San Basilio de Poiana Mărului

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo rumano del Santo.

El santo hieromonje Basilio fue el padre espiritual de San Paisio, el staret de Neamt y uno de los más famosos maestros y seguidores de la oración de Jesús en el siglo XVIII. Se le conoce también por el hecho de que él era uno de los que revivieron en su tiempo la vida monástica ortodoxa.

La vida del santo
Basilio había nacido cerca de Poltava (Ucrania) en el año 1692 y es un representante de la emigración monástica ruso-ucraniana ocurrida en los siglos XVIII y XIX como consecuencia de las reformas de Pedro el Grande en Rusia y la persecución de los creyentes ortodoxos en la Ucrania que estaba bajo el dominio de los polacos. El vivió, como otros jóvenes, en diferentes ermitas de Rusia, en las montañas Moshenski, cerca de Kiev. Había venido de Valaquia en el año 1706, junto con su discípulo, el monje Miguel y otros monjes, durante el reinado de San Constantino Brâncoveanu (…), en un período de florecimiento religioso y cultural.
Se instaló en el eremitorio de Dălhăuţi, cerca de Focsani, donde vivió como eremita unos veinte años. Allí profundizó en los estudios de los textos bíblicos y en los escritos de los Santos Padres. A través de la oración y del conocimiento teológico se convirtió en poco tiempo en un buen consejero espiritual de los ermitaños que vivían junto a él. Basilio fue ordenado sacerdote en el año 1715 y fue nombrado abad del monasterio de Dălhăuţi, haciéndose rápidamente famoso en toda Valaquia, hasta que llegó el nuevo gobernante Constantino Mavrocordat.

San Basilio fue durante veinte años el abad de Dălhăuţi, donde se reunieron alrededor de él una comunidad de unos cuarenta monjes ermitaños. Durante este tiempo se cree que conoció la tradición hesicasta iniciada por San Pacomio el obispo de los rumanos, fallecido en el año 1726 en la Sketa Pocrov y Basilio la puso en práctica entre sus discípulos. El hesicastismo es un movimiento espiritual en Oriente.

Hesychia (ησυχίας) es una palabra griega que significa “paz” o “silencio” y se refiere a una tradicional forma de orar del ermitaño, cuya práctica se llama Hesychazo, o sea, “mantener el silencio”. Este movimiento es conocido también como “Palamismo” y se desarrolló en el Monte Athos cuando San Gregorio Palamas era arzobispo de Tesalónica (1347-1359). De acuerdo con esta doctrina, el laico cristiano o el monje debe vivir en paz y en silencio, conciliando su cuerpo con su alma, permaneciendo en un estado de contemplación. La práctica central es la llamada oración permanente del corazón y la mente (“Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten misericordia de mí, pecador”), una fórmula diseñada para mantener despierta la conciencia de la bondad de Dios y de la condición pecaminosa del hombre. Hay quienes afirman que esta oración tradicional fue realizada por primera vez por San Gregorio Palamas, pero no existen evidencias claras pues se cree que los orígenes de la práctica de esta oración es muy anterior: del tiempo de los primitivos ermitaños en Egipto en los primeros siglos del cristianismo.

Vista del monasterio de Poiana Marului (Rumanía) desde el río.

La comunidad dirigida por Basilio valoraba las virtudes de la obediencia, la humildad, el silencio y, especialmente, la práctica de la oración de Jesús. Bajo las órdenes del abad vivían en perfecta armonía, con la lectura diaria de las Escrituras y de los textos de los Santos Padres, la práctica de la oración de Jesús, el mantenimiento de una mente pura, una sola comida al día y la comunión semanal.
El monasterio de Dălhăuţi se convirtió en una escuela de experiencia espiritual hesicasta, famosa en todos los principados rumanos. Vinieron discípulos de Valaquia, Moldavia, Transilvania y Rusia, viviendo todos en un perfecto amor y buen orden. Desde Dălhăuţi, la comunidad creó ermitas por Trestieni, Ciolanu, Carnu, Ratesti, Rogoz, Bonţăşti, y en Valle Negro.

Entre 1730-1733, San Basilio, junto con doce discípulos, se trasladaron a la ermita de Poiana Mărului (Glade de Apple) y desde allí dirigió espiritualmente todas las ermitas de las montañas de Buzău, las cuales visitaba con regularidad. Uno de sus discípulos fue San Paisio de Neamt, que se quedó en la ermita de Trestieni durante varios años y que posteriormente se marchó al Monte Athos en el año 1750; después de su regreso, fundó la comunidad de Neamt, que se convirtió en el foco de las comunidades hesicastas orientales del siglo XVIII.

Siendo ya anciano, San Basilio entregó su alma al Señor el día 25 de abril del año 1767 dejando a muchos discípulos. Fue sepultado en el patio del Eremitorio de Poiana Marului, probablemente en algún lugar cercano a la iglesia dedicada al “Domingo de Todos los Santos”, que fue fundada por él mismo en el año 1730. Hasta el día de hoy, sus sagradas reliquias no han sido encontradas.

Su Obra
Elder Basilio (el Viejo Basilio) escribió algunos textos sobre la oración y el crecimiento espiritual; son breves introducciones a algunos escritos ascéticos de los famosos Nilo Sorsky, Philotheos Kokkinos (1300 – 1379), de Hesiquio (siglo VII) y de Gregorio el Sinaita.

Vista general del iconostasio de la iglesia del monasterio Poiana Marului, Rumanía.

Los nombres de estos escritos son:
– Cuestiones sobre las respuestas recogidas de las Sagradas Escrituras para huir de los alimentos prohibidos por los votos monásticos (impreso en el monasterio de Neamt en el año 1816).
– Prólogo y epílogo al libro del Bienaventurado Nilo Sorsky (1433–1508).
– Prólogo o preludio del Libro del Bienaventurado Filoteos del Sinaí.
– Prólogo y epílogo del Libro de San Gregorio el Sinaíta (1260s –1346).
– Modelo de cómo nosotros, los apasionados y los preceptores debemos arrepentirnos y aprender a trabajar mentalmente a través de la vivencia de la obediencia.

Las citas puestas a continuación reflejan las enseñanzas del santo:
– Acerca de la lectura de las Escrituras: “Tened cuidado en la lectura de las Escrituras porque si no sois humanos, harán de ti un ser humano, ya que la lectura de las Escrituras es la curación y la salud del alma. Sin embargo, es muy importante no interpretar mal las Escrituras porque la incomprensión de las Escrituras es como un profundo abismo. Por lo tanto es necesario conocer los escritos de los Santos Padres y de otros ascetas porque nos ayudarán en el camino de la salvación”.

Otra vista de la iglesia del monasterio de Poiana Marului, Rumanía.

– En la oración interior y exterior: “Muchos, al leer el libro de San Gregorio del Sinaí (1255-1346), si no están preparados mentalmente, pueden malinterpretarlo creyendo que este trabajo es solo para los hombres santos no sometidos a las pasiones. Por lo tanto, se acostumbran solo a la lectura y al canto de los salmos, himnos y cánones, trabajando así solamente la oración exterior. Ellos no entienden que este tipo de oración cantada nos fue dada por los Padres solo por un cierto tiempo, debido a la debilidad de nuestras mentes infantiles. Cuando se está familiarizado con la lectura y el canto hay que subir un peldaño más en los trabajos de nuestra mente y no pasar hasta el final de esta (fase inferior). Porque leer y rezar externamente solo con los labios, nos hace mantenernos contentos con nosotros mismos, pensando que hacemos una gran cosa […]. No es posible que el que lucha de esta manera, solo con la oración exterior, obtenga la paz espiritual y gane la corona de la victoria. Esto es como la lucha contra uno mismo durante la noche, que escucha las voces de los enemigos y hasta recibe sus heridas, pero no puede ver con claridad quienes son, de donde vienen y cómo y por qué te golpean, ya que la mente está en la oscuridad. El que lucha así, solo con la oración exterior, no puede escaparse de ser aplastado por los extraños. Se lleva el trabajo duro pero no obtiene su recompensa”.

– Acerca de la vida monástica: San Basilio de Poiana Mărului dijo a sus discípulos que la vida monástica tiene tres formas: la vida comunitaria, la vida en pequeños grupos de dos o tres, llamados “la mitad” o “real” y el tercero, la vida en el desierto, que es la más alta, la superior, vivida únicamente por los santos después de haber pasado por las dos primeras formas de vida. “Sin embargo, algunos otros monjes eligen otra forma de vida, ajena a cualquier obediencia y bendición. Ellos montan su celda donde quieren vivir solos, cuidando más de su cuerpo”.
– Sobre el más alto ascetismo, dijo que: “un ascetismo demasiado rápido es motivo de orgullo y de amor propio, mientras que vivir con los demás y descubrir sus debilidades, te protege de la tentación. Te puedes purificar diariamente por la gracia de Cristo y trabajas por amor al Señor”.

Veneración de San Basilio de Poiana Mărului
La santa vida de San Basilio fue muy conocida en su tiempo y también lo es hoy. Por eso, el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rumana, en su reunión de los días 4 y 5 de marzo del año 2003, decidió que el abad de Poiana Marului fuera venerado junto con los venerables Padres, acordando celebrar su fiesta el día 25 de abril, día de su partida hacia el Señor.

Mujer rezando ante un sepulcro en el jardín del monasterio. Poiana Marului, Rumanía.

Troparion
“Maestro honroso, asesor de los monjes, predicador de la gracia, profesor de la oración de vigilia, Basilio, piadoso padre, ora por siempre ante Cristo nuestro Dios, para que salve a nuestras almas”.

Mitrut Popoiu

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es