Los Mártires Anglicanos de Oxford

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Óleo retrato de Hugh Latimer.

Óleo retrato de Hugh Latimer.

Este grupo de mártires es conformado por los obispos anglicanos Hugh Latimer, Nicholas Ridley y Thomas Cranmer, arzobispo de Canterbury, quienes fueron ejecutados en la hoguera entre 1555 y 1556, acusados de herejía durante el reinado de María I de Inglaterra, conocida como “La Sanguinaria” por echar abajo la Reforma en la Iglesia de Inglaterra e iniciar una brutal persecución contra los principales propulsores del anglicanismo. Estas persecuciones conocidas como “persecuciones marianas” tuvieron un efecto contraproducente que alimentó el fervor anticatólico del pueblo inglés y tuvo como dolorosas secuelas la persecución hacia la Iglesia Católica en los reinados posteriores. Si bien los tres obispos son muy polémicos por algunas causas que expondré a continuación, son considerados mártires de la intolerancia religiosa de la época y la Comunión Anglicana conmemora su memoria el 16 de octubre.

Es mi afán de presentar a los mártires de todas las iglesias unidas en la fe de Cristo, pero divididas por las acciones de los hombres, para valorar su testimonio y su martirio por defender sus convicciones religiosas. Sin embargo, el espacio contextual que rodea este episodio de la Reforma Protestante es compleja y necesita estar bien analizada siempre con el objetivo de reparar viejas heridas y discordias que separan a los cristianos unos de otros. El ecumenismo es una necesidad hoy muy importante para la comunicación con los miembros de otras denominaciones cristianas, no por ello ha de ser fácil debido a las intransigencias de unos y la ambigüedad de otros, aunque no se pierde la esperanza, solo Dios dirá cuando volveremos a ser Un Solo Cuerpo, pero nosotros como creyentes sin importar a que iglesia pertenezcamos (católica, ortodoxa, anglicana o reformada) debemos actuar tal y como Cristo nos enseñó para vivir en Comunión. Este artículo tiene como objetivo no solo presentar a los mártires y narrar sus historias, es de ponernos a reflexionar seriamente nuestro pasado, analizar las acciones de quienes nos antecedieron y seguir adelante en camino a la unidad total.

Biografías de los tres mártires: Hugh Latimer, obispo de Worcester
Latimer nació en una familia de agricultores de Thurcaston, Leicestershire, la fecha de su nacimiento es desconocida; John Foxe coloca una cifra entre 1480 y 1494. Comenzó sus estudios de gramática latina a la edad de cuatro años, pero no se sabe lamentablemente nada más de su infancia. En su juventud estudió en la Universidad de Cambridge y el 2 de febrero de 1510 fue nombrado miembro de la Universidad de Clare. Recibió el grado de Maestría en Artes y fue ordenado sacerdote de la Iglesia Católica el 15 de julio de 1515. En 1522 fue nominado a ser predicador y capellán de la Universidad. El ejercicio de sus funciones no le impidió continuar sus estudios y doctorarse en teología en 1524. Al principio fue detractor de las ideas reformistas que comenzaban a propagarse por las universidades. Sobre todo las ideas de Philipp Melanchthon (colaborador importante de Lutero y figura importante en la Reforma Alemana), se consideraba a sí mismo como “obstinado papista”; pero un recién converso al protestantismo Thomas Bilney escuchó la discusión y dio su propia confesión. Las palabras de Bilney tuvieron gran impacto en Latimer, que desde entonces se convirtió en defensor da las ideas reformadas.

Grabado de Nicholas Ridley y Hugh Latimer quemados en la hoguera.

Grabado de Nicholas Ridley y Hugh Latimer quemados en la hoguera.

Unido al grupo de reformadores, comenzó a predicar la necesidad de la traducción de la Biblia al inglés, siendo una idea arriesgada ya que la Traducción del Nuevo Testamento realizada por William Tyndale había sido prohibida. A principios de 1528, fue amonestado por el cardenal Wolsey pero al año siguiente el Canciller cayó en desgracia al no poder negociar la anulación del matrimonio entre Enrique VIII y su legítima esposa Catalina de Aragón, por el contrario Latimer ascendió en reputación y en el Adviento de 1529 predicó dos importantes sermones en la Iglesia de San Eduardo.

En 1535 fue nombrado obispo de Worcester, y comenzó a promover las enseñanzas de la reforma y un proceso de iconoclastia en su diócesis. El 22 de mayo de 1538, con la insistencia de Lord Thomas Cromwell predicó el sermón final durante la ejecución del Franciscano Fray John Forest, que fue quemado en la hoguera por negarse a reconocer el divorcio del rey con la reina (de quien era confesor) y por no retractarse en su defensa de la Primacía Papal. Durante el acto, Latimer insistió al condenado en retractarse de sus ideas, logrando la negativa del religioso. Pero se opuso a los Seis artículos de la Declaración de 1538 sobre la Doctrina de la Iglesia Anglicana, ya que todavía observaba alguna influencia del catolicismo romano.

En resumen, Latimer señalaba la necesidad de romper toda conexión con la Iglesia Romana, no solo de manera jurídica, sino de manera teológica y doctrinal. Su oposición lo obligó a renunciar al obispado y a ser encarcelado brevemente en la Torre de Londres. Al sucederle a Enrique VIII su hijo Eduardo VI, Latimer fue reivindicado y que el monarca había tomado una dirección importante en la Iglesia Anglicana, aboliendo el celibato obligatorio entre el clero y la misa, por lo que fue nombrado predicador de la corte ocupando este puesto hasta 1550. Fue nombrado capellán de la duquesa de Suffolk. Estuvo promoviendo el protestantismo hasta la muerte de Eduardo y la subida al trono de María I supuso un fuerte revés a la política emancipadora de la Iglesia, en su reinado Latimer sería ejecutado junto a su compañero de martirio Nicholas Ridley como narraremos más adelante.

Óleo retrato de Nicholas Ridley.

Óleo retrato de Nicholas Ridley.

Nicholas Ridley, obispo de Londres y Westminster
Ridley nació alrededor del año 1500 en Tynedale, Northumberland siendo hijo segundo de Christopher Ridley. En su infancia fue educado en la Real Escuela Secundaria de Newcastle y el Pembroke College, donde obtuvo la maestría en Artes en 1525. Poco después Ridley fue ordenado sacerdote y viajó a La Soborna de París para realizar sus estudios superiores. Versado en hermenéutica bíblica, se opuso a la supremacía papal en la Iglesia Inglesa, graduándose en 1537 y llamado por el arzobispo de Canterbury Thomas Cranmer a servir como uno de sus capellanes, para después nombrarlo vicario en Kent.

En 1540 se convirtió en uno de los Capellanes del Rey y profesor de Pembroke College y al año siguiente se tituló como Doctor en Teología. En 1543 fue primeramente acusado de herejía, pero como Cranmer había decidido apoyar firmemente la Reforma, Ridley fue reivindicado. En 1547 se convirtió en obispo de Rochester, y poco después de ser nombrado como tal, comenzó a retirar los altares y sustituirlos por mesas para celebrar la Cena del Señor. En 1548 ayudó a Cranmer a compilar el Libro de Oración Común, que fue providencial para la liturgia en la nueva Iglesia Reformada. El 1 de abril de 1550 fue consagrado obispo de Londres y Westminster, y en este puesto jugó un papel importante en la controversia de las vestimentas, en las que Cranmer promulgó el ordinal de que la vestidura eclesiástica fuera el alba y la sobrepelliz, así como el uso de la capa pluvial en los servicios litúrgicos. Entre los opositores se encontraba John Hooper, quien debatió con Ridley argumentando que el uso de las vestiduras era anti bíblico y pro católico. Pero Ridley argumentó la necesidad de la Iglesia en la situación en la que vivía, contra argumentando las preposiciones de Hooper.

A la muerte de Eduardo VI, se designó sucesora de la corona a Lady Jane Grey contraviniendo la ley de sucesión, pero con el apoyo de los reformadores entre ellos el obispo de Londres, incluso en un sermón el 9 de julio de 1553 en que declaraba a las princesas María e Isabel como bastardas. Al ser proclamada María I como reina, la reforma se echó abajo y Ridley sería arrestado junto con otros simpatizantes de Jane. A Latimer y a Ridley les esperaba compadecer ante el tribunal que los juzgarías por herejía.

Detalle de Thomas Cranmer (1489-1556) en la iglesia de San Nicolás de Sevenoaks, Kent (Reino Unido).

Detalle de Thomas Cranmer (1489-1556) en la iglesia de San Nicolás de Sevenoaks, Kent (Reino Unido).

Thomas Cranmer, arzobispo de Canterbury
Thomas Cranmer nació en Aslockton en 1489, siendo hijo de Thomas y Agnes Cranmer en una familia con riquezas pero modesta ya que no pertenecía a la aristocracia, su hermano mayor John heredó las propiedades de sus padres, mientras Thomas y Edmund decidieron entrar al clero. Probablemente asistió a la escuela primaria de su pueblo y a la edad de catorce años fue enviado al Jesus College en Cambridge, donde alcanzó el grado de bachiller en artes. En ese tiempo en Inglaterra comenzaron a influir notablemente en los centros educativos las ideas humanistas, sobre todo de Erasmo de Róterdam. Progresó en los estudios sin retardos y terminó el curso en tres años. Poco después de obtener la maestría en artes en 1515 fue elegido para una beca que le brindaba el colegio, en algún momento después se casó con una mujer llamada Joan. Debido a que no era sacerdote, fue obligado a abandonar su beca y buscar el puesto de profesor adjunto en el Buckingham Hall. Cuando su esposa murió en el primer parto, el Jesus College le devolvió la beca y fue ordenado sacerdote de la Iglesia Católica en 1520.

Después de varios servicios diplomáticos al servicio del rey Enrique VIII, en enero de 1532 fue nombrado embajador ante el Imperio Sacro Romano y la corte de Carlos V, se hospedó en Ratisbona y pasó por la ciudad luterana de Núremberg donde observó por primera vez los efectos de la reforma protestante. Su estancia en Alemania influyó mucho en el pensamiento de Cranmer. Mientras acompañaba a Carlos V en Italia recibió la carta real el 1 de octubre de 1532 informándole su nombramiento como arzobispo de Canterbury para sustituir al fallecido William Warham. El nombramiento estuvo asegurado debido a la influencia de la familia de Ana Bolena, ya que el rey quería anular el matrimonio con Catalina de Aragón, para casarse con ella y así poder engendrar un heredero varón para sucederlo en el trono. Volvió a Inglaterra en enero de 1533, ya que Enrique pagó personalmente todas las bulas papales para que fuera consagrado y su entronización ocurrió el 30 de marzo.

Mientras Cranmer trabajaba en la nulidad del matrimonio, el monarca se casó en secreto con su amante Ana en presencia de pocos testigos cercanos. El 23 de mayo declaró en contra de la ley de Dios la unión entre la primera esposa y Enrique por lo que emitió una amenaza de excomunión si éste no se mantenía alejado de Catalina. El papa Clemente VII se enfureció con tal atrevimiento y el 9 de julio emitió formalmente la excomunión. El 7 de septiembre, nació Isabel, siendo bautizada por el arzobispo Cranmer y siendo él mismo su padrino. Cuando se emitió el Acta de Supremacía, fue recibida con no pocas críticas hacia la política real y la autoridad del Arzobispo de Canterbury, por lo que Thomas Cromwell se hizo cargo de la Vicerregencia, incluso de los asuntos espirituales. Cranmer con una política cada vez más separada de Roma, comenzó a preparar los trabajos teológicos para la doctrina de la iglesia independiente. Las ideas reformistas comenzaban a influir a la Iglesia pero los obispos se dividieron entre los radicales (quienes querían proponer reformas más profundas) y los conservadores (quienes no deseaban perder la identidad católica y la unión con el Papa).

Cuando el 2 de mayo Ana Bolena fue arrestada y enviada a la Torre de Londres, el arzobispo envió una carta al monarca expresando sus dudas sobre su culpabilidad, tuvo que escucharla en confesión y fue el único que expresó pesar por su muerte (fue ejecutada dos días después de que Cranmer pronunciaba la nulidad del matrimonio). Fue responsable de expedir los diez puntos doctrinales que el rey intentó definir como doctrina de la Iglesia. Los primeros cinco artículos trataban sobre el reconocimiento de solo tres sacramentos de los tradicionales siete: el bautismo, la Eucaristía y la Penitencia, pero los otros puntos establecían las funciones de las imágenes, los ritos, ceremonias y el purgatorio. El documento causó mucha controversia, ya que algunos clérigos como Latimer vieron esto como una influencia del catolicismo. A pesar del complot de parte de los conservadores de hacer caer en desgracia a Cranmer, siguió siendo fiel al rey, y siguió empleando los servicios de los obispos disidentes.

"Thomas Cranmer en la Puerta del Traidor", lienzo historicista de Frederick Goodall, Torre de Londres, Reino Unido.

“Thomas Cranmer en la Puerta del Traidor”, lienzo historicista de Frederick Goodall, Torre de Londres, Reino Unido.

En 1544 publicó el primer oficio religioso en lengua vernácula autorizada, y en las letanías se eliminó la veneración de los santos. Hoy sobrevive con algunas modificaciones en su magna obra el “Libro de Oración Común”, además de que en la Cámara de los Comunes se logró frenar los efectos de la Acta de los Diez Puntos. En 1547 auxilió a bien morir a Enrique VIII y para mostrar su pesar y su rechazo a la Iglesia Católica, se dejó crecer la barba. A lo largo de los años evolucionó la formación teológica de Cranmer, ya que con ayuda de Bucero logró definir la teología eucarística, negando la presencia real de Cristo y la transubstanciación. El Libro de Oración Común y el Ordinal se hizo obligatorio lo que provocó malestar entre ciertos sectores. En la Catedral de San Pablo el 21 de julio de 1549, Cranmer predicó un sermón defendiendo la visión reformadora de la Iglesia pero para Bucero y otros teólogos reformadores, fue una decepción, ya que defendía el ceremonial, así como las vestiduras romanas y creían que el cambio estaba tornándose lento.

Cranmer no pudo hacer reformas tan radicales por el conflicto entre los liberales y los conservadores y el problema de sucesión de Eduardo VI a su muerte en 1553 acabaría con los planes de los protestantes de alinear a la Iglesia de Inglaterra. Pues Lady Jane Grey acabaría ajusticiada tras el ascenso de María I, quien ejercía un tremendo odio hacia Cranmer y aversión evidente al anglicanismo.

Juicio y ejecución
El 14 de septiembre el arzobispo fue arrestado y conducido a la Torre de Londres donde se uniría con sus compañeros Hugh Latimer y Nicholas Ridley. Fueron enjuiciados el 13 de noviembre y acusados de traición. Declarados culpables fueron condenados a muerte; antes, durante todo febrero de 1554 fueron ajusticiadas Jane Grey y otros rebeldes y el 8 de marzo fueron transferidos a la Prisión de Oxford para ser enjuiciados por segunda vez, ahora acusados de herejía.

Hugh Latimer y Nicholas Ridley conducidos a la hoguera. Lienzo historicita de Hermann Schweder.

Hugh Latimer y Nicholas Ridley conducidos a la hoguera. Lienzo historicita de Hermann Schweder.

El 14 de abril de 1554, los fiscales del tribunal enviados por el Papa, examinan el caso, Latimer como no podía compadecer de forma oral, se defendió de las acusaciones por escrito, declarando la doctrina de la transubstanciación y de la presencia real de Cristo en la Eucaristía era “anti-bíblica”. El veredicto de los jueces falló en contra y fueron condenados a ser quemados en la hoguera. La sentencia se cumplió para Ridley y Latimer el 16 de octubre de 1555, siendo conducidos afuera de la ciudad donde estaba la pira, obligando a Cranmer a presenciar la ejecución. En medio de las llamas los testigos podían escuchar las exhortaciones que Latimer le dirigía a su compañero de martirio, insistiendo en que la llama de la reforma no desaparecerá en Inglaterra.

El 4 de diciembre Roma autorizó privar a Cranmer del fuero eclesiástico para entregarlo a la justicia secular. De ahora en adelante comenzó una serie de retractaciones aceptando la teología católica en un momento de debilidad, incluida la transubstanciación y la primacía del papa. En ese sentido la Ley canónica permitía la absolución del condenado, pero María no podía conceder el perdón y decidió utilizar el ejemplo de Cranmer para los demás protestantes. Su última retractación fue firmada el 18 de marzo, aun así María negó el indulto; el 21 de marzo de 1556 fue escoltado a la Capilla de la Universidad para hacer una retractación pública.

En la homilía instó al pueblo presente en el servicio a ser obediente al rey y la reina, pero tuvo un final inesperado al tachar al Papa de enemigo de Cristo y Anticristo por lo que fue bajado del púlpito y conducido a la pira. Al iniciarse la quema, atado a la estaca, Cranmer extendió la mano derecha (con la que había firmado su retractación) al fuego, mientras la llamaba indigna, condenándola a ser quemada primero, sus palabras finales fueron: “Señor Jesús, recibe mi espíritu… veo los cielos abiertos y a Jesús sentado a la diestra de Dios”.

Grabado coloreado de la ejecución del arzobispo Cranmer.

Grabado coloreado de la ejecución del arzobispo Cranmer.

Memoria
Fue conmemorado como mártir al acabar la persecución y John Foxe introdujo su memoria en el Libro de los Mártires, si bien fue Cranmer una figura polémica, finalmente prevaleció como humanista con flaquezas y fortalezas, en su intento de reformar la Iglesia inglesa. Es conmemorado el 21 de marzo y sus demás compañeros el 16 de octubre.

Durante la época victoriana fue señalado con un monumento conmemorativo el lugar donde fueron quemados, en el caso de la familia de Cranmer, en el exilio publicaron sus homilías y su Libro de Oración Común fue usado tras la restauración de Isabel I de la independencia de la Iglesia Anglicana de la Romana. Junto con William Laud, Thomas Cranmer es el Arzobispo de Canterbury que se ha venerado como santo por la Iglesia Anglicana; y miles son recordados como mártires en la persecución de María “la Sanguinaria”, martirizados por oponerse a la implantación del catolicismo, pero estas persecuciones fueron un irónico preludio para las persecuciones posteriores, esta vez hacia los católicos.

preguntasantoral_anticopia_articulo20160907

René

Webs consultadas (12/08/16):
https://en.wikipedia.org/wiki/Thomas_Cranmer
https://en.wikipedia.org/wiki/Hugh_Latimer
https://en.wikipedia.org/wiki/Oxford_Martyrs
https://en.wikipedia.org/wiki/Nicholas_Ridley_(martyr)
https://en.wikipedia.org/wiki/Church_of_England

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Manche Masemola, mártir anglicana en Sudáfrica

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Escultura de Manche Masemola en la galería de mártires del siglo XX. Abadía de Westminster, Reino Unido.

Escultura de Manche Masemola en la galería de mártires del siglo XX. Abadía de Westminster, Reino Unido.

Hace un tiempo, nuestro amigo y compañero Antonio introdujo el primer artículo dedicado a honrar a unos mártires anglicanos, en Melanesia; hoy lo hará esta servidora presentando a una mártir africana, conversa por misioneros anglicanos, que ha pasado a ser relativamente conocida desde que su estatua fue colocada en galería de mártires del siglo XX en la abadía de Westminster (Reino Unido), como honra a su memoria.

Nació en torno al año 1913 en Sekhukhuneland, en el Transvaal -provincia de Lmpompo- (Sudáfrica) y creció en la tierra improductiva y estéril a la cual habían sido arrojados los africanos por los colonizadores, después que ellos se quedaron con sus granjas y pastos. Hija de la tribu de los pedi, vivía en el hogar con sus padres, dos hermanos mayores, una hermana llamada Mabule y una prima llamada Lucía, trabajando en casa y permaneciendo analfabeta. Vivía en el pueblo de Ga-Marishane, y en 1919, un monje anglicano, fray Augustine Moeka, perteneciente a la Comunidad de la Resurrección, estableció una misión en aquel lugar, de modo que Manche y su prima, Lucía, acudían a los servicios litúrgicos. Fue Lucía la primera en oír las predicaciones del monje, que estaba allí con el consentimiento del jefe de la tribu, y enseguida se le unió Manche. Pronto empezaron a acudir a catequesis dos veces por semana, y su interés y entusiasmo por la religión cristiana aumentó.

Esto, sin embargo, disgustó profundamente a los padres de Manche, que temieron que su hija les abandonara o que se negara a casarse con el hombre que ellos escogieran para ella; pues era costumbre entre los pedi que los matrimonios fuesen concertados y fuente de ingresos para las familias que en ello se implicaban. Además, existía desde hacía tiempo una atmósfera tensa entre los pedi que querían mantener su religión tradicional animista, una pequeña minoría cristiana pedi, y los misioneros ingleses y alemanes; era el panorama de una difícil coexistencia bajo la predicación y la instrucción de los misioneros, donde los más perseguidos eran quienes decidían abrazar el cristianismo, como fue el caso de Mache y de su prima Lucía.

Para hacerla desistir de su interés por la fe cristiana, sus padres la golpeaban constantemente, hasta tal punto que Manche confesó en una ocasión a su prima, y en otra, al propio Moeka, que estaba segura de que moriría a manos de sus propios padres. “La madre de Manche nos decía que nos obligaría a abandonar la iglesia, afirmaría posteriormente Lucía, pegaba a Manche cada vez que la veía regresar de la iglesia”. Todo fue de mal en peor. En la misión, le dieron a la muchacha ropas “europeas” para que pudiera asistir a las clases de preparación para el bautismo. La madre llegó a esconder, e incluso a quemar, las ropas de su hija para que no pudiese acudir -pues los pedi solían ir semidesnudos a causa del clima y esto no era visto con buenos ojos en la misión-. Pero eso no arredró a Manche, que hasta llegó a escaparse desnuda para esconderse de su madre, y por supuesto, siguió acudiendo a la catequesis a pesar de golpes, palizas e incluso azotes, haciendo solemne voto de no cejar en su empeño por ser cristiana. “Seré bautizada, afirmó con decisión, incluso si tengo que hacerlo con mi propia sangre”. Sus palabras resultarían proféticas.

Mural de Manche Masemola en la Cyrene Mission de Bulawayo (Zimbawe).

Mural de Manche Masemola en la Cyrene Mission de Bulawayo (Zimbawe).

El 4 de febrero de 1928, los padres de Manche se la llevaron a un lugar aislado y allí la sometieron, en contra de su voluntad, a un ritual tradicional, siguiendo el consejo del sangoma -el brujo-sacerdote de la tribu- de que los misioneros la habían embrujado y era necesario purgar el mal. Parece ser querían administrarle un bebedizo que presuntamente la exorcizaría, a lo cual ella se opuso, a pesar de las amenazas de sus padres, que la golpeaban y seguirían golpeándola entretanto no bebiese aquello. Al final, la obligaron a beber a base de palizas y, poco después, Manche moría, bien a consecuencia de aquel brebaje, bien porque la habían destrozado a golpes de machete mientras intentaban que lo consumiese. No había cumplido los 15 años de edad todavía, y la enterraron cerca de una roca de granito en una colina cercana. Su hermana menor, Mabule, enfermó pronto y también murió, en el hospital Jane Furse de la misión, siendo enterrada con Manche. El padre plantó algunos árboles de la especie Euphorbia para señalar las tumbas.

Desde muy pronto, aquella niña que había muerto víctima del abuso paterno empezó a ser considerada una mártir, como lo prueba el hecho de que pequeños grupos de cristianos empezaron a visitar la tumba en 1935; las visitas se repitieron en 1941 y en 1949. En 1969, la madre de Manche, que durante 40 años había negado sistemáticamente haber asesinado a su hija, se bautizó como cristiana anglicana, y en 1975 la Iglesia de la provincia de Sudáfrica añadió el nombre de Manche Masemola a la lista de cristianos heroicos dignos de conmemoración, declarándola mártir de la fe. Desde entonces, cada año, especialmente el primer fin de semana de agosto, grandes grupos de cientos de peregrinos visitan la tumba de esta iletrada pero fervorosa mártir, que previó su propia muerte a manos de sus padres en forma de bautismo de sangre.

Como decía al principio del artículo, Manche Masemola es una de los mártires escogidos para la galería de mártires del siglo XX de la abadía de Westminster. La escultura de la mártir africana, cuya imagen encabeza este artículo, ha sido colocada entre la de San Maximiliano María Kolbe y la del arzobispo Janani Luwum de Uganda, entre otros escogidos como Martin Luther King, Dietrich Bonhoeffer y Óscar Romero. El reverendo Anthony Harvey, subdeán de la abadía, escribió al respecto: “Durante éste, el más violento de todos los siglos, miles de hombres y de mujeres han pagado sus convicciones con su vida. Éstos que aquí están representados nos han dejado su testimonio del coste último de ser testimonio de Cristo y de su importancia perdurable”.

Meldelen

Enlaces consultados (27/08/2013):
http://www.dacb.org/stories/southafrica/masemola_manche.html
http://www.desktop-documentaries.com/baptised-in-blood-saint-manche-masemola-documentary-idea.html
http://www.westminster-abbey.org/our-history/people/manche-masemola

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santos mártires anglicanos de Melanesia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista del icono de los mártires anglicanos de Melanesia, exhibido en la catedral de Canterbury (Reino Unido).

Vista del icono de los mártires anglicanos de Melanesia, exhibido en la catedral de Canterbury (Reino Unido).

Pregunta: Yo tengo entendido que la Iglesia Anglicana, como protestante que es, no canoniza ni admite el culto a los santos, pero sin embargo, rastreando por Internet me he encontrado esta foto que les envío y que es de unos mártires anglicanos que, por lo que veo, si que son venerados. ¿Cómo puede ser eso? ¿Me podrían también hablar sobre estos santos en concreto? Muchísimas gracias desde Canadá

Respuesta: En el tema de si la Iglesia Anglicana es una Iglesia Protestante o no lo es, no quiero entrar porque sería alargar demasiado el artículo, pero si hablaremos sobre el posible culto dado por esa Iglesia a los santos y más concretamente a este grupo de mártires sobre los cuales tu preguntas. La Iglesia Anglicana no canoniza y entre los anglicanos no existe la veneración a los santos tal y como lo entendemos los católicos y los ortodoxos. Es verdad que en los templos anglicanos existen imágenes de Cristo, de María y de algunos santos, tanto a nivel de iconos, como vidrieras o retablos, pero ellos saben diferenciar entre utilizar imágenes en el culto y rendir culto a las imágenes; son dos cosas bien distintas.

Pero como en tu pregunta nos remites a unos mártires en concreto, yo me voy a extender algo más en este tema. En Melanesia existe una comunidad anglicana, llamada Comunidad Melanesia, que está formada por hombres, que han realizado votos simples de pobreza, castidad y obediencia y que desarrollan su labor apostólica en las Islas Salomón, Vanuatu y Papúa Nueva Guinea. Esta comunidad fue fundada en el año 1925 por Ini Kopuria, que era un policía de Maravovo y por el obispo melanesio John Manwaring Steward y lo hicieron para evangelizar aquellas islas a las cuales no había llegado aun el mensaje de Cristo. Tienen su Casa Madre en Tabalea, al noroeste de Guadalcanal, en las Islas Salomón.

Como cualquier comunidad religiosa cristiana, diariamente celebran la Eucaristía y reza el Oficio de las Horas. Los aspirantes realizan tres años de noviciado, finalizado el cual, realizan los tres mencionados votos, que renuevan cada cinco años. Algunos hermanos son ordenados de sacerdotes o diáconos, aunque la mayoría, no lo son. En un momento dado, si lo desean, al cumplirse los cinco años no renuevan sus votos y pueden secularizarse e incluso contraer matrimonio.

Durante los momentos de tensión étnica vividos en las Islas Salomón en los años 1999-2000, la hermandad participó activamente realizando numerosos esfuerzos pacificadores, con los que consiguieron un alto el fuego y un acuerdo de paz, firmado en Towsville en el mes de octubre del año 2000. Se requisaron las armas de los combatientes y se lanzaron al mar. Pero un líder rebelde, llamado Harold Keke, no cumplió el acuerdo y continuó causando disturbios. Entonces, el hermano Nataniel Sado, que conocía a Keke, fue a razonar con él, pero no regresó a la comunidad. El 23 de abril del 2003, seis hermanos más fueron a investigar qué había pasado pues se había corrido la voz de que Keke había asesinado al hermano Nataniel. Cuatro meses más tarde pudo comprobarse que el rebelde Keke también había asesinado a los otros seis hermanos. Keke se rindió ante el Comisionado de la policía y los cuerpos de los siete hermanos martirizados fueron exhumados y trasladados a Honiara, donde les realizaron las autopsias.

Fotografía del entierro de los mártires anglicanos de Melanesia.

Fotografía del entierro de los mártires anglicanos de Melanesia.

Pudo comprobarse que el hermano Nataniel fue torturado durante varios días y murió como consecuencia de las heridas sufridas, siendo sepultado en una tumba. Tres de los hermanos que fueron a buscarlo, al llegar habían sido abatidos a tiro y enterrados en una única tumba y los otros tres restantes, también habían sido torturados y fusilados al día siguiente, enterrados en una tercera tumba. Finalmente, los cuerpos de los siete hermanos mártires fueron sepultados en tumbas individuales en la Casa Madre de la Hermandad, en Tabalea el día 24 de octubre. El capellán de la Hermandad describió así el funeral: La comunidad en pleno, formada por los hermanos y novicios vestidos de blanco, se situó en la parte inferior de la colina que conduce a nuestra Casa Madre. Detrás de ellos, una gran muchedumbre y el Gobernador General esperaban la llegada de los amados hermanos. Uno a uno, los ataúdes fueron descargados de tres camiones y los gemidos de la multitud se hicieron más fuerte. Se organizó una multitudinaria procesión cantando: “Bienaventurados los pacíficos, porque ellos serán llamados hijos de Dios”. Llegados a la capilla, el llanto fue silenciado por el canto de la comunidad. Se pusieron guirnaldas sobre los ataúdes y, a medida que avanzábamos hacia el cementerio, nuevamente comenzaron los llantos y gemidos.

El martirio de estos siete hermanos anglicanos tuvo inmediatamente sus frutos, porque dos días después del entierro, fueron admitidos como novicios cuarenta y ocho nuevos hermanos, entre ellos, el primer hermano de origen filipino.

El 20 de enero del 2004, el primer ministro de Fiji presentó a la Hermandad como primer premio por los Derechos Humanos del Pacífico, por su sacrificio por encima de la llamada del deber de protegerse las personas vulnerables y construir la paz y la seguridad en las Islas Salomón durante el conflicto civil y la reconstrucción post-conflicto.

Vista de las reliquias de los mártires anglicanos de Melanesia.

Vista de las reliquias de los mártires anglicanos de Melanesia.

El 3 de agosto del año 2008, los siete hermanos mártires de la Comunidad Anglicana de Melanesia, fueron honrados durante la Misa de clausura de la Conferencia de Lambeth en la catedral de Canterbury. Sus nombres fueron añadidos al libro de los mártires contemporáneos y se colocó un icono – el que tú has enviado – en la capilla de los santos de nuestro tiempo. Cuando terminó la celebración eucarística, los obispos y demás celebrantes rezaron ante el altar de la capilla. Su icono está actualmente en la Catedral como recordatorio de su testimonio de paz. Verás que son venerados e incluso pintados con la aureola de los santos, pero lo que se dice canonizados, no lo están. Al menos, como lo entendemos nosotros.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es