Abadía de las “Tre Fontane”

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista del pórtico y fachada de la Abadía delle Tre Fontane, Roma (Italia).

Abadía de las “Tre Fontane”
Piazza del Gesù
Roma

Dentro de este complejo, se encuentra junto con otras dos, la iglesia abacial de los Santos Vicente y Anastasio, que es la única que conserva su aspecto medieval. El lugar es de venerada memoria, porque según la tradición, aquí fue decapitado el apóstol Pablo y su cabeza, rebotando tres veces, hizo surgir tres fuentes de agua, recordadas por las tres iglesias existentes.

Con anterioridad, allí estuvo un santuario con una necrópolis, pero el monasterio fue fundado alrededor del año 625, estando ocupado por monjes griegos para posteriormente, adquirir más explendor en época carolingia. Luego pasó a manos de los benedictinos y, finalmente, en el año 1140, a los cistercienses, que lo reconstruyeron según las rigurosas normas de su Orden, completándolo en el 1221, solo posterior a la iglesia madre italiana de Claraval, cercana a Milán.

En el año 1600, con vistas al Año Santo, fueron reconstruídas las otras dos iglesias, pero todo el complejo fue abandonado a causa de la malaria, hasta que en 1867-1868, el Beato Pío IX concedió el complejo a los padres trapenses que restauraron los edificios y acondicionaron la zona mediante la plantación de eucaliptos, árboles que en aquella época se pensaba que eran un obstáculo para la difusión de la enfermedad. Aún hoy en día, los monjes destilan las hojas de eucaliptos y las venden como licor aromático.

Desde la vía Lauretana sale la vía de Acque Salvie (ad Aquas Sai­vias, antiguo topónimo de la zona), que conduce al llamado arco de Carlomagno, acceso fortificado al monasterio que data de los siglos VIII-IX y que conserva en el mismo interior del arco unos frescos con la “Historia de Carlomagno”, que son del siglo XII (se dice que el emperador habría pernoctado aqui sobre el suelo de Roma en la vigilia de la Navidad del año 800).

Vista del interior de la abadía delle Tre Fontane. Roma, Italia.

Un poco más allá, al fondo de la plaza, está la iglesia abacial de los Santos Vicente y Anastasio, que, como he dicho, data del 625, reconstruida en 1140 y 1221, junto al monasterio anexo, utilizando parte de los materiales precedentes. La fachada, está precedida por un pórtico sobre columnas jónicas desnudas. El interior tiene tres naves divididas por pilastras cilindricas, que soportan arcos, mientras que la bóveda de cañón se inclina ligeramente hacia el arco apuntado, todo ello en un ambiente de extrema austeridad y falta de decoración, de acuerdo con la Orden. Al lado de la iglesia, el monasterio conserva un raro claustro del siglo XII, de estilo cisterciense, existiendo unos frescos con un extraño Calendario de los meses del año que data del siglo XIV.

Merecen una breve mención las otras dos iglesias existentes dentro del recinto de la abadía. Una es Santa Maria Scala Coeli, que fue erigida sobre un edificio anterior por parte de Giacomo Della Porta, a cuenta del cardenal Alessandro Farnese entre los años 1581 al 1584 y que es de planta octogonal con una cúpula. La segunda es la iglesia de San Pablo, que está al fondo de una vía que conserva en algunos puntos el antiguo pavimento romano y quizás sea una variante de la antigua vía Laurentina. Esta iglesia fue erigida, sobre una del siglo V, en el sitio donde el apóstol sufrió el martirio, también por Giacomo Della Porta entre los años 1599-1601. Tiene una planta muy singular, continuación de la del edificio anterior, sobre la base de un porche o vestíbulo y de una nave transversal. En el espacioso interior existe en el pavimento, un bellísimo mosaico antiguo, proveniente de Ostia, con la personificación de las Cuatro estaciones. En el ángulo derecho, detrás de una reja, está la columna en la cual San Pablo fue atado durante su martirio, mientras que en las paredes del fondo y del ábside, sobre tres niveles, están las tres fuentes diseñadas por Della Porta en memoria de este milagroso evento.

Urnas con las reliquias de los mártires Vicente, Anastasio y Zenón, veneradas en la Abadía delle Tre Fontane, Roma (Italia).

En la Abadía “alle Tre Fontane” se conservan las reliquias de los santos Anastasio y Vicente. San Anastasio Magundat fue un monje persa que sufrió martirio en tiempos del rey Cosroe, siendo finalmente degollado. Sus reliquias fueron llevadas a Roma en el año 640. Parte de ellas se pusieron en la Scala Santa, mientras que su cabeza fue llevada a la iglesia de Santa Maria in Trastevere, hasta que el 14 de junio del año 1408, fue trasladada a esta abadía junto con el resto de sus reliquias. En cuanto a los restos de San Vicente, la tradición los identifica con San Vicente de Zaragoza, pero esto es más que discutible. Lo más probable es que se trate de un cuerpo santo de las catacumbas.

Felice Stasio

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es