Beatos Genaro Fueyo Castañón y tres compañeros, mártires de Nembra

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Beato Genaro Fueyo.

Beato Genaro Fueyo.

El pasado 8 de octubre en la Catedral de Oviedo, se realizaba la ceremonia de beatificación de los llamados mártires de Nembra, cuya causa estaba conformada por el sacerdote diocesano Genaro Fueyo Castañón, párroco de la localidad y tres compañeros seglares pertenecientes a la Adoración Nocturna, asesinados por odio a la fe durante la persecución religiosa en la Guerra Civil Española, una etapa turbulenta en que la contienda entre hermanos derramó sangre en la vida de personas inocentes. Estos mártires de muchos durante este periodo estarían condenados al olvido de no ser por el trabajo documental del sacerdote Ángel Garralda quien recopiló información sobre la persecución religiosa en Asturias durante el tiempo breve que la Segunda República ocupó la zona.

Genaro Fueyo Castañón, sacerdote diocesano
Nació en el barrio de Linares, del puerto de Pajares el 23 de enero de 1864 siendo hijo de Ramón Fueyo Barros e Isabel Castañón Díaz. Junto con él fue criado junto a cinco hermanos, entre ellos uno que falleció siendo monje del monasterio de San Isidro de Dueñas (Palencia). En el año de 1851 el obispo Ignacio Díaz Caneja erigió un seminario adecuado a las necesidades de la diócesis, en el convento de Santo Domingo de Oviedo; como resultado hubo un gran florecimiento vocacional y en 1862 se levanta el Seminario Menor de Valdediós. Genaro fue estudiante del seminario y fue ordenado sacerdote junto con noventa alumnos más en el año 1892. Al año siguiente fue nombrado párroco de Congostinas donde residió hasta 1899. El año anterior el puesto de párroco de la comunidad de Nembra quedó vacante, y el pueblo estaba habitado por 171 familias, aproximadamente 800 habitantes. En 1899 el cabildo de la Catedral de Oviedo nombra al padre Genaro para la parroquia de Santiago de Nembra, puesto en el que estaba al momento de su brutal martirio.

La gente decía de él como un sacerdote amable, de apariencia seria pero con un buen sentido de humor, además de que era desprendido de las cosas materiales y todo lo daba a los necesitados, era un sacerdote ejemplar y devoto. Ayudaba a las familias que sufrían necesidad en busca de trabajo y convirtió su curato en un semillero de vocaciones religiosas con 100 jóvenes que optaron por la vida religiosa. Promovió fuertemente la Adoración Nocturna, siendo fruto de ello los tres seglares que serían martirizados junto con él y en la Sala Parroquial se promovió una escuela para los hijos del Sindicato Católico.

Durante la Revolución de Asturias en 1934, fueron asesinados treinta y un religiosos y sacerdotes así como siete seminaristas (de los que en su debido momento hablaré), y tuvo que esconderse debido al aviso de unas mujeres de la parroquia en la que informaban de la llegada de los milicianos. Se refugió en Murias con su hermano Cesáreo y al terminar la revuelta tuvo que hacer una declaración ante el obispado el 27 de noviembre de ese año sobre sus datos personales y su fecha de ordenación, ya que el archivo diocesano fue quemado durante el saqueo de la Catedral y otros edificios religiosos.

Al estallar la Guerra Civil Española, Asturias quedó brevemente bajo el control de la II República, pero separada del resto del territorio dominado por el Ejército Republicano, aunque escaso un año duró la Campaña de Asturias, la persecución ejercida por los milicianos contra el clero fue despiadada. El padre Genaro no encontró motivos para huir, no había hecho daño a nadie ni había delatado a nadie, siendo detenido y encarcelado hasta el 20 de octubre donde sufrirá un cruel martirio que narraremos a continuación.

Beato Isidro Fernández Cordero

Beato Isidro Fernández Cordero

Isidro Fernández Cordero, laico, tesorero del Sindicato Católico Minero y Adorador Nocturno
Nacido en Murias fruto del matrimonio entre Buenaventura Fernández y Florentina Cordero, tenía 42 años cuando sufrió martirio por odio a la fe. Contrajo matrimonio en 1922 con Celsa García, cuando contaba con 28 años y ella 25. Tuvieron siete hijos, de los cuales tres se ordenaron sacerdotes. Trabajaba en un comercio mixto (con bar incluido) pero para poder solventar los gastos de la familia tuvo que pedir trabajo como minero en la Hullera Española.

El 24 de julio de 1936 se presentaron en su casa cuatro milicianos, a la hora de la cena y notificaron a Isidro que debía presentarse al Comité. Fue acusado de “ser un rezador” y fue encarcelado en la Sala de Guardia de la Adoración Nocturna, de la cual él ha sido tesorero. Fue liberado de manera provisional, pero fueron continuamente hostigados, tanto él como sus compañeros de prisión de presentarse al Comité, con amenazas de comprometer a su familia ante su negativa. A primeros de agosto volvieron a abrir la cárcel y a detener a los que creían opositores a los intereses revolucionarios de las milicias.

Para esconderse Isidro se fue a una cabaña al monte La Brañella, pero su hermana le insistió que huyera; a lo que él respondió: “Si no me presento, se vengarán con mi familia. Siempre nos han acusado de ser unos carcas y unos rezadores, por lo que se ve el único delito del que nos acusan es de ser católicos, y esto es un honor para nosotros. Delitos no tenemos ninguno, por lo tanto, nada nos pueden hacer, y de esta manera salvamos a nuestra familia de las molestias o escarnios que quisieran hacer. Dios sabe por qué nos tiene aquí y en sus manos estamos; si Él lo permite, por algo será”. Al entregarse, estuvo preso dos meses y diez días, rezando continuamente el rosario y a veces recibiendo visita de sus familiares.

Beato Segundo Alonso González

Beato Segundo Alonso González

Segundo Alonso González, laico y presidente de la Adoración Nocturna
Nació en Cabo, perteneciente a la parroquia de Nembra el 13 de mayo de 1888, siendo el quinto de seis hijos de un matrimonio compuesto por entre Manuel Alonso e Isabel González. Tres de sus hermanos fueron religiosos y él se casó a la edad de 23 años con María Lobo Alonso el 21 de octubre de 1911. Justo cuando cumplía sus bodas de plata matrimoniales fue martirizado junto con su párroco en la misma parroquia. Tuvieron la pareja doce hijos de los cuales sobrevivieron siete y la última, María, falleció al nacer junto con su madre en 1926, y aunque comenzó a trabajar en una finca, se vio en la necesidad de pedir empleo en la Hullera Española. Siendo profundamente religioso, fue mayordomo en una capilla dedicada a Santo Domingo de Guzmán, y fue presidente de la Adoración Nocturna, así como del Sindicato Católico de Mineros y de la Cofradía del Santo Rosario.

Cuando comenzó la Guerra Civil, le incitaron a huir a León, pero él se negó, al detenerle le preguntaron por las “armas” y las imágenes y las personas comprometidas, pues creían los milicianos que habían detenido a alguien importante. Durante los días de julio que estuvo preso lo torturaron y lo sometieron a malos tratos, pero a finales del mes fue puesto en libertad.

La libertad duró poco ya que el 11 de agosto de 1936 fue detenido y fue conducido a la cárcel en medio de burlas soeces y en las noches fue de nuevo torturado, según testigos supervivientes, mientras más lo molían a palizas, Segundo rezaba con más fervor.

Beato Antonio González Alonso.

Beato Antonio González Alonso.

Antonio González Alonso, laico y Tarsicio de Adoración Nocturna
Nació el 11 de abril de 1912 siendo hijo de Severino González y Josefa Alonso, siendo el octavo de sus hermanos, y desde joven asistía a la escuela que tenían los padres dominicos en Mejorada (Valladolid); su familia vivía de la labranza y del cuidado del ganado vacuno. Su padre pertenecía a la Adoración Nocturna, impulsada fervientemente por el Padre Genaro y él cursó hasta 1927 Humanidades con muy buenos resultados, ingresando como postulante. Anhelando ser fraile de la Orden de los Predicadores ingresó en el convento de Santo Tomás en Ávila, pero enfermó de tuberculosis y tuvo que ser devuelto a casa. Por consejo de los médicos y los padres dominicos decidió que su vocación no era la religiosa. Asistía a misa diariamente y auxiliaba como monaguillo, también pertenecía a los Tarsicios de la Adoración Nocturna, en 1935 decidió estudiar Magisterio en la Escuela Normal de Oviedo pero solo alcanzó a estudiar el primer curso.

El 20 de julio de 1936, él y su hermano Cristóbal fueron hechos prisioneros, tras negarse terminantemente a blasfemar y a destruir los objetos religiosos aún bajo amenaza de muerte. Su martirio lo narraremos ahora, antes de pasar al martirio del párroco y de sus compañeros.

Martirio
A Antonio González lo sacaron del encierro el 11 de septiembre de 1936 y lo llevaron en coche hasta Moreda, sus últimas horas las pasó junto con su hermano llegando a decirle: “Yo tengo una ocasión para dar mi vida a Dios en calidad de mártir; no quisiera desaprovechar esta gracia, pero tú haz lo posible para seguir viviendo y atender a nuestros padres. Yo desde el cielo pienso pedir mucho por la familia”. En el trayecto pasó por delante de su casa donde su madre estaba sentada en la puerta, donde alcanzó a gritar en voz alta: “¡Adiós Madre, hasta el cielo!”. Fue llevado al Puerto de San Emiliano, entre Mieres y Sama, donde por negarse a blasfemar, según indicó el chofer del coche en que fue llevado al lugar del martirio, le mutilaron la lengua. Al no escuchar ni un solo disparo, se cree que como las víctimas de anteriores días, fue asesinado a palos y despeñado a la mina. Sus restos nunca fueron encontrados.

Parroquia de Nembra (España) a la cual pertenecían los mártires.

Parroquia de Nembra (España) a la cual pertenecían los mártires.

La noche del 20 de octubre, Don Genaro Fueyo que para ese entonces contaba con 72 años es llevado al interior de la Parroquia de Nembra, donde junto con sus verdugos se encontraban ya Isidro y Segundo. Los milicianos que eran siete forasteros y siete pertenecientes a Nembra, entre ellos cinco mujeres les dan a escoger el lugar de sepultura y el orden en que van a ser asesinados.

El párroco escoge ser el último para alentar a sus compañeros, mientras que los dos seglares cavan la tumba de él junto al altar donde celebraba la misa, después de cavar sus propias tumbas los milicianos les apuñalan como si fueran a matar cerdos y los descuartizan, los dejan desangrarse mientras las mujeres recogían la sangre, según decían “para hacer morcillas para los carcas”. Don Genaro mantenía el semblante sereno y no habló más que para absolver y ayudarlos a bien morir. Por acto siguiente, al anciano sacerdote lo apalearon y lo escarnecieron y cuando tendieron a desangrarle les reprochó diciendo que no podía creer que sus propios feligreses estuvieran haciendo lo que acababa de ver pero que pediría a Dios por ellos. Lo irónico del relato martirial es que los mismos asesinos todos ellos habían sido bautizados por el presbítero mártir y algunos recibido la Sagrada Comunión de sus manos. Fueron sepultados en las fosas cavadas para tal efecto, tras la conquista de la zona sus restos fueron exhumados hallándose incorruptos.

Beatificación de los mártires de Nembra en Oviedo, España.

Beatificación de los mártires de Nembra en Oviedo, España.

Beatificación
Como comentaba en un principio, su testimonio de fe hubiera quedado olvidado tras la guerra de no ser por el trabajo del sacerdote jesuita Ángel Garralda, quien recogió y recopiló información sobre cada uno de ellos y contribuyó a la causa de beatificación. El 21 de enero el papa Francisco aprobó el decreto de martirio de los siervos de Dios, y como había comentado anteriormente fueron beatificados en la catedral de Oviedo el día 8 de octubre de 2016 en representación del papa por el cardenal Angelo Amato.

René

preguntasantoral_anticopia_articulo20161031

Enlaces consultados (16/10/16)
– www.iglesiadeasturias.org/home/presentacion/279-beatos-nembra/2284-un-testimonio-de-fe-y-de-perdon
– https://gloria.tv/article/aEXEerUr4hpF2jRAPU9V3dyyk
– es.catholic.net/op/articulos/61932/genaro-fueyo-castan-y-compaeros-venerables.html

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es