Santos de nombre Amigo

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

El Amigo del Esposo –  Los santos de nombre Amico (Amigo)
del QUADERNO 62
Prefacio

Esta investigación se produce después de una semana de peregrinación sacerdotal a Loreto-Monte Sant’Angelo-Bari. Aqui se encuentran, inmersos en la gloria divina, la Santa Madre de Dios, el Arcángel y el Taumaturgo. Y un encuentro: San Amico de Rambona y San Amico de Fiastra.
Y he aquí una intuición: instar a la oración para que los sacerdotes sean amigos de Cristo “durante toda su vida” y sean instrumentos de la amistad divina: “Pro eis sanctifico me ipsum”, me hago santo por todos mis hermanos, para ellos sean santificados a través de mi santificación.

Detalle del martirio de San Amigo, mártir sardo.

El Amigo del Esposo
El que tiene a la novia es el novio, pero el amigo del novio, el que asiste y le oye, se alegra mucho con la voz del novio. Esta es pues mi alegría, que ha alvanzado su plenitud. Es preciso que él crezca y que yo disminuya” (Juan, 3, 29-30).
El sacerdote es el amigo del Esposo. Este es el título que en el Nuevo Testamento viene atribuido a Juan el Bautista. El sacerdote está llamado, como el Precursor, a producir el encuentro con el Señor: “Él debe crecer y yo, disminuir”, dirá San Juan.

En efecto, el sacerdote debe cultivar una profunda amistad con Cristo para después ser capaz de entrar en amistad con Dios. Escribe Dante Bernini: “Sólo aquellos que han caminado sin superficialidad por los caminos de su corazón, pueden ayudar a otros viajeros”.
El sacerdote, como todo bautizado es un viajero. “Nuestra estancia en la tierra es como una tienda de campaña, recibimos de Dios una habitación, una estancia no construida por manos de hombres, una casa eterna, en los cielos”

Todo esto queda reflejado en el documento conciliar “Optatam Totius”, que dice: “Destinados a configurarse con Cristo sacerdote por medio de la ordenación sagrada, debe habituarse también a vivir unidos intimamente con El, como amigos, durante toda la vida” (OT,8). De aqui la importancia de rezar por los sacerdotes para que sus vidas sean de “amistad divina”.

Los amigos del Amigo del Esposo
Los santos de nombre Amico (Amigo)
“La santidad es intimidad con Dios, es imitación de Cristo, pobre, casto, humilde y es amor sin reservas a las almas y darles todo; es amor a la Iglesia que es santa y quiere que seamos santos, ya que esa es la misión que Cristo le ha confiado”.
(Presbiterorum Ordinis, 33)

San Amigo, mártir de Mortara

San Amigo, mártir
Iglesia de San Eusebio – Mortara (PV)
Los santos Amico y Amelio son conmemorados en Mortara (Pavia) donde sus cuerpos fueron sepultados. Según las Actas de los mártires son del período carolingio, pero en su historia se encuentran elementos más propios del ciclo bretón de aventuras guerreras más que del ciclo guerrero de Carlomagno. Estas Actas son fabulosas, legendarias y los Bolandistas  se negaron a publicarlas porque “in omnibus nihil videbit lector, quod factis historicis aliunde notis contrarium non sit“. Sim embargo, esto es lo que narran. En tiempos de Pipino nacieron dos niños extraordinariamente semejantes, uno “ex comite alvernensi” y el otro “ex quodam milite bericano“.

Mientras eran conducidos a Roma para ser bautizados, se encontraron en Lucca, donde hicieron amistad y alianza y juntos, siguieron camino de Roma para recibir el bautismo de manos del Papa, que al hijo del conde le puso amelio y al hijo del soldado lo llamó Amico. Como recuerdo del bautismo recibido en la Basilica Lateranense, cada uno recibió del Papa una copa de madera, recubierta de oro y piedras preciosas y con ellas, retornaron a su patria.

Después de la muerte de su padre, Amico, debido a las dificultades y enemistades surgidas, se vió obligado a abandonar su tierra natal;  marchó con diez criados para encontrarse con Amelio, con la esperanza de ser bien acogido, pero no lo encontraron porque también este había salido también de viaje hacia Bericum para visitar a Amico. Después de muchas aventuras, Amico, afligido por no haberlo conseguido y contagiado por la lepra, regresó a Roma donde fue recibido por el Papa Constantino, pero después de tres años sobrevino una gran hambruna y regresó a la casa de Amelio que, antes de verlo, sin saber que era su antiguo compañero, le hizo comer en la copa que le había dado el Papa, por lo cual, se reconocieron.

Mientras tanto, pasaron varios años hasta que los longobardos se convirtieron en una amenaza, lo que determinó la intervención de Carlomagno contra Desiderio; habiendo sido inútiles las negociaciones, el rey franco pasando con su ejército, en el que militaban Amelio y Amico, por Chiuse di Susa,  venció al rey longobardo el cual se dió a la fuga hasta un lugar llamado Mortarium por el gran número de muertos alli en combate. Con anterioridad, el lugar se llamaba Pulchrasilva, por ser una zona agradable. Amelio y Amigo, aunque eran soldados, ejercitaban las virtudes cristianas, llevando vida de penitencia y murieron en la batalla, unidos tanto en vida como en la muerte, ocurrida en el año 773. Desiderio se refugió en Pavía, ocupada posteriormente por Carlomagno, el cual construyó una iglesia en el lugar de su victoria. Posteriormente fueron construidas otras dos iglesias: una en honor de San Eusebio de Vercelli y la otra en honor de San Pedro. Amelio fue sepultado cerca de la iglesia de San Pedro y Amico, cerca de la de San Eusebio, en dos arcas construidas en Milán. Al día siguiente, el sarcófago de Amelio fue encontrado junto al de Amico, por lo que el obispo Albino, ordenó que los cuerpos de los dos santos fueran conservados juntos en la iglesia de San Eusebio, donde actualmente se encuentran.

Esto, brevemente, es el contenido de la “passio” que termina de una manera interesante: queriendo dar a los dos personajes la gloria del martirio, el redactor de la “passio” considera a Desiderio como un emperador romano, perseguidor de los cristianos, usando las mismas palabras de las “Actas de los Mártires”: “Passi sunt sub Desiderio rege Langobardorum quarto Idus Octobris: regnante Domino nostro Iesu Christo: cui est honor et gloria in saecula saeculorum. Amen“. La formula es exactamente igual a aquella a aquella utilizada en las Actas Proconsulares de San Cipriano: “Passus est autem beatissimus Cyprianus martyr… sub Valeriano et Gallieno imperatoribus: regnante vero domino nostro Iesu Christo cui est honor et gloria in saecula saeculorum. Amen”.

Con respecto a los Papas de los cuales se hace mención en la “passio” no se puede decir con certeza cual es el que bautizó en Roma a Amelio y Amico, dando por hecho que esto fuese cierto; lo otro es junto a quién se refugió Amico, o sea, Constantino, que no puede ser sino el antipapa de este nombre, recordado detrás del pontificado de San Pablo I (757-767) o el de Esteban IV (768-772). Ambos santos son conmemorados el día 12 de octubre.

San Amigo, abad de Rambona. Fresco en la abadía de Rambona, Pollenza (Italia).

San Amico abad de Rambona
Parroquia de Santa Maria Assunta – Rambona di Pollenza (Macerata)
Según una tradición local, Amico nació antes del año 1000, en Monte Milone, hoy Pollenza (en la diócesis y provincia de Macerata). Su padre, Buongiovanni, era el señor del castillo, fundado a iniciativas del francés Milone sobre uno de los antiguos centros de población picena y romana de los Pollentini, y de ahí el primitivo nombre de Monte Milone dado a esta población. En el bautismo, al niño le pusieron Amico, por ser el nombre de uno de los santos más venerados por los francos; un soldado de Carlomagno, muerto en combate y venerado como mártir en Mortara (Pavia).

Amico fue el segundo abad benedictino de la Abadia de Rambona, secediendo a Olderigo, abad en el 891. La abadia de Rambona fue fundada sobre las ruinas de un templo pagano dedicado a la diosa Bona (de ahí viene el nombre de Rambona), por la longobarda Ageltrudis hija de Adelchis, principe de Benevento, esposa de Guido, duque de Carnerino y Spoleto, posteriormente, rey de Italia en el año’889, emperador en el año 891, y madre del emperador (892-898). Los nombres de Ageltrude y del abad Olderigo son recordados en un célebre díptico de marfil, llamado de Rambona y que es conservado actualmente en el Museo Cristiano de la Biblioteca Vaticana.

De Amico se hace mención en el Liber Gratissimus de San Pedro Damián, dedicado a Enrique, arzobispo de Ravenna y que trata sobre la simonía. Se dice, entre otras cosas, que los que son ordenados por obispos simoniacos, pueden ser santos, como por ejemplo, como Rondaldo de Camerino, Amitus (Amico) de Rambona, Gil de Pomponia, Firmano de Fermo y otros muchos que se distingueron por su amor a las cosas celestiales, tanto que sobre sus sepulcros “ex sacerdotalis auctoritate concilii, sacra altaria sunt erecta, ubi nimirum divina mysteria miraculis exigentibus offeruntur “.

El cuerpo de Amico se encuentra en un arca de piedra del año 1510 en la cripta de la antigua iglesia abacial, conservada parcialmente, cripta que es un monumento insigne del arte medieval, construida conforme a los registros antiguos, bajo el presbiterio de la iglesia, expresamente para guardar de forma conveniente el cuerpo del santo: del mismo hizo un solemne reconocimiento canónico el obispo de Macerata, Luigi Ferretti, en el año 1929. Su sepulcro es visitado con gran devoción, como dan fe las muchisimas monedas (más de cuatrocientas) encontradas en el momento de la apertura del arca para el reconocimiento de las reliquias. Hay monedas de las cecas de varias ciudades de Italia: Arezzo, Bologna, Chieti, Firenze, Lucca, Macerata, Napoli, Pisa, Ravenna, Roma; algunas húngaras y de los Papas Pablo II, Sixto IV, Inocencio VIII, Alejandro VI, que van desde el siglo XIV al XVI.

San Amico está representado en un fresco de escuela umbra del 1538 en la iglesia superior de Rambona, vestido anacronicamente con hábito cisterciense (los Cistercienses llegaron mucho más tarde a la Abadía), y con herramientas agrícolas. En una pintura tolentina del siglo XV se le representa en el momento de invocar a la Virgen a favor de dos niños afectados por una hernia. En una imagen devocional (estampa) el santo está acompañado por un lobo que había devorado a su yegua y al que hizo transportar la leña desde el bosque hasta el monaterio. Asimismo, actualmente, la cripta de Rambona es muy conocida, especialmente después de la restauración efectuada en los primeros decenios del siglo pasado, incrementándose la devoción al santo.

Fresco de San Amigo de Fiastra. Abadía de Fiastra, Italia.

San Amico monje converso cisterciense
Abadía de Chiaravalle di Fiastra (Macerata)
No existen noticias sobre este santo. Solamente está representado en el tercer pilar de la izquierda de la nave central de la abadía. Es un fresco de 1539, con un cromatismo simple y lineas simples.

San Amico mártir en Cerdeña
Santuario de la Catedral de Cagliari
No existen suficientes noticias históricas sobre este mártir cagliaritano. La Iglesia de Cagliari lo recuerda como un mártir que con cuarenta y siete años de edad, se durmió en la paz de Cristo el día 1 de junio. Se le conmemora el día 11 de diciembre, día en el que fue descubierto su sepulcro. Probablemente es un “cuerpo santo” de la tradición sarda.

San Amico monje de Avellana
Parroquia de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo de Isernia
Se trata de un monje benedictino, nacido en el territorio de Camerino entre los años 920 y el 930 en el seno de una familia noble y que siendo aún joven, sus padres lo confiaron a un monasterio a fin de que lo educaran y preparasen para la vida monástica. Pero la situación familiar lo indujo, cuando acababa de superar los veinte años de edad a cambiar el monasterio por el clero secular. Ordenado sacerdote, empujo a todos los miembros de su familia para que abrazaran la vida monástica. El padre, los hermanos y posteriormente sus sobrinos entraron en el claustro. La madre, después de distribuir entre los pobres la mayor parte de sus bienes, se dedicó a realizar obras de piedad.

Liberado de sus preocupaciones familiares, Amico entró en un monasterio revelandose en seguida como un modelo de virtud, pero al no encontrar en el monasterio una disciplina lo suficientemente austera, comenzó a vivir como ermitaño. Durante tres años vivió en soledad en una cueva en el monte Torano dell’Aquila, en la diócesis de Ascoli Piceno. Posteriormente, en su soledad, recibió algunos discípulos con los cuales continuó como eremita durante veinte años más. Cuando la región se vió afectada por una hambruna se prodigó en hacer obras de caridad. Con noventa años de edad, entró en el monasterio de San Pietro di Avellana, fundado en el año 1025 por Santo Domingo de Sora, en el territorio del Sangro. El último año lo pasó como recluso encerrado en una celda.

Estampa popular devocional italiana de San Amigo de Avellana.

Murió a la edad de ciento veinte años entre el 1040 y el 1050, quizás un 3 de noviembre. Su cuerpo fue sepultado en el monasterio de San Pietro di Avellana y sobre su sepulcro se produjeron numerosos milagros. Se ha demostrado que es particularmente eficaz su intercesión en las curaciones de las hernias, por loque fue nombrado santo patrono de quienes padecen este mal. En el año 1069 en monasterio de San Pietro di Avellana se unió al de Montecassino y así, los monjes cassinenses empezaron a considerar a Amico como uno de ellos y a celebrarlo el día 3 de noviembre. Su nombre no aparece en el Martirologio Romano.

Como una gota de agua mezclada con una gran cantidad de vino, parece desvanecerse y desaparece por completo porque toma el color y el sabor del vino y como un hierro incandescente que se asimila al fuego y pierde su aspecto original y como el aire inundado de luz se transforma en la misma luminosidad de la luz hasta tal punto que parece más ligera, asi es necesario que en los santos (que en nosotros), toda afectación humana se licue en sí misma de una manera inefable y se convierta toda en la voluntad de Dios. De otro modo, ¿cómo podría ser que Dios sea todo en todas las cosas si los seres humanos siguen siendo algo humanos? Ciertamente, permanecerá en su sustancia, pero bajo otra forma, bajo una otra gloria, bajo un otro poder”  (San Bernardo de Claraval, “El amor de Dios”, nn. 28-29)

Damiano Grenci

Bibliografia y Fuentes
– AA. VV. – Bibliotheca Sanctorum (Enciclopedia de los Santos) – Voll. 1-12 e I-II appendice – Ed. Città Nuova
– AA. VV. – en Santibeati.it- web
– AA. VV. – Miscellanea – en Archivo “corpi santi” de don Damiano Marco Grenci
– Comunità monaci cistercensi – Guida alla visita dell’Abbazia di Chiaravalle di Fiastra – Ed. Scriptorium Claravallense – 2003
– Concilio Vaticano II – documentos
– C.E.I., Martirologio Romano, Libreria Editrice Vaticana, 2007, pp. 1142
– Grenci Damiano Marco, colección privada de imágenes sagradas, 1977 – 2011
– Lilliu Eliseo – Iconografia de los santos sardosi. Veri o presunti della pietà popolare – Ed. Curia Provinciale OFM Capp. Cagliari – 1995
– Sanna Ignazio – Le Beatitudini del prete – Ed- Piemme – 1995

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es