San Ambrosio Khelaia “El Confesor”, Catholicós y Patriarca de Georgia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo georgiano del Santo.

En el blog se han dado breves referencias a los santos de la Iglesia Ortodoxa Georgiana, salvo excepciones como lo son de las Santas Reinas Ketevan y Tamara, los Santos Reyes Mirian III y Nana (de quienes se han escrito artículos completos). El Patriarcado de Georgia es una de las iglesias nacionales más antiguas y fruto de la evangelización llevada a cabo en el siglo IV por Santa Nino, sin embargo el santo de este artículo es fruto del periodo tumultuoso que siguió a la expansión de la Revolución Rusa en Georgia, así como las controversias sobre la Autocefalía de la Antiquísima Iglesia Georgiana de la Iglesia Rusa (de la que había sido anexada a principios del siglo XIX deponiendo al último patriarca Anton II Bagration).

El Patriarca Ambrosio, llamado por la Iglesia “El Confesor”, fue el tercer patriarca después da la restauración de la independencia de Georgia y su ministerio episcopal se desarrolló en el momento de la expansión del comunismo por el país. Junto con los Patriarcas Calístrato I (canonizado en 2016) y Kyrion II (primer patriarca de la restauración, asesinado en 1918 y canonizado en 2002) son los tres patriarcas modernos venerados como santos por la Iglesia Ortodoxa.

El episcopado patriarcal estuvo envuelto en el ambiente hostil a la fe cristiana ortodoxa, así como la interrupción de la comunión entre la Iglesia Ortodoxa Rusa (bajo la hostilidad comunista) y la Iglesia Ortodoxa Georgiana (que fue perseguida y permaneció ilegal ante el estado soviético) desde 1921 hasta 1927.

Con este trabajo, se pretende no sólo escribir la biografía de una persona que es considerada santa, sino describir el contexto y la historia de un pueblo poco conocido como es el pueblo georgiano, que en este blog de hagiografía es una necesidad para estudiar a fondo la naturaleza humana de estos ejemplos de santidad, no solamente aplicable en este caso sino en todos los santos dentro del Cristianismo.

Primeros años
Besarion Khelaia nació en Martvili, Georgia el 7 de septiembre de 1861, en el momento en que la nación formaba parte del Imperio Ruso. Eligiendo la carrera eclesiástica recibió una educación primaria en la Escuela de Teología de Samegrelo, se graduó en el Seminario Teológico de Tiflis en 1885 y fue ordenado sacerdote en Abjasia, desempeñando su ministerio en las parroquias de Sukhumi, Akhali Atoni y Lykhny, también dio clases en las escuelas y cursos en idioma georgiano. En la clandestinidad publicó folletos denunciando la rusificación de la Iglesia Ortodoxa Georgiana y acusando a los funcionarios rusos de fomentar el odio anti-georgiano entre la gente abjasia. Se dedicó a la caridad y en 1896 quedó viudo.

En 1897 se inscribió en la Academia Teológica de Kazán, de la cual se graduó en 1900, su dedicación al estudio estaba enlazado con el movimiento de Independencia de Georgia y su tesis titulada “La Lucha entre el Cristianismo y el Islam en Georgia” fue el culmen de la dedicación a la investigación de la historia de su país con la mayoría de las fuentes primarias disponibles por lo que presenta su trabajo para la obtención de la maestría.

Fotografía del Santo en su hábito patriarcal.

Participación en el Movimiento de Autocefalía
En 1901 se gradúa de la Academia Teológica y fue tonsurado monje; regresó a su tierra natal, donde formó parte del movimiento que buscaba restaurar la Autocefalía de la Iglesia de Georgia (abolida por la anexión del país al Imperio Ruso en 1811) conformado con respetables clérigos nativos y laicos comprometidos, y la lucha alcanzó su punto máximo tras la Revolución de 1905, donde incluso se llegó a la reacción violenta por ambas partes.

Fue elevado al rango de archimandrita del Monasterio de Chelishi, que antaño era un centro importante de educación teológica pero que se encontraba en franca decadencia. Con la bendición del Obispo Leonid (más tarde Catholicós y Patriarca de toda Georgia) comenzó a reunir jóvenes aptos para ser instruidos sobre el canto y la liturgia. Dedicó también su tiempo para descubrir los escritos y restaurarlos, entre ellos una copia antigua de los santos evangelios que databa del siglo IX.

Junto con el consejo sinodal, Ambrosio fue entronizado como Archimandrita del Monasterio de la Santa Transfiguración en Tiblisi. El estado eclesiástico era lamentable, con veinte sedes episcopales vacías, y setecientas cuarenta parroquias sin pastores que las atendieran. Los georgianos enviaron una apelación al Zar Nicolás II que les fue denegada. La conferencia del clero georgiano reunida en Tiblisi en 1905 fue dispersada por la policía y varios miembros fueron arrestados.

A Ambrosio se le prohibió celebrar la Divina Liturgia y fue exiliado al Monasterio de Troitsky, en Riazán. La confrontación se hizo más grave cuando el 28 de mayo de 1908 el Arzobispo Nikon, Exarca Ruso en Georgia fue asesinado por esbirros no identificados, supuestamente vinculados al movimiento nacionalista, y el crimen fue el pretexto perfecto para deponer a varios obispos georgianos de sus puestos. Ambrosio fue vinculado falsamente al homicidio, suspendido y deportado a Rusia, donde fue absuelto en 1910.

Revolución Rusa y Proclamación de la Autocefalía
Con la desestabilización de la nación rusa a raíz de la Revolución de Febrero de 1917, el Archimandrita Ambrosio volvió a su país y retomó con más fuerzas la lucha por la libertad de la Iglesia. Pocos meses después se proclamó la Independencia de Georgia y el 12 de marzo del mismo año fue elegido el Obispo Kyrion (Kyrion II) como Patriarca y Catholicós de toda Georgia. El Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa no reconoció este movimiento y ambas confesiones se retiraron mutuamente la comunión hasta mediados de los años 40.

Fue consagrado como Obispo de Chkondidi y luego trasladado en Abjasia. La Iglesia Independiente tuvo problemas desde un principio, el 27 de Junio de 1918, el Patriarca Kyrion fue misteriosamente asesinado en su residencia en el Monasterio Martqopi; su sucesor fue el Obispo Leonid, cuyo ministerio fue ensombrecido por la invasión soviética de la República Democrática de Georgia (de febrero a marzo de 1921), que desapareció y obligó a los ministros de gobierno al exilio. Después se desató una epidemia de cólera del cual el mismo Catholicós moriría el 11 de junio de 1921. Para ese momento el nuevo Patriarca se enfrentaría a la ilegalización del patriotismo georgiano, la persecución del clero, y la represión del Estado Soviético. Ese nuevo Jerarca no era otro mas que Ambrosio Khelaia.

Fotografía del Santo en su hábito patriarcal.

Patriarcado
El 7 de septiembre de 1921 el Santo Sínodo eligió al Obispo Ambrosio como Patriarca y Catholicós de Toda Georgia y solemnemente entronizado el 14 de Octubre del mismo año. Como Primado de la Iglesia, el 7 de febrero de 1922 envió un memorándum a la Conferencia Internacional de Génova, denunciando las atrocidades del ejército bolchevique y denunció la persecución religiosa que estaban sufriendo. El régimen soviético veía las aspiraciones nacionalistas como una amenaza de Estado, y mientras la Iglesia Rusa estaba prácticamente a merced de las autoridades, la Iglesia Georgiana era ilegal y estaban siendo cerrados muchos monasterios y parroquias, el clero junto con el pueblo era víctima de la represión. En el manifiesto pedía a las naciones civilizadas intervenir en favor de la nación oprimida.

Al año siguiente, Ambrosio y todos los miembros del Consejo Patriarcal fueron detenidos y encarcelados. En marzo de 1924 se organizó una farsa de juicio y se le acusó de difundir propaganda antisoviética (por el manifiesto a la Conferencia de Génova) y además de ocultar los tesoros de la Iglesia (que serían confiscados en favor del Estado). Todos los obispos arrestados se mostraron solidarios con Ambrosio, quien asumió toda la responsabilidad diciendo incluso ante los jueces: “Mi alma pertenece a Dios, mi corazón a mi país; ustedes, mis verdugos, hagan lo que quieran con mi cuerpo”.

Se esperaba que el patriarca fuera condenado a muerte, pero los comunistas no se atrevieron a ejecutarlo; en vez de eso fue condenado a ocho años en prisión y a la confiscación de sus propiedades.

En agosto de 1924 estalló un levantamiento contra la Unión Soviética que duró tres semanas. Aproximadamente 3000 georgianos murieron en combate, 12 000 fueron ejecutados en matanzas masivas y unos 20 000 fueron deportados a gulags en Siberia. Entre los represaliados estaban varios miembros del clero, como el Arzobispo Nazario de Kutatisi, quien fue fusilado sin juicio (junto a otros mártires sería más tarde canonizado).

preguntasantoral_anticopia_articulo20181101

Las causas por las que los miembros del sínodo y el patriarca no se convirtieron en víctimas del sistema comunista fue el escándalo internacional que provocó la represión política y la persecución religiosa. El alcance del Terror Rojo provocó protestas públicas que obligaron al gobierno a moderar el trato contra los georgianos.

Liberación y fallecimiento
A principios de marzo de 1925 el comisionado Mikhail Kalinin solicitó una amnistía para los participantes de la rebelión y la suspensión de la represión religiosa, por lo que al año siguiente, el Patriarca y los miembros del Santo Sínodo fueron liberados. Sin embargo no vivió mucho tiempo y se durmió plácidamente en el Señor el 29 de marzo de 1927 en Tbilisi, Georgia, agotado por los sufrimientos y las penalidades.

Fue glorificado por el Santo Sínodo en 1995 con el título de “El Confesor” (es decir que padeció la persecución sin necesariamente derramar su sangre por la fe cristiana) presidido por su Santidad el Catholicós y Patriarca de Toda Georgia Ilia II. En 2013 se le concedió el título de Héroe Nacional.

René

Enlaces consultados (29/10/18):
• http://orthochristian.com/7227.html
• http://pravoslavie.ru/7227.html
• https://en.wikipedia.org/wiki/Ambrosius_of_Georgia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es