Beata Yolanda, princesa de Polonia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Óleo de la Santa con su iconografía más habitual.

Óleo de la Santa con su iconografía más habitual.

Pregunta: Me llamo Yolanda Helena (con H) y mi madre me dice que no es un nombre compuesto, sino que es el nombre de una santa princesa polaca. La verdad es que no se nada de ella y me gustaría saber algo de su vida y si es verdad que debo celebrar mi onomástica el día 15 de junio.

Respuesta: Pues efectivamente, Yolanda Helena es el nombre de una beata polaca que también es conocida con otros nombres, pero te he dicho “Beata”, porque no está canonizada, no es Santa y efectivamente mañana es el día de su festividad.

Su nombre original era Yolanda, pero es conocida también como Helena, Iolantha, Joheleth, Jolanda, Jolanta y Jolenta. Nació cerca de Esztergom (Hungría) en el año 1235 (o 1239) y fue princesa de Polonia, hija del rey Bela IV de Hungría y de Maria Laskarina, que pertenecía a la casa imperial griega. Fue hermana de Santa Cunegunda de Cracovia y de Santa Margarita de Hungría y sobrina, por parte de padre, de Santa Isabel de Hungría.

Con cinco años de edad, fue llevada a la corte de su hermana Cunegunda, en Cracovia, donde, viviendo en un ambiente bastante ascético, fue piadosamente educada, inculcándosele además, una moral muy estricta. De hecho, como hemos visto más arriba, algunos de sus familiares están canonizados. En el 1256, fue desposada en Cracovia con Boleslao el Piadoso, duque polaco de Kalisz y Gniezno, siendo bendecida la unión por el obispo Juan Prandota. Al casarse, adoptó el nombre de Helena (Elena), quizás debido a que a algunos de sus parientes, le parecía extraño el nombre de Yolanda, pero en adelante, ella utilizó ambos nombres al mismo tiempo o de manera intercambiable.

Pintura contemporánea de la Beata, todavía en atuendo de princesa, y rodeada de sus tres hijas.

Pintura contemporánea de la Beata, todavía en atuendo de princesa, y rodeada de sus tres hijas.

Se dedicó principalmente a la educación de sus tres hijas: Isabel (nacida en el 1263), Eduvigis (1266) y Ana (1278) y a muchas actividades benéficas en favor de las iglesias, los monasterios, los hospitales y, especialmente, los pobres, los enfermos y los huérfanos. Durante toda su existencia llevó una intensa vida de oración y de continuas mortificaciones corporales.

Después de la muerte de su marido en el año 1279 – el cual por sus virtudes se había merecido el apelativo de Piadoso como hemos dicho antes – ella repartió sus bienes y retornó a Cracovia junto a su hermana Cunegunda, que por aquel tiempo se había quedado viuda. Ambas hermanas, junto con su hija Ana, se retiraron al monasterio de las clarisas de Stary Sacz, que había sido fundado por Santa Cunegunda.

Cuando murió su hermana Cunegunda en el año 1292, Yolanda Helena se marchó al monasterio de clarisas de Gniezno, que había sido fundado por su esposo. Allí fue nombrada superiora, pero vivía y se comportaba como si fuera la más inferior de todas, practicando intensamente todas las virtudes cristianas, pero especialmente, la humildad, la oración y la meditación en la Pasión de Cristo. La tradición afirma que tuvo varias revelaciones y apariciones de Jesús crucificado y, de hecho, así tiene algunas representaciones iconográficas.

Murió el día 11 de junio del año 1298 y fue sepultada en la capilla del coro del convento. Inmediatamente después de su muerte, comenzó a ser venerada y a recibir culto, convirtiéndose tu tumba en meta de peregrinaciones, donde los fieles obtenían numerosas gracias por su intercesión. En el año 1631 se inició el proceso de beatificación y en el año 1723 se escribió su primera biografía, pero no fue hasta el 26 de septiembre del año 1827, cuando el Papa León XII confirmó su culto, permitiendo a la Orden de los Frailes Menores Conventuales y a las Clarisas el celebrar Oficio y Misa propias el día 15 de junio. En el año 1834, sus restos fueron trasladados a una capilla del convento de Gniezno, donde se conservan dentro de una preciosa urna.

Vista del relicario que contiene los restos de la Beata, en Gnienzo (Polonia).

Vista del relicario que contiene los restos de la Beata, en Gnienzo (Polonia).

Es la patrona de la archidiócesis de Gniezno y de la ciudad de Kalisz. El Papa León XIII extendió su fiesta a todas las diócesis de Polonia. Como te dije antes, su fiesta se celebra mañana, día 15 de junio y como fue muy devota de la Pasión de Cristo y monja clarisa, es representada vestida de clarisa y con una cruz y a veces, arrodillada al lado de su hermana Santa Cunegunda.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es