San Barlaam, metropolita de Moldavia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo rumano del Santo, revestido en su atuendo de jerarca y portando en las manos un ejemplar de la obra "Cazania".

El metropolita Barlaam de Moldavia ocupó la posición eclesiástica más alta del principado de Moldavia durante el período 1632-1653 y es reconocido, debido a sus escritos, como uno de los fundadores del moderno idioma rumano.

Nació en 1590 como Basilio Moţoc, en una familia libre del pueblo de Borceşti, cerca de Târgu Neamţ. En su época aún estaba vigente la servidumbre en algunas regiones de Moldavia, por lo tanto, ser un hombre libre ya era tener un estatus especial.
Aún joven, Basilio se familiarizó con la vida monástica, porque acostumbraba a pasar algún tiempo en el eremitorio Zosim, una pequeña residencia de monjes en el valle de Secu. Allí pudo haber aprendido el eslavo antiguo y el griego, las lenguas usadas por la Iglesia y en los documentos oficiales de la época. No muy lejos de allí, en esa época, el Vornic (ministro de interior y justicia) Néstor Ureche y su esposa Mitrófana habían fundado un monasterio llamado Secu en 1602 y también una escuela en su complejo. Allí Basilio recibió la tonsura monacal, siendo llamado Barlaam y aún siendo joven fue elegido egumeno (abad) del monasterio, por su profunda sabiduría.

En Secu, Barlaam tradujo el “Leastviţa” (La Escalera de San Juan Clímaco), siendo éste uno de los primeros escritos de los Padres de la Iglesia disponible en rumano. Poco después, el metropolita Anastasio Crimca (1608-1629) lo subió al rango de archimandrita y desde 1628 fue un importante consejero del Voivoda Mirón Barnovschi (1626-1629 y 1633). Desde esta posición fue enviado a Kiev y Moscú a comprar algunos iconos para los monasterios Dragomima y Bârnova y para la iglesia Barnovschi, construida por el Voivoda en Iaşi, la capital de Moldavia.
Volviendo a casa en 1629, Barlaam supo de la muerte del metropolita Anastasio y el destronamiento de Mirón Barnovschi, así que se retiró a Secu. Su corto retiro acabó en 1632, cuando durante el segundo reinado de Alejandro Iliaş (1620-1621 y 1631 – 1633) fue elegido para ocupar el puesto del recientemente fallecido metropolita Atanasio (1629-1632).

Metropolita
El metropolita Barlaam entendió su actividad pastoral como una gran responsabilidad, como maestro, director y mediador en oraciones por su comunidad, y tuvo la oportunidad de coincidir con un gobernante muy piadoso en la persona del voivoda Basilio Lupu (1634-1653), quien le ayudó en el acto de modernizar el sistema educativo del país.

Vista de la iglesia del monasterio de Secu (Rumanía), lugar donde se educó el Santo.

Durante sus años de pastor tuvo lugar un evento muy importante para la Iglesia Ortodoxa: el Sínodo de Iaşi (1642), siendo el primer concilio de la Iglesia Ortodoxa al completo tras el Cisma. En este Sínodo se debatió y aprobó la Confesión de Fe escrita por Pedro Movilă, metropolita de Kiev en 1638. Este trabajo fue en su tiempo (y aún hoy) muy importante, siendo el primer Catecismo Ortodoxo desde la época de San Juan Damasceno (s. VII), y útil como un manual para el clero ortodoxo y laicos para enfrentarse al calvinismo y al uniatismo. Probablemente después de este Sínodo, el metropolita Barlaam se hizo muy popular incluso en el extranjero, puesto que él era el único jerarca de Rumania entre los candidatos a la sede del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla. Esto sucedió en 1639, pero el elegido fue Partenio I, anteriormente metropolita de Adrianópolis.

Otro acontecimiento importante ocurrido en este período fue el traslado de las reliquias de Santa Parasceve a Iasi, en 1641. El voivoda Basilio Lupu ayudó al Patriarcado Ecuménico de Constantinopla con una gran cantidad de dinero, y en gratitud por la ayuda ofrecida, el Patriarca Partenio ofreció a la Metrópolis las reliquias de la Santa, muy popular en Moldavia hasta la actualidad. En ese momento, las reliquias se quedaron en el monasterio de los Tres Jerarcas, hasta su traslado a la nueva Catedral Metropolitana, en 1889, donde se encuentran hasta hoy.

La fundación del monasterio “Trei Ierarhi”
El metropolita Barlaam, junto con el voivoda Basilio Lupu, fundaron en Iasi en 1639 un nuevo monasterio dedicado a los tres jerarcas, Basilio el Grande, Gregorio Nacianceno y Juan Crisóstomo. La iglesia del monasterio es una obra maestra del arte y la arquitectura del siglo XVII, y una de las salas del monasterio, hoy conocida como “la Sala Gótica” fue el lugar donde el Sínodo se reunió en 1642. Desde su fundación en 1639, el monasterio fue sede de la primera máquina de imprimir de Moldavia. Aquí no sólo se imprimieron varios libros litúrgicos, sino también apologéticos, es decir, Cazania, Los Siete Sacramentos, Respuesta contra el Catecismo Calvinista y un libro de la ley religiosa y secular, llamado Pravila.

Portada de la "Respuesta contra el Catecismo calvinista", publicada en Secu, Rumanía.

Cazania o Libro de Rumanía para la enseñanza en los domingos durante todo el año, en las fiestas imperiales y los días santos de los grandes (Cazania sau Carte românească de învăţătură la duminicile de peste an, la praznice împărăteşti şi la sfinţi mari, 1643) es el primer libro impreso en lengua rumana en Moldavia. Su importancia consiste en el hecho de que se difundió en todas las provincias rumanas, sobre todo en Transilvania, donde la acción del calvinismo era muy fuerte, impuesta por los gobernantes húngaros que habían adoptado la Reforma. Otra importancia de este libro es el lenguaje utilizado, lo que supone un paso adelante para el moderno rumano, después de las traducciones realizadas en Transilvania por el diácono Coresi, a mediados del siglo XVI. En el doble prefacio del libro, la primera parte está escrita por el voivoda Basilio y la segunda por Barlaam y hay algunas menciones de la unidad nacional y lingüística entre los rumanos de Moldavia, Valaquia y Transilvania. Este podría ser uno de los primeros signos de la conciencia nacional entre los rumanos.

En 1644 publica Barlaam Siete Misterios de la Iglesia (Sapte Taine un Bisericii), otro importante libro de catequesis, escrito en forma de preguntas y respuestas. Esta sistematización de la enseñanza ortodoxa es una de las primeras declaraciones acerca de los siete sacramentos, pero aún no es del todo original, siendo una recopilación en base a la obra de Toma Teofan Eleavulkos (escrita en el mismo siglo).

Otro importante libro impreso en este período es de un libro de oración, a saber, la Paráclisis de la Theotokos (Paraclisul Maicii Domnului) un himno similar al rosario occidental, en 1645.

La Respuesta contra el Catecismo Calvinista (Răspunsul la catehismul Calvinesc, 1645) fue impreso probablemente en una doble edición, en Iasi, en Moldavia y en el Monasterio de Dealu en Valaquia, como una acción conjunta de Barlaam y Teófilo de Valaquia (1636-1648) contra la misiones calvinistas. Los calvinistas publicaron un Catecismo en rumano en Alba Iulia, en 1642, siendo visto como una acción para atraer adeptos entre los rumanos, no sólo de Transilvania en particular, sino también de Moldavia y Valaquia. Debido a este posible peligro, Barlaam convocó un sínodo de los jerarcas de Moldavia y Valaquia alrededor de 1644-1645, que aprobó el texto de su obra. La importancia de la respuesta de Barlaam consiste en su originalidad y también en la calidad de la lengua. Barlaam compuso esta Respuesta como un panfleto contra la enseñanza de Calvino, y aunque está lleno de resentimientos, el autor intenta escribir en una lengua civilizada. Este libro es la primera obra apologética rumana.

Primer sepulcro del Santo, en la iglesia del monasterio de Secu, Rumanía.

El metropolita Barlaam, junto con el voivoda Basilio Lupu, fundó en el Monasterio de los Tres Jerarcas también el primer instituto en Moldavia (1640) siguiendo el modelo de la Academia Espiritual de Kiev, fundada por San Pedro Movilă. Los estudiantes aprendieron allí no sólo teología, griego y eslavo, sino también rumano, junto con algunos otros temas como filosofía, retórica, poética, dialéctica, aritmética, geometría, astronomía, gramática y música. Los primeros maestros de la escuela fueron enviados allí por el metropolita de Kiev, Pedro Movilă, que demostró muchas veces el afecto que sentía por su tierra natal. De todos modos, tras la abdicación de Basilio Lupu, la escuela decayó.

La jubilación
El voivoda Basilio Lupu perdió su trono en 1653, y poco después, el cronista moldavo Mirón Costin da fe de que el metropolita Barlaam decidió retirarse a su monasterio, en Secu, donde vivió los últimos cuatro años de su vida como un simple monje, en la humildad y la oración. La decisión pudo haber estado influenciada también por el hecho de que Barlaam sufría desde 1653 una parálisis de las manos. Murió el 19 de diciembre 1657 y, según su testamento, dio todo lo que tenía al monasterio de Secu. Fue enterrado en el lado exterior del muro sur de la iglesia.

Vista del cuerpo del Santo, cubierto con su atuendo de jerarca, expuesto a la veneración en su sepulcro actual. Iglesia del monasterio de Secu, Rumanía.

La veneración de San Barlaam
La canonización del metropolita Barlaam tuvo lugar por decisión del Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa de Rumanía el 12 de febrero de 2007. La ceremonia de canonización tuvo lugar en el monasterio de Secu el 29 de agosto, cuando sus restos fueron exhumados y puestos en un ataúd de plata en la iglesia del monasterio. Su fiesta es el 30 de agosto, el mismo día de la celebración de los Santos Alejandro, Juan y Pablo el Nuevo, patriarcas de Constantinopla.

Tropario (Himno) de San Barlaam
“Digno siervo de Cristo y sabio defensor de la verdadera fe, gran devoto de Santa Parasceve y fiel iluminador del pueblo rumano, Santo Jerarca Barlaam, ¡ruega a Cristo Dios que proteja y salve nuestras almas!”

Mitrut Popoiu

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es