San Eleuterio, obispo del Ilírico

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono bizantino de San Eleuterio, obispo del Ilírico, y su madre Santa Ancia, mártires, procedente de Constantinopla.

San Eleuterio del Ilírico es uno de los mártires occidentales de los primeros siglos, que reciben hasta hoy una veneración especial, tanto en la Iglesia del Este como en la de Occidente. La complejidad de esta “vita” está en el hecho de que ha sido confundido, si no en sus biografías, al menos en la veneración popular, con San Libertador y el Papa San Eleuterio en Occidente y con San Eleuterio Koubikoularios en Oriente.

Este artículo se refiere a san Eleuterio, conocido tradicionalmente como obispo del Ilírico y ciudadano romano. La vida y el martirio de San Eleuterio y de su madre Ancia (o Evancia) es diferente en los dos tipos de fuentes existentes: las griegas (registradas en Hagiographica Bibliotheca Graeca, I, pp 173-74, nn. 568-71b), y las latinas (en Bibliotheca Hagiographica Latina, I, p. 368, nn. 2.450-52).

El gran martirio de San Eleuterio y de su madre, Ancia
Según las fuentes griegas (escritas probablemente alrededor del siglo V en uno de los monasterios griegos de Italia), que fue “romantizada” por San Simeón Metaphrastes en el siglo X (la versión disponible está en Synaxarium Constantinopolitanum), San Eleuterio nació en Roma en los últimos años del siglo primero. Su padre Eugenio era un cónsul del emperador romano y su madre, Ancia, era cristiana y conocía personalmente al apóstol San Pablo, que podría haberla convertido al cristianismo. Ancia dio a su hijo una buena educación en el espíritu de las enseñanzas de Nuestro Señor y cuando quedó viuda a temprana edad, envió a su hijo a San Aniceto, el obispo (Papa) de Roma (150-167) para que lo cuidara. El santo reconoció los dones espirituales especiales del muchacho y le ordenó de diácono a la edad de quince años, una edad muy joven, sobre todo en este período de tiempo. Poco tiempo después, con solo dieciocho años lo ordenó como sacerdote y ya, con veinte años, lo consagró como obispo del Ilírico.

Durante el reinado del emperador Adriano (117-138), Eleuterio ya comenzó a producir rumores en la corte imperial, pues estaba ganando muchos adeptos al cristianismo. Poco tiempo después, fue considerado como un “enemigo del Estado”, y un general (“comes”) llamado Félix fue enviado para que lo arrestara y llevara a Roma para ser juzgado. Entrando en el interior de la iglesia donde predicaba Eleuterio durante la Sagrada Liturgia, el corazón de Félix fue tocado por las palabras del joven obispo y se convirtió al cristianismo. De todos modos Eleuterio regresó a Roma junto con Félix, donde fue detenido y torturado. El diálogo entre San Eleuterio y el emperador Adriano sigue la forma clásica que se ve en muchas “vitae” de mártires, como una obra de teatro en la que el santo no siente ningún dolor y el torturador se vuelve aún peor en su locura. El emperador Adriano se presenta más bien en la forma cómica de un tirano loco, como en los relatos históricos, siendo esta imagen aún más destacada por Simeón Metafrastes.

Ancia es decapitada mientras llora la muerte de su hijo Eleuterio. Grabado de Filipo Biblioli para un calendario de santos. Italia.

Las torturas a las que fue sometido San Eleuterio consistieron en ponerlo en una cama de cobre al rojo vivo, más tarde en una parrilla de hierro y luego en una olla enorme llena de cera, alquitrán y grasa y, finalmente, en un horno de cobre caliente. Todas esas torturas demostraron ser ineficaces, porque San Eleuterio se mantuvo incólume después de sus oraciones y por la intervención milagrosa del Señor. Más tardíamente, se incluyó que durante la tortura, un “eparca” (gobernante de una provincia) llamado Coremon de repente se convirtió al cristianismo y fue condenado a muerte por decapitación. Después de todos estos tormentos, Eleuterio fue enviado a prisión y castigado a padecer hambre, pero un ángel enviado por Dios lo alimentó, como a Daniel en el foso de los leones. Adriano pensó en otra tortura y ordenó traer unos caballos salvajes amarrando al santo a ellos, con el fin de ser arrastrado hasta la muerte.

De todos modos el santo se escapó y por un corto período de tiempo vivió en una cueva en las montañas con las bestias salvajes que no le perjudicaban. Por último, el santo fue atrapado una vez más por algunos captores y llevado ante el emperador que ordenó su decapitación, acaecida el 15 de diciembre (en las fuentes latinas, el 18 de abril) del año 120, junto con su nuevo converso Félix. Su bendita madre Ancia, sin temor alguno, fue a llorar sobre el cadáver de su hijo martirizado y ella también sufrió la misma suerte. Los fieles cristianos del Ilírico (diócesis) tomaron sus cuerpos, enterrándolos con honor.

La versión latina
La tradición latina como ya se ha mencionado consiste en dos redacciones diferentes: una llamada “Reatica” por la mención del entierro de Eleuterio y Ancia en Reata (ahora Rieti) y otra llamada “Aecana” (de Aikos o Aecana, ahora Troia, en Puglia, en el sur Italia), donde se menciona esta ciudad.

Estos manuscritos están fechados a finales de los siglos VIII-IX, y en la versión “Reatica” se sigue estrechamente la versión griega, excepto la historia del entierro. En esta edición, el obispo de Reata, Primo, toma los cuerpos de los mártires y los entierra en los campos de la Urbaniana en la Ruta de la Sal (a una milla de Reata y sesenta y una millas de Roma). En la versión “Aecana”, se omiten los detalles históricos y no se dice nada sobre el lugar de nacimiento de Eleuterio, el episcopado del santo no está asociado con el Ilírico, sino con Aecana, y Félix es enviado para entregar el santo en Roma. Muchos residentes de Aecana fueron después de la muerte de los mártires y cogieron sus cuerpos, enterrándolos en su ciudad. De acuerdo con estas variantes latinas, la muerte de los mártires tuvo lugar el 18 de abril.

Iglesia dedicada a San Eleuterio en Bucarest, Rumanía.

La versión “Aecana” es utilizada en los borradores de los martirologios carolingios de Floro de Lyon, Rabano Mauro, Adón de Viena, Usuardo y también en un poema de Flodoardo de Reims conocido como “La victoria de Cristo en Italia”.

El título de “obispo del Ilírico (Illiricum)” aparece en el Martirologio Romano sólo a través de Baronio (1586), influenciado por la variante griega. En los martirologios más tardíos, se llama Eleuterio a un mártir de Messana (actual Mesina) en la isla de Sicilia. Este error se remonta a Floro de Lyon en la redacción de su martirologio, pues sustituye Aecana con Messana en Puglia, un lugar donde actualmente se venera a San Eleuterio. Este pequeño error ha hecho muy popular hasta hoy a San Eleuterio también en Messina, Sicilia.

La veneración
Debido al error de Floro y otros copistas del Martirologio Romano, Sicilia se convirtió en el siglo XVII en un lugar local de veneración de estos santos, aunque no se ha mencionado ninguna referencia a la existencia de estos vestigios. La ortografía errónea “Aquileya” en lugar de “Apuglia” en el martirologio de Rabano Mauro (cf. PL vol.111, col. 140) y Notker Zaika (cf. PL vol. 131, col. 166) seguido de un culto local de San Eleuterio en la ciudad croata de Porec (Parenzo italiano), hace que sea trasladada aquí la mención de Aquileya. Por lo tanto, Rabano y Notker dicen que después del martirio, Eleuterio y su madre fueron trasladados a Aquileya, donde había sido obispo (y no en Aecana) y enterrados allí.

En este caos creado por las copias erróneas, también el día de la conmemoración ha tenido tradiciones diferentes. Según el martirologio Jeronimiano y las dos antiguas versiones latinas, los santos se celebran el 18 de abril. El mismo día también fue celebrado según el “Calendario Marmóreo” de Nápoles y fuera de Italia, en los calendarios francos y mozárabes de los siglos XI-XII. Ciertos manuscritos también declaran la fecha del 24 de noviembre y 6 de septiembre (en lugar del Papa San Eleuterio).

Catedral de Troia, Apuglia (Italia), uno de los lugares de veneración de San Eleuterio.

En Italia se construyeron muchas iglesias en honor de San Eleuterio: en Roma, en la vía Labicana, en Nepi, Vasto, Parenzo d’Istria (en estos lugares el santo es venerado el 18 de abril). En Chieti, Benevento, Salerno y Sulmona donde el santo se venera el 21 de mayo. Otros días de fiesta son el 13 de mayo en Terracina, el 23 de mayo en Arce y el 31 de diciembre en Canne en Puglia, donde se considera que es un obispo local, hijo de Evancia (“Evancia”, que puede ser entendida como la latinización del griego “ev-Ancia”, es decir “la buena Ancia”). El monasterio de San Liberatore en Maiella (en las montañas de los Abruzos) dedicado a San Libertador, San Eleuterio es celebrado el 15 de mayo, lo que puede demostrar la identificación de Eleuterio con el mártir romano Libertador (versión latina de la palabra griega “Eleuterio”, que significa “el que es libre”), obispo de Benevento, que se celebra en el Martirologio Jeronimiano el 15 de mayo.

En el área bizantina, como ya se ha dicho, los martirologios griegos declaran esta celebración el 15 de diciembre. Pero para hacer las cosas aún más complicadas, una veneración relativamente temprana de San Eleuterio en la Iglesia Oriental de Constantinopla es indicada por dos guiones antiguos: un canon bizantino de José el Himnógrafo (IX ciento.), que habla de “corrientes de curación” procedente de la ermita de Eleuterio. Una segunda mención es dada por el Synaxarium Constantinopolitanum aproximadamente en el siglo X, mencionando el nombre del santo asociado con el en un cuarto de Xirolophos (también conocido como “Los Puertos de Eleuterio”), donde existía una iglesia de San Eleuterio ya construida en tiempos del emperador Arcadio (395-408). Sin embargo, estas dos referencias no excluyen la posibilidad de que puedan estar asociadas con el santo mártir Eleuterio Coubicularios, herido en Bitinia (probablemente sepultado en Constantinopla), donde, según la hagiografía, había nacido, siendo celebrado el 15 de diciembre y el 4 de agosto. Con su expansión en los siglos IX y X, los bizantinos pudieron mezclar su culto con el del mártir romano.

Reliquias
En la actualidad los restos de San Eleuterio y Santa Ancia parecen encontrarse en Troia, al sur de Italia, como dice la tradición Aecana. Después, la tradición Rietica, dice que los santos fueron enterrados en Rieti, cerca de Roma (la autenticidad de esta última es reconocida oficialmente por la Iglesia Romana) y más tarde sobre sus tumbas se erigió la iglesia de Santa Sabina. Un examen de las reliquias se hizo con la autorización del Papa Inocencio III y del obispo local Adenulfo, en presencia de dos cardenales el 13 de agosto de 1198, cuando fueron trasladados desde la catedral reatina, a una de nueva construcción dedicada a San Juan el Apóstol (San Giovanni della Pigna), junto con las reliquias de San Ginés de Roma. La asociación con San Giovanni della Pigna también puede ser el resultado de una confusión con San Eleuterio Papa (también ex diácono del papa Aniceto y posteriormente, él mismo elegido Papa, a finales del siglo II, celebrado el 26 de mayo), cuyas reliquias se dice que también fueron trasladadas a San Giovanni della Pigna.

Vista de la reliquia del Santo venerada en Bucarest, Rumanía.

Hay que mencionar que pequeños fragmentos de las reliquias de San Eleuterio y Santa Ancia se encuentran en otras ciudades italianas (por ejemplo, en Terracina) y fuera de Italia (por ejemplo, un dedo en Amberes, Bélgica). También en una de las dos iglesias dedicada al santo “Elefterie” en Bucarest y en el monasterio de Caldarusani cerca de la misma ciudad.

Troparion (Himno) del Santo
Adornado con una larga vestidura sacerdotal y goteando sangre, fuiste de inmediato ante tu Señor Jesucristo, ¡oh sabio y bendito Eleuterio! aniquilador de Satanás. Por lo tanto, no dejes de interceder por aquellos que honran tu bendita lucha por la fe.

Mitrut Popoiu

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es