San Gregorio Nacianceno, Obispo y Doctor de la Iglesia (III)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle del Santo, obra de Domenichino, en la capilla de San Nilo, Grottaferrata, Italia.

Detalle del Santo, obra de Domenichino, en la capilla de San Nilo, Grottaferrata, Italia.

Maestro de la fe
En el recogimiento de su soledad, pudo dedicarse a una ingente obra por escrito, saliendo de su pluma mucha correspondencia, en la que sabe orientar hacia Dios a sus corresponsales, a quienes se entrega con ternura y delicadeza. Por la fe ortodoxa demuestra que la cultura cristiana no es inferior a la pagana: de la primera hace una fina presentación literaria frente a la vieja propaganda de los herejes, que usaban la poesía para contaminar con sus errores al pueblo, la misma que ahora era usada por él como medio pedagógico para demostrar que entre los cristianos también había poetas, lo que negaban los paganos. Sin ser un poeta de gran relieve, supo manejar el poema didáctico, el himno, la elegía y el epigrama. Se conservan cerca de cuatrocientas poesías suyas, en las que se mueve con facilidad y con dominio del estilo griego. En toda esta parte de su obra, incluso cuando se reduce a una prosa versificada, se entrevé su ternura de espíritu y su sensibilidad casi enfermiza y plenamente enamorada de Dios, entregada a su servicio. El más largo de sus poemas es el que trata sobre su propia vida, que alcanza los 1949 versos.

Rufino de Aquilea refiere de su enseñanza lo siguiente: “Prueba manifiesta de error en la fe, es no estar de acuerdo con la fe de Gregorio”. De este Santo hay que reconocer su plena ortodoxia que da respaldo moral a su doctrina como una regla de la verdadera fe, motivo por el que varios concilios lo citan en muchas ocasiones. San Gregorio Nacianceno influyó significativamente en a teología trinitaria, es recordado como el “Teólogo Trinitario”, él explica el hecho trinitario, hace la distinción de las Tres Divinas Personas o hipóstasis en la Santísima Trinidad; es el primero en precisar las propiedades distintivas de las Tres Divinas Personas con las respectivas características de su naturaleza y persona; sus relaciones internas son expuestas así: “ingénitus-genitus-procedens”: “El Padre no tiene su ser de ningún otro, el Hijo es engendrado por el Padre, el Espíritu Santo es procedente del Padre”. Suyas son estas palabras también: “El Espíritu Santo es verdaderamente Espíritu, viniendo en verdad del Padre pero no de la misma manera que el Hijo, pues no es por generación, sino por procesión, puesto que debo acuñar un apalabra en beneficio de la claridad”. Aunque no desarrolla el concepto plenamente, su idea quedará como semilla que germinará y dará fruto en la teología sobre el Espíritu Santo que habrá después. Conviene recordar que San Gregorio Nacianceno expresa, afirma y defiende la divinidad del Espíritu Santo, quien es el que nos santifica cuando estamos unidos a Cristo, en una “deificacion que consiste en acceder por el Hijo y el Espíritu Santo, al Padre, fuente misma de la divinidad”.

Reliquias del Santo en el Patriarcado Ecuménico, El Fanar, Estambul (Turquía).

Reliquias del Santo en el Patriarcado Ecuménico, El Fanar, Estambul (Turquía).

En cuanto a la Redención es suya la sentencia cristológica antiapolinarista que dice: “no es sanado lo que no es asumido”, pues esa secta negaba que Cristo tuviera alma. También enseña que Cristo tiene dos naturalezas: humana y divina, que Él posee un cuerpo humano con su respectiva alma, no habiendo por esto dos Hijos ni dos Dioses. Ambos elementos constituyen al Salvador, pero el Salvador no es uno y lo otro.

Sobre el Bautismo enseña que es necesario bautizar a los niños, particularmente si están en peligro de muerte; el martirio puede, por asimilación, suplir este sacramento. Respecto a la Eucaristía afirma la real presencia de Jesucristo en ella, por la que el Señor se hace presente entre nosotros y actualiza su inmolación en el Calvario.

Con la escatología, enseña sobre las postrimerías del alma y que la respuesta del hombre ante el hecho la muerte debe ser física y ascética. Con ella, él puede ser admitido a la visión de Dios, luego, los cuerpos de los difuntos podrán participar de ella hasta después de la resurrección. Como la muerte lleva aparejada la corrupción, se debe buscar la incorrupción, por eso la muerte ascética es un medio para lograrlo y la garantía de ello es la humanidad de Cristo resucitado. Respecto de los réprobos, dice que las penas que éstos sufren en el infierno, son más de orden moral que físicas.

La profundidad de su magisterio bien le ha merecido el sobrenombre de “El Téologo” por antonomasia. Su pneumatología y cristología fueron decisivas para el posterior desarrollo teológico y dogmático. Su experiencia personal hace binomio con la enseñanza de la Iglesia, profundizando el conocimiento de Dios en provecho suyo y en bien de quienes se siente responsable. Su influjo fue decisivo en el pensamiento oriental, hay rastros de su enseñanza en la Regla Monástica de San Basilio y en los escritos de Evagrio Póntico, el Pseudo Dionisio, Diódoro de Fótica, San Máximo el Confesor, San Doroteo de Gaza, Rufino de Aquilea, San Gregorio I el Magno y San Jerónimo, quien da una referencia suya: “Grandísimo orador fue mi maestro, y escuchándolo interpretar la Escrituras, conseguí interpretarlas”.

Su obra se pueden clasificar en discursos, que son 43 y no 44 como se creía, pues uno que se consideraba suyo se rechazó por espurio. Se pueden mencionar entre ellos el ya referido Sobre la Fuga, Invectivas contra Juliano, y Los Discursos Teológicos sobre la Trinidad. Se conservan como 244 cartas, dedicados San Basilio, sus familiares y amigos. Su composición poética se divide en Carmina dogmática (38 poemas), Carmina Moralia (40 poemas), sobre su vida (99 poemas), amigos (8 poemas) epitafios (129 poemas) y Epigrammata (94 poemas). Existe un poema sobre la Pasión de Cristo que muchos consideran apócrifo, pero autores como Francisco Trisoglio o André Tuilie sostienen que sí es obra suya.

Altar-sepulcro del Santo. Basílica de San Pedro del Vaticano, Roma (Italia).

Altar-sepulcro del Santo. Basílica de San Pedro del Vaticano, Roma (Italia).

Muerte y culto
Es probable que San Gregorio Nacianceno muriese en Arianzo en el año 390, en una fecha indeterminada, aunque algunos consideran que fue el 9 de mayo, día en que se venía celebrando hasta la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II. Otra línea propone como el día de su muerte el 25 de enero. Actualmente en la Iglesia Católica se celebra junto con San Basilio Magno el 2 de enero con el grado de memoria obligatoria. Los sinaxarios lo celebran junto con este mismo santo y con San Juan Crisóstomo en la fiesta de los Tres Jerarcas, el 30 de enero y a él sólo el día 25 del mismo mes.

Las reliquias
Las reliquias de San Gregorio Nacianceno actualmente son lazo de unión entre la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa como se podrá conocer a continuación. Tiempo después de su muerte, sus restos fueron llevados de Capadocia a Constantinopla y luego a Roma. Éste último traslado está vinculado al Monasterio de monjas benedictinas en el Campo Marte, a donde las habrían llevado algunas monjas bizantinas de Santa Anastasia en Constantinopla para evitar su profanación en tiempos de las persecuciones iconoclastas de los emperadores León III y Constantino V “Coprónimo”, en el siglo VIII. Fueron colocadas en la Iglesia de Santa María en el Campo Marte, muy probablemente en tiempos del Papa San León III (795-816), siendo veneradas en un oratorio cercano denominado “San Gregorio” en su honor; aquí recibieron culto durante la Edad Media.

El Papa Gregorio XIII (1572-1585), cuando vio que se había concluido la primera capilla de la nueva Basílica de San Pedro en el Vaticano y que se podía abrir al culto público, la inauguró el 12 de febrero de 1578, un I Domingo de Cuaresma. En el altar colocó la imagen de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y queriendo enriquecer y honrar el mayor templo de la cristiandad con reliquias de santos insignes, solicitó a las monjas de Santa María en el Campo Marte la autorización de trasladar los valiosos restos de San Gregorio Nacianceno, a quien él tenía profunda admiración y devoción, a la nueva Basílica de San Pedro. Aceptada la petición, quedó en el convento la reliquia de un hueso de su brazo para su veneración en el mencionado oratorio. Este traslado se hizo el 11 de junio de 1580 con una memorable ceremonia. Así, San Gregorio Nacianceno fue el primer santo que se colocó y que se veneró junto al Apóstol San Pedro en este iglesia, siendo guardadas sus reliquias dentro de una urna de bronce en un altar de la Capilla Gregoriana.

Icono ortodoxo griego del Santo.

Icono ortodoxo griego del Santo.

El 10 de agosto de 2004, por voluntad de San Juan Pablo II y a petición del Patriarca Ecuménico de Constantinopla, su Santidad Bartolomé I, se retiró del arca una gran parte de las reliquias de nuestro Santo para ser llevadas a la Catedral de San Jorge en el Fanar (Estambul). En una celebración ecuménica presidida por el referido Pontífice y en compañía del mismo Patriarca, el 27 de noviembre del mismo año se hizo la formal entrega de estas preciosas reliquias junto con las de San Juan Crisóstomo. Conviene referir aquí sobre estas reliquias que algunas fuentes consultadas opinan que son consideradas como dudosas, pero con este episodio se viene a derribar esta negativa, pues es bien conocido que la Iglesia Ortodoxa tiene un conocimiento preciso sobre las reliquias de santos muy antiguos, y si no hubiera considerado a éstas como verdaderas, no hubiera solicitado con tanto afán la devolución de las mismas.

Apolitikon
Tu teología es mejor que la flauta de un pastor y tu retórica superó al sonido de las trompetas. Tu pensamiento tiene la profundidad y la belleza del espíritu. Eres el confesor de Cristo. Padre Gregorio, salva a nuestras almas.

Oración
Dios nuestro, que has querido iluminar a tu Iglesia con la vida y la enseñanza de los santos obispos Basilio Magno y Gregorio Nacianceno, concédenos la gracia de conocer humildemente tu verdad y de vivirla fielmente en la caridad. Por…

Humberto

Bibliografía:
– Lodi, E, “Los Santos del Calendario Romano, orar con los santos en la liturgia”. Ediciones Paulinas, Madrid, pp 37-40.
– Sineaux, R. “Los Doctores de la Iglesia”, Editorial Tradición, México, D.F., 1980, pp 69-76.
– VV.AA, “Nuevo Año Cristiano, enero”, editorial EDIBESA, Madrid, 2001, pp 75-88.
– VV.AA, “Año Cristiano enero”, Editorial BAC, Madrid, 2002, pp 49-54. 
– VV.AA, “Diccionario de los Santos, Volumen I”, Ediciones San Pablo, Madrid, pp 998-1003.

preguntasantoral_anticopia_articulo20160507

Enlaces consultados:
– www.vatican.va
– www.wikipedia.org

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

3 pensamientos en “San Gregorio Nacianceno, Obispo y Doctor de la Iglesia (III)

  1. Muchas gracias Humberto por estos tres artículos sobre san Gregorio, como ya decia antes es un gran santo de nuestra iglesia y que es poco conocido y venerado, es impresionante la gran cantidad de obras que realizo. Es también curioso ver como a diferencia de lo que muchos protestantes aseguran de que en los primeros siglos de la iglesia solo habia bautismos de adultos y vemos como san Gregorio defiende y recomienda el bautismo en los niños, es curioso ver como problematicas y contradicciones con las que se enfrento este santo aun siguen vigentes.

  2. Gracias Humberto por estos tres artículos de san Gregorio a quien conocí poco y mal. Perdón por mo en encontrarme disponible por la escuela pero ya hoy me reincorporo y estoy retomando el trabajo perdido ya pronto volveré a escribir.
    Solo conocí a San Gregorio por su amistad con San Basilio pero no por su obra doctrinal.

  3. Buenas tardes, mi abuelita tiene una virgen en oleo y madera ella es de decendencia española y sus abuelos le heredaron este oleo donde esta la virgen pero queremos saberr como se llama no se como agregar la foto por aqui es una virgen cargando un bebe con la mano izquierda y el bebe carga creo es sagrado corazon y la virgen con la mano derecha carga una espiga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA

*