Beata Margarita de Lovaina, mártir

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Escultura medieval de la Beata, donde aparece portando un jarro, su atributo principal.

Escultura medieval de la Beata, donde aparece portando un jarro, su atributo principal.

Pregunta: ¿Qué me puedes decir de esta chica, creo es mártir? Y lo de los peces y su cuerpo… no entiendo nada. España

Respuesta: Es la Beata Margarita de Lovaina, virgen y mártir (2 de septiembre), una de esas curiosas mártires medievales cuyo culto no excede el ámbito local. En los textos latinos es conocida también como Margaretula; en flamenco, como Fier Margrietje; y en francés se la llama Margriet La Fière; o sea, “Margarita la pequeña”, la “reservada”, la “prudente”, pero también “la valiente”. Conocemos su vida a través del libro Dialogus miraculorum, de Cesario de Heisterbach, un monje cisterciense que fue contemporáneo suyo. Por tanto, las referencias son bastante exactas y fidedignas.

Nació en el año 1207 en Lovaina, región belga de Brabante. Se ganaba la vida sirviendo -quizás como camarera- en la modesta posada de un pariente suyo, Aubert (en otras versiones llamado Amando) y de su esposa, que eran gente honrada y regentaban este negocio en el centro de la ciudad. La muchacha era muy piadosa y reservada en su vida cotidiana, quizá influenciada por la pareja de esposos, que habían decidido ingresar en la Orden Cisterciense y probablemente Margarita tenía la intención de hacer lo mismo. Así que la posada fue puesta en venta y se hicieron los preparativos para el ingreso en religión.

Sin embargo, la víspera de su partida, ocho peregrinos llegaron a la posada y los propietarios los alojaron caritativamente. Fue una gran desgracia porque en realidad eran un grupo de bandidos que, una vez dentro, comieron abundantemente y se emborracharon, asesinaron a Aubert y a su esposa; y desvalijaron la posada.

En ese momento, Margarita estaba ausente, pero regresó al poco rato y se encontró a los malhechores saqueando la posada. Viendo que Margarita era joven y bonita, se encapricharon con ella y la raptaron, llevándosela a la fuerza como botín. La amordazaron y la arrastraron hacia la parte septentrional de la ciudad, mientras ella se debatía y resistía. Allí intentaron violarla, pero como la joven se resistía con todas sus fuerzas a sus impúdicos deseos y como no se asustaba ante sus amenazas, la apuñalaron repetidas veces, la degollaron y arrojaron su cadáver al río Dyle (o Deel). Era el 2 de septiembre de 1225 y ella sólo tenía 18 años de edad.

Martirio de la Beata. Lienzo de Pierre Joseph Verhaghen. Museo de Lovaina, Bélgica.

Martirio de la Beata. Lienzo de Pierre Joseph Verhaghen. Museo de Lovaina, Bélgica.

El propósito de tirar el cuerpo al río era, naturalmente, hacerlo desaparecer, pero a la mañana siguiente apareció flotando boca arriba y apaciblemente, siendo reconocido por los pescadores del pueblo. Éstos, para evitar eventuales sospechas -es decir, para que nadie les culpase a ellos del crimen- la sacaron del agua y le dieron sepultura cerca de la orilla del río, en la ribera. Pero durante la noche siguiente, una luz milagrosa reveló a todos donde estaba la sepultura. Acudieron al lugar y desenterraron el cuerpo, encontrando entre sus dedos el cuello de la jarra que ella solía portar, y que se habría roto durante su secuestro. Este pedazo de jarra se conserva aún hoy día.

Casi desde ese mismo momento, Margarita fue considerada una mártir, porque todos conocían su vida piadosa y se supo que había sido asesinada mientras trataba de defender su virginidad (así pues, podría ser considerada una mártir de la pureza). Con el tiempo, empezaron a tener lugar milagros y curaciones en la tumba de la joven, por lo que se acabó por decidir que sus restos fueran trasladados a la iglesia de San Pedro, a una capilla de madera adyacente, donde recibió la devoción del pueblo.

En el año 1540 fue construida una iglesia de piedra junto al coro de la actual colegiata de la ciudad, donde sus reliquias, hasta día de hoy, se conservan en un cofre de madera de cedro, recubierto con placas de cobre en las que se representan escenas de su martirio.

Al transcurrir el tiempo, y como suele suceder, el hallazgo del cadáver de la infortunada muchacha fue aureolándose de leyenda. Así, se dice que, milagrosamente, el cuerpo de la mártir, aureolado de una luz sobrenatural, había navegado sobre las aguas del río en contracorriente, retornando a Lovaina y siendo allí descubierta, lo que conmocionó a toda la ciudad. En conmemoración a este evento hay una fuente la ciudad dedicada a ella, donde una figura contemporánea en bronce que representa el cuerpo desnudo de la muchacha, aparece como flotando boca arriba sobre la corriente de agua. Incluso se dice que los peces la rodeaban y escoltaban en su flotar (!!), de ahí que a veces se la represente rodeada de peces.

Detalle de un lienzo barroco donde se ve el cuerpo de la mártir flotando en el río. Iglesia de San Pedro, Lovaina (Bélgica).

Detalle de un lienzo barroco donde se ve el cuerpo de la mártir flotando en el río. Iglesia de San Pedro, Lovaina (Bélgica).

En el año 1904 la ciudad de Mechelen y la de Lovaina intentaron -en vano- el reconocimiento del título de Beata para su mártir local por parte de Roma. No les fue concedido, aunque su culto es inmemorial e ininterrumpido desde el instante del martirio. Por lo tanto, no ha sido oficialmente beatificada y muchos menos canonizada, lo que causa que su culto se localice exclusivamente en Lovaina.

Iconográficamente, suele aparecer casi siempre portando un jarro, aludiendo a su oficio de camarera y a los restos que fueron hallados entre sus dedos, que como he dicho, son conservados como reliquia. Pero, más a menudo, se la representa flotando boca arriba en el río, rodeada de peces cual cortejo fúnebre. A veces incluso la visten con hábito del Císter, aunque naturalmente no llegó a profesar. Imagino que la Orden Cisterciense, o incluso su biógrafo, Cesario de Heisterbach, habrán querido apropiársela por el prestigio que supone una mártir que muere en defensa de su virginidad.

Urna que contiene las reliquias de la Beata. Iglesia de San Pedro, Lovaina (bélgica).

Urna que contiene las reliquias de la Beata. Iglesia de San Pedro, Lovaina (bélgica).

Lo del martirio, desde nuestro criterio actual y estrictamente hablando, es dudoso porque simplemente fue víctima de unos ladrones por estar en el lugar equivocado, en el momento más inoportuno, pero en la Edad Media esto criterios no tenían tanta importancia. Son los milagros y las curaciones que se atribuyeron a su intercesión, así como su vida piadosa, lo que han promovido su culto como Beata, y su muerte violenta en defensa de la pureza, como mártir.

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es