Beatos Pío Heredia Zubía y dieciocho compañeros mártires

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono de los Beatos.

Icono de los Beatos.

Todos ellos eran monjes del monasterio cisterciense de “Santa María de Viaceli”, situado en el municipio cántabro de Cóbreces y dos monjas del monasterio “Fons Salutis”, situado en Algemesí (Valencia), los cuales fueron martirizados en el año 1936.

Los sesenta monjes de esta comunidad de Viaceli, perseguida y ultrajada, eran casi todos jóvenes que estaban en período de formación; todos quedaron a merced de las arbitrariedades del comité local del Frente Popular, quienes creyendo que los monjes guardaban armas y dinero en el monasterio, registraron el mismo y cachearon a los monjes en diversas ocasiones. En ese ambiente, en el que incluso les prohibieron las celebraciones litúrgicas, a partir del 23 de agosto, el padre abad puso a salvo a cuantos monjes y estudiantes les fue posible.

La tarde del 8 de septiembre de 1936 fueron registrados y arrestados los treinta y ocho monjes que quedaban en la comunidad y aunque quisieron fusilarlos de manera inmediata en las costas del Mar Cantábrico, se libraron gracias a la intervención de un capitán de carabineros, por lo que los llevaron prisioneros al colegio de los salesianos de la calle Viñas, que habían convertido en cárcel. Algunos miembros de la comunidad permanecieron detenidos en el propio monasterio, pero en la carretera que va desde Santander a Oviedo, el día 21 de septiembre, fusilaron a los padres Eugenio García Pampliega y Vicente Pastor Garrido, cuyos cadáveres dejaron abandonados en la cuneta. Fueron sepultados en una aldea llamada Rumoroso, perteneciente al municipio cántabro de Renedo de Piélagos y el 16 de junio de 1940 fueron exhumados y trasladados al claustro del monasterio.

Mártires de Viaceli en 1936.

Mártires de Viaceli en 1936.

Los que fueron encarcelados en Santander, de manera discreta, siguieron llevando vida comunitaria y gracias a la mediación de don Ángel Aldasoro que se ofreció como fiador de los monjes, fueron liberados escondiéndose en algunas casas, pero el día 1 de diciembre, el prior del monasterio, padre Pío Heredia Zubía y otros doce monjes fueron nuevamente detenidos, encarcelados y violentamente maltratados. Con especial ensañamiento trataron al padre prior, insultándolo y dándoles terribles palizas a fin de que denunciara a las personas que les habían ayudado, aunque él no se achicaba y continuamente repetía al comisario que lo interrogaba y maltrataba: “Hijo, usted puede matarme, pero tiene que saber que mi vida pertenece a Dios” y constantemente alentaba a sus compañeros diciéndoles: “Preparaos para morir por Cristo”. Absolutamente todos permanecieron tranquilos y seremos de ánimos aunque tenían la completa certeza de que iban a ser asesinados por el mero hecho de ser monjes cistercienses. Aceptaron morir por la fe y de manera fehaciente, manifestaron en numerosas ocasiones a sus verdugos que les perdonaban.

El día 3 de diciembre de 1936, a primeras horas de alba, sacaron de la cárcel a siete religiosos con las manos atadas a la espalda y los llevaron al acantilado donde se encontraba el faro desde donde fueron arrojados contra las rocas y el mar. Personas que estuvieron presentes en esta escena y que con posterioridad dieron testimonio, han manifestado que todos afrontaron el martirio con una gran serenidad y dignidad. Estos mártires eran: el padre prior, Pío Heredia Zubía (que tenía sesenta y un años de edad), el sacerdote Amadeo García Rodríguez (de treinta y un años), el sacerdote Valeriano Rodríguez García (de treinta años), el sacerdote Juan Bautista Ferrís Llopis (de treinta y un años), el estudiante profeso simple Álvaro González López (de veintiún años), el novicio Marcelino Martín Rubio (de veintitrés años) y el oblato postulante Antonio Delgado González (de veintiún años).

Padre Pío Heredia.

Padre Pío Heredia.

Al día siguiente padecieron el mismo martirio otros cinco miembros de esta comunidad: el hermano lego de votos perpetuos Eustaquio García Chicote (de cuarenta y cinco años de edad y que era el vice-maestro de los hermanos legos), el hermano lego Ángel de la Vega González (de sesenta y ocho años), el hermano lego profeso simple Ezequiel Álvaro de la Fuente (de diecinueve años), el hermano lego profeso simple Eulogio Álvarez López (de veinte años) y el novicio Bienvenido Mata Ubierna (de veintiocho años).

Como en aquellos días se encontraba en Santander el deán de la catedral de Canterbury, parece que los milicianos evitaban utilizar el Faro de Cabo Mayor como lugar de suplicio y por eso, según la declaración de algunos testigos, los sacaron en barcazas a altamar, donde difícilmente los pudieran ver y allí los tiraron a las aguas del Cantábrico. De hecho, varios días después, el mar devolvió a la playa de Somo unos cuantos cadáveres que se cree que eran de los monjes. Don Carlos Iruretagoyena escribió: “Unos días después del 3 de diciembre, parece que el mar arrojó a la playa de Somo unos cuantos cadáveres que se supone fueran de los religiosos cistercienses, porque eran bastantes. Tres de los cadáveres tenían los brazos atados a la espalda y otros, algún trozo de cuerda todavía en sus muñecas y uno tenía la boca cosida con alambres. Según la versión de algunas personas que recogieron los cadáveres, se supone que el cadáver que tenía la boca cosida era el del padre Pío”.

Con absoluta certeza no se sabe si fueron arrojados desde el Faro, ahogados en el mar o fusilados en las tapias del cementerio de Ciriego, ya que hay indicios de que pudo ser de cualquiera de esas formas; lo que se sabe con certeza es que fueron asesinados por ser monjes cistercienses. No se sabe donde fueron sepultados, aunque en la lista de los cadáveres sepultados en el cementerio de Ciriego, figuran hasta treinta y cuatro desconocidos aparecidos en diversas playas santanderinas.

Padre Pío Heredia y algunos de los mártires.

Padre Pío Heredia y algunos de los mártires.

El hermano lego Leandro Gómez Gil (profeso de votos simples y de veintiún años de edad) fue encarcelado como todos los demás y cuando lo liberaron buscó refugio con otro grupo de monjes, pero fue descubierto y él no ocultó su condición de religioso. Golpeado y herido brutalmente, fue fusilado al día siguiente y sepultado en el cementerio de Santander.

El sacerdote leridense y postulante del monasterio de Viaceli, José Camí Camí (de veintiocho años) acababa de haber sido admitido en el monasterio y se preparaba para iniciar el noviciado. Fue arrestado y martirizado de manera especialmente cruel: amarrado a un coche, fue arrastrado durante trece kilómetros hasta el cruce de Torres de Segre y allí lo fusilaron. Antes de recibir el golpe de gracia, tuvo la fuerza y el valor de perdonar y bendecir a sus verdugos, los cuales les pasaron el coche varias veces por encima del cuerpo.

Otros tres monjes murieron lejos de Santander. Sus nombres son: el subdiácono Santiago Raba Ríos (de veintiséis años de edad) que fue enrolado de manera forzosa en la milicia republicana y que al declararse religioso, fue amenazado si no abjuraba de la fe y que al negarse, fue sacrificado; el estudiante de teología y profeso de votos simples Ildefonso Telmo Duarte (de veinticuatro años), que fue arrestado y destinado al batallón republicano en el frente, donde encontró la muerte a manos de un miliciano que le hizo estallar una bomba en la mano; el sacerdote Lorenzo Olmedo Arrieta (de cuarenta y ocho años), monje de Viaceli y superior del monasterio de Santa María de Huerta, que fue arrestado en la zona controlada por los milicianos, encarcelado y ultrajado, siendo martirizado en Jadraque (Guadalajara). Cuando se inició la Causa de beatificación estos tres religiosos fueron incluidos en la misma; sin embargo, durante los trabajos de preparación de la “Positio” se comprobó la escasez de pruebas y documentos y, aunque hay constancia de sus martirios, por falta de argumentos suficientes, fueron excluidos de la Causa.

Estampas de los beatos.

Estampas de los beatos.

A los monjes de la Abadía de Viaceli fueron unidas en el mismo proceso, dos monjas del monasterio “Fons Salutis”, perteneciente a la misma Orden Cisterciense: las madres María Micaela Baldoví Trull y María Natividad Medes Ferris. Ambas eran naturales de Algemesí (Valencia) y monjas del monasterio “Fons Salutis” cuando fueron martirizadas. Las dos procedían del monasterio de La Zaydía y ambas fundaron el monasterio “Fons Salutis”.

El 22 de julio de 1936 la comunidad fue expulsada del monasterio que fue convertido en cárcel, por lo que las monjas tuvieron que buscar refugio en las casas de sus familiares. La madre Micaela se refugió en la casa de su hermana Encarnación y la madre Natividad en la casa de su hermano José, pero fue inútil porque fueron detenidas entre los días 18 y 20 de octubre. Junto con otros familiares, fueron encerradas en su propio monasterio, que había sido convertido en cárcel y allí permanecieron unos días esperando el martirio. La noche del 9 de noviembre, la madre Micaela y su hermana Encarnación fueron sacadas y fusiladas en la carretera, un kilómetro antes de llegar a Benifaió. A la madre Micaela la dejaron moribunda y así estuvo toda la noche hasta que a la mañana siguiente la remataron con un golpe en la cabeza. Fueron sepultadas en el cementerio de esa localidad, del que fueron exhumadas en el año 1974 y colocadas en el coro del monasterio “Fons Salutis”, donde actualmente se encuentran.

preguntasantoral_anticopia_articulo20151003

En la noche del día 10, sacaron a la madre Natividad y a sus tres hermanos y todos, fueron fusilados también en la carretera de Alzira a Carlet. A la mañana siguiente, el cadáver de la madre Natividad apareció cortado en tres pedazos. La madre Natividad también está sepultada en el coro del monasterio “Fons Salutis”.

Lugar de enterramiento de los beatos Vicente Pastor y Eugenio García en el claustro de la Abadía.

Lugar de enterramiento de los beatos Vicente Pastor y Eugenio García en el claustro de la Abadía.

En el año 1962, los miembros del Capítulo General de los Trapenses decidieron la incoación de la Causa de los monjes de Viaceli, se iniciaron los procesos informativo y diocesano, los cuales se vieron temporalmente interrumpidos, reiniciándose el 30 de noviembre de 1995. El “Nihil obstat” fue concedido el 13 de junio de 1996, siendo iniciada la causa el día 8 de febrero del 1997. El proceso diocesano quedó validado el 16 de junio del año 2000 y el 2 de marzo del año siguiente, la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos decretaba unir esta Causa con las de las dos monjas mártires del monasterio “Fons salutis” de Algemesí, que había sido incoada en el arzobispado de Valencia en el año 1962. La “Positio” se terminó el 8 de diciembre del año 2003. El decreto reconociendo el martirio fue promulgado por el Santo Padre Francisco el día 22 de enero de este año y en el día de hoy, este grupo de diecinueve mártires cistercienses serán beatificados en la catedral de Nuestra Señora de la Asunción de Santander, presidiendo la ceremonia el cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Serán conmemorados anualmente el día 4 de diciembre.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Moreno, D. P., “Bibliotheca sanctórum, Apéndice II”, Città Nuova editrice, Roma, 2000.
– Ruiz Carvajal, J. y De Pascual, F.R., “La Espera Liberadora”, Abadía de Viaceli, 2015.

Enlaces consultados (03/09/2015):
– www.cistercium.es
– www.monasteriocarrizo.es

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Saturio, eremita visigodo

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Busto relicario de San Saturio.

Busto relicario de San Saturio.

San Saturio es una figura muy poco conocida en la hagiografía española, siendo muy escasos los datos fidedignos que tenemos de él. Nacido en Soria – según Tamayo Salazar en el año 493 -, en el seno de una noble y rica familia visigoda, deseando vivir en soledad desde que fallecieron sus padres, en el año 532 o sea, con unos cuarenta años, repartió sus bienes entre los pobres y se retiró a unas grutas que están en la colina de Peñalba, en la Sierra de Santa Ana, cerca del río Duero frente a la ciudad de Soria. En este lugar construyó una especie de oratorio dedicado al arcángel San Gabriel y vivió allí por espacio de treinta y seis años.

En el año 568, un joven de Armentia, localidad cercana a Vitoria, deseoso de someterse a su dirección espiritual y compartir con él su vida escondida y penitente, marchó hacia donde se encontraba Saturio que ya era un anciano de setenta y cinco años. Dice la leyenda que este joven intentó cruzar a nado el río Duero, que el santo lo vio y le advirtió del peligro aunque llegó sano y salvo a la orilla donde se encontraba la ermita del santo, sano y salvo y con las ropas completamente secas. El joven subió por los riscos y pidió a Saturio que le permitiese quedarse con él. Este joven, llamado Prudencio, llegaría a ser obispo de Tarazona y hoy también lo veneramos como santo.

Cráneo de San Saturio.

Cráneo de San Saturio.

Vivieron juntos por espacio de siete años y cuando Saturio murió sepultó el cuerpo de su maestro dentro de la misma gruta en la que habían vivido y en el sepulcro grabó la siguiente inscripción: “Hic requiescit famulus Dei Saturius, que postquam vitam per fere XXXVI annos eremiticam transegisset, miraculis clarus obdormivit in Domino annorum LXXV, die VI non. Octob. Era DCVI”. (Aquí descansa el siervo de Dios Saturio, quién después de haber llevado vida eremítica durante treinta y seis años, esclarecido en milagros, durmió en el Señor a los setenta y cinco años de edad, el día sexto de las nonas de octubre de la era 606).

Siendo ya obispo, San Prudencio organizó una peregrinación a la cueva de la Sierra de Santa Ana para venerar los restos de Saturio, ya que por aclamación popular era venerado como un santo. De hecho, la fama de taumaturgo que tuvo en vida y después de su muerte hizo que la ciudad de Soria lo eligiese como su santo patrono.

Con el tiempo, los templarios se adueñaron de la cueva y de la ermita. En un principio, los restos del santo estaban en la cueva, pero cuando se reconstruyó la ermita, fueron puestos en una arqueta en el altar mayor. En el lado derecho de altar está señalado el lugar donde fueron encontradas, lugar que en un principio estaba completamente tapado aunque los habitantes de Soria habían abierto un agujero por donde metían la cabeza ya que estaban convencidos de que el santo tenía remedios para curar las cefaleas y las migrañas. El cráneo se llevó a la catedral de Soria, donde se encuentra dentro de una funda relicario de plata en una capilla a él dedicada. También en la ermita se venera un busto relicario de principios del siglo XIX.

Pero el culto al santo fue decayendo y de hecho, a mediados del siglo XVI había casi desaparecido; los sorianos solo recordaban que en la antigua ermita de San Miguel estaban los restos de un santo ermitaño que había vivido en aquellas cuevas. Sin embargo, en el 1630, después de estar sufriendo las consecuencias de una prolongada sequía, se volvió a recordar el patronazgo del santo sobre la ciudad y se sacó en procesión de rogativas. Parece que el santo los escuchó porque de nuevo llegaron las lluvias y eso dio pie a que la ciudad fuera recuperando su antigua devoción al santo ermitaño, conmemorándolo con romerías, procesiones y fiestas. De esta manera, en ese siglo XVII, en el lugar donde había vivido el anacoreta se erigió una ermita, muy sobria por fuera pero barroca por dentro, con un espléndido altar barroco. Como la ermita se encuentra enclavada en el llamado Cerro de Santa Ana, lógicamente existe en ella un altar dedicado a la madre de la Santísima Virgen.

Sepulcro de San Saturio.

Sepulcro de San Saturio.

A la ermita se accede por la cueva, que está debajo de ella y lo primero que se encuentra al entrar es una sala grande, presidida por una imagen del santo, donde antiguamente celebraban sus reuniones la hermandad de labradores a fin de dirimir sus conflictos internos. La iglesia es de planta octogonal, las paredes están decoradas con frescos que representan la vida del santo: repartiendo sus bienes entre los pobres, orando en la capilla de San Miguel, predicando, la travesía milagrosa de San Prudencio, la muerte de San Saturio y su canonización por San Prudencio cuando era obispo de Tarazona. Estos frescos son obra de Antonio de Zapata, discípulo de Antonio Palomino, quién las realizó entre los años 1704-1705.

preguntasantoral_anticopia_articulo20151002

Como he dicho anteriormente fue el propio San Prudencio quién como obispo y según la tradición del siglo VI, canonizó al santo, pero el 31 de agosto del 1743, mediante decreto del Papa Benedicto XIV, se incluyó su nombre en el Martirologio Romano, se confirmó su patronazgo sobre la ciudad de Soria y se estableció su festividad el día 2 de octubre.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Moral, T., “El eremitismo en la historia de Castilla”, Pamplona, 1968
– Moral, T., “Bibliotheca sanctórum, tomo XI”, Roma, 1990
– Tamayo Salazar. G., “Martirologium hispanum”, Lyon, 1651-1656.
– Tutor y Malo, “Vida y muerte del ínclito anacoreta San Saturio, patrón de la segunda Numancia”, 1890.

Enlaces consultados (25/08/2015):
– https://es.wikipedia.org/wiki/Saturio
– https://es.wikipedia.org/wiki/Ermita_de_San_Saturio_(Soria)
– www.osma-soria.org

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Piato de Tournai, sacerdote mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Escultura del Santo sujetando parte de su cráneo cortado.

Escultura del Santo sujetando parte de su cráneo cortado.

El Martirologio Romano, el día 1 de octubre, o sea hoy, dice que: “San Piato era un sacerdote que, habiendo salido desde Roma, al llegar a las Galias se quedó con San Quintín y sus compañeros a fin de predicar el evangelio. Habiéndole sido asignada como zona a evangelizar la región de Tournai, sufrió el martirio en tiempos del emperador Maximino”. Esta información proviene del martirologio de Usuardo, el cual se inspiró en la “passio Piatonis”, afirmando además que Piato era compañero de San Dionisio de París. El nombre de este santo se encuentra también en algunas ediciones del Martirologio Jeronimiano, donde a veces se le llama Piato, otras Piatón e incluso Platón, posiblemente dependiendo de la grafía del escribiente del texto en cada momento.

Del siglo VII tenemos información fiable sobre este santo, ya que en la “Vita” de San Eloy, obispo de Noyón-Tournai, su discípulo San Audoeno dice que San Eloy descubrió el cuerpo de San Quintín que había sido martirizado con unos clavos y, después de muchos esfuerzos, descubrió también el cuerpo de San Piato, martirizado de la misma forma en el pueblo de Seclin, en el territorio de Melantois. El obispo mostró a sus fieles los largos clavos que había extraído del cuerpo del mártir e hizo construir un mausoleo donde lo sepultó.

Pero antes, en el siglo VI, ya había comenzado a desarrollarse una tradición que duró hasta finales del siglo VIII según la cual, el territorio de la actual Bélgica fue evangelizado por algunos mártires: Victoriano, Fusciano, Quintín y Luciano, Crispín y Crispiniano y finalmente, Piato o Piatón. Este último habría acompañado desde Roma a San Dionisio de París y sus dos compañeros Rústico y Eleuterio, siendo San Dionisio quién lo ordenó de sacerdote y le encomendó evangelizar la región de Tournai.

Procesión con el relicario del cráneo del santo en Tournai (Bélgica).

Procesión con el relicario del cráneo del santo en Tournai (Bélgica).

Pero tenemos que avanzar hasta el siglo X para encontrar la primera biografía de San Piato, aunque una vez más nos encontramos con que su redactor copia la “passio” de San Luciano de Beauvais, añadiéndole por su cuenta algunas modificaciones. Según este relato, Piato, después de haber predicado el evangelio en la región de Tournai fue apresado junto con Quintín por el prefecto Riciovaro (que no es más que un personaje legendario) quién ajustició a ambos cortándoles la mitad del cráneo con una espada. Fijémonos que en este relato no se hace mención al suplicio con clavos del cual habla la “Vita” de San Eloy, (cambia los clavos por una espada) aunque si dice que el mártir fue sepultado en Seclin, cerca de Lille y que sobre su tumba se construyó una basílica.

Esta leyenda fue ampliada más tarde diciendo que Piato había convertido al cristianismo a más de treinta mil paganos y que después del martirio, el cuerpo del santo se levantó, cogió con sus manos la parte de su cabeza cortada, salió de Tournai y guiado por unos ángeles, lo llevó desde el lugar de la ejecución hasta Seclin donde fue sepultado. ¿Nos suena de algo esta historieta? ¡Pues ya tenemos a otro santo cefalóforo! Cefalóforo o no, San Piato fue nombrado patrono de Tournai, encontrándose su nombre en las letanías más antiguas de esta localidad, de la que aun sigue siendo su santo patrono. Hay quienes lo han convertido en el primer obispo de Tournai, pero esta afirmación es rotundamente falsa, ya que Piato era sólo sacerdote.

En tiempos de las invasiones normandas, las reliquias fueron llevadas a Saint-Omer, desde allí a Chartres y finalmente, a Tournai, donde quedó el cráneo. Más tarde las reliquias retornaron a Seclín, pero sin embargo, existe un documento del siglo XII en el que se dice que el cuerpo entero permanecía en Chartres. ¿En qué quedamos? El dilema quedó ahí hasta que en el año 1853 se hizo un reconocimiento de las reliquias de Seclin y solo se encontraron algunos pocos huesos. A San Piato le ocurrió lo que a Santo Toribio de Mogrevejo: que en el viaje de un sitio a otro, por donde iba pasando le iban quitando parte de los huesos.

Relicario del Santo en Seclín (Francia).

Relicario del Santo en Seclín (Francia).

La urna que estaba en Chartres sufrió diversas vicisitudes durante la Revolución Francesa: le quitaron la guarnición de plata que la adornaba y la enviaron a París mientras que las reliquias quedaron en la catedral de Chartres. En esos tiempos revolucionarios, ¿quedaron todas o se perdieron algunas? Hay que añadir que en la cripta situada debajo del coro de la Colegiata de Seclin, que es del siglo XIII, se conserva un sarcófago de época galo-romana que está identificado como la primitiva tumba del santo.

preguntasantoral_anticopia_articulo20151001

Aunque ningún hagiógrafo serio pone en dudas de la existencia histórica de San Piato, se ha formulado la hipótesis de que el santo de Chartres y el de Tournai, “deban su existencia”, o sea, no sean más que personajes creados a partir de algunas reliquias de San Platón mártir de Ancira que hubieran llegado a ambas ciudades y que es por eso por lo que en alguna edición del Martirologio Jeronimiano se le llama Platón. A mi entender, esa hipótesis tiene poca consistencia.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Moreau, E., “Historia de la Iglesia de Bélgica”, Bruselas, 1945
– Moretus Plantin, H., “Les passions de Saint Lucien et leurs dérivés céphalophoriques”, Namur, 1953.
– Pruvost, S., “San Piato, patrón de Seclin”, Lille, 1922
– VV.AA., “Bibliotheca sanctórum, tomo X”, Città Nuova Editrice, Roma, 1990.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Otón, obispo de Bamberg

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Escultura en la plaza de su nombre en Bamberg (Alemania).

Escultura en la plaza de su nombre en Bamberg (Alemania).

San Oto (Otón), nació en Suabia en el año 1062 en el seno de una familia noble pero de escasa fortuna. Fue educado en Eichstätt pero pronto se quedó huérfano y junto con su hermano Federico se marcharon a Polonia donde abrieron una escuela en la que ellos mismos daban clases. Se ordenó de sacerdote pero no se conoce ni el lugar ni la fecha. Su destacada personalidad y su talento lo llevaron en el año 1088 como capellán a la Corte de Wladislav, hijo del duque de Polonia, Boleslao II.

En una fecha no muy bien determinada pero anterior al año 1090 (hay quienes defienden que fue en el 1092) se convirtió en uno de los miembros de la capilla de la corte de Enrique IV ocupándose activamente de la construcción de la catedral de Santa María y San Juan de Speyer, construcción que se había iniciado en tiempos de Conrado II, que había sido continuada por Enrique III y que finalizaría Enrique IV, quién además lo convirtió en canciller de la Corte.

Este emperador – que ya en el año 1096 había querido que Otón fuera elegido obispo de Augsburgo -, a la muerte del obispo Roberto de Bamberg el 11 de junio del año 1102, lo designó para dicha cátedra. Otón se resistió, pero el emperador envió a dos embajadores a Roma para que se presentasen ante el Papa Pascual II a fin de vencer la resistencia de Otón. Ante esto, aceptó la decisión del Papa y el ser consagrado como obispo.

En el año 1105 fue elegido obispo de Mainz a fin de conseguir la paz en aquella diócesis, pero el año siguiente, mientras iba camino de Roma para ser consagrado fue capturado en los valles tiroleses por el conde Alberto, aunque fue puesto en libertad gracias a la intervención de Güelfo, duque de Baviera. Llegó a Roma el día de la Ascensión (que aquel año fue el 13 de mayo) y desde allí prosiguió hacia Anagni, donde fue solemnemente consagrado como obispo por el propio Papa en la festividad de Pentecostés, concediéndole asimismo el palio de los arzobispos.

Pintura del siglo XV en la que se representa la fundación del monasterio de Heilsbronn. En ella aparece San Otón y el conde Rapoto de Abenberg.

Pintura del siglo XV en la que se representa la fundación del monasterio de Heilsbronn. En ella aparece San Otón y el conde Rapoto de Abenberg.

En las disputas que tuvo Enrique V a cuenta de las investiduras, Otón permaneció en comunión con Roma, vigiló en su diócesis la libertad eclesiástica, reformó el clero promoviendo la disciplina entre el clero secular y el clero regular, se preocupó por fundar, reformar y dotar de medios a numerosos monasterios, cooperando activamente en la fundación de quince grandes monasterios y de seis más pequeños, así como catorce iglesias y seis castillos (o fortificaciones para defender algunas ciudades), hospicios y hospitales en diversas diócesis de Carintia y de Sajonia: Bamberg, Würzburg, Regensburg, Passau, Eichtätt, Halberstadt e incluso en la de Aquileya en Italia. Fueron famosos entre otros los monasterios de Michelfel en Bamberg y de Lenckheim. Por esto recibió el sobrenombre de “Padre de los monjes”.

En su diócesis convocó varios sínodos y promovió la reforma de Hirsau y de las Órdenes Cisterciense y Premonstratense. En el año 1124, fue invitado por Boleslao III, duque de Polonia para que misionara Pomerania (Pomorze), región que había conquistado tres años antes. El, con una veintena de clérigos y numerosos fieles, realizó misiones populares consiguiendo la conversión de innumerables paganos y construyendo varias iglesias. Tuvo algunos altercados con unos paganos, pero en 1128, imbuido con un espíritu de fe y de paz y apoyado por el rey Lothar III, reanudó sus misiones, difundiendo el cristianismo en aquellas tierras. De él se dice que era muy sensible y que debido a esta sensibilidad no ordenó destruir un gran nogal existente en Szczecin, dedicado al culto de los dioses paganos, argumentando que de su sombra y de sus frutos seguirían disfrutando las generaciones posteriores. Se calcula que durante estas misiones bautizó a más de veintidós mil personas, por lo que se planteó la erección de una nueva diócesis – la actual Kamien Pomorski -, que él no pudo llegar a ver ya que la erección se produjo después de su muerte.

Sepulcro del santo en la abadía de San Miguel en Bamberg (Alemania).

Sepulcro del santo en la abadía de San Miguel en Bamberg (Alemania).

Con fama de santo, murió en Bamberg el día 30 de junio del año 1139. Esta santidad fue reconocida oficialmente cincuenta años más tarde – el 29 de abril del año 1189 -, por el Papa Clemente III, una vez que se normalizaron las relaciones entre el papado y la corte imperial. Su cuerpo se venera en la iglesia de San Miguel y su tumba tiene una abertura en la base por donde, según una antigua tradición, pasan aquellos fieles que tienen problemas de espalda y que manifiestan encontrar alivio.

preguntasantoral_anticopia_articulo20150930

A mediados del siglo XII se escribieron tres “Vitas” del santo: una en el monasterio de Michelsberg (donde está sepultado), otra en Prüfening y otra en Kammin. En la archidiócesis de Bamberg, de la que junto con San Enrique y Santa Cunegunda es su santo patrono, se celebra su fiesta el día 30 de septiembre o sea, hoy. En Pomerania lo festejan el 2 de octubre, mientras que el Martirologio Romano lo inscribe el 2 de julio.

En general, en los documentos más antiguos – incluidos los bajorrelieves del maravilloso sepulcro del santo en la Iglesia de San Miguel de Bamberg – , al santo se le representa revestido con los ornamentos episcopales y con un solo atributo: un libro. En representaciones más tardías es representado con otros atributos, como por ejemplo, un modelo de iglesia en recuerdo de las numerosas fundaciones de edificios religiosos, un perro por cuanto en Alemania se le invoca contra la rabia y una o más flechas porque dice que las usaba para afilar las herramientas utilizadas en la construcción de su catedral.

Escultura en la tapa del sepulcro del santo.

Escultura en la tapa del sepulcro del santo.

Una representación contemporánea de San Otón (siglo XII), se encuentra en las pinturas románicas del coro del monasterio de San Jorge en Prüfening (Regensburg). Esculturas y monumentos los tiene erigidos en varias ciudades alemanas, tanto en exteriores de iglesias, plazas e incluso en fuentes públicas. Otro monumento se encuentra en el patio del castillo de los duques de Pomerania. El escultor Walter Schott realizó un busto del santo que se encontraba en Berlín y que actualmente está en la ciudadela de Spandau.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Güttemberg, E., “Los obispos de Bamberg”, Berlín, 1937
– Hofmeister, A., “La vida del obispo Otto de Bamberg”, Lipsia, 1928
– Masetti, G.L. y Raggi, A.M., “Bibliotheca sanctórum, tomo IX”, Città N. Editrice, Roma, 1989
– Roeder, H., “Los santos y sus atributos”, Londres, 1955.

Enlace consultado (16/09/2015):
– www.heiligenlexikon.de/Stadler/Otto_von_Bamberg.html

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Mor Atanasio Shemavun, metropolita malankar

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Obispos y metropolitas sirios y malankares ortodoxos.

Obispos y metropolitas sirios y malankares ortodoxos.

Pregunta: ¿Me podríais facilitar alguna información sobre San Atanasio Shemvun? Muchas gracias.

Respuesta: Con mucho gusto atendemos tu solicitud pero tengo que decirte que Mor Athanasios Shemavun (no Shemvun), aun no está oficialmente canonizado, aunque su causa está en proceso. Inevitablemente, el artículo será corto porque tenemos poca información sobre él, amén de que no hemos conseguido ninguna foto o estampa suya, aunque sí de su sepulcro y de la iglesia donde este se encuentra.

preguntasantoral_anticopia_articulo20150929

Mor Atanasios Shemavun fue el primer delegado patriarcal enviado por la Santa Sede de Antioquía a la iglesia de la India después del histórico Sínodo celebrado en Mulanthuruthy en el año 1876. Era oriundo de Turab’din, en el sureste de Turquía, cuna del cristianismo siríaco y muy conocido por ser una persona muy piadosa y de oración. Fue profesor de ortodoxia durante su estancia en la iglesia de Mar Barsaum en Kottayam (India).

Pero hagamos un poco de historia: La segunda mitad del siglo XIX fue un período turbulento en la historia de la Iglesia Malankar, debido a que los misioneros protestantes se inmiscuyeron en sus asuntos internos. Dado que estos misioneros tenían el apoyo de los colonizadores británicos de la India, la Iglesia Malankar sufrió muchísimo. Muchos templos, incluido el único seminario de los sirios ortodoxos en Kottayam, cayeron bajo su control, aunque las cosas empezaron a cambiar después de la histórica visita del Patriarca Sirio, Moran Pedro IV en el año 1875 y del Sínodo de Mulanthuruthy. Cuando las cosas estuvieron algo más calmadas, el Patriarca regresó a Turquía.

Iglesia donde está sepultado.

Iglesia donde está sepultado.

Pero aunque las interferencias de los británicos decayeron, quedaron pendientes las disputas ante los tribunales con respecto a la propiedad de muchos templos. Además, tantas décadas de influencia protestante tuvo un impacto negativo en la fe y en las tradiciones de la Iglesia Siríaca de Rito Malankar. Todo esto obligó a la Iglesia en la India a solicitarle al Patriarca que enviara a un delegado suyo para que los orientara y nuevamente los evangelizara. Por eso, en el año 1880, los metropolitas malankares Mor Dionisio José Pulikkottil y Mor Gregorios Geevarghese Chathuruthil escribieron al Patriarca Pedro, describiéndole las dificultades de la Iglesia debido a las influencias protestantes. En consecuencia, el Patriarca consagró al monje Ramban Shemavun como metropolitano, imponiéndole el nombre de Atanasio y lo envió a la India junto con el diácono Sleeba (el futuro San Ostacio Sleeba). Aquella zona no le era desconocida porque tres décadas antes, ya el monje Shemavun había estado en la India durante un corto período de tiempo junto con Mor Atanasios Stephanos de Turab’din.

El día 1 de enero del 1881, Mor Atanasios Shemavun y el diácono Sleeba llegaron a Kochi y mientras estuvieron allí reorganizando la Iglesia, tuvieron su residencia en la iglesia de Mor Barsawmo en Kottayam. Lamentablemente, no se dispone de mucha información escrita acerca de su trabajo pastoral en la India, pero sin embargo, es considerado como el padre de los ortodoxos malankares, ya que al igual que los antiguos padres del desierto, Mor Atanasios se dedicó a la evangelización y a la oración. En la India solo estuvo ocho años.

Sepulcro de Mor Atanasio Shemavun.

Sepulcro de Mor Atanasio Shemavun.

Casi al final de su vida, la Iglesia Siria recuperó el control del antiguo seminario de Kottayam mediante sentencia de la Corte Suprema de la India. Entonces, él se marchó a residir en el seminario. Sin embargo, su salud se deterioró y falleció el 11 de junio del año 1889. Los restos mortales del santo metropolita fueron sepultados en la parte norte del altar de la iglesia Mor Barsawmo (Puthenpally) de Kottayam. La Iglesia Ortodoxa malankar celebra su festividad el día 11 de junio.

Antonio Barrero

Enlace consultado (23/08/2015):
– www.syriacchristianity.info

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es