Nuestra Señora de la Elevación

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen original de la Virgen de la Elevación.

En el pueblo de Chiquicagua, Tungurahua, Ecuador, de la diócesis de Ambato se venera un lienzo de la Madre de Dios bajo el título de Nuestra Señora de la Elevación y que corresponde a lo que los expertos en arte sacro denominan “Virgen de iconografía múltiple”, representación la cual fue recurrente en la región andina especialmente en Bolivia y Ecuador durante el siglo XVII y XVIII, aunque pocas aún se conservan algunas representaciones como estas en diversos museos e iglesias de la región, y posiblemente una de las más famosas es esta, Nuestra Señora de la Elevación o de la Peña.

Es monseñor José Vasconez quien en su “Historia de Nuestra Señora de la Elevación” recupera la narración sobre la milagrosa aparición de Santa María en un cerro de la localidad de Chiquicagua. Según se narra en la noche del 12 de noviembre de 1695 cerca de Chiquicagua en las faldas del volcán de Carihuairazo viajaba el indígena Juan Chacarín quien llevaba provisiones para su amo pero al ser ya muy noche Juan Chacarín decidió descansar en una oquedad del volcán donde se decidió a descansar pero tiempo después una luz le despertó, el hombre creyendo que ya había amanecido por la intensidad de la luz se preparó para retomar su camino, pero grande fue su sorpresa al percatarse que sobre la roca se veía el resplandor y en este en medio de una guirnalda de perlas y rosas se veía a la Santísima Virgen llevando en sus brazos al niño Jesús y en la otra mano una roca, una azucena y una iglesia y tenía también una luna bajo sus pies. El hombre se arrodillo al instante y escucho que la Señora le llamaba por su nombre y le dijo: “Hijo mío, soy María virgen sin mancha es mi deseo que vayas con el cura y le digas que como todos estos pueblos se han puesto bajo mi tutela y soy su guardiana, intervine ante el Señor, que indignado por los pecados de estas poblaciones, descargaba sobre ellos los dardos de la justicia; he conseguido aplacarle, he conseguido el perdón; casarán la peste, el hambre, los temblores y los demás castigos; pero es necesario que se haga penitencia para alcanzar la misericordia. Es mi voluntad que se pinte una imagen que me represente y que se levante un templo en el que seré la esperanza de cuantos a mí acudan. La enmienda es indispensable, si continúan las ofensas a Dios, el Señor ha resuelto castigar los pecados de estos pueblos con el castigo más terrible… el flagelo del terremoto”. Después de estas palabras Juan vio el semblante triste de la Virgen y pudo apreciar cómo se iba elevando hasta desaparecer, Juan Chacarín inmediatamente fue a la cercana parroquia de santa Rosa a narrarle lo sucedido al párroco, sin embargo este hizo caso omiso de la narración de Juan.

Vitral de Nuestra Señora de la Elevación.

Tres años después de la aparición que tuvo Juan Chacarín un fuerte terremoto destruyó la ciudad de Ambato, lo que hizo que el párroco de santa Rosa recordara todo lo narrado por aquel indio y decidió buscarle para entrevistarle sobre el suceso y se decidió pintar el cuadro de la Señora le había pedido en las faldas del volcán el cual es venerado hasta la actualidad.
La imagen de Nuestra Señora de la Elevación o de la Peña fue declarada patrona de la diócesis de Ambato en 1949 y su fiesta es celebrada con gran concurrencia el día 21 de noviembre de cada año.

Es particular el caso de la Virgen de la Elevación pues como mencione al principio se trata de una imagen de iconografía múltiple, este tipo de imágenes que fueron comunes en la región solían unir en una sola imagen varias advocaciones teniendo una de baso y agregándole ciertos elementos, por ejemplo existen varias que se conservan de la Virgen de Copacabana que a su vez lleva escapulario carmelita, mercedario, rosario, daga en el pecho como Virgen de los Dolores y representada como Virgen cerro o Inmaculada. Nuestra Señora de la Elevación entra muy bien en este concepto pues su base es sin lugar a dudas Nuestra Señora de Guadalupe de México unida con la advocación del Carmen ya que porta el escapulario en el pecho y el escudo de esta orden, el Rosario ya que se encuentra circuncidada por los quince misterios del rosario formado por las cuentas de perlas y rosas, y la Inmaculada.

Virgen de Iconografía múltiple del siglo XVIII conservada en un museo de Bolivia, con similitudes a la Virgen de la Elevación.

Creo que sin lugar a dudas no sólo la imagen de Nuestra Señora de la Elevación está totalmente inspirada en la Virgen de Guadalupe de México sino también lo que de ella se narra pues se encuentran muchas coincidencias. Ambas advocaciones se aparecen a un indígena de nombre Juan, en México en un cerro y en Ecuador en un volcán, ambas piden se les construya un templo, ambas tienen presencia de rosas en su aparición, también es curioso como la Virgen de Guadalupe se aparece un 12 de diciembre y la Virgen de la Elevación un 12 de noviembre , sin duda alguna se nota la influencia de la aparición Guadalupana en esta otra, posiblemente un caso similar a lo ocurrido en México con otros casos como el de la Virgen de Ocotlán, la Virgen de Ixpantepec o san Miguel del Milagro los cuales también se piensa fueron inspirados por el acontecimiento guadalupano. Todo esto nos deja ver la trascendencia que ha tenido desde siempre el culto Guadalupano en toda América.

André Efrén

BIBLIOGRAFÍA:
– Álvarez del Real, María Eloísa, “Santuarios de la Virgen María apariciones y advocaciones”, Panamá, Editorial América, primera edición, 1991.
– Gisbert, Teresa y De Mesa, José, “La Virgen María en Bolivia la dialéctica barroca en la representación de María”, Bolivia, Unión Latina, s/ed, s/e, s/a.
– Santuario de Nuestra Señora de la Elevación: http://letus4u.wixsite.com/nselevacion

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es