonizados, sino que recibieron aprobación de culto por causas y posturas históricas que todos bien conocemos, por lo que técnicamente son beatos, aunque popularmente se les conozca como santos. Este es el punto interesante pues el culto del Beato Simón de Trento, fue abolido por el Obispo de ese lugar, poco después del Concilio Vaticano II y su cuerpo fue sacado de la iglesia de San Pedro de esa ciudad para ser sepultado en un cementerio. Este hecho por lo que se, dejo una jurisprudencia, pues tanto el culto del Beato Guillermo de Norwich y del Beato Hugo de Lincoln también fueron abolidos. Te hago la aclaración que el culto de un beato si puede retroceder y evitarse si la autoridad diocesana así lo considera, caso que no sucede en una canonización por razones que ya entendemos.
    Por último, creo que sería conveniente que hicieras la traducción de los nombres al castellano, Andrés y Rodolfo por ejemplo.
    Bueno el artículo pero creo que hubiera dado para más tomando cada caso por separado, no tratando de hacer una defensa o apología trasnochada, pero si exponiendo la hagiografía como se pretende exponer en cada caso que se publica en este blog. Te ánimo a que lo hagas si la administración del blog lo considera oportuno.
    Saludos.

    • Discrepo en cuanto a la traducción de los nombres de los santos. Cuando se trata de mártires antiguos que tienen los nombres en lenguas extintas o muy extrañas a nuestros oídos; o son mártires de tierras que tienen un alfabeto distinto al nuestro, entiendo que se traduzcan, pero si no es el caso, es más fácil mantener el original para que sea más fácilmente encontrado cuando realizas búsquedas por la web. Y más tratándose de alemán o inglés, que no tienen ninguna dificultad de deducción para nosotros.

    • Humberto, que los niños practicamente, solo muy pocos fueron reconocidos por la Iglesia. Tal es el caso de Dominguito de Val o Anderl Vin Rinn (cuyo culto también fue abolido despues del Concilio Vaticano II). Entonces a pesar de ello, muchos fueron venerados popularmente (por lo que practicamente serían santos, no beatos), pero también ten en cuenta que muchos de esos cultos desapareceieron antes de la Reforma Protestante como en el caso de Inglaterra. Ahora, en el artículo yo quise hablar en general sobre el contexto pero se puede tratar esto por separado porque cada caso es distinto, pero tambien recuerda que a veces no se tiene en la internet tanta información por lo que enlazarlo es un poco difícil. Claro que estoy de acuerdo que el artículo pudo haber sido mejor, solo esas pequeñas dificultades fueron las que me impidieron ampliar la información. Un libro posee mucha más información (que yo no dispongo) que una determinada página web pero hago el intento

  2. Este es uno de los temas que más me enervan de la hagiografía crítica. Como bien ha señalado Humberto, se han dado convenientes rectificaciones y pasos atrás respecto a estas barbaridades de culto, pero todavía queda mucho por hacer pues en el imaginario social y a nivel local, la veneración a estos falsos mártires prosigue y el antisemitismo, en general, está lejos de ser cosa del pasado.

    Como René, no niego el asesinato de estas pobres criaturas, que no tienen culpa de que hayan sido instrumentalizadas por el odio para justificar las causas más rastreras. Pero, ¿quién los mató? ¿Y por qué lo hizo así? Estamos ante un crimen colectivo llevado a cabo para usar las comunidades judías europeas como cabeza de turco ante lo que era mero odio y deseo de destruir a una minoría que no compartía la religión estatal. Melitón de Sardes, Vicente Ferrer y Martín Lutero, entre muchos otros que predicaron el odio a los judíos, tienen las manos manchadas de su sangre tanto como aquellos que ejecutaron la violencia contra ellos, y que Dios me perdone porque sé que el primero era obispo, el segundo Santo y el tercero, líder de la Reforma. Pero así somos los seres humanos, un apabullante contraste de luces y sombras.

    No me sorprendería nada que estas criaturas fueran asesinadas por uno o varios sádicos que trataran de aniquilar las comunidades judías locales. Pensad en quién pudo darles la orden, y que se os pongan los pelos de punta. Más si consideráis que seguramente fueron los mismos que promovieron su culto, beatificación o canonización.

    ¿Mártires? En absoluto. Víctimas e instrumentos, desde luego. Pobres criaturas. Y pobres judíos. Que hoy en día se siga pensando que una confesión arrancada de la tortura es válida me pone los pelos de punta. El torturado dirá lo que sea con tal de que se termine su agonía. ¿No hicieron lo mismo con aquella masa de mujeres, sin nombre la mayoría, acusadas de brujería?

    Pero los mejores argumentos son los que escribes en favor de la cultura judía, que como conjunto jamás hubiese podido aprobar prácticas así, tanto que las condenaban directamente y las perseguían. Los progroms medievales y el genocidio contemporáneo contra la diáspora judía es uno de los mayores crímenes que se han cometido en la historia contra la humanidad, y justificarlos con un halo de sacrosantidad sólo empeora lo que ya de por sí es bastante horrible. Nunca se reparará lo suficiente.

    • Pues ya hacía falta que anduvieras por estos lares, le sabes poner sabor al caldo, tienes un etilo que se extraña, Ana María. Anoche estuve revisando un historial de estos casos que se dan hasta bien entrado el S. XX. He visto hasta fotografías donde se muestran las heridas de un niño ruso con 47 heridas que lo desangraron ritualmente. Aba, como historiadora que eres y con esa gran observación que tienes quiero preguntarte algo: estos niños fueron asesinados, y en estos asesinatos, haya sido uno o varios los autores, se presta para conjeturar abusos sexuales, siendo la pedofilia y la pederastía dos crímenes tan antiguos, estos niños que ahora nos detiene la atención, ¿pudieron haberse mezclado con acciones sexuales? De lo leido me he enterado de casos con el ano dilatado. ¿Puedes darme tu opinión por favor? Gracias.

      • Tienes más fe en mí de lo que realmente merezco, Humberto. No he estudiado estos casos en profundidad, primero, porque no parece haber niñas sacrificadas -sólo han sido varones- y segundo, porque de verdad que es un tema que me enferma. Pero no me sorprendería para nada lo que me comentas. En todas partes, ayer y hoy, se abusa sin piedad de los niños, ya sea por pudo sadismo, ya por responder a una necesidad sexual fruto de una parafilia.

        Seguramente no hay ningún patrón y cada caso es distinto. El Santo Niño de la Guardia en realidad, se puede decir que no existió: ni había cuerpo, ni se encontró nada, ni nadie había denunciado la desaparición de ningún niño, ni se echó en falta ninguna criatura. Fue un invento tan burdo y descarado que se me cae la cara de vergüenza al saber que en Toledo aún celebran este Santo, y que me perdonen los vecinos de La Guardia, que no es por faltarles al respeto.

        Pero también hay que tener en cuenta que si los asesinatos eran a encargo, las lesiones pudieron haberse producido intencionadamente para inculpar a un colectivo en común. No olvidemos que los sodomitas -como se llamaba antiguamente a los homosexuales-; como las “brujas”, los judíos y los moriscos, eran carne de hoguera constante.

        • Yo creo que hubo el caso de una niña, pero lo unico que se sabe es que la encontraron muerta. Pero no consta su nombre y si es venerada. En este caso totalmente comparto tu opinión Ana. Gracias por aportar más a mi pobre trabajo.
          Perdona primero mi tardanza en responder, la Universidad me tiene un poco estresado, pero bueno, así es la vida.
          Se me faltaba comentar que cualquiera pudo haber cometido crimenes de este tipo, sea animista, cristiano, judío o musulmán, pero echarle la culpa al pueblo judío de estas patrañas se me hace irrazonable y condenable

  3. Entre los más famosos de estos casos son san Cristobalito y santo Dominguito, y el caso de san Simoncito que según eh leído tiene toda la pinta de haber sido un simple asesinato sin ritualismos pero que como los otros fue utilizado para echarle la culpa a los judíos, desgraciadamente la iglesia y los cristianos tuvimos un periodo lastimoso y vergonzoso donde solamente buscabamos a quien echarle la culpa de lo malo que sucedia a nuestro alrededor, asi fueran judíos, brujas, musulmanes, negros, indios el que se pusiera enfrente, no buscabamos al culpable sino a quien echarle la culpa y creo que esta actitud fue la que provoco casos como los Niños mártires de los judíos y las cacerias de brujas. Son casos vergonzosos del culto católico pero como en el caso de santo Dominguito que ha tenido y tiene un culto fuerte y es muy recordado creo que es dificil poder terminar con este culto, posiblemente lo ideal en ese caso seria suprimir las referencias a que fue “asesinado por judíos” que es algo infundado. Te agradezco mucho el artículo hacia mucho que esperaba se hablara de estos santos niños ojala y posteriormente alguien hable de cada caso en particular.

    • Yo creo que alguna vez podremos tratar de este tema por separado, sin embargo creo que me falta información, y aquí en Veracruz no hay libros que yo sepa que traten sobre el tema, lo que si me choca como tu bien dices es de que en la actualidad aún seguimos estigmatizando a las minorías, el antisemitismo incluso estaba desde antes del cristianismo, y creo que actualmente siguen con las calumnias sobre los líbelos de sangre, no se si he escuchado un caso en Rusia, pero ahí lo dejo porque si no este tema si no da risa, da pena.
      No estoy encuentro fácil retirar los cultos, como el de San Cristobalito de la Guardia, o el Santo Domiguito de Val. Son muy arraigados, pero por lo menos catequizar bien a la gente y saber de donde provienen.

        • Recientemente como por el año 2005 se hizo público por miembros de la Duma, aunque también, gracias Lu, por aportar a mi pobre artículo, como a ti, da para mucho donde cortar, y tienes razón que todas las conclusiones son terribles, no solo por el desconocimiento, sino que estamos hablando de hostilidad abierta y directa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*