San Alfonso María de Ligorio (III)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen del Santo en el templo de la Santísima Trinidad, Puebla (México). Fotografía: Enrique López-Tamayo Biosca.

Apóstol Obispo:
San Alfonso escribe a Remondini, su impresor de Venecia y se encuentran alusiones a su salud, 4 de julio de 1761: “Soy anciano y mi cabeza me traiciona. También de día a día espero la muerte”. 13 de julio: “Casi cada año me aqueja una enfermedad mortal. También espero la muerte de un día para otro”. Pues bien, no llega la muerte sino su nombramiento para el obispado de Santa Águeda de los Godos. Grande es el desconcierto de Alfonso quien ya por dos veces ha rehusado el obispado de Palermo. Alguien viene entonces a sugerirle:“Pero usted puede rechazarlo”. Al punto Alfonso redacta una carta renunciando al episcopado y remite todo al enviado de la nunciatura no sin proveer a éste de una buena propina.
“Miren, -dirá poco después-, por esta bagatela he tenido que perder una hora y cuatro ducados. No cambiaría yo la Congregación por todos los reinos del Gran Turco”. Pero Clemente XIII mantiene su orden. Alfonso se somete: será obispo. Un obispo pobre, en una diócesis pobre; un obispo amigo de los pobres. Se cuenta que con motivo de su entronización episcopal, en julio de 1762, su secretario había mandado a preparar una buena comida. Aquello no fue del agrado del obispo: “Don Felice, -le dice-, que Dios se lo perdone. ¡Qué cosa ha hecho! Hay tantos pobres que mueren de hambre y nosotros quisiéramos estar bien servidos”.

Emprende la reforma de su diócesis, mientras prosigue dirigiendo su Instituto, Alfonso, obispo misionero, decide una misión general en todas sus parroquias, ya que como él escribe: “El mayor bien que un obispo puede procurar a su diócesis es hacer que sin falta se predique la misión cada tres años”. Se moviliza a todos los religiosos de su diócesis para darla, y al mismo tiempo, con paciencia y energía, comienzan las reformas.

Lo primero, la reforma del clero y el Seminario Mayor, ordenando que su edificio se renueve por su estado lamentable, vela por la elección de los candidatos y la calidad de la enseñanza. Con su firme y bien sentido y su espiritualidad exigente y practica, guía la formación de los jóvenes y construye el porvenir.
Consiente de sus obligaciones, despierta a todo su clero para que asuma sus propias responsabilidades frente al pueblo de Dios. Recuerda a los arciprestes y párrocos “la obligación que les incumbe de predicar todos los domingos y todas la fiestas solemnes, según la prescripción del Concilio de Trento, y de predicar de una manera sencilla y popular, adaptada a la clase de su auditorio.”

Imagen del Santo en la iglesia de Saint Maimboeuf en Montbéliard, Francia.

En fin, las parroquias se reforman, gracias sobre todo, a la acción perseverante de las misiones. Estas, por oleadas sucesivas, van remodelando el rostro de la diócesis. Las visitas pastorales del obispo y su testimonio hacen el resto ya que toda su vida proclama a Jesucristo. Multiplica los gestos de caridad, vende su vajilla de plata, sus mulas, su carroza. Se alza contra toda forma de injusticia y por otra parte no sin tener éxito: cuando el hambre se abatió en el Reino de Nápoles, se constata que la subida del precio del pan en su propia diócesis, tan pobre como las otras, es sensiblemente menor que en el resto del Reino.

Igualmente llama a las Monjas Redentoristas de Scala para que funden en Sta. Águeda de los Godos: ellas serán, por así decirlo, el núcleo firme de la vida contemplativa de su ciudad episcopal y en toda la diócesis.

Por la pluma evangeliza su diócesis y el mundo entero. El horizonte de Alfonso no se limita a las fronteras de su diócesis o a los miembros de su Congregación. Es obispo de Sta. Águeda de los Godos, y también lo es para el mundo entero. Mantiene con la pluma una larga correspondencia. A petición de un obispo no duda en escribir incluso a los cardenales en 1774: “Ante todo, yo quisiera que el futuro Papa escogiera, entre los sujetos que le serán propuesto para cardenales, a quienes son mas doctos y al mismo tiempo mas celosos de los intereses de la Iglesia. También a mi parecer seria necesario proscribir el lujo de los prelados de quienes principalmente depende de la religión de los pueblos y la salvación de las almas. Por tanto, será necesario estar atentos cuando se trata de nombrarlos, informándose de diversas partes si los candidatos reúnen, junto con las costumbres íntegras, la ciencia necesaria para gobernar una diócesis”.
Para mirar por la salvación de la gente, muy especialmente del campo, Alfonso como San Vicente de Paúl en el siglo precedente, se basa ante todo en las misiones parroquiales y también se basa en los escritos que son una misión permanente, una misión a domicilio. Por tanto escribe, y escribe mucho.

El Escritor:
Antes de su episcopado Alfonso había escrito 51 obras y todavía antes de su muerte escribiría otras 60 más.Sí, San Alfonso es el hombre de los medios de comunicación. Escribe como predica, es decir, para que todos lo comprendan. Este es el secreto de su éxito: Alfonso escribe para el pueblo. En un mundo donde la mayoría no sabe leer ni escribir, bastará una persona que sepa leer para que todos los asistentes puedan aprovechar sus escritos. Gracias sobre todo a Remondini, su impresor de Venecia, sus obras vienen a ser los “best- sellers” de toda Europa. Un total de 112 obras con mas de 20.000 ediciones y en mas de 70 lenguas. En la imposibilidad de hacer oír su voz hasta las extremidades de la tierra, quería llegar por sus escritos a donde su predicación no podía hacerlo.

Vidriera del Santo en la catedral de Carlow, Irlanda.

La lista de sus best-seller es impresionante. Algunos entre los más conocidos: “VISITAS AL SANTISIMO SACRAMENTO Y A MARIA SANTISIMA”. Hay mas de 2 000 ediciones y en una ocasión de un Congreso Eucarístico hubo que imprimir para una sola edición no menos de 250 000 ejemplares.
“LAS GLORIAS DE MARIA”, desde su primera aparición en 1750, se han efectuado más de 1000 ediciones, sin contar otras ediciones parciales. Entre las obras Marianas de todos los tiempos, este libro constituye el de mayor circulación. Es el fruto de 16 años de intenso trabajo para poner por escrito al alcance del pueblo cristiano lo que el predicaba cada semana y meditaba desde su juventud; es decir, todo lo que de esencial y de verdad ha dicho la escritura y la Tradición sobre la Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra.
“PRACTICA DE AMOR A JESUCRISTO”, tiene 535 ediciones. En carta del 16 de noviembre de 1777 a su impresor Remondini, declaraba Alfonso que “de todas su obras ésta, era a su parecer, la mas piadosa y la más útil”. Su desarrollo se enmarca tomándolo del capitulo XII de la Primera Carta paulina a los Corintios.
“EL GRAN MEDIO DE LA ORACION”, cuenta con 238 ediciones. San Alfonso hubiera querido ser suficientemente rico para imprimir tantos ejemplares de este libro sobre la oración como cristianos hubiera en el mundo. Así en 1757, escribe a los sacerdotes napolitanos “LA INSTRUCCIÓN PARA EL CONFESOR”. Escribe para todos los sacerdotes de Europa y por eso traduce este libro al latín con el título del Homo Apostolicus.
Ya obispo, hace un resumen a los sacerdotes de su diócesis y lo traduce al italiano con el título de El confesor de la Gente del Campo. Esta obra aparece en 1764. Con todo, su obra maestra en este campo es la “TEOLOGIA MORAL”. Sale definitivamente bajo la forma de tres tomos en 4. Allí se encuentran unas 70 000 citas de 800 autores. La calidad excepcional de este trabajo hará que más tarde obtenga el título de DOCTOR DE LA IGLESIA Y PATRONO DE LOS CONFESORES Y MORALISTAS.

Como lo reconocen los historiadores, sus escritos han contribuido a renovar la moral y la piedad de fines del siglo XVIII, y durante el siglo XIX. Especialmente en Francia hombres como Eugenio de Mazenod, Pedro Julián Eymard, Juan Claudio Colín, Juan María Vianey, el Padre Chevrier, serán grandemente influenciados por su moral y su espiritualidad.

Imagen yacente del Santo que contiene sus restos, en su Basílica de Pagani, Italia.

El Encuentro con su Señor:
En el diario íntimo de San Alfonso: “Asuntos de conciencia” (Cose di Coscienzia) las palabras que más impresionan en la página 36 y que se remontan a los años de la fundación: “Jesús me ama…” y después, dos líneas más abajo: “María me ama…”
Éste era el secreto de su corazón: San Alfonso ha tenido la deslumbrante y cegadora experiencia de ser amado del Señor, de ser amado de la Virgen María. Su respuesta ha sido Amor por Amor. Cuántas veces no deja de repetir cuando predica: “Dios os ama… amadlo” (Dio vi ama, amatelo). Qué sencillo parece, pero Alfonso va hasta el fin de este amor; ama a Cristo, ama a los pobres, ama a la Iglesia tanto como ama a la Madre de Cristo, nuestra Madre y nuestra Esperanza. Y tiene particular predilección por esa expresión que se encuentra al pie de sus dibujos de la Madonna: “¡ESPERANZA NUESTRA, SALVE!”

Con María siempre apóstol: hace más de 200 años moría San Alfonso. Unas horas antes de su muerte pide: “¡Denme a la Madonna!”. Recibe entonces en sus manos la imagen que él mismo dibujó tomada de un cuadro de Carlo Dolci. Lo abraza, le habla, le sonríe. Después se extingue en la paz el 1 de agosto de 1787. El campanario del convento de Pagani toca el Angelus de mediodía. Alfonso se extingue, pero su fuego quema aun en el corazón de sus discípulos, los Redentoristas y las Monjas Redentoristas.
La posteridad de Alfonso: el 1 de Agosto de 1986, en las noticias de la mañana, un locutor de la televisión francesa anunciaba fríamente: “Hoy, primero de agosto, Fiesta de San Alfonso María de Liguori, Doctor de la Iglesia y fundador de una familia religiosa que ha desaparecido ya completamente…” ¡Qué equivocación! San Alfonso ha muerto, pero su Congregación está viva como siempre recordando y continuando la obra de su Fundador. Forma parte de las 10 congregaciones religiosas más importantes en el mundo, tanto por el número de sus miembros como por su expansión geográfica…

Tacho de Santa María

Bibliografía:
– Taller de Profundización: Espiritualidad Misionera Redentorista. Cap. 13, Julio de 2000. San Luis Potosí, S.L.P. México.
Espiritualidad Redentorista, Vol. 3., Jean Marie Sègalen. Roma, Italia 1994.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Alfonso Maria de Ligorio (II)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Retrato contemporáneo del Santo.

Apóstol Sacerdote:
En la aurora del refinado Siglo XVII, en esta Europa en donde poco a poco se extinguen los fuegos de las fiestas galantes y se hereda un mundo nuevo señalado por el triunfo de la razón, el progreso de la ciencia y el culto al hombre, Alfonso de Liguori, tras su proceso perdido, acaba de hacer su elección.  Da la espalda al poder y a la gloria y ha escogido una prioridad: el mundo de los pobres.
Evangelizar a los pobres y los lanza al apostolado: en 1723 toma la sotana y sigue, en calidad de externo como se acostumbra en esta época, los cursos del Seminario Mayor de Nápoles:  formación intelectual, espiritual y también pastoral. Prosigue con sus compromisos con los enfermos con los que sigue visitando y cuidando regularmente. Entre los grupos de trabajo práctico de pastoral, propuesto por el Seminario, escoge el de las “Misiones Apostólicas” organizadas por los sacerdotes de la diócesis.  Así, en noviembre de 1724, toma parte en su primera misión, la de San Eligio, en los barrios bajos de Nápoles. “Esta fue una fecha para él, para los Redentoristas, para la Iglesia, -como señala Rey Mermet-, y ya un signo de Dios: había sido enviado ante todo a los mas pobres, a los abandonados, a la hez social y moral de su pueblo”. (Un homme pour les sans espoir, Paris  1987.)

El año siguiente entra en la asociación de “Sancta Maria sucurre miseres” cuya sede se encontraba en la capilla del Hospital de los incurables. Su finalidad era asistir espiritualmente a los condenados a muerte, y materialmente, a las familias que dejaban. El sábado 6 de abril de 1726, es diácono; y el 21 de diciembre  del mismo año, sacerdote.
Una vez sacerdote, -escribe Tannoia, su amigo y biógrafo-, Alfonso ocupaba la mayor parte de su tiempo al barrio donde vive la hez del pueblo napolitano. Su alegría consistía en encontrarse así en medio de la chusma, (los llamados “lazzaroni”) y de otros pobres cuya única profesión era la de su miseria. A ellos, más que otros, les había entregado su corazón. Inútil decir que los instruía con su predicación y los reconciliaba con Dios por la confesión. De boca en boca, corre la noticia en ese “medio” y pronto llega al fin de la ciudad. Venían de todas partes; cada vez en mayor número llegaban los criminales… y luego volvían. No solo dejaban sus vicios, si no que se comprometían en la oración, en la contemplación, y en su mente no tenían otra cosa que amar a Jesucristo”.

Busto de San Alfonso (1816) . Iglesia de la Asunción, La Souterraine (Francia).

Alfonso acoge a todo el mundo pero él va al pueblo; y el pueblo va a él quien pronto se ve desbordado por el número. De las reuniones al aire libre se pasa a las reuniones en las casas, a los cuartos interiores de los comercios… ¡Lo mismo que en los primeros siglos de la Iglesia! Los ya convertidos arrastran a otros, los ayudan a rezar, hacer oración, a meditar el Evangelio.
Conociendo el arzobispo ese trabajo de Alfonso entre los pobres de los barrios bajos de Nápoles, queda maravillado; pone a su disposición todos los oratorios públicos y las capillas de su diócesis.  De aquí el nombre de sus reuniones: Cappelle serotine, “Capillas del atardecer”. En efecto, cada tarde, cuando la jornada del trabajo ha terminado para los hombres, (porque para las mujeres el trabajo nunca termina…) los “lazzaroni”, es decir,  los jaboneros, barberos, albañiles, carpinteros, porteros y otros, se reúnen en comunidades de creyentes. De este modo se forma así grupos de unas 100 personas por capilla.  El resultado es que en pleno siglo XVIII  se encuentran comunidades de base… análogas a las que en la actualidad son la esperanza dela Iglesia en los países de África o América Latina.

Alfonso confía la animación de las mismas a los laicos convertidos: es el apostolado del medio por el medio (un siglo después el gran misionero San Daniel Comboni haría lo mismo (“Salvar a África por medio de África”). Los sacerdotes serían sólo asistentes. Para entrar no hay ningún formulario que llenar, ninguna cuota, como tampoco una autorización del párroco o del obispo. Son los laicos responsables los que invitan a otros laicos en el nombre de Jesucristo. Alentados por Alfonso, sin embargo, estos laicos no se contentan con escuchar el Evangelio o explicarlo, si no que lo ponen en práctica y muy concretamente: comparten ayudas y pobrezas, visitan a los enfermos, se restaura la conciencia profesional entre los miles de sirvientes, carpinteros, obreros, artesanos; las ganancias ya no se pierden en juegos y bebidas, y el trabajo reemplaza al robo, etc. En la tarde de su vida, Alfonso se llenara de gozo al saber por un arquitecto napolitano, amigo suyo, que esta obra continúa. (Habría de continuar hasta 1848). “A las capillas del atardecer, -le comunica su amigo- acude muchedumbre de gente y hay santos entre los cocheros”. “¡Cocheros santos en Nápoles!,– exclamo el santo-, ¡Gloria Patri!”. La Obra de las Capillas del Atardecer era una novedad, en cambio la obra de las misiones en las que Alfonso estaba comprometido durante su seminario, se inscribía a una larga tradición.  En el siglo precedente el ministerio de las misiones parroquiales había tomado el carácter de una institución permanente, pero no faltaban las diferencias: en Francia, la misión tenía frecuentemente el aspecto de catecismo de adultos. En Italia como en España, tendía más a la conversión de los corazones y a la reconciliación.

En 1727, Alfonso miembro enteramente aun de las misiones apostólicas, descubre la miseria del abandono de la gente del campo. Todo acontece en el curso de una misión de la Diócesis de Campagna en los alrededores de Éboli. “Cristo se detuvo en Éboli…”, decían los campesinos de Gagliano, pequeño pueblo de Lucania, dando a entender su abandono. Lo que muchos ignoran es que esa región de Italia en el siglo XVIII, fue el epicentro de una onda de choque, un terremoto de orden espiritual, la misma que sacudió a Alfonso, e igualmente a la Iglesia. En el curso de una misión en esa región, Alfonso descubre la miseria y el abandono de la gente del campo, lo que le causa la conmoción mas profunda en pleno corazón. Y esto acontece a unas cuantas horas de camino de la capital del Reino que rebosa de sacerdotes.

Estampa devocional popular del Santo.

Cuando Alfonso regresa a Nápoles su mirada ya es otra. Lleva en sí una pregunta y una inquietud lacerantes: “¿Quien va a partir el Pan de la Palabra a estas “almas abandonadas” desprovistas de ayuda espiritual, de socorros espirituales?”. Imposible pasar el tiempo interrogándose. A un ritmo rápido prosigue las misiones en la ciudad y en el Reino. Alfonso se entrega a ellas a fondo, pero su salud no resiste. Cae enfermo, muy enfermo. Incluso se llega a pensar en sus funerales de los que logra escapar. Sin embargo, el aviso fue terriblemente grave. ¿Resultado? El medico prescribe un largo e inmediato reposo.

Santa María dei Monti: se acerca el verano de 1730.  Los amigos de Alfonso lo invitan a descansar en las alturas que dominan Scala y la bahía de Amalfi. Con sus compañeros sube hasta la cima de más de 1000 metrosde altura.  Allí se levanta la pequeña  ermita de Santa María de los Montes, sitio ideal  y panorama espléndido. Pero Alfonso no tiene tiempo para admirar el paisaje: la multitud de la pobre gente de los contornos se pone en marcha hacia la capilla. “La llegada de los misioneros fue prontamente conocida”, -escribe Tannoia.- “Casi inmediatamente acudieron pastores, trabajadores y gente dispersa en el campo. La multitud sobrepasa con mucho a Alfonso que con sus compañeros se pone a catequizar a aquellos campesinos y ayudarles con toda caridad para confesarse. La noticia se extiende de unos pastores a otros. Cada vez llegan de mas lejos.” El descanso de nuestros apóstoles se vino a convertir en una misión permanente y fructuosa.  Fue la ocasión de la que Dios se sirvió para que Alfonso descubriera el gran abandono espiritual que sufren tantas almas privada de los sacramentos y dela Palabra de Dios, pudriéndose abandonadas en sus campos y aldeas. Los desafortunados descubrimientos hechos en Éboli no constituían una lamentable excepción. Esa era la situación de la gente del campo: el abandono…

Fundador de una Congregación Misionera.
Noviembre de 1732. Hace dos años que Alfonso ha estado orando, consultando. Todos los consejos son convergentes. Mons. Falcoia, su amigo, no cesa de animarlo y hasta su muerte ha de ser el “direttore”, (protector y consejero espiritual del joven instituto).  El superior de los Lazaristas, el Provincial de los Jesuitas, un teólogo dominico de renombre, su confesor, todos aprueban el proyecto sin reticencia alguna. Una religiosa, Sor María Celeste Crostarosa, quien con su ayuda acaba de fundar una nueva Orden de Monjas (Orden del Santísimo Redentor), lo apremia a fundar  “una congregación de misioneros cuya vocación especial será partir el pan de la Palabra a la gente abandonada del campo”. La religiosa  asegura haber recibido revelaciones a este propósito. Un día San Alfonso mismo hizo alusión ante uno de sus compañeros, don Manzzini: “Me ha dicho Sor María Celeste que mi deber es abandonar Nápoles y fundar aquí un Instituto religioso cuyo fin seria la evangelización de este mundo rural tan desprovisto de socorros espirituales. Es evidente que esa ayuda esta aquí menos desarrollada que en la grandes ciudades y regiones mas adelantadas. Que por tanto, esa es la voluntad de Dios. Pero ¿cómo hacerlo?…  Don Manzzini: “Querido Alfonso ¡valor! ¿Quien sabe exactamente lo que Dios quiere?”… Alfonso: “Pero… ¿Dónde están los compañeros?”…”Aquí estoy yo” –replico don Manzzini-. “Seré el primero”. Así, el 2 de noviembre de 1732,  Alfonso, “seguro de la voluntad de Dios se animó y cobró valor.  Haciendo a Jesucristo un sacrificio total de la ciudad de Nápoles, se ofreció a vivir el resto de sus días en medio de aquellos rediles  y chozas y a morir junto a los pastores”. Y Tannoia añade solemnemente: “El año de 1732 fue fijado anticipadamente por Dios para el dichoso nacimiento de nuestra  Congregación. El Papa Clemente XII ocupaba la sede en el Vaticano; Carlos Augusto VI gobernaba el imperio y este Reino de Nápoles; Alfonso de Liguori, sin que lo supieran sus parientes deja Nápoles y, subiendo a la cabalgadura de los pobres, a lomo de asno, toma el camino de Scala.”

Imagen del Santísimo Redentor, venerada en el templo de la Santísima Trinidad, Puebla (México). Fotografía: Enrique López-Tamayo Biosca.

Alfonso, el joven de la nobleza, se había inclinado al mundo de los pobres; joven sacerdote, fiel al encuentro de los más pobres; deja el mundo de los ricos para vivir con los pobres, para vivir en comunidad apostólica con hombres que, como él escogerán a los pobres como prioridad de su vida. El 9 de noviembre de 1732, se funda en Scala la Congregación del Santísimo Salvador, (la titularidad del Instituto tuvo que cambiar poco después al del Santísimo Redentor, ya que existía una orden de clérigos regulares del mismo nombre fundados por Santa Brígida de Suecia). Cuatro sacerdotes vienen adherirse a Alfonso: ¿Cuál es su fin?: “continuar a Cristo Salvador. Más tarde Alfonso formulará la carta de identidad del verdadero Redentorista: “El que es llamado a la Congregación del Santísimo Redentor nunca será un verdadero continuador de Jesucristo y jamás será un santo si no cumple el fin de su vocación, no tiene el espíritu del Instituto, que es de salvar a las almas, y las almas mas desprovistas de socorros espirituales como es la gente del campo” (“Consideración XIII. Para quien esta llamado al estado religioso”).

Hasta ahora son cinco. Qué importa. El 15 de noviembre del mismo año, Alfonso anota en su Diario: “Hoy… hago voto de jamás consentir la menor duda de mi vocación y de obedecer en todo a Falcoia…
Seis meses más tarde todos le abandonan. Es Viernes Santo de 1733 cuando Alfonso, al pie de la Cruz, sabe la noticia. A Mons. Falcoia que le interroga responde con esta confidencia: “Estoy persuadido  de que Dios no tiene necesidad ni de mi ni de mi obra. Creo, sin embargo, que él me ordena proseguirla, y aunque me quede solo, me esforzare por llevarla a cabo”.
Ya nada más hay un sacerdote, Alfonso, y un solo hermano, Vito Curzio.  Este hermano es recibido por Alfonso el 18 de noviembre de 1832, y es perseverante.  Poco a poco otros sacerdotes se les unen.  En cuanto Alfonso, continúa las misiones en las diócesis vecinas haciéndose ayudar por el clero diocesano reclutado allí mismo. “El único fin de nuestro Instituto, -escribe en septiembre de 1733-, es la obra de las misiones. Omitiendo esta obra o realizándola mal, el Instituto deja de vivir”.

Para Alfonso y sus compañeros las misiones son lo esencial. Podrán tardarse las Reglas y Constituciones y sufrirá esperas la aprobación oficial, pero las misiones no se detendrán.  Adquirirán un nuevo estilo, pero ¿cuál? La Misión Alfonsianase inspira en las grandes tradiciones: en la misión catequética de adultos y en la misión y renovación espiritual. Esta sin embargo tiene su carácter propio. Ante todo, Alfonso no se contenta con evangelizar los poblados grandes; va más lejos, hasta la choza más dispersa. No se limita a predicar acerca de la muerte, el cielo o el infierno; por el contrario, añade un sermón grande sobre la oración y otro sobre la Virgen María. Para el fin de la misión reserva el sermón de la Pasión de Cristo y de su amor por nosotros. Emplea entonces su cuadro de “Cristo en la Cruz” para dar aún más vigor a este sermón de la ultima semana destinada a conducir a los fieles a la conversión. No maneja el temor, si no que convierte con el corazón. “El fin principal del predicador de misión, -escribe Alfonso-, debe ser en cada sermón dejar a sus oyentes inflamados en santo amor”.

Retrato de la Venerable Sor María Celeste Crostarrosa, fundadora de la Orden del Santísimo Redentor.

Cuando Alfonso dibuja el escudo de armas de su joven Congregación, el lema que escoge son las palabras del salmo 130: “CON EL SEÑOR SOBREABUNDA LA REDENCION” (COPIOSA APUD EUM REDEMPTIO). Afirmación revolucionaria en una época en la que tantos predicadores hablaban del “pequeño numero de los elegidos”. Alfonso, por el contrario, ha reunido a un grupo de misioneros cuya misión es predicar la Misericordia de Dios. “Así como el laxismo de los confesores es la ruinas de las almas, el rigor hace también mucho mal, yo condeno también ciertos rigores que no tiene una razón de ser, que destruyen en lugar de construir. Con los pecadores es necesaria la caridad y la dulzura. Es lo que ha hecho Jesucristo, y si nosotros queremos conducir las almas a Dios y salvarlas, no es a Jasenio a quien debemos imitar sino a Jesucristo que es el jefe de los misioneros…” escribió Alfonso. Jasenio, catedrático de Lovaina y luego obispo de Ipres, escribió poco antes de morir  una obra en la cual decía que la gracia de Dios obra de modo irresistible y que aquel que la recibe se salva infaliblemente; pero que Dios la da a muy pocos y por consiguiente no quiere que todos los hombres se salven. En consecuencia, el hombre no puede acercase a recibir los Santos Sacramentos si no con gran temor y después de una gran preparación extremadamente penosa y laboriosa. (Continuará)

Tacho de Santa María

Bibliografía:
– Taller de Profundización: Espiritualidad Misionera Redentorista. Cap. 13, Julio de 2000.San Luis Potosí, S.L.P. México.
Espiritualidad Redentorista, Vol. 3., Jean Marie Sègalen. Roma, Italia 1994.
Monseñor Daniel Comboni. Apóstol del África Central. P. Flaviano Amatulli. Ediciones Combonianas, 2da edición. Diciembre de 1980. México D.F.
Compendio de Historia Sagrada. Editorial Progreso. 2da. Reimpresión. 2006. México, D.F

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Alfonso Maria de Ligorio (I)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Estampa devocional decimonónica del Santo.

Introducción:
Como a muchos santos célebres, a San Alfonso le ha tocado ser desfigurado por sus primeros biógrafos.  Muchos creen conocerlo y dicen a su vez manifiestas contra verdades.

Con frecuencia han hecho de él un hombre angustiado, devorado por sus escrúpulos, siendo así que fue un hombre particularmente equilibrado, incluso si, como todo anciano, conoció al fin de su vida problemas psíquicos unidos a su edad excepcionalmente avanzada. Lo han presentado como un abogado distraído que perdió un gran proceso por un olvido, siendo así que fue un profesional cuya competencia era reconocida en todas las cortes de Europa, pero que fue víctima de una maquinación política.

También han hecho de él un fundador arrojado de la Congregaciónque había fundado cuando, por el contrario, siendo siempre amado de sus hermanos fue victima de la lucha que sostenía el Rey de Nápoles y el Soberano Pontífice de Roma.  No fue puesto a las puertas de su Instituto, si no que éste fue partido en dos por decisión del Papa en 1780: efectivamente Pío VI rechazo el reconocimiento de las casa situadas en el Reino de Nápoles.  Alfonso, hasta su muerte, sufrió esta separación anunciando la próxima reunificación de su Congregación.  Posteriormente el Papa lamentaría “haber hecho sufrir a un santo”.

Se ha hablado de él como el hombre del temor, el predicador de la muerte y del infierno, siendo así que fue un hombre sonriente que con frecuencia repetía el estribillo de Felipe Neri: “Allegramente!”, “¡sean alegres!”. San Alfonso no es el personaje que se imagina, no era el hombre del temor al contrario, era el hombre de la misericordia y de la confianza.  Si se tuviera que hablar de la alegría y esperanza en la Iglesia del siglo XVIII, sin duda se citaría a San Alfonso. El Cardenal Albino Luciani, futuro Papa Juan Pablo I, en una Carta acerca de San Alfonso  dirigida a todos los sacerdotes de su diócesis escribió: “Sonreía espléndidamente porque era un santo”.

Apóstol laico:
Nació en Marianella, pequeña villa cerca de Nápoles, el 27 de septiembre de 1696.  En la casa de los Liguori hay una explosión de gozo: Don José y Doña Ana, su esposa, casados en la primavera del año anterior, abrazan a su primer hijo. Se cuenta que un amigo de la familia, un jesuita, San Francisco de Jerónimo, profetizo en su cuna: “Este niño vivirá mucho, llegará a anciano, no morirá antes de los 90 años. Será obispo y hará  grandes cosas por Dios”.

Todos señalan las dotes del niño. Sus padres velaran para que fructifiquen. Confían su hijo a un preceptor escogido entre los mejores: Gaetano  Greco le enseña la música y Solimena, el último gran maestro de la pintura barroca napolitana, lo inicia en el manejo de los pinceles y el secreto de los colores. A los 12 años entra en La Real Universidadde Nápoles. A los 16 años y medio recibe el titulo de doctor en derecho civil y en derecho eclesiástico. Por añadidura lleva consigo todo un nombre: a los 14 años recibe la espada de plata de los caballeros y en adelante participara en la gestión de los asuntos municipales. A los 20 años, es elegido como juez para toda la ciudad. Caballero, juez, abogado, ocupa su lugar en los rangos mas elevados de la sociedad. Igualmente es un hombre universal: versado en literatura, matemáticas, física, astronomía y filosofía, sin olvidar las bellas artes. Escribe poemas, dibuja con talento, pinta cuadros de Cristo y de la Madonay en todo se ve el artista seguro de su oficio. Pero en música escribe  Rey-Mermet, tendrá: “la categoría de un maestro reconocido quien deja sembrados sus poemas y melodías en el folklore del pueblo mas cantador del mundo…”. Incluso, pasados los 60 años, compondrá un Duetto para voces y cuerdas que se editaría en Viena, Paris y Roma.  Su música se encuentra grabada en discos, en programa de conciertos, pasa por las ondas de radio, y de pronto sale a la superficie en la melodía de algún film; y todo discretamente, a veces sin “firma”, pero es él. Y los conocedores lo reconocen.

San Alfonso como sacerdote.

Alfonso es un hombre de su tiempo. Esta familiarizado con René Descartes, cuyas obras conoce y quien deja huella en su espíritu.  Por eso, el rigor de su método, su gusto por las ideas claras, su respeto por la libertad de la conciencia, su confianza en la razón y su voluntad de hacerse comprender de todos, aunque siempre sin olvidar el lado practico de lo que él  escribe. En este momento de su vida no se puede mirar a Alfonso sin recordar las palabras de san Ireneo: “La Gloria de Dios es el hombre pletórico de vida”.  Alfonso es ese hombre rebosante de vida, y su existencia, una existencia caldeada por la Pasión de Cristo,  pues es un laico enraizado en el mundo, es un hombre de fe: un “fiel” que alimenta su fe y la irradia.

Desde muy niño, en las rodillas de su madre, aprendió a rezar, a amar a Jesús y a María, los dos grandes amores de su vida. Ya adulto, a los 18 años su padre lo lleva en su compañía a un primer retiro cerrado.  Muy pronto toma la costumbre de visitar cada día al Santísimo Sacramento y a la Virgen María. Para ese tiempo de oración escoge la iglesia donde esta expuesto el Santísimo Sacramento y terminada su adoración, va a otra iglesia a rezar a la Virgen.

¿No será posible que piense en  ser sacerdote?  ¡De ningún modo!  Es verdad que desde los 18 años hace con regularidad cada año retiro cerrados. Tiene un fervor que llenaría de envidia a muchos sacerdotes que lo observan, según su biógrafo Antonio María Tannoia.  Entonces, ¿Por qué no sueña en ser sacerdote?  Sencillamente por que en esta época ya hay mas de 10 000 en solo la ciudad de Nápoles. Y en este caso, ¿para que un sacerdote, mas?  En cambio, ¿no tendría necesidad la Iglesia de un abogado cristiano más, de un apóstol laico más?  Manifiestamente, Alfonso ha elegido ser este apóstol laico.  Parece que no hay otra explicación en el hecho de que en 1722 se compromete por el voto al “celibato por el Reino”.  Tomando en serio las palabras de Cristo al joven rico, renuncia explícitamente a su derecho de primogenitura en favor de su hermano Hércules.  Alfonso se da, se da a Dios y a los hombres, sus hermanos.

Lo primero en su casa:  en su proceso de canonización, el padre Tannoia, señalara como el joven Alfonso convirtió a su esclavo musulmán Abdallah: “Yo sé, según el decir de don Cayetano y de don Hércules de Liguori, que el Siervo de Dios, joven ya maduro, era modelo de virtud cristiana para todos especialmente para los suyos.   Al ser su padre capitán de galeras y teniendo a su servicio  muchos esclavos, destinó uno para el Siervo de Dios.  Poco después el esclavo expresó que quería ser cristiano sin que nadie se lo hubiera insinuado. Al preguntársele cómo y por qué  había tomado tal resolución, respondió: “El ejemplo de mi amo es lo que me ha movido; no puede ser falsa esa religión que hace que mi amo viva con tanta honestidad, piedad y tanta humanidad para conmigo”.

Escudo de la Congregación del Santísimo Redentor.

En sus relaciones con sus amigos: San Alfonso tiene amigos en su vida que cuenta  y muchos.  Ante todos son sus amigos fieles, compañeros de oración con quienes se encuentra cada tarde en la hora de la oración ante el Santísimo Sacramento; también, compañeros de retiro los que reúne cada mes para un día de retiro donde hay tiempo de reflexionar, compartir, orar y cantar juntos; mas tarde, algunos llegarán a ser sus compañeros de misión.  También en los tiempos libres, Alfonso ama la vida:   le gusta jugar a las cartas, adora el teatro y sobre todo la música. Pero no piensa solo en él.  Piensa en los demás y muy pronto se compromete en una asociación: primero, la de los jóvenes nobles, después, en agosto de 1715 al tener terminado los grados de la abogacía, entra en la de los doctores.  Esta asociación se había asignado como tarea apostólica la visita y la atención de 300 enfermos en el Hospital de los Incurables: “Allí se dirigía varias veces por semana, -escribe el Padre Berruti-,y se afanaba en hacer las camas, cambiar la ropa, preparar los remedios, secar las llagas, dar a los enfermos todos los servicios que podían necesitar sin dejarse arrendar  por la hediondez, las náuseas  o por las groserías de los mismos enfermos. A estos oficios se dedicaba con una alegría espiritual y un tal respeto que visiblemente era Jesucristo a quien servía y honraba en la persona de estos miserables”.

En su profesión de abogado: a los 18 años es un abogado en pleno ejercicio de su profesión realizándola con competencia y conciencia.  Pronto su reputación traspasa las fronteras del Reino:   se le considera como el mejor abogado de Nápoles. En el año de de 1723 cuando el duque Orsini di Gravina  le confía sus intereses contra el gran duque de Toscana, Cosme III de Médicis, nunca ha perdido un proceso. Minuciosamente ha estudiado todos los detalles del expediente: una historia antigua, complicada.  Un asunto en el que va de por medio grandes sumas de dinero: cerca de 600 000 ducados, una puesta en juego de enormes cantidades.  Su convicción esta formada: tiene la certeza, confirmada por la opinión de eminentes juristas, del pleno derecho de su cliente.  Lo defiende  con una elocuencia y un ardor redoblado.  Los adversarios replican  en sentido contrario.  Al fin el veredicto del tribunal cae sobre Alfonso como una puñalada.  El presidente del tribunal aparentemente amigo de Alfonso y su familia, le niega la razón. Infamia brutal: no son los argumentos de la parte contraria los que lo han influenciado.  A ese veredicto  no fueron ajenos  bajas presiones políticas y los más viles sobornos.  En suma, en este asunto la amistad ha sido traicionada y el recto derecho, pisoteado. Como un desquite de su más noble indignación, Alfonso deja escapar estas palabras: “¡Mundo, te conozco! ¡Adiós tribunales!”.

Sale Alfonso furioso, indignado.  De regreso al palacio de su padre se encierra en su cuarto, rechaza visitas y alimento.  Al fin, después de tres días, a las llamadas de su madre, abre la puerta; sale, pero ya es otro hombre.  Unos días después, se festeja en la corte  el treinta y dos cumpleaños de la emperatriz de Viena, esposa del soberano de las Dos Sicilias, el emperador Carlos VI. En la ciudad el regocijo popular se desborda por doquier. Alfonso está invitado a la corte, pero se niega.

Detalle de la Virgen pintada por el Santo.

Ayer ha despedido a su clientela; hoy se dirige al Hospital de los Incurables en donde desde hace años lleva a cabo su solícita entrega.  Allí el Señor lo espera.  Al terminar su servicio con los enfermos, lo rodea una luz y en su corazón se deja escuchar una voz: “¡Alfonso, deja el mundo! ¡Entrégate a mí!”, “Aquí estoy, Señor. Demasiado tiempo he resistido a tu gracia. Haz de mí lo que te plazca”. Y de aquí el joven caballero va a la iglesia de la Redención de los Cautivos, dedicada a Nuestra Señora de la Merced.  Después de orar ante la Madona, el joven Alfonso se entrega enteramente al Señor: para subrayar su compromiso, se levanta, saca su espada de caballero y la deposita en el altar de la Virgen.  Era el 29 de Agosto de 1723.  Nunca olvidará Alfonso ese día: toda su vida la considerará como el de su gran conversión. Jamás volverá a Nápoles sin hacer una visita a su bienhechora: “Ella es,- dirá un día mostrando la imagen de Nuestra Señora de la Merced-,quien me libró del mundo y me hizo entrar en el estado eclesiástico”…(Continuará)

Tacho de Santa María

Bibliografía:

Taller de Profundización: Espiritualidad Misionera Redentorista. Cap. 13, Julio de 2000. San Luis Potosí, S.L.P. México.

Espiritualidad Redentorista, Vol. 3. Jean Marie Sègalen. Roma, Italia 1994.

 

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es