San Antipas de Calapodesti

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo griego del Santo.

Icono ortodoxo griego del Santo.

San Antipas fue un monje que vivió en el siglo XIX en Moldavia, en el Monte Athos y en el monasterio de Valaam en Rusia. Es conocido como “Antipas de Calapodeşti” en Rumania, o “Antipas de Valaam” en Rusia.

Su vida fue escrita por Pimen, abad del monasterio de Valaam, en el norte de Rusia, antiguo discípulo del santo y posteriormente incluida en el denominado “Paterikon (Libro que contiene la vida de los padres) de Valaam.” El abad escribe que los padres del santo también eran santos que llevaban una vida cercana a la iglesia. Su padre, Jorge Constantino Luchian, era diácono en la iglesia de Calapodeşti – pueblo situado en algún lugar de la región montañosa entre Bacau y Bârlad – y su madre, Catalina Manase, más tarde se convertiría en monja, llamándose Isabel. La pareja no tuvo hijos durante mucho tiempo, pero al final, sus oraciones fueron escuchadas por Dios, que les dio un hijo en el año 1816, que fue bautizado como Alejandro y que la ceremonia del bautismo se celebró en la iglesia del pueblo.

Al escribir acerca de los santos monjes del monasterio de Valaam, allí se dice que el niño Alejandro tenía poderes extraordinarios, por lo que le ponían serpientes venenosas en sus manos y, para sorpresa y horror de todos, no le hacían daño alguno al niño.

Quedando huérfano, una vez muerto su padre, fue profesor en la escuela de la aldea. Para vivir y mantener también a su familia, tuvo que aprender el arte de la encuadernación de libros.
A la edad de 20 años, sin previo aviso, “se sintió abrumado por una luz inefable y gloriosa, que llenaba su corazón de gozo indecible”. Pronto dejó a su familia y se fue al monasterio de Neamt, uno de los conventos más grandes de Moldavia, pero no fue aceptado por el abad. Posteriormente fue a un monasterio en Valaquia, parece ser que a Caldarusani, donde estaba en alta estima la regla del monacato del Monte Athos, impuesta por San Paisio de Neamţ (1722-1794) y su discípulo, Jorge de Cernica (1730-1806). Aquí Alejandro fue aceptado como novicio, siendo tonsurado por el abad, dándole el nombre de Alipio (Alypios).

Icono ortodoxo ruso del Santo.

Icono ortodoxo ruso del Santo.

A la edad de veinte años, entró en el monasterio de Brazi donde, durante dos años, llevó una vida de privaciones. Pronto recibió un carisma muy respetado en la tradición oriental, es decir, el “don de lágrimas”. El ermitaño Gedeón que estaba viviendo en reclusión desde hacía treinta años, se convirtió en su profesor para la práctica incesante de la “oración mental” (también conocida como “Oración de Jesús”, que contiene las palabras: “Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí, pecador”).

Como novicio en Brazi, en el año 1842, fue testigo del descubrimiento de las reliquias de San Teodosio Metropolita, escribiendo lo que allí había sucedido (ver el artículo sobre San Teodosio de Brazi, que se publicó el 22 de septiembre).

El santo permaneció en Brazi durante dos años y después fue a la Montaña Sagrada de Athos, la “Universidad de los monjes orientales”. Estuvo por primera vez cerca de una celda de dos monjes rumanos junto a la ermita de Lacu y más tarde, se estableció en el monasterio Esphigmenou, donde sirvió durante cuatro años trabajando en la cocina. Durante este período recibió “el gran skema” de la vida monástica, que requiere estricto ayuno, oración y adoración ininterrumpida, siendo una vez más tonsurado como “skimonachos Antipas” (monje ermitaño, o en Inglés “skemamonk”). Con posterioridad fue ordenado de diácono y, luego, de sacerdote (lo que significa que era “hieroskemamonk”), viviendo en una celda de aislamiento.

Después de veinte años en Athos, en 1860, Antipas se trasladó a una ermita nueva llamada Prodromu, ermita rumana fundada por dos monjes de Moldavia, Nifon y Nectario, terminada y consagrada en 1863. A Antipas le pidieron que fuera a Moldavia a fin de conseguir ayuda para la realización de las obras, por lo se instaló por un tiempo en Bucium Metoc de Iasi, la capital de Moldavia (Metoc, o Metokion en griego, es una dependencia monástica colocada en una ciudad bajo la jurisdicción de un monasterio, que proporciona alimento y dinero para las necesidades de dicho monasterio). En primer lugar fue designado como administrador y más tarde como confesor de esta dependencia, por lo que su nombre llegó a ser allí muy conocido, tanto, que los creyentes comenzaron a verlo como un verdadero ejemplo de humildad, de amor y de vida verdaderamente cristiana. Su estricto ayuno (él no quería comer durante días y días), su seriedad, su celo, su amor, su bondad y su humildad atrajo a la gente hacia él. Se dice que el Metropolita Sofronio (Miclescu) de Moldova, lo respetaba grandemente y que ese respeto era mutuo.

Visa del monasterio Calapodesti (Rumanía), donde se veneran las reliquias del Santo.

Visa del monasterio Calapodesti (Rumanía), donde se veneran las reliquias del Santo.

El padre Nifon tuvo la idea de ir a Rusia para obtener ayuda financiera para la ermita, llevándose consigo nada menos que al humilde y sabio Antipas. Esta es la manera de cómo Antipas fue a Rusia. Se detuvo en Kiev, con el fin de venerar las reliquias de los santos de la Lavra de las Grutas, luego fue a Moscú y finalmente, a San Petersburgo, donde recibió muchas ayudas de los metropolitanos, de varios abades de monasterios y otros creyentes cristianos. Además, fue distinguido especialmente por el Metropolita Isidoro de San Petersburgo y Filareto de Moscú. Ellos mismos eran hombres espirituales; el segundo fue canonizado como santo, conmemorándose el 19 de noviembre.

Antipas fue hallado digno de participar en el hallazgo de otras reliquias, a saber, las de San Ticón de Zadonsk e invitado por el metropolita Isidoro en persona, a participar en la procesión de las reliquias.

San Antipas tenía una devoción muy especial por la Madre de Dios que, como era tradición, la enseñó y ayudó en muchas ocasiones y en especiales necesidades. Eso sucedió una vez más cuando Antipas fue al Monasterio Valaam, situado en una isla del lago Ladoga, cerca de Finlandia, que lo impresionó de una manera muy particular. Por lo que, después de enviar la ayuda a la ermita Prodromu en noviembre de 1865, se quedó para siempre en Valaam, en la celda de la ermita dedicada a Todos los Santos. Continuó aquí sus luchas espirituales y trató de ser útil en la congregación. Él había venido para recibir los dones del Espíritu Santo de profecía y visión espiritual.

Vista del monasterio en la isla de Valaam (Finlandia), donde vivió el Santo.

Vista del monasterio en la isla de Valaam (Finlandia), donde vivió el Santo.

Era de un ascetismo ejemplar. En su celda no había ni cama ni silla, usando sólo una manta áspera en el suelo. Él no estaba acostumbrado a comer o beber nada los lunes, miércoles y viernes durante todo el año, y en la primera semana de Cuaresma, durante los otros días; le era suficiente el alimento que recibía los sábados al mediodía.

Debido a esta forma de vida, llegó a ser muy conocido en el norte de Rusia y muchos monjes y creyentes solían visitarlo para solicitarle servicios especiales y sermones. Bajo su dirección se formaron muchos discípulos que lo siguieron en su camino espiritual.

Después de llevar esta forma de vida durante, el 10 de enero de 1882, envejecido, con sesenta y seis años de edad, el Venerable Antipas falleció teniendo conocimiento de su fallecimiento tres días antes de ocurrir. Según algunas fuentes, habría sufrido un ataque de apoplejía. Fue enterrado en la cripta del monasterio de Valaam, cerca de la capilla en honor de la Pasión de Cristo, donde los peregrinos podrían fácilmente venir a celebrar sus responsos.

La veneración de San Antipas
Al ser conocido y honrado por todos debido a su dignidad, el abad Pimen, uno de sus discípulos, escribió e imprimió la vida del santo en 1883 en San Petersburgo, bajo el título: “Vida digna de la memoria del Venerable (“ieroskimonah”) Antipas”. El libro se extendió rápidamente y fue impreso de nuevo en 1893.

Su fama de santidad se mantuvo tanto en Rusia como el Monte Athos, por parte de aquellos que lo conocieron en vida o a través de este libro. Así que, en 1906 (veinticuatro años después de su muerte) los monjes rusos del monasterio de San Pantaleón del Monte Athos (también conocido como Rusikon), redactaron en su Iglesia, el 10 de enero, un servicio en eslavo litúrgico para el Menologio de Rusia. Por tanto, está considerado santo, sin un acto formal de canonización y sólo escribiendo su nombre en el Menologio.

Vista del ataúd con el cuerpo del Santo. Monasterio de Valaam, Finlandia.

Vista del ataúd con el cuerpo del Santo. Monasterio de Valaam, Finlandia.

De acuerdo con su voluntad, fue enterrado fuera de los muros de la ermita, para que los peregrinos y sus hijos espirituales que lo reverenciaban tuvieran acceso sin restricciones a su tumba. En 1960, los habitantes de la localidad abrieron la tumba del Anciano Antipas con la intención de saquearla. Las señales de esta exhumación se mantuvieron durante los años previos a la restauración de la vida monástica en Valaam. El 14 de mayo de 1991, las reliquias del Venerable Antipas fueron descubiertas, y se comprobó que exhalaban un fuerte olor a mirra. Fueron trasladados, después de la ceremonia conmemorativa, a la iglesia de los santos Sergio y Germán de Valaam, el 24 de septiembre (11) de 1991, lugar donde actualmente se encuentran.

En Rumania, el monje Antipas fue hasta hace poco menos conocido que en Rusia. Por lo tanto, su nombre se inscribió mucho más tarde en los calendarios rumanos, es decir, en 1992, celebrándose también el 10 de enero (el día de su muerte, lo que corresponde en el calendario de la Iglesia Rusa con el 23 de enero). En 1997, los cristianos del lugar fundaron un monasterio en Calapodeşti, dedicado al Domingo de Todos los Santos (el primero después de Pentecostés) y a San Antipas, que nació allí.

Las reliquias de San Antipas están en el monasterio de Valaam en Rusia, como se ha dicho, pero una pequeña parte de ellas se encuentran en otros lugares como el Monasterio Christiana en Bucarest, el monasterio Suruceni en Moldavia (el brazo derecho) y el monasterio de Calapodeşti.

Troparion (himno) del Santo
¡Tú que te mostraste como el consejero más sabio de los monjes y como un ángel terrenal, Santo y Bendito Padre Antipas, restringiendo tu cuerpo con las penitencias, e luminando los corazones de los creyentes con el resplandor de tus virtudes. Por eso, a ti que te has convertido en un lugar de honor del Espíritu Santo, y en el cielo has encontrado la recompensa de Dios por tus trabajos, te pedimos que nos concedas gran misericordia!

Vista de un relicario del Santo venerado en el monasterio de Calapodesti, Rumanía.

Vista de un relicario del Santo venerado en el monasterio de Calapodesti, Rumanía.

Otro troparion del Santo
Como un arco sobre la tierra, como un arco iris, uniste el Santo Monte Athos con el norte, con Valaam. O Santo Padre Antipas, muy alabado, como los antiguos hombres maravillosos de Moldavia, y que ahora estamos viviendo en la gloria celestial de Valaam. Pide a Cristo, nuestro Dios, nos aconseje para llevar una vida de ángeles!

Mitrut Popoiu

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es