Santo Niño Mueve Corazones

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santo Niño Mueve Corazones.

Santo Niño Mueve Corazones.

La infancia de Cristo es una de las devociones más extendidas entre los fieles, pero en el México de la primera mitad del siglo XX se volvió una de las más populares creando advocaciones diferentes, basándose en la necesidades de los devotos, o la espiritualidad de los institutos religiosos. De esta manera, no se hace raro escuchar nombres como el Santo Niño Limosnerito, Niño Doctor, de la Azucena, etc. Una de esas imágenes de Cristo Niño basado en la espiritualidad de un instituto religioso, es el Santo Niño Mueve Corazones que se venera en el Santuario de Nuestra Señora de Loreto, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

En 1909, llega a nuestro país la Congregación de los Misioneros de los Sagrados Corazones de Jesús y de María y de la Adoración Perpetua al Santísimo Sacramento del Altar, o Misioneros de Picpus. Al poco tiempo de su llegada a la capital del país, el 15 de junio del mismo año, el Arzobispado de México les entregó el Santuario de Loreto donde desplegarán su apostolado, dado que la zona es de un aspecto popular. Los Padres de los Sagrados Corazones se harán querer por todo el vecindario, además que eran conocidos por ser excelentes guías espirituales; su fama hará que la más alta sociedad de la época se convierta en sus benefactores, que se tradujo en obras votivas que adornaran su Iglesia, siendo una de las más activas y concurridas en la ciudad.

Después de los tormentosos años de la Persecución Cristera, en la cual, el México católico acentuó con mayor interés el culto al Sagrado Corazón de Jesús, los padres misioneros de Loreto idearon poner una imagen de Cristo en su inocencia infantil que reflejara esa piedad sacrocorde tan propia de su familia religiosa, a la veneración pública, invitando a la conversión de los fieles.

Será un sacerdote de la comunidad, el Padre Tamariz, de origen español, que en 1935 contratará a Nicolás Vidargas e hijos, escultores de origen guanajuatense, recién llegados a la ciudad, la hechura de la imagen que tenían en mente. Hay una pía leyenda dice, que el mismo Niño Jesús se le apareció al escultor para que hiciera bien la imagen, prometiéndole, que no podrían hacer réplicas igual de bellas que la original. Y en efecto ninguna réplica es tan bella como Él. Es este relato poético el que le dio fama, pues muchos expertos aseguran que los artistas que han intentado reproducir la imagen no tienen problema alguno al esculpir el cuerpo, pero cuando llega el momento de reproducir su rostro se dan cuenta de que por más que lo intentan no pueden hacerlo.

Lienzo de la Madre Santísima de la Luz, venerado en su basílica de León, Guanajuato (México).

Lienzo de la Madre Santísima de la Luz, venerado en su basílica de León, Guanajuato (México).

Lo cierto es que los Vidargas eran unos excelentes escultores y uno de ellos, que le ofrecieron hacer imágenes para unos hacendados, respondió: “¿Cómo voy a tallar una imagen para que vaya a estar de adorno en la casa de algún rico?, no hago esas cosas, hago imágenes para las iglesias, para que la gente vaya a rezarles”. Tal era su piedad que se tradujo en las magníficas tallas religiosas que salieron de sus manos, motivando la devoción entre la gente.

Para la imagen del Niño Mueve Corazones, es incierto en qué se basaron para modelar la talla según la idea de los religiosos, algunos suponen, dado las características de la escultura, se inspiraron en la imagen del Niño Jesús que tiene la Virgen, en la pintura de Nuestra Señora de la Luz de León, pues los Vidargas eran originarios de esa ciudad. El P. Tamariz al ver la escultura en el taller quedó paralizado y lo único que pudo decir mientras contemplaba la imagen, fue “en efecto, mueve corazones” y así fue llamado en adelante porque se dice, que quien miraba su rostro se enamoraba de él, al punto de dejar sus pecados. La imagen fue entronizada en el Santuario de Loreto en 1936, ubicándose en la antigua Capilla de la Santa Casa, hoy del Señor del Trabajo, y es gracias al Padre Eduardo Lozano que en el año 2004, la imagen es llevada a una capilla lobular a lado del presbiterio del templo, donde recibe constante veneración por parte de los fieles. Actualmente la imagen se ha retirado del altar de madera que lo albergaba, para ser colocado en un nicho en el muro en la misma capilla y que antiguamente estaba cubierto por la pintura de la Virgen del Refugio, lo que la aleja un poco más de sus devotos.

Desde su llegada, a la imagen se le atribuyeron fenómenos milagrosos y extraordinarios, uno de ellos fue el convertir a un pecador empedernido. De ahí que se le invoque como instrumento de conversión. Otro de los milagros más famosos, sin duda alguna, fue el caso de una mujer que no podía tener hijos y deseaba con toda su alma que Dios le concediera la dicha de ser madre, y para esto consultó a una infinidad de especialistas en la materia, sin obtener resultado alguno. Después de agotar todas las alternativas disponibles, acudió al Santo Niño Mueve Corazones invocándolo con mucha fe y devoción que le concediera la bendición de la maternidad, lo que sucedió al poco tiempo quedando encinta, pero como era una mujer madura, su embarazo era de alto riesgo, y para que este llegara a feliz término, le pidió al Niño la cuidara en todo momento y su bebé naciera sano. Pasó el tiempo y la criatura nació, y en agradecimiento de todas bendiciones dadas, la feliz madre acudió al Templo de Loreto, donde se encontraba la milagrosa imagen para que su hijita diera los primeros pasos ante los ojos del Santo Niño Mueve Corazones. El hecho lo hizo protector de embarazos y de los niños, especialmente de niños enfermos de leucemia.

Detalle del rostro.

Detalle del rostro.

Durante el año, los devotos entre los que se encuentran muchos padres de familia, ofrecen a manera de exvotos, infinidad de juguetes y dulces. No falta entre ellos quien también deja fotografías de sus hijos ya sean convalecientes o difuntos. Su fiesta se celebra el día 30 de abril y el domingo siguiente, donde se hace una solemne misa y se reparte a los niños los juguetes que ha recaudado la imagen a lo largo del año.

El culto por esta imagen del Niño Jesús, ha llegado a lugares tan distantes como Jalisco, Hidalgo, Puebla y la Península de Yucatán, gracias a los singulares prodigios obtenidos a los fieles que han acudido a Él. En el Barrio de Tlaxcala de la ciudad de San Luis Potosí, en la Calle Eje Vial, posee un nicho con una fotografía antigua, es venerado con sencillez por los más desfavorecidos (prostitutas, drogadictos, inmigrantes y limosneros). Los devotos del vecino Estado de México, le han erigido un Santuario en la comunidad La Joya, Villa de Guerrero, cuya festividad es una de las más grandes en la zona.

La imagen
El Santo Niño Mueve Corazones, como lo hemos mencionado anteriormente, posiblemente está inspirado en la Imagen de la Madre Santísima de la Luz que se venera en la Ciudad de León Guanajuato, teniendo en cuenta que ambas devociones tiene como objetivo principal, lograr la conversión, usando el mismo símbolo iconográfico del corazón como alegoría del pasaje de la Escritura: Yo les daré un solo corazón y pondré un espíritu nuevo dentro de ellos. Y quitaré de su carne el corazón de piedra y les daré un corazón de carne, para que anden en mis estatutos, guarden mis ordenanzas y los cumplan. Entonces serán mi pueblo y yo seré su Dios (Ezequiel 11,19).

Katia Perdigón Castañeda en su libro “Mi Niño Dios”, nos describe la imagen: …representa a Jesús Infante con rasgos europeos, tez rosada, ojos entreabiertos de color café, cejas marcadas, nariz recta, mejillas regordetas, boca cerrada que muestra una ligera sonrisa. Se encuentra erguido sobre una peana, con una pierna ligeramente adelantada y la rodilla izquierda semiflexionada. Integrada a la talla de la vestimenta, la cual consta de un vestido blanco con diseños en rosa, puños, cuellos y orilla con motivos dorados, la mano derecha muestra un corazón y con la izquierda detiene el vestido y porta un pañuelo azul con cuatro corazones. Sobre la cabeza con cabello ondulado café, tiene una aureola metálica.

Imagen que se venera en el Barrio de Tlaxcala, San Luis Potosí.

Imagen que se venera en el Barrio de Tlaxcala, San Luis Potosí.

La misma autora nos sugiere el significado de sus elementos iconográficos: Es probable que se trate de una alegoría cercana al Sagrado Corazón de Jesús… y que los cinco corazones representan las cinco llagas que obtuvo Jesucristo en manos pies y costado, mientras que el pañuelo azul posiblemente se relaciona con la bondad y el agua del bautismo. Desde el punto de vista técnico es una escultura bien lograda, a pesar de su pequeñez. La naturalidad de su expresión ha hecho pensar a los devotos “que está vivo y solo le falta hablar”. Como imagen religiosa es bellísima, además que desde el primer momento a la vista, invita a la oración y a la ternura, pues tiene muy bien ganado su nombre: Mueve corazones. Además es la imagen de mayor culto después de la Santa Patrona, la Virgen de Loreto.

El templo
Localizado frente a la plaza del mismo nombre en la zona oriente del Centro Histórico, el Templo de Loreto nos recibe con una fachada austera bastante inclinada con respecto al nivel de la banqueta. La historia de este templo es antigua, sus primeros orígenes datan de finales del siglo XVII, cuando funcionaba como bautisterio del contiguo Templo de San Pedro y San Pablo, albergando desde entonces la imagen de Nuestra Señora de Loreto traída desde Italia por el padre jesuita Juan B. Zappa. Después es trasladada al Templo del Colegio de San Gregorio para indígenas, donde se le había hecho una capilla, (hoy del Señor del Trabajo).

Tras la expulsión de la Compañía de Jesús y después de haber sufrido varias reformas, Manuel Tolsá, el más destacado de los arquitectos del periodo virreinal, recibió el encargo para proyectar un nuevo templo en el sitio que ocupaba la vieja iglesia del Colegio. Tolsá propuso una gran cúpula esférica que remataría una planta en forma de cruz griega que recuerda los bocetos que Miguel Ángel tenía para la realización de su “templo ideal”. Después de algunos problemas con el conde Antonio de Bassoco, quien financiaría parte de la obra, Manuel Tolsá cedió la obra a su aprendiz Agustín Paz quien siguiendo el plan original de su maestro realizó algunas modificaciones como la ampliación de la nave central y algunos cambios en la fachada, empezando la construcción de este nuevo templo en 1809 a manos de él y del arquitecto Ignacio Castera concluyendo las obras el 22 de agosto de 1816. Desde entonces la obra ha enfrentado problemas de hundimientos que incluso motivaron al cierre del templo en 1832, autorizándose una nueva apertura 18 años después en 1850.

Santuario de Loreto, Centro Histórico de la Ciudad de México.

Santuario de Loreto, Centro Histórico de la Ciudad de México.

La puerta del Templo de Loreto es una sombra, una oscuridad que apenas deja ver al fondo los rayos de luz que bajan desde la cúpula. Al entrar una nave con bóveda de cañón austeramente ornamentada nos conduce al transepto, ahí sucede el choque, la conmoción interior, al entrar bajo esa cúpula el espacio adquiere dimensiones colosales, cinco capillas atraen nuestra atención como si se tratase de grandes minas que hubieran sido excavadas de una cantera, y que muestran rítmicamente contrastes de luces y sombras que dan gran dramatismo a este interior clásico de espíritu barroco que nos hace mirar hacia arriba y asombrarnos con la majestuosidad de un domo que es más bien una entrada al cielo.

preguntasantoral_anticopia_articulo20160430

Entre sus numerosas obras de arte resalta las magníficas esculturas del Ecce Homo o Señor de la Humildad del siglo XVIII, la de la Santa Patrona con su trono en plata también del mismo siglo. El templo es una verdadera pinacoteca que tiene conservas pinturas de los siglos XVII, XVIII, XIX, y XX. Entre ellas se encuentra un San Pablo en la Sacristía firmado por Juan Correa, El Milagro de San Luis Gonzaga a Nicolás Celestini firmada por Miguel Cabrera. De este artista, también pintó la Bendición de la Mesa de la Sagrada Familia en la Capilla del Señor del Trabajo y en el resto del templo hay bastante atribuibles. También está la Virgen del Refugio que anteriormente mencioné, de José Salomé Pina y que el mismo artista volvió hacer para el Templo de la Profesa. En la Capilla del Santo Niño Mueve Corazones que tiene comunicación con la Sacristía, hay una talla del Patriarca San José, y en los muros se encuentra una pintura del Nacimiento de Cristo de autor anónimo, y a los lados San Ignacio de Loyola y San Ciro Mártir de la escuela de Miguel Cabrera.

Agradezco enormemente la colaboración de Luis Herrera, Leobardo Olguín, Ana Cecilia López y André Efrén Ordoñez, y especialmente a Enrique Lopéz-Tamayo Biosca por las fotografías.

Tacho de Santa María

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

19 pensamientos en “Santo Niño Mueve Corazones

  1. Y como no sentirse atraído por esta Santa imagen, extraño será el capitalino que no lo conozca y que no se sienta confiado depositando la firme esperanza de que uno de esos corazones entre sus manos sea el propio, que tanto necesita de consuelo y lo encuentra con seguridad al contemplar a Cristo Niño, sea en esta u en otra advocación de Jesús Niño que sería de México sin esa ternura del Dios -Niño que nos tranquiliza en medio de las pruebas y el ajetreo de la vida diaria. Gracias Tacho por este pedazo de escrito que con toda seguridad tiene la impronta de tu afecto por Cristo Niño.

    • Si he de confersar no soy mucha devoción a las imagenes de Cristo Niño, pero esta en particular no se si por la cotidianidad o por que la he visto bella me acostumbre a verla y tratar de levantar la devocion un tanto olvidada en el Templo mientras estuve ahi. Gracias Leo por que realmente por el te conoci jejejeje

  2. La imagen es muy bonita, muy dulce y no me extraña que inspire devoción, pero artísticamente no es nada sobresaliente. Es un típico Niño Jesús estilo Olot, como el Niño Limosnerito o el celebérrimo Divino Niño Jesús de Colombia, aunque no de los baratos, sino de los mejores, por supuesto. Aquí en España los hay a patadas, incluso la aureola es muy común, aunque a un Cristo le convienen mucho más las tres potencias.

    Tan sólo el detalle de la recolección de corazones es genuina en esta imagen. Y la devoción tan particular que ha despertado, vaya. Aconsejaría la restauración, pues se ve que el rostro y las manos tienen daños, por no hablar de la pérdida de policromía de la túnica.

    • Pues es talla de madera Anita, le vi firma y fecha cuando lo limpie el polvo hace un año, tal vez tenga alguna influencia de Olot, pero sui es talla de madera pues los mismo escultores hicieron mas imagenes en el templo. Si necesita una buena restauracion la imagen lo requiere a gritos, desgraciadamente hay “otros intereses”…. hable de mas..

      • Y qué, Tacho, si es de madera. Los moldes de Olot se hacen tanto en madera como en estuco. Olot es un estilo, no un material concreto. Y esta talla es totalmente estilo Olot. Me parece que me has malinterpretado y has entendido que he dicho que es de mala calidad o algo así. No señor.

        Una buena figura de Olot, grande y de madera, te puede costar un buen ojo de la cara. Al estilo Olot no le falta calidad, lo que le falta es originalidad y creatividad, pues todas son prácticamente lo mismo. Tampoco es que pretendan otra cosa, son para devoción local y privada. Simplemente sorprenderme de que imágenes tan comunes alcancen tanta devoción cuando seguramente tienen mejores ejemplares de épocas pasadas juntando polvo en algún trastero.

        • Anita, los conceptos lo tengo claros, y repito es posible que el escultor tengo alguna influencia de Olot, pero que fuera de ellos precisamente no esta claro, incluso la familia de escultores un tienen el taller y siguen trabajando imagenes religiosas

          • Claro, es que insisto, Olot es un estilo, no significa que la escultura provenga de España. Desde luego que sería fabricada allí. Pero el estilo es el que es. Muy decimonónico.

  3. No conocía esta imagen y su advocación, gracias por darla a conocer.
    Me parece que es una devoción con mucha tela pastoral para cortar, pues aunque sí hay devoción al misterio de la infancia de Cristo, (Praga, Atocha, Pa, Doctor, De la Suerte, etc.) ésta se reduce a un bebe recién nacido o de un par de meses, tal vez la excepción sea el Niño de las Palomitas; ciertamente la infancia, la adolescencia y la juventud del Señor están bien desconocidas y siendo Cristo la medida de todas las cosas, sería bueno que los niños, los adolescentes y los jóvenes lo imitaran desde cada periodo de edad, teniendo una conexión que enriquezca sus existencias y su crecimiento como personas.
    Esta imagen es pía y devota, hace honor a su nombre, quiera Cristo que sea una realidad el que Él sea el centro y eje de todos los corazones.
    Aprovechando el tema, te platico que en mi ciudad hay una parroquia dedicada a Jesús Niño (que nada tiene que ver con NIño Jesús de Colombia), un caso verdaderamente notorio.

    • Pero eso sería complejo, ¿cómo fundamentarías esa devoción? Pues de la infancia y adolescencia de Jesús no sabemos nada de nada. La última vez que nos habla el Evangelio de Jesús Niño es cuando sus padres lo pierden y lo encuentran de nuevo en el Templo; y a continuación, cuando ya es adulto y empieza a predicar.

      • Ana, tienes en parte la razón, porque no es solamente una devoción, la imitación de Cristo es medular para todos los bautizados, sin excepción de edad, sexo o estado civil.
        Yo solamente hacía una reflexión, que podría venir de una deducción: un adolescente o joven obediente, estudioso, trabajador, respetuoso de sus padres, atento con sus superiores, promotor de valores, etc.
        Bastaría imitar a Cristo diciendo: ¿si Cristo estuviera en mi lugar, que hubiera hecho? No solamente los adultos pueden hacerse esta pregunta

        • Existen algunas representaciones coloniales pocas eso si de Cristo adolescentes y algunas romanicas y bizantinas, Ana me corregira de ser necesario. Pero por ejemplo don Humberto en la ciudad de México aunque ahora no recuerdo el nombre del templo se venera una imagen de Cristo adolescente conocido como “El Señor del amor”, por otro lado durante la colonia también existió un culto a los ultimos años de infancia de Cristo que aparece en la biblia, el famoso Niño Perdido osea el niño que se perdio en el templo, hasta existe una famosa leyenda de una calle que llevaba ese nombre, por un niño que se perdio y la madre prometio a la Virgen que si aparecia lo que sucedio pondria una capilla en ese lugar dedicado al misterio del Niño Jesús perdido y hallado en el templo. Desgraciadamente le dire como experto en devociones populares, las imagenes las pocas que hay de la adolescencia de Cristo o de una edad un poco mayor al niño del pesebre no han cuajado, salvo excepciones que han cuajado hasta ahora en el siglo XX y XXI como el Mueve Corazones, el de las Palomas o el de Colombia, posiblemente se daba a lo que dice Ana, no hay justificación biblica para ellas. Aunque todo parece indicar que desde el siglo XX a la actualidad es la epoca de las devociones que muchas veces no tienen una justificación biblica como las de estos santos niños o la de la misma Infantita que aunque es muy antigua actualmente ha tomado una fama y devoción que nunca antes se habia visto.

      • Coincido plenamente con Meldelen, la única manera de sustentar la devoción a Jesús Niño no es otra que la del Verbo encarnado, el misterio del Dios -Hombre que lo fundamenta, esa según yo sería la manera más teológica y bíblica de hacerlo, que de otro modo tendríamos que recurrir a leyendas y “apariciones” que solo dejan en mera superstición y en ocasiones idolatría (Niño Pa, etc…) la verdadera devoción a Jesús Niño que no es otra que la de una devoción estricta al misterio de la Encarnación, hablar de un Dios plenamente hombre es el punto de diferencia del Cristianismo respecto de otras religiones. Quien se diga Cristiano y no acepte la Encarnación de Dios simplemente no puede decirse verdadero Cristiano.

        En este particular me encanta la imagen , que dicho sea de paso, ciertamente es hermosa e irrepetible en medida de que toda obra lleva en sí la impronta del autor que la dota de cierta peculiaridad que la hace única, más no por milagro ciertamente.

        Además de que aquí la fantasía de su procedencia no se hace presente como en otros casos (aparecidos o que se hacen insoportablemente pesados).

    • A principios del siglo XX, fue una de las grandes devociones que resurgieron en la piedad de la gente ya vez en Guadalajara gracias la Beata Vicenta de Sta. Dorotea, no me estraña que surgan devociones al Niño Jesus en muy varias expresiones. En Cholula hay dos capillas una dedicada al “Dulce Nombre de Jesus” y el Patron es una imagen del Santo Niño en San Andres y en San Pedro El Sto. Niño Perdido del templo del mismo nombre y que como decia su culto ultimamente ha crecido en importancia.

  4. Muchas gracias amigo Tacho por este artículo, sabes que me encantan los Niños Jesús asi que me gusto lo que escribiste, me parece que el Niño Mueve Corazones aun tiene mucho por decirnos y muchos por investigar sobre el, porque parece que sus antecedentes se han ido perdiendo y nublando aunque gracias a tu articulo se ha despejado un poco.

    • Gracia Efrencito!
      Recuerdo todo lo que platicamos de el las veces que me visitaste en Loreto, y estoy de acuerdo esa imagen aun tiene mucho que decirnos, pues tantas realidades desconocidas se han nublado de leyendas que pertenecen a varias imagenes tambien de gran devoción.

  5. No sabía que en esta ciudad había un Santo Niño “Muevecorazones”. La parroquia de la colonia a la cual llegué a vivir cuando me mudé a Ciudad de México se llama precisamente “del Espíritu Santo y del Señor Muevecorazones”. El templo, a cargo de los Pasionistas, lo preside un Santo Cristo de mediados del S. XX, para mi gusto de poco interés artístico, cuya fiesta se celebra el 14 de septiembre. Nunca lo he podido ver de cerca pues está fijo al retablo (el día de la fiesta decoran y procesionan una foto impresa en lona),pero siempre me extrañó esa advocación tan rara (y el título me resulta poco atractivo por decir lo menos). Supongo que algún vínculo podría tener esa imagen de Cristo con el Santo Niño en el Centro Histórico, a unos pocos kilometros de aquí.

    • Muy bien Moy:
      Hablas de una imagen en concreto, El Cristo de los Corazones o Muevecorazones, el original se encuentra en la Ciudad de Huajuapan de Leon, en Oaxaca en el Sagrario de la Catedral. Es un Cristo muy impresionante devido a que esta representado con una gran cantidad de heridas. Su culto aumento por la epoca de la Guerra de Independencia, ya que auxilio a las tropas de General Morelos que estaba sitiadas en la Ciudad.

      • Tacho Sta. Maria su nombre correcto es el señor de los corazones de la parroquia del sagrario diocesano de Huajuapan de Leon Oaxaca. Exactamente el culto aumento por el rompimiento del sitio de Huajuapan (el mas largo en la independencia de Mexico con 112) cuya festividad es el dia 23 de Julio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*