Beatos Avelino Rodríguez Alonso y compañeros agustinos mártires

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Medalla contemporánea editada en memoria de los Beatos.

En el transcurso de la Guerra Civil española de 1936 a 1939 fueron asesinados por odio a la fe ciento cincuenta y tres frailes agustinos, distribuidos en cuatro Causas:
Anselmo Polanco, obispo de Teruel; Cruz Laplana y Laguna y compañeros, de los cuales nueve eran agustinos; Vidal Ruiz y ocho compañeros agustinos y Avelino Rodríguez y sesenta y cuatro compañeros agustinos mártires. De este último grupo es del que hoy quiero escribir este artículo.

Este grupo, conocido también como los “Mártires de El Escorial”, pertenecían a la provincia de Madrid y al monasterio de San Lorenzo de El Escorial a excepción del padre José Agustín Fariña, que pertenecía a la provincia de Castilla, y es llamado así porque mayoritariamente eran frailes del citado monasterio cuya construcción la inició el rey Felipe II en el siglo XVI.

Todos fueron asesinados y sepultados en el cementerio de Paracuellos del Jarama a excepción de José Esnaola que, sin haber sido encarcelado, fue asesinado en el pueblo de Leganés; y Antonio Maria Arriaga que lo fue en Madrid capital. Todos los fusilados en Paracuellos fueron encarcelados en la prisión de San Antonio de Madrid y llevados al sacrificio los días 28 y 30 de noviembre del año 1936. Por diversas circunstancias, otros frailes pudieron salvarse aunque luego sintieran el no haber muerto por defender su fe en Cristo.

A esta Causa, como se dijo en el artículo que publicó nuestro compañero Antonio Barrero el día 8 del pasado mes de enero, se agregaron posteriormente otros frailes agustinos también martirizados por odio a la fe, haciendo un total de noventa y ocho mártires; pero aquí sólo escribiré sobre los que inicialmente formaron esta Causa, entre otras cosas por su relación con el cementerio de Paracuellos del Jarama.

El Beato Avelino Rodríguez Alonso era un sacerdote agustino que había nacido en Santiago Millas (León) el día 9 de noviembre de 1879, que hizo su profesión religiosa el día 25 de junio de 1897 y ordenado sacerdote el 7 de agosto de 1904. Abogado y profesor de derecho civil en El Escorial, fue consejero provincial de la Orden y por dos veces, fue elegido prior de la provincia agustiniana madrileña. Era estimado por propios y extraños por su gran delicadeza y bondad y como pastor de aquel rebaño de frailes, en la cárcel se encargó de animar fervorosamente a sus hermanos para que afrontaran el martirio.

Martirio de los Beatos. Lienzo contemporáneo en El Escorial, Madrid (España).

Aunque sea de manera muy escueta, quiero hacer una relación de los otros beatos mártires que, inicialmente formaron esta Causa; estos fueron:
Luís Abia Melendro, nacido en Abia de las Torres (Palencia) el 28 de febrero de 1919.
Benito Alcalde González, nacido en Villayermo (Burgos) el 12 de enero de 1883; superior, secretario provincial y profesor de la facultad jurídica del monasterio, fue el autor de varias obras.
Ramiro Alonso López, nacido en Pozuelo de Tábara (Zamora) el 28 de marzo de 1915.
Bernardino Álvarez Melcón, nacido en Rosales (León), el 31 de agosto de 1903, fue publicista y profesor de derecho en El Escorial.

Manuel Álvarez Rego, nacido en Sésamo (León) el 15 de septiembre de 1908.
Dámaso Arconada Merino, nacido en Carrión de los Condes (Palencia) el 17 de agosto del 1904.
Antonio María Arriaga Anduiza, nacido en Busturia (Vizcaya), el 15 de diciembre de 1903.
Juan Baldajos Pérez, nacido en Palencia el 30 de marzo de 1872.
Bernardino Calle Franco, nacido en Itero Seco (Palencia), el 17 de mayo de 1916.
Pedro Carvajal Pereda, nacido en Peña Castillo (Santander) el 16 de julio de 1912.
Miguel Cerezal Calvo, nacido en Palencia el 12 de diciembre de 1871.
Víctor Cuesta Villalba, nacido en Mantitos (Palencia) el 13 de mayo de 1917.
José María Dalmau Regas, nacido en Calella (Barcelona), el 16 de diciembre de 1886.
Nemesio Díez Fernández, nacido en Prioro (León) el 17 de abril de 1912.
José Esnaola Arteaga, nacido en Idiazábal (Guipúzcoa) el 8 de febrero de 1898.
Matías Espeso Cuevas, nacido en San Martín de Valdetuéjar (León), el día 22 de febrero de 1901.
José Agustín Fariña Castro, nacido en Valladolid el 18 de febrero de 1879, fue escritor de varias obras místicas, biográficas y espirituales así como publicista.
Julio María Fincias, nacido en Santa Eulalia de Tabara (Zamora) el 29 de septiembre de 1916.
Francisco Fuente Puebla, nacido en Buenavista de Valdivia (Palencia), el 17 de octubre de 1916.
José Gando Uña, nacido en Villagériz de Vidriales (Zamora), el 15 de julio de 1910.
Joaquín García Ferrero, nacido en Morales de Valverde (Zamora), el día 21 de julio del 1884.

Fotografía de algunos de los Beatos. Fuente: todocoleccion.net.

Nemesio García Rubio, nacido en Vegapujín (León), el 17 de abril de 1912.
Senén García González, nacido en Villarino (Orense), el 15 de julio de 1905.
Esteban García Suárez, nacido en Canales (León), el 1 de agosto de 1891, abogado y profesor de derecho penal en El Escorial.
Arturo García de la Fuente, nacido en Madrid el 19 de junio de 1902, profesor de Historia en El Escorial, insigne publicista y autor de diversas obras.
Benito Garnelo Álvarez, nacido en Caracedo del Monasterio (León), el 12 de enero de 1876, escritor y director de las revistas “Religión y Cultura” y “La Ciudad de Dios”.

Gerardo Gil Leal, nacido en La Vid (Burgos), el 3 de octubre de 1871, profesor y escritor de diversas obras sobre cuestiones sociales.
Marcos Guerrero Prieto, nacido en Fuente Encalada de Vidriales (Zamora), el día 2 de mayo de 1915.
Miguel Iturrarán Laucirica, nacido en Maoquina (Vizcaya) el 28 de septiembre de 1918.
Jesús Largo Manríquez, nacido en Calzada de los Molinos (Palencia) el 13 de julio de 1912.
José López Piteira, nacido en Jatibonico (Camagüey, Cuba), el 27 de marzo de 1913.
Constantino Malumbres Francés, nacido en Fromista (Palencia) el 11 de marzo de 1872.
Ricardo Marcos Reguero, nacido en Villanueva de las Manzanas (León), el 9 de junio de 1891.
Francisco Marcos del Río, nacido en Lodoso (Burgos), el 27 de enero de 1874, profesor de ciencias y teología moral e insigne escritor.
Román Martín Mata, nacido en Buenavista de Valdavia (Palencia), el 25 de mayo de 1918.
Melchor Martínez Antuña, nacido en San Juan de Arenas (Asturias), el 7 de abril de 1889, profesor en El Escorial, insigne arabista y profesor de árabe en la universidad de Madrid.
Pedro Martínez Ramos, nacido en Figueruela de Arriba (Zamora), el 23 de octubre de 1903, profesor en el monasterio y escritor.
Isidoro Mediavilla Campos, nacido en Villasur de Ciera (Palencia) el 26 de febrero de 1915.
Heliodoro Merino Merino, nacido en Puebla de Valdavia (Palencia), el 26 de febrero de 1901.

Fotografías de algunos de los Beatos.

Juan Monedero Fernández, nacido en Roa (Burgos), el 11 de septiembre de 1881, secretario y consejero de la provincia agustiniana madrileña.
José Noriega González, nacido en Barriosuso (Palencia), el 10 de febrero de 1915.
Samuel Pajares García, nacido en Roscales (Palencia) el 26 de julio de 1907, profesor en el monasterio y escritor.
Gerardo Pascual Mata, nacido en Cerezal (León), el 25 de septiembre de 1915.
José Peque Iglesias, nacido en Rosinos de Vidriales (Zamora), el 4 de febrero de 1915.
José Antonio Pérez García, nacido en Villapodambre (León), el 9 de abril de 1916.

Marcos Pérez Andrés, nacido en Villasarracino (Palencia), el 18 de junio de 1917.
Agustín Renedo Martino, nacido en Baños (Palencia), el 26 de agosto del 1870, profesor en El Escorial y escritor.
Mariano Revilla Rico, nacido en Buenavista de Valdavia (Palencia), el 12 de diciembre de 1887, profesor y maestro de estudiantes y miembro no numerario de la Academia Española de la Historia.
Sabino Rodrigo Fierro, nacido en Cerezal (León), el 7 de diciembre de 1874, profesor en el monasterio y publicista.
Benito Rodríguez González, nacido en Armellada (León) el día 18 de marzo de 1873.
Conrado Rodríguez Gutiérrez, nacido en Villanueva de la Peña (Palencia), el 24 de noviembre del 1901.
Licinio Ruiz Valtierra, nacido en Villanueva de Odra (Burgos), el 12 de febrero de 1915.
Juan Sánchez Sánchez, nacido en Diego de Álvaro (Ávila) el 27 de enero de 1882.
Macario Sánchez López, nacido en Hoyocasero (Ávila), el 8 de septiembre de 1890.
Pedro Simón Ferrero, nacido en Fuente Encalada (Zamora), el 22 de octubre de 1916.
Luís Suárez-Valdés Díaz Miranda, nacido en Ciano de Santa Ana (Asturias), el 19 de junio de 1874.
Dionisio Terceño Vicente, nacido en Congosto de Valdavia (Palencia), el día 25 de mayo de 1912.

Vista de una de las fosas comunes del cementerio de Paracuellos.

Máximo Valle García, nacido en Villanueva de Abajo (Palencia).
Pedro Vargas Delgado, nacido en Valladolid el día 30 de julio de 1904, profesor de música en El Escorial.
Benito Velasco Velasco, nacido en Arroyal de Vivar (Burgos), el día 20 de marzo de 1884.
Balbino Villarroel Villarroel, nacido en Tejerina (León), el 30 de marzo de 1910 y
Julián Zarco Cuevas, nacido en Cuenca el 27 de julio del 1887, miembro de la Academia Española de la Historia, profesor, escritor y publicista.

La “positio super martirium” se aprobó el 9 de marzo del año 2007 y el decreto de martirio fue firmado por el Papa el día 1 de junio. Fueron beatificados en Roma el día 28 de octubre del mismo año.

En el Cementerio de los Mártires de Paracuellos del Jarama (Madrid) están sepultados en fosas comunes un total de ciento diecinueve beatos mártires pertenecientes a diversas Órdenes y Congregaciones religiosas: claretianos, dominicos, capuchinos, carmelitas descalzos, escolapios, franciscanos, marianistas, jesuitas, etc. y entre ellos, setenta y ocho beatos mártires agustinos, o sea, estos que fueron asesinados los días 28 y 30 de noviembre de 1936 y dieciséis mártires más de la misma Orden. Es verdad que en las fosas comunes de este cementerio madrileño están sepultados muchos otros mártires, pero hasta ahora, estos son los que han sido beatificados.

Vista de una fosa en Paracuellos con la cruz conmemorativa en primer plano.

Estos mártires allí sepultados, beatificados o no, lo fueron durante el transcurso de la guerra civil española. Eran presos que estaban en cárceles madrileñas o cercanas a dicha ciudad, que entre los días 7 de noviembre al 4 de diciembre de 1936, mientras se enfrentaban las tropas de ambos bandos en la ciudad de Madrid, eran trasladados al citado cementerio en las popularmente llamadas “sacas” y allí, fusilados y sepultados masivamente en fosas comunes. Como entre los asesinados estaban muchos religiosos martirizados por el solo hecho de serlos, al terminar la guerra, las respectivas Órdenes, Congregaciones y archidiócesis de Madrid iniciaron los correspondientes procesos que han derivado en varias ceremonias de beatificación. De los componentes de algunas de estas Causas, ya he escrito en el blog con anterioridad.

Abel

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es