Santos Artemio, Cándida y Paulina, mártires romanos

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fresco gótico de los Santos Artemio, Cándida y Paulina. Región de Emilia, Italia, s.XIV.

Fresco gótico de los Santos Artemio, Cándida y Paulina. Región de Emilia, Italia, s.XIV.

Pregunta: Soy alumna del magister en humanidades literatura y artes visuales, y estoy trabajando con la pintura “Le tullianum” o “Martirio de Santa Paulina” de Gabriel Guay que se encuentra ubicada en el palacio Vergara en Chile, pero lamentablemente no tengo acceso ya que el museo resulto con muchos daños después del terremoto del pasado 27 de febrero. Quisiera saber si ustedes me pueden ayudar, si saben algun datito sobre este cuadro y su historia ya que me ha sido un tanto complicado dar con información, cualquier ayuda es bien recibida. Atenta a sus comentarios. Chile

Respuesta: Hola, pues lamentablemente no puedo darte datos referentes a la obra técnicamente hablando, ya que no soy historiadora del arte: Como mucho puedo decirte que es claramente de un estilo académico neoclásico y que probablemente se date en el siglo XIX, cuando este estilo está en auge. De lo que sí te puedo hablar, y mucho, es del contenido del cuadro.

Como muy bien dices tiene dos títulos, “El Tullianum” o “Martirio de Santa Paulina”, el primero describe el lugar donde se ubica la acción y el segundo la acción propiamente dicha. Hablemos primero del lugar.

"El Tullianum" o "Martirio de Santa Paulina", obra de Gabriel Guay. Museo del Palacio Vergara, Chile.

“El Tullianum” o “Martirio de Santa Paulina”, obra de Gabriel Guay. Museo del Palacio Vergara, Chile.

En la antigua Roma se daba el nombre de Tullianum a una terrible cárcel ubicada en el Foro romano, consistente en un agujero que conducía a una celda subterránea sin acceso por escaleras y sin salida. Este terrible lugar, también llamado Cárcel Mamertina, era destinado para arrojar a los prisioneros condenados a un abandono definitivo: morían de hambre. Aquí murió Iugurta, rey de los númidas, después de haber sido vencido tras la caída de Aníbal. También, según la tradición, estuvo prisionero San Pedro. Y finalmente, también es donde el pintor ubica el martirio de Santa Paulina, y el de su madre, Cándida.

Santa Paulina de Roma, virgen y mártir (6 de junio), según la tradición, era hija de Artemio, un carcelero al que se le había encargado la custodia de dos cristianos detenidos, Marcelino y Pedro. Paulina, según se nos dice, “estaba poseída por el demonio” (lo que seguramente aluda a que padecía una grave enfermedad nerviosa o mental) y Pedro aconsejó al padre que se convirtieran al cristianismo para lograr la sanación de la hija. Tras un tiempo de duda, Artemio y su esposa Cándida, junto con la hija, se hicieron bautizar, y al punto quedó curada Paulina de sus males.

Debido a esta conversión, la familia fue denunciada al tribunal del juez Sereno, juzgada y condenada a muerte. Artemio murió a golpe de espada en la Via Aurelia. La madre y la hija sufrieron un destino más horrendo. Según el texto de la passio, fueron arrojadas a un pozo seco y enterradas en vida bajo una capa de piedras, donde morirían de hambre. El pintor, como ves, ha inmortalizado el momento en que la joven Paulina es descendida por los verdugos al pozo del Tullianum. Los cadáveres que ves en el suelo son los anteriores condenados, que otro verdugo va retirando por una puerta al fondo. No hay más acceso que esas cuerdas y la puerta que probablemente se bloqueará después, por lo que ella ya no podrá salir. Tan sólo falta la madre, Cándida, en el cuadro, que seguramente espera arriba su turno para cumplir tan triste destino.

Santa Paulina enterrada viva. Grabado de Antonio Tempesta para "Immagini de molte sante vergini romane nel martirio", Istituto Nazionale dell'Arte Grafica, Roma, Italia.

Santa Paulina enterrada viva. Grabado de Antonio Tempesta para “Immagini de molte sante vergini romane nel martirio”, Istituto Nazionale dell’Arte Grafica, Roma, Italia.

Los cuerpos de la familia, una vez finada, fueron recuperados. Padre e hija fueron enterrados en la Via Aurelia, cerca de la Basílica de San Pancracio. Cándida fue sepultada en otra Basílica de la Via Portuense. Esta diferencia de enterramientos ha dado algún problema en la identificación de estos mártires: la existencia histórica de Paulina parece estar fuera de duda, pues es mencionada en muchas fuentes hagiográficas antiguas. La figura de Cándida, la madre, es más controvertida: a menudo confundida con una virgen mártir cartaginesa del mismo nombre.

El Diario Romano indica que las reliquias de Paulina y Artemio se trasladaron a la iglesia “dei  Santi Silvestro e Martino ai Monti”, en Roma, donde son citados en una lápida del año 849. Sin embargo, el hagiógrafo P. Lugano, en el año 1960, dice que en esta iglesia actualmente solo están los restos de Paulina.

Santa Paulina se conmemora en el Martirologio Romano el 6 de junio junto a los mártires Marcelino y Pedro, a quien su padre custodiaba. Se dice que otras mujeres fueron ajusticiadas con ella, a saber: Donata, Rústica, Nominanda, Serotina e Hilaria. Pero como este grupo fue hallado enterrado en la Via Salaria y no la Aurelia, es posible que se trate de otro grupo de mártires.

Santa Paulina siendo enterrada viva. Grabado de Antonio Tempesta (1605) para "Historia delle sante vergini romane", de Antonius Gallonius. Pitts Theology Library, Emory University, Atlanta (EEUU).

Santa Paulina siendo enterrada viva. Grabado de Antonio Tempesta (1605) para “Historia delle sante vergini romane”, de Antonius Gallonius. Pitts Theology Library, Emory University, Atlanta (EEUU).

En fin, espero haberte sido de ayuda al menos con el contenido. Un saludo.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es