Los Mártires Anglicanos de Oxford

Galería

Esta galería contiene 7 fotos.

Este grupo de mártires es conformado por los obispos anglicanos Hugh Latimer, Nicholas Ridley y Thomas Cranmer, arzobispo de Canterbury, quienes fueron ejecutados en la hoguera entre 1555 y 1556, acusados de herejía durante el reinado de María I de … Sigue leyendo

Manche Masemola, mártir anglicana en Sudáfrica

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Escultura de Manche Masemola en la galería de mártires del siglo XX. Abadía de Westminster, Reino Unido.

Escultura de Manche Masemola en la galería de mártires del siglo XX. Abadía de Westminster, Reino Unido.

Hace un tiempo, nuestro amigo y compañero Antonio introdujo el primer artículo dedicado a honrar a unos mártires anglicanos, en Melanesia; hoy lo hará esta servidora presentando a una mártir africana, conversa por misioneros anglicanos, que ha pasado a ser relativamente conocida desde que su estatua fue colocada en galería de mártires del siglo XX en la abadía de Westminster (Reino Unido), como honra a su memoria.

Nació en torno al año 1913 en Sekhukhuneland, en el Transvaal -provincia de Lmpompo- (Sudáfrica) y creció en la tierra improductiva y estéril a la cual habían sido arrojados los africanos por los colonizadores, después que ellos se quedaron con sus granjas y pastos. Hija de la tribu de los pedi, vivía en el hogar con sus padres, dos hermanos mayores, una hermana llamada Mabule y una prima llamada Lucía, trabajando en casa y permaneciendo analfabeta. Vivía en el pueblo de Ga-Marishane, y en 1919, un monje anglicano, fray Augustine Moeka, perteneciente a la Comunidad de la Resurrección, estableció una misión en aquel lugar, de modo que Manche y su prima, Lucía, acudían a los servicios litúrgicos. Fue Lucía la primera en oír las predicaciones del monje, que estaba allí con el consentimiento del jefe de la tribu, y enseguida se le unió Manche. Pronto empezaron a acudir a catequesis dos veces por semana, y su interés y entusiasmo por la religión cristiana aumentó.

Esto, sin embargo, disgustó profundamente a los padres de Manche, que temieron que su hija les abandonara o que se negara a casarse con el hombre que ellos escogieran para ella; pues era costumbre entre los pedi que los matrimonios fuesen concertados y fuente de ingresos para las familias que en ello se implicaban. Además, existía desde hacía tiempo una atmósfera tensa entre los pedi que querían mantener su religión tradicional animista, una pequeña minoría cristiana pedi, y los misioneros ingleses y alemanes; era el panorama de una difícil coexistencia bajo la predicación y la instrucción de los misioneros, donde los más perseguidos eran quienes decidían abrazar el cristianismo, como fue el caso de Mache y de su prima Lucía.

Para hacerla desistir de su interés por la fe cristiana, sus padres la golpeaban constantemente, hasta tal punto que Manche confesó en una ocasión a su prima, y en otra, al propio Moeka, que estaba segura de que moriría a manos de sus propios padres. “La madre de Manche nos decía que nos obligaría a abandonar la iglesia, afirmaría posteriormente Lucía, pegaba a Manche cada vez que la veía regresar de la iglesia”. Todo fue de mal en peor. En la misión, le dieron a la muchacha ropas “europeas” para que pudiera asistir a las clases de preparación para el bautismo. La madre llegó a esconder, e incluso a quemar, las ropas de su hija para que no pudiese acudir -pues los pedi solían ir semidesnudos a causa del clima y esto no era visto con buenos ojos en la misión-. Pero eso no arredró a Manche, que hasta llegó a escaparse desnuda para esconderse de su madre, y por supuesto, siguió acudiendo a la catequesis a pesar de golpes, palizas e incluso azotes, haciendo solemne voto de no cejar en su empeño por ser cristiana. “Seré bautizada, afirmó con decisión, incluso si tengo que hacerlo con mi propia sangre”. Sus palabras resultarían proféticas.

Mural de Manche Masemola en la Cyrene Mission de Bulawayo (Zimbawe).

Mural de Manche Masemola en la Cyrene Mission de Bulawayo (Zimbawe).

El 4 de febrero de 1928, los padres de Manche se la llevaron a un lugar aislado y allí la sometieron, en contra de su voluntad, a un ritual tradicional, siguiendo el consejo del sangoma -el brujo-sacerdote de la tribu- de que los misioneros la habían embrujado y era necesario purgar el mal. Parece ser querían administrarle un bebedizo que presuntamente la exorcizaría, a lo cual ella se opuso, a pesar de las amenazas de sus padres, que la golpeaban y seguirían golpeándola entretanto no bebiese aquello. Al final, la obligaron a beber a base de palizas y, poco después, Manche moría, bien a consecuencia de aquel brebaje, bien porque la habían destrozado a golpes de machete mientras intentaban que lo consumiese. No había cumplido los 15 años de edad todavía, y la enterraron cerca de una roca de granito en una colina cercana. Su hermana menor, Mabule, enfermó pronto y también murió, en el hospital Jane Furse de la misión, siendo enterrada con Manche. El padre plantó algunos árboles de la especie Euphorbia para señalar las tumbas.

Desde muy pronto, aquella niña que había muerto víctima del abuso paterno empezó a ser considerada una mártir, como lo prueba el hecho de que pequeños grupos de cristianos empezaron a visitar la tumba en 1935; las visitas se repitieron en 1941 y en 1949. En 1969, la madre de Manche, que durante 40 años había negado sistemáticamente haber asesinado a su hija, se bautizó como cristiana anglicana, y en 1975 la Iglesia de la provincia de Sudáfrica añadió el nombre de Manche Masemola a la lista de cristianos heroicos dignos de conmemoración, declarándola mártir de la fe. Desde entonces, cada año, especialmente el primer fin de semana de agosto, grandes grupos de cientos de peregrinos visitan la tumba de esta iletrada pero fervorosa mártir, que previó su propia muerte a manos de sus padres en forma de bautismo de sangre.

Como decía al principio del artículo, Manche Masemola es una de los mártires escogidos para la galería de mártires del siglo XX de la abadía de Westminster. La escultura de la mártir africana, cuya imagen encabeza este artículo, ha sido colocada entre la de San Maximiliano María Kolbe y la del arzobispo Janani Luwum de Uganda, entre otros escogidos como Martin Luther King, Dietrich Bonhoeffer y Óscar Romero. El reverendo Anthony Harvey, subdeán de la abadía, escribió al respecto: “Durante éste, el más violento de todos los siglos, miles de hombres y de mujeres han pagado sus convicciones con su vida. Éstos que aquí están representados nos han dejado su testimonio del coste último de ser testimonio de Cristo y de su importancia perdurable”.

Meldelen

Enlaces consultados (27/08/2013):
http://www.dacb.org/stories/southafrica/masemola_manche.html
http://www.desktop-documentaries.com/baptised-in-blood-saint-manche-masemola-documentary-idea.html
http://www.westminster-abbey.org/our-history/people/manche-masemola

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santos mártires anglicanos de Melanesia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista del icono de los mártires anglicanos de Melanesia, exhibido en la catedral de Canterbury (Reino Unido).

Vista del icono de los mártires anglicanos de Melanesia, exhibido en la catedral de Canterbury (Reino Unido).

Pregunta: Yo tengo entendido que la Iglesia Anglicana, como protestante que es, no canoniza ni admite el culto a los santos, pero sin embargo, rastreando por Internet me he encontrado esta foto que les envío y que es de unos mártires anglicanos que, por lo que veo, si que son venerados. ¿Cómo puede ser eso? ¿Me podrían también hablar sobre estos santos en concreto? Muchísimas gracias desde Canadá

Respuesta: En el tema de si la Iglesia Anglicana es una Iglesia Protestante o no lo es, no quiero entrar porque sería alargar demasiado el artículo, pero si hablaremos sobre el posible culto dado por esa Iglesia a los santos y más concretamente a este grupo de mártires sobre los cuales tu preguntas. La Iglesia Anglicana no canoniza y entre los anglicanos no existe la veneración a los santos tal y como lo entendemos los católicos y los ortodoxos. Es verdad que en los templos anglicanos existen imágenes de Cristo, de María y de algunos santos, tanto a nivel de iconos, como vidrieras o retablos, pero ellos saben diferenciar entre utilizar imágenes en el culto y rendir culto a las imágenes; son dos cosas bien distintas.

Pero como en tu pregunta nos remites a unos mártires en concreto, yo me voy a extender algo más en este tema. En Melanesia existe una comunidad anglicana, llamada Comunidad Melanesia, que está formada por hombres, que han realizado votos simples de pobreza, castidad y obediencia y que desarrollan su labor apostólica en las Islas Salomón, Vanuatu y Papúa Nueva Guinea. Esta comunidad fue fundada en el año 1925 por Ini Kopuria, que era un policía de Maravovo y por el obispo melanesio John Manwaring Steward y lo hicieron para evangelizar aquellas islas a las cuales no había llegado aun el mensaje de Cristo. Tienen su Casa Madre en Tabalea, al noroeste de Guadalcanal, en las Islas Salomón.

Como cualquier comunidad religiosa cristiana, diariamente celebran la Eucaristía y reza el Oficio de las Horas. Los aspirantes realizan tres años de noviciado, finalizado el cual, realizan los tres mencionados votos, que renuevan cada cinco años. Algunos hermanos son ordenados de sacerdotes o diáconos, aunque la mayoría, no lo son. En un momento dado, si lo desean, al cumplirse los cinco años no renuevan sus votos y pueden secularizarse e incluso contraer matrimonio.

Durante los momentos de tensión étnica vividos en las Islas Salomón en los años 1999-2000, la hermandad participó activamente realizando numerosos esfuerzos pacificadores, con los que consiguieron un alto el fuego y un acuerdo de paz, firmado en Towsville en el mes de octubre del año 2000. Se requisaron las armas de los combatientes y se lanzaron al mar. Pero un líder rebelde, llamado Harold Keke, no cumplió el acuerdo y continuó causando disturbios. Entonces, el hermano Nataniel Sado, que conocía a Keke, fue a razonar con él, pero no regresó a la comunidad. El 23 de abril del 2003, seis hermanos más fueron a investigar qué había pasado pues se había corrido la voz de que Keke había asesinado al hermano Nataniel. Cuatro meses más tarde pudo comprobarse que el rebelde Keke también había asesinado a los otros seis hermanos. Keke se rindió ante el Comisionado de la policía y los cuerpos de los siete hermanos martirizados fueron exhumados y trasladados a Honiara, donde les realizaron las autopsias.

Fotografía del entierro de los mártires anglicanos de Melanesia.

Fotografía del entierro de los mártires anglicanos de Melanesia.

Pudo comprobarse que el hermano Nataniel fue torturado durante varios días y murió como consecuencia de las heridas sufridas, siendo sepultado en una tumba. Tres de los hermanos que fueron a buscarlo, al llegar habían sido abatidos a tiro y enterrados en una única tumba y los otros tres restantes, también habían sido torturados y fusilados al día siguiente, enterrados en una tercera tumba. Finalmente, los cuerpos de los siete hermanos mártires fueron sepultados en tumbas individuales en la Casa Madre de la Hermandad, en Tabalea el día 24 de octubre. El capellán de la Hermandad describió así el funeral: La comunidad en pleno, formada por los hermanos y novicios vestidos de blanco, se situó en la parte inferior de la colina que conduce a nuestra Casa Madre. Detrás de ellos, una gran muchedumbre y el Gobernador General esperaban la llegada de los amados hermanos. Uno a uno, los ataúdes fueron descargados de tres camiones y los gemidos de la multitud se hicieron más fuerte. Se organizó una multitudinaria procesión cantando: «Bienaventurados los pacíficos, porque ellos serán llamados hijos de Dios». Llegados a la capilla, el llanto fue silenciado por el canto de la comunidad. Se pusieron guirnaldas sobre los ataúdes y, a medida que avanzábamos hacia el cementerio, nuevamente comenzaron los llantos y gemidos.

El martirio de estos siete hermanos anglicanos tuvo inmediatamente sus frutos, porque dos días después del entierro, fueron admitidos como novicios cuarenta y ocho nuevos hermanos, entre ellos, el primer hermano de origen filipino.

El 20 de enero del 2004, el primer ministro de Fiji presentó a la Hermandad como primer premio por los Derechos Humanos del Pacífico, por su sacrificio por encima de la llamada del deber de protegerse las personas vulnerables y construir la paz y la seguridad en las Islas Salomón durante el conflicto civil y la reconstrucción post-conflicto.

Vista de las reliquias de los mártires anglicanos de Melanesia.

Vista de las reliquias de los mártires anglicanos de Melanesia.

El 3 de agosto del año 2008, los siete hermanos mártires de la Comunidad Anglicana de Melanesia, fueron honrados durante la Misa de clausura de la Conferencia de Lambeth en la catedral de Canterbury. Sus nombres fueron añadidos al libro de los mártires contemporáneos y se colocó un icono – el que tú has enviado – en la capilla de los santos de nuestro tiempo. Cuando terminó la celebración eucarística, los obispos y demás celebrantes rezaron ante el altar de la capilla. Su icono está actualmente en la Catedral como recordatorio de su testimonio de paz. Verás que son venerados e incluso pintados con la aureola de los santos, pero lo que se dice canonizados, no lo están. Al menos, como lo entendemos nosotros.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es