Contestando a algunas preguntas breves (VII)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

El sacrificio de Isaac, óleo de Rembrandt van Rijn (1635). Museo del Hermitage, San Petersburgo (Rusia).

El sacrificio de Isaac, óleo de Rembrandt van Rijn (1635). Museo del Hermitage, San Petersburgo (Rusia).

Pregunta: Hola a todos los que llegue esta pregunta, me parece interesante lo referente a los santos. Estoy estudiando la historia de Abraham para exponer el tema, ni siquiera había oído que Abraham era un Santo. Bueno mi pregunta es por qué algunos personajes de la Biblia cambian de nombre tengo entendido que se los cambia Dios, cuales son las circunstancias o la constante y que tienen en común estos personajes. ¿Si Abraham fue el primero? ¿Y cual es el significado del cambio de nombre? De antemano muchas gracias y BENDICIONES.

Respuesta: El primer lugar te recomendaría que leyeras este artículo publicado en el blog. ¿Por qué Dios hizo que algunos personajes del Antiguo Testamento cambiasen de nombre? Simplemente para adaptarlos mejor a los designios que tenía previstos para ellos. Ésa sería una respuesta muy simple, pero muy correcta; en cada caso habría que investigar mucho más, pero ésa es una tarea nada sencilla para expertos biblistas. Por lo que yo sé, es verdad que Abrahán sería el primero.

Con posterioridad, ya en el cristianismo y sobre todo en el monacato, quienes accedían a él empezaron a cambiar sus nombres al hacer la profesión religiosa y lo hacían, principalmente, para encomendar su nueva vida a algún santo de su devoción. No es que sea una obligación, pero sí es muy normal en algunas Órdenes y congregaciones, en Oriente y en Occidente. Asimismo, al confirmarse una persona, si quiere, puede cambiarse el nombre que le pusieron en el bautismo.

Pregunta: Me pareció muy interesante la oración de Sara La Kali pero he tratado de indagar sobre el significado de esta palabra que parece una invocación y lo que he conseguido es una población de Moldavia lo cual no me parece acertado. Conoces tu la procedencia y significado de Opacha u Opcha? Gracias.

Respuesta: Opacha es una expresión que utilizan los gitanos, principalmente los portugueses, pero que es romaní. Su significado es equivalente en castellano a ¡Viva!¡Viva! o ¡Salve!¡Salve!

Ritual gitano en honor a Santa Sara Kali.

Ritual gitano en honor a Santa Sara Kali.

Pregunta: Estoy interesado en conocer la vida de San Emilio, que se celebra el 28 de mayo. Mi parroquia tiene este titular y celebramos su fiesta el 28 de mayo, pero no tengo dato alguno sobre su vida, martirio, etc. Gracias.

Respuesta: Los Santos Emilio, Félix, Príamo y Feliciano, conmemorados el día 28 de mayo, son unos mártires muy venerados en Cerdeña. El Martirologio Jeronimiano los conmemora ese día junto con otros mártires antiguos.

Príamo y Félix (o Feliciano) son auténticos mártires romanos festejados el 9 de junio, pero de Emilio no se sabe absolutamente nada. La señalización de Cerdeña como lugar del martirio es considerada un error, si bien es verdad que en esta isla, en el año 1620 fueron encontradas las reliquias de Príamo, Luciano (corrupción de Feliciano) y Emiliano (una variante de Emilio), aunque hay que decir que los sardos son muy famosos por darle nombres a los santos aparecidos en un inmenso osario situado en los subterráneos de algunas de sus iglesias.

Lo siento, pero de este Emilio no se sabe absolutamente nada: ni quién era, ni cuando, ni cómo ni donde murió.

Urna-relicario de San Antonio de Egipto, abad, en Arlés (Francia).

Urna-relicario de San Antonio de Egipto, abad, en Arlés (Francia).

Pregunta: ¿Me podríais informar acerca de las reliquias de San Antonio abad? Es el patrono de mi pueblo y tenemos una pequeñita en nuestra parroquia.

Respuesta: En primer lugar te aconsejaría que leyeras el artículo que sobre este santo publicamos el día 17 de enero del 2011, porque ya en ese artículo doy algunos datos sobre este tema; pero si quieres, te los amplío algo más.

San Antonio encargó a sus discípulos que lo enterraran en el desierto y no en Alejandría. En el año 561, sus reliquias fueron descubiertas ¡de manera milagrosa! y llevadas a la sede alejandrina y después de la conquista de Egipto por los árabes en el año 635, fueron trasladadas a Constantinopla.

En el año 980, en tiempos del emperador Basilio, sus reliquias fueron regaladas al conde francés Jocelín, quién las llevó a la iglesia de Motte Saint Didier, cercana a Vienne. Según nos cuenta Butler en “Vies des saints”, en el año 1089 hubo una epidemia en Francia producida por “un mosquito” y, como morían muchísimas personas, se realizaron procesiones y rogativas a fin de que Dios los librase de esa plaga. Uno de los santos a los que más se encomendaban era a San Antonio de Egipto, cuyas reliquias estaban en aquella región y como se produjeron algunos milagros, comenzó a desarrollarse el culto a las reliquias del santo. A aquella epidemia la llamaron “el Fuego Sagrado”, pero la medicina moderna la denomina ahora “el Fuego de San Antonio” y no es más que una infección micótica causada por el cornezuelo del centeno.

Las reliquias de San Antonio fueron llevadas desde Vienne a Arlés el día 9 de enero del año 1491 y se conservan en una urna en la iglesia de San Julián. El cráneo y un hueso de una pierna están en la iglesia de San Trófimo de Arlés. Pero reliquias de San Antonio están desperdigadas por medio mundo; yo te puedo asegurar que tengo fotos de más de cien urnas y relicarios con presuntas reliquias suyas. ¡A saber de quiénes serán! Sin embargo, la Iglesia Ortodoxa Copta venera sus reliquias y su tumba en el monasterio de su nombre en Egipto. ¿Cuáles serán las auténticas, si es que algunas lo son?

Maitines del Sábado Santo, celebrados por la jerarquía ortodoxa en la catedral de Cristo Salvador, Moscú (Rusia).

Maitines del Sábado Santo, celebrados por la jerarquía ortodoxa en la catedral de Cristo Salvador, Moscú (Rusia).

Pregunta: De acuerdo a los cánones de la Iglesia Ortodoxa bizantina, ¿cómo se estructura el oficio divino de las horas, Maitines y Vísperas y qué libros debo usar?

Respuesta: No existe un canon como, por ejemplo, en la Iglesia latina, pero si una práctica que procede de la regla de los dos Tipikon de Constantinopla y Palestina. Según la tradición, el día comienza después de la puesta del sol y lo hace con las Vísperas, que se cantan a las 18 horas.

Aproximadamente, a las 21 horas se canta la Paveczernitsa o “Alter Dinner”. A medianoche, se canta el Servicio de Medianoche (Maitines en Occidente). Alrededor de las 6 horas, se canta la Utrenia o servicio de la mañana (Laudes en Occidente).

Inmediatamente después se canta la Primera hora (Prima en Occidente). Alrededor de las 9 horas, se hace el Servicio de la Hora Tercia e inmediatamente después se celebra la Divina Liturgia. Alrededor del mediodía se canta el Servicio de la Hora Sexta. Aproximadamente a las 16 horas, o inmediatamente antes de las Vísperas, se canta el Servicio de la Hora Novena (Nona).

Aunque ésta es la regla, a veces existen excepciones, como por ejemplo, celebrar la Divina Liturgia después de la medianoche; y los tres servicios de la mañana, cantarlos de manera correlativa. Durante la Gran Cuaresma, a veces, el servicio de la mañana se celebra la noche anterior.

En cuanto a qué libros litúrgicos se han de tener, pues depende del idioma en el que se desee rezar el servicio de las horas, porque cada Iglesia tiene los suyos propios: griego, ruso, serbio, etc.

Celebración de los dominicos en Valencia (España), presidida por el arzobispo Carlos Osoro.

Celebración de los dominicos en Valencia (España), presidida por el arzobispo Carlos Osoro.

Pregunta: ¿Me podría decir dónde están sepultados los beatos dominicos que le menciono aparte y cómo está estructurada la Orden en España? Muchas gracias desde Pamplona, España.

Respuesta:
– Beato Teófilo Montes  (sus reliquias se conservan en Madrid)
– Beato Félix Alonso Muñiz, (está sepultado en una fosa común en Paracuellos del Jarama (Madrid) y por lo tanto no hay reliquias)
– Beato Juan Crespo Calleja (sus reliquias se conservan en Madrid)
– Beato Pedro Luís Luís (su cuerpo fue arrojado al mar y no se recuperó).
– Beato José Delgado Pérez, (está sepultado en una fosa común en Paracuellos del Jarama (Madrid) y por lo tanto no hay reliquias).
– Beato Santiago Franco Mayo (está sepultado en Cangas de Nancea (Asturias).

Los dominicos están bastante extendidos por España, aunque menos que los franciscanos. Se dedican básicamente a la enseñanza y a preparar a misioneros para las misiones en América y Asia.
En España tienen cuatro provincias eclesiásticas:
– Provincia de Andalucía: tienen quince casas y de ellas dependen también las misiones de Cuba, México, Venezuela y República del Congo.
– Provincia de Aragón: tienen trece casas y de ellas dependen también las misiones de Uruguay, Argentina, Paraguay, Guatemala y Panamá.
– Provincia de España: tienen treinta y dos casas y de ellas dependen también las misiones de Estados Unidos, República Dominicana y Puerto Rico.
– Provincia de Nuestra Señora del Rosario: tienen seis casas y de ellas dependen también las misiones de Filipinas, Hong Kong, Taiwán y Japón.
En total son algo más de mil trescientos religiosos.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

La santidad y el ciervo (II)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Detalle de San Gil y la cierva en un lienzo de Hans Memling (1484). Groeningemuseum de Brujas, Bélgica.

San Gil. Abad de los siglos VI – VII.
Martirologio Romano, 1 de septiembre: En el territorio de Nîmes en las Galias narbonenses, ahora en la Francia meridional, San Gil del que posteriormente tomó el nombre la ciudad más floreciente de la región de Camargue, donde se dice que construyó un monasterio viviendo en él hasta su muerte.
En la Leyenda Aurea se narra que vivió muchos años como ermitaño en un bosque cercano a Nimes, con la sola compañía de una cierva que lo alimentaba con su propia leche. Por este motivo, el Santo es representado junto a este animal.

Santa Ida de Herzfeld. Westfalia, año 766 – Herzfeld, Alemania, 4 de septiembre del 825.
Martirologio Romano, 4 de septiembre: En Heresfeld en Sajonia de Alemania, santa Ida, viuda del duque Ecberto, insigne por su caridad con los pobres y su asiduidad en la oración.
El ciervo con el cual se la representa es la imagen de los sajones acosados por los francos, encontrándose aun hoy en ciervo en el emblema de Herzfeld.

Santa Ida (Idda) de Toggenburg o de Fischingen. Religiosa, Kirchberg, cerca del año 1140 – Fischingen, cerca del año 1226.
Martirologio Romano, 3 de noviembre: Cerca del monasterio de Fischingen en el territorio de la actual Suiza, santa Idda, monja de clausura.
Ida de Toggenburg es representada como una religiosa junto a un cuervo o a un ciervo, cuya cornamenta resplandece (a menudo el animal se moveria alrededor de la iglesia de la Abadía).

San Baudolino de Alejandría. Eremita, Foro (Villa del Foro) Alessandria, año 700 – año 740.
Martirologio Romano, 10 de noviembre: En el pueblo de Villa del Foro en el Piemonte, san Baudolino, eremita.
Según la leyenda, los gansos, los venados y otros animales se reunían en torno a él para escucharlo en su ermita, por lo que a veces, se le representa rodeado de estos animales.

Ilustración contemporánea de Santa Ida de Toggenburg y el ciervo.

San Kenan (Colodoco). Eremita en Cambria
En la vida de este santo monje se dice que defendió a un ciervo frente a un cazador, el cual, en venganza le quitó a sus bueyes y los mató. Llegado el momento de arar, el ciervo salvado fue al monasterio junto con otros siete animales y los ocho robustos ciervos suplieron a los ocho bueyes realizando las labores agrícolas que estos les prestaban a los monjes.

San Leonoro obispo. Apóstol de los celtas.
En la vida del santo monje y posterior obispo Leonoro se cuenta que él vivía en las Islas Británicas junto con sesenta discípulos. En su obra evangelizadora estaba vigente el “ora et labora”. Para su propia subsistencia decidieron cultivar sus alimentos y venido el tiempo de arar el campo, la comunidad monástica tenía que utilizar otras herramientas porque no tenían bueyes. Entonces comenzaron a cavar en el terreno pero sin ararlo, pero una buena mañana, salieron del bosque doce hermosos ciervos que realizaron las labores agrícolas de los monjes. Por la mañana les ayudaban a arar y por la noche regresaban al bosque y así, durante cinco semanas. Al finalizar, San Leonoro los bendijo.

San Calogero. Eremita, Calcedonia (Tracia), año 466– Monte Cronios (Sciacca), año 561.
Martirologio Romano, 18 de junio: En el monte Gemmariaro cerca de Sciacca en Sicilia occidental, san Calogero, eremita.
Este santo ermitaño es representado con barba, sosteniendo un libro y un bastón y a sus pies, un cervatillo acurrucado y herido con una flecha. Se dice que tenía noventa años de edad y que ya no podía comer, por lo que Dios le envió un ciervo que, con su delicada leche lo alimentaba; un día vió al animal atravesado por una flecha, que logró meterse en su cueva muriendo en sus brazos. El cazador, arrepentido y llorando, reconoció en el anciano a aquella persona que lo había bautizado anteriormente hacía unos años. El cazador, llamado Siero, se convirtió en su discípulo y subía a menudo a la montaña para visitarlo, pero cuarenta días después de la muerte de la cierva, se encontró muerto al anciano que estaba de rodillas ante el altar. Según la tradición, el santo había muerto dentro de la gruta entre el 17 y el 18 de junio del año 561 y allí había vivido durante treinta y cinco años.

San Juan de Mata. Sacerdote y fundador, Faucon (Alpes-de-Haute-Provence, Francia), 23 de junio de 1154 – Roma, 17 de diciembre de 1213.
Martirologio Romano, 17 dicembre: En Roma en el monte Celio, san Juan de Mata, sacerdote, que siendo francés de nacimiento, Instituyó la Orden de la Santísima Trinidad para la liberación de los esclavos.

Lienzo barroco de San Félix de Valois con su iconografía: el hábito trinitario y el ciervo.

San Félix de Valois. Eremita y fundador, 1127 – 1212.
Martirologio Romano, 4 de noviembre: Cerca de Cerfroid en el territorio de Meaux en Francia, san Félix de Valois, que después de haber llevado durante largo tiempo vida eremítica, junto con su compañero san Juan de Mata fundó la Orden de la Santísima Trinidad para la liberación de los esclavos.
Los santos fundadores de la Orden de la Santísima Trinidad pueden ser representados con un ciervo que lleva entre sus cuernos una cruz rojo-azul (símbolo de la Orden) y lo hacen para conmemorar la fundación del primer monasterio de Cirfroid, construido en el lugar donde se había aparecido un ciervo.

San Basiano de Lodi. Obispo, Siracusa, cerca del año 320 – Lodi, año 409.
Martirologio Romano, 19 de enero: En Lodi, conmemoración de san Basiano, obispo, que para defender a sus fieles de la herejía arriana, lucho extenuadamente junto con San Ambrosio de Milán.
En la vida de San Basiano se cuenta que yendo desde Ravenna a Roma salvó a unos ciervos que eran perseguidos por unos cazadores, los cuales en agradecimiento, lo acompañaron durante todo el camino.

San Meinulfo (Meinolfo) de Paderborn. Diacono
Martirologio Romano, 5 de octubre: Cerca de Paderborn en Sajonia, en la actual Alemania, san Meinolfo, diacono, que construyó y adornó el monasterio de Böddeken, donde estableció una comunidad de santas vírgenes.
Según la tradición hagiográfica inspirada en la leyenda de San Eustaquio, el santo habría tenido la visión de un crucifijo entre los cuernos de un ciervo, que lo invitó a abandonar su disoluta vida y a convertirse.

Grabado barroco del Beato Conrado Confalonieri rodeado de la iconografía del ciervo.

Beato Conrado Confalonieri de Piacenza. Eremita franciscano.
Martirologio Romano, 19 de febrero: En Noto en Sicilia, el beato Conrado Confalonieri de Piacenza, eremita de la Tercera Orden de San Francisco, que dejando las diversiones mundanas practicadas durante casi cuarenta años, llevó un severísimo tenor de vida dedicado a la oración continua y a la penitencia.
La representación con el ciervo está relacionada con el hecho de que al igual que otros muchos, en los siglos XIII y XIV, practicaba la caza. Se cuenta que: “a la edad de veinticinco años aproximadamente, mientras iba suntuosamente de caza, con sirvientes, caballos, perros, hurones, halcones y azores, no consiguiendo cazar conejos prendió fuego a la maleza; impulsado por el viento, el fuego hizo daño en los cultivos vecinos destruyéndolo todo. No pudiendo dominarlo, se marchó triste a su casa. Conociéndose el hecho en la ciudad, los guardias de Galeazzo Visconti, señor de Piacenza, fueron al lugar y encontraron a un hombre y creyéndolo culpable, lo llevaron a juicio condenándolo a muerte ya que el daño había sido muy grande. Enterándose Conrado de esta injusta condena, liberó a la víctima enfrentándose a Visconti, el cual no pudiendo condenarle a muerte porque era noble, le quitó todos sus bienes en la ciudad, expulsándolo y dejándolo en la más absoluta pobreza. Conrado, despojado de las riquezas de este mundo, decidió servir a Dios”.

San Antonio abad. Monje.
Martirologio Romano, 17 de enero: Memoria de san Antonio, abad, que habiendo quedado huérfano, llevando a la práctica los preceptos evangélicos, distribuyó todos sus bienes entre los pobres y se retiró al desierto de la Tebaida en Egipto, donde llevó vida ascética. También se esforzó en fortalecer a la Iglesia, confirmando a los confesores de la fe durante la persecución de Diocleciano, apoyando a San Atanasio en su lucha contra los arrianos. Fueron tantos sus discípulos que se le llamó padre de los monjes.
En los frescos del siglo XV de la iglesia de San Antonio abad en Cascia, el pintor contando la vida del santo eremita de Egipto, lo reprsenta en un encuentro con un hipotético santo monje ciervo y en la escena, un Cristo bendiciendo: esto viene a significar que el santo en el desierto, entre el silencio y la oración, conoció y entró en contacto con el Señor.

Fresco gótico que representa la aparición a San Antonio abad de un monje-ciervo con Cristo bendiciendo. Iglesia del Santo en Cascia, Italia.

Otros santos representados con un ciervo son:
San Aventino
San Cesario de Aleso (alimentado con la leche de una cierva)
San Dionisio (trasformado en forma de ciervo para sobrevivir en las emboscadas)
San Donaciano
San Enrique VI
(un cervatillo)
San Fantino
San Goar
San Lamberto
San Launomaro
San Macario de Roma

San Mamés (Mamante) de Cesarea (cabalga sobre un ciervo domesticado)
San Máximo de Turín
San Meinhold

San Patricio de Irlanda (trasformado en ciervo para sobrevivir en las emboscadas)
San Procopio de Bremen
San Régulo de Senlis

San Thelau (cabalga sobre un ciervo)
San Venancio de Viviers (de la boca del ciervo sale una corriente de agua)
San Veredemo (alimentado por la leche de una cierva)
San Aidano de Lindsfarne
San Edeyrn o Edern (cabalga sobre un ciervo)
San Osvaldo
Santa Brígida de Suecia

Beata Genoveva de Brabante (alimentada durante años por la leche de una cierva)
San Abundio de Como (guiado por los ciervos en su camino)
San Francisco de Asís (representado con un ciervo en tanto en cuanto es el patrono de la ecología)
San Justino Popovic (abad serbio)

Damiano Grenci

BIBLIOGRAFIA Y SITIOS
* AA. VV. – Biblioteca Sanctorum (Enciclopedia dei Santi) – Voll. 1-12 e I-II apendice – Ed. Città Nuova
* Barcaro M. Y Brunetti M. – Animali e Santi – Ed. Veneta, Vicenza 2004
* C.E.I. – Martirologio Romano – Libreria Editrice Vaticana – 2007 – pp. 1142
* Casagrande Domenico – Santi e animali – Ed. Figlie della Chiesa, Roma 1947
* Grenci Damiano Marco – Archivio privato iconografico e agiografico: 1977 – 2012
* Grenci Damiano Marco – Attributi iconografici dei Santi – in cartantica.it
* Sciffo Andrea – L’incontro col cervo. Figura dell’anima europea – En el Museo Civico de Ciencias Naturales de Lovere – Seminario “Cervus” – 11 noviembre 2006
* Sito web di flaviocammarano.it (alias caravaggio67)
* Sito web di it.wikipedia.org
* Sito web di mondimedievali.net
* Sito web di santibeati.it
* Sito web di wiki.unimc.it

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Antonio el Grande, abad en Egipto

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Antonio en el desierto. Tabla del Maestro de la Observancia, siglo XV.

Ha sido y es uno de los santos más populares y más venerados tanto en Oriente como en Occidente durante las dieciséis siglos transcurridos después de su muerte y lo es y ha sido porque era un hombre de oración, un sanador de enfermos, un director de almas y un pertinaz luchador contra las tentaciones. Es llamado Antonio abad, Antonio el Grande o Antonio de Egipto y es considerado universalmente como el patriarca del monacato. Las primeras fuentes en las que se han basado todos los escritos posteriores sobre San Antonio, son los escritos de San Atanasio patriarca de Alejandría, que escribió su vida en el año 357, o sea, un año después de la muerte de San Antonio, luego tenemos datos muy fidedignos sobre la vida del santo.

San Antonio nació alrededor del año 250 en Coma, la actual Qemans, en la ribera occidental del río Nilo, muy cercano a Eracleópolis, en el Medio Egipto y nació en el seno de una familia muy cristiana y de buena posición económica. En el año 270, o sea, cuando tenía unos veinte años de edad, murieron sus padres y él vendió todos los bienes familiares, aseguró el porvenir de su hermana dejándola con dinero al cuidado de unas mujeres piadosas, asegurando así su sostenimiento durante toda su vida y repartiendo el resto del dinero entre los pobres, tras lo cual se retiró a un lugar cercano a su pueblo para llevar vida ermitaña, viviendo en soledad, de su trabajo y dedicado a la oración y a la lectura de las Sagradas Escrituras. Los primeros meses estuvo acompañado por un monje, pero después se retiró a vivir en completa soledad.

Según escribe San Atanasio, el demonio comenzó pronto a tentarlo de modos muy diversos, pero Antonio resistía imponiéndose a sí mismo penitencias muy rigurosas. Se retiró a vivir dentro de una tumba excavada en la ladera de una montaña; su ubicación era conocida solamente por un fiel amigo suyo. Y también aquí siguió padeciendo las terribles tentaciones a las que era sometido e incluso, sigue diciendo San Atanasio, llegando el demonio a infringirle crueles torturas físicas y morales.

Las tentaciones de San Antonio, obra de Bernardino Parenzano.

En el año 285, con treinta y cinco años de edad, interrumpió las escasas relaciones humanas que mantenía y se retiró hacia el este, junto al Mar Rojo, en las montañas de Pispir. Allí se estableció junto a una fuente y cerca de una vieja fortaleza abandonada. Era un lugar donde abundaban las serpientes. Este lugar le estaba prohibido a todo asistente por la peligrosidad de las serpientes y solo de vez en cuando se le acercaba su fiel amigo a llevarle algunos víveres. Aquí, en las montañas de Pispir estuvo algunos años, extendiéndose por todo el contorno la fama de su santidad, lo que consecuentemente atrajo a otros muchos eremitas solitarios que querían vivir junto a él. Estos ermitaños se organizaron viviendo en comunidad en dos monasterios construidos por ellos mismos y que pusieron bajo la dirección espiritual de Antonio. Uno de los monasterios estaba en la orilla derecha del Nilo y el otro, en la margen izquierda del río. Aquí, en el año 307 recibió la visita de San Hilarión, también monje ermitaño.

En el año 311, durante la persecución de Maximiano, Antonio abandonó la soledad y marchó a Alejandría para servir y defender, para sostener en la fe, a la comunidad cristiana alejandrina. Estuvo expuesto a la indiscreción del pueblo y por lo tanto, puso en peligro su vida, por lo que meses más tarde tuvo el deseo de vivir nuevamente en completa soledad. Así que se marchó adentrándose en el desierto de la Tebaida oriental en el Alto Egipto. Se unió a una caravana de mercaderes árabes y caminando durante tres días y tres noches, llegó al Mar Rojo. Se afincó en una montaña distante unas treinta millas del río Nilo, en Coltzum, donde vivió el resto de su vida. De allí, solo salió una vez para visitar a San Pablo el Primer Eremita.

El Santo recibe el hábito de manos de un ángel. Miniatura de un libro de Horas de rito etíope.

Los eremitas del monasterio de Pispir no tardaron en enterarse de que Antonio estaba en Coltzum y se organizaron para visitarlo y llevarle víveres. El, sin embargo, para subsistir, se dedicó a cultivar un huerto de cuyos frutos de alimentaba, pero, escribe San Atanasio, los demonios, con aspecto de fieras, periódicamente le destrozaban el huerto.

Como he dicho antes, dejó la montaña en la que vivía para visitar a San Pablo. Esto fue en el año 341. San Pablo también vivía en el desierto de la Tebaida, a donde se había marchado con solo ventitrés años de edad y su único alimento eran los dátiles del desierto, de un pan que diariamente le llevaba un cuervo y de agua.

Cuando en el año 341 San Antonio visita a San Pablo, Pablo tenía ciento trece años de edad y Antonio, noventa. Se conocieron y estuvieron todo el día hablando de Dios y rezando. A la hora de acercarse el cuervo con el pan comprobaron que ese día traía dos panes. Pablo le dice a Antonio que predice que pronto va a morir y le pide que le traiga el manto de San Atanasio. Antonio marcha a buscarlo a Alejandría tardando seis días en el viaje. Al volver al lugar donde estaba Pablo, lo encontró muerto, lo envolvió en el manto de San Atanasio y lo sepultó.

Marchó de nuevo a Coltzum y unos meses antes de morir fue nuevamente a Alejandría, esta vez para combatir las doctrinas heréticas de Arrio, o sea, a los arrianos. Recordemos que el presbítero y teólogo libio (Arrio) defendía que el Verbo o sea, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, no era de la misma Naturaleza que el Padre, que no era consubstancial con el Padre, sino secundario y subordinado a Él. Decía que el Hijo había sido creado de la nada por el Padre. Nosotros sabemos y creemos que el Hijo es “engendrado, no creado, de la misma Naturaleza que el Padre, por quién todo fue hecho”.

Bueno, volviendo a San Antonio, hay que decir que unos quince años antes, había concedido a sus dos discípulos, Macario y Amathas, que estaban al frente de los dos monasterios construidos en las orillas del Nilo, el poder hacer vida en común con él. A estos dos discípulos les predijo su muerte y les prohibió que diesen a conocer el lugar donde quiso ser sepultado, así como que lo sepultasen sin ningún honor ni ceremonia. Murió el día 17 de enero del año 356, con ciento seis años de edad. En este día es recordado en todos los martirologios y sinaxarios.

Como he dicho al principio, después de su muerte, San Atanasio de Alejandría escribió su vida. Antonio fue su amigo y le ayudó en la lucha contra los arrianos (recordad que con más de cien años, fue andando a Alejandría a echarle una mano). Fue también amigo del emperador Constantino, al que le escribió varias cartas como nos lo cuenta San Atanasio. Tuvo también especiales lazos de unión con San Hilarión, San Pablo el Ermitaño y con Dídimo el Ciego, escritor alejandrino. Fue el iniciador de la vida anacoreta y ascética aunque no dejó ninguna regla que la regulase. Mientras los ascetas más experimentados se retiraban a hacer vida absolutamente apartada, en soledad, los más jóvenes vivían en grupo bajo la guía espiritual de un monje anciano, ocupando cada cual su celda o cabaña, pero cercanos unos a otros.

Tumba del Santo. Monasterio de San Antonio (Egipto).

Escribió algunas cartas más. Se conserva una carta suya escrita al abad Teodoro y a sus monjes. San Jerónimo identifica siete cartas escritas por San Antonio, cartas hoy perdidas ya que las siete cartas llegadas a nosotros están escritas en latín, siendo probablemente traducciones de las suyas originales. Se consideran apócrifos otros escritos atribuidos a él, como tratados, sermones, reglas… Las instrucciones que San Antonio daba a sus monjes,  se han perdido menos las que nos ha transmitido San Atanasio.

En cierto sentido, el culto al Santo comenzó en vida. Hay que recordar que él, para evitarlo, prohibió descubrir el lugar de su sepultura. Sin embargo, San Jerónimo escribe que un rico señor de Egipto llamado Pérgamo, transportó el cuerpo a una iglesia que construyó en su honor. San Atanasio, su amigo, guardó con veneración su túnica y su manto, los cuales él mismo se los había regalado a Antonio. El culto se extendió muy pronto fuera de Egipto y se difundió tanto por Oriente como por Occidente. San Eutimio, abad de Palestina muerto en el año 473 hizo celebrar su fiesta el día 17 de enero y esta fiesta fue inmediatamente fijada por Constantinopla. En Occidente, la fiesta aparece fijada el mismo día en los Martirologios Jeronimiano y de Beda. Fue venerado por el pueblo llano que recurría a él en tiempos de epidemias.

El lugar de la sepultura de San Antonio era desconocido cuando San Atanasio escribió su vida, pero en tiempos de Justiniano, en el año 561, fue descubierto. Las reliquias se llevaron a Alejandría y puestas en una iglesia dedicada a San Juan Bautista. En el año 635, con ocasión de la invasión árabe de Egipto, fueron trasladadas a Constantinopla y desde allí, en el siglo XI, a Francia donde fueron depositadas en Motte Saint Didier. Allí, se le construyó una iglesia que fue consagrada por el papa Calixto II en el año 1119. Posteriormente, en el año 1491 fueron trasladadas a Saint Julián, cerca de Arlés.

Como he repetido en varias ocasiones, la vida de San Antonio fue escrita por San Atanasio, el cual escribe un discurso en el que resume toda la doctrina ascética de este santo anacoreta. Esta obra también fue escrita en el año 357, un año después de su muerte, aunque hay quienes afirman que fue entre los años 365 y 367. Fue traducida al latín por Evagrio de Antioquia en el año 388. Esta “Vita” es indiscutida y ha fijado los aspectos y caracteres más frecuentes de la literatura hagiográfica monástica, ejerciendo una gran influencia sobre todo en Occidente. San Agustín, en su obra “Las Confesiones” hace notar el bien que le hizo a él mismo en el momento de su conversión.

Reliquias del Santo. Monasterio de San Antonio (Egipto).

Esta obra de San Atanasio difunde largamente el conocimiento de la vida monacal y es fuente en la que se han inspirado escritores posteriores para exaltar este modo de vida. Es verdad que exagera el papel de los demonios como tentadores y atormentadores, pero lo hace con la intención de exaltar aun más la respuesta del Santo a las tentaciones. Lo que intenta San Atanasio es resaltar la espiritualidad de Antonio.

Una de las causas de su popularidad en Occidente fue probablemente su fama de sanador del “herpes zoster ó fuego de San Antonio”, una afección que golpea a las células nerviosas y que se manifestó con fenómenos epidémicos. En la Edad Media, siendo ineficaces todos los remedios, los enfermos se acercaban a la iglesia de San Antonio de Bienios, que conservaba una reliquia, pidiendo su curación. Para acogerlos se construyó un hospital y se organizó una Fraternidad de religiosos llamados Antonianos. Para asegurarse el sustento de los enfermos, los religiosos empezaron a criar y engordar a algunos cerdos que vivían por las calles y que comían lo que el pueblo les tiraba y de ahí proviene el culto tributado a San Antonio abad como protector de los animales.

La tradición popular veía en los cerdos al diablo que de esa forma se doblegaba ante el Santo y que a la postre, servía de sustento a los enfermos. Así, se extendió la fama de Santo sanador de enfermedades y protector de los animales y es por eso, por lo que en muchos lugares de Europa, el día de su fiesta, se bendice a los animales. En Roma se realiza en la iglesia de San Eusebio al Esquilino. Es el patrono de los agricultores y ganaderos, de los tejedores de lana y esquiladores, de los pescaderos y carniceros, etc.  En Oriente se le da tanta importancia a la festividad de San Antonio, que al mes de enero le llaman “Antosniaku”.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es