Contestando a algunas breves preguntas (XVII)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Pintura del Beato Francisco de Paula López Navarrete, sacerdote mártir.

Pintura del Beato Francisco de Paula López Navarrete, sacerdote mártir.

Pregunta: ¿Es verdad que, para salvar las imágenes de su parroquia, uno de los beatos mártires del año 1936 se ofreció voluntario para que hicieran con él lo que iban a hacer con ellas?

Respuesta:
Sí, es cierto. Te estás refiriendo al Beato Francisco de Paula López Navarrete, que era el párroco de Orcera, un pueblo de la provincia de Jaén. Era un hombre muy generoso y trabajador, conocido en su pueblo como “el padre de los pobres” y que, estando enfermo en su casa, lo apresaron para fusilarlo, acusándolo de hacer propaganda de la religión católica. Pero, antes de fusilarlo, le exigieron que entregara todas las imágenes religiosas y los objetos de culto, con la intención de profanarlos. Él se negó, diciendo que hicieran con él lo que pensaban hacer con las imágenes. Entonces se lo llevaron, lo montaron en un camión y cogieron la carretera de Beas de Segura. Cerca de un cortijo, junto a las vías del ferrocarril, en la boca de un túnel, lo fusilaron y, como no murió en el acto, estando aún vivo, lo rociaron con gasolina, le prendieron fuego y lo dejaron tirado dentro del túnel. Luego, ya quemado, le cortaron la cabeza, los brazos y las piernas. Era el 28 de agosto de 1936. Verás que, a bárbaros, no hay quien nos gane. Ni los animales salvajes hacen eso.

Pregunta: Acabo de descubrir la existencia de las lipsanotecas de los altares de los templos románicos, y pensaba si sería de interés general que nos hablaseis de ellas: qué son y si siempre contienen reliquias, si se ponían sólo en los altares mayores, si era habitual u obligatorio, cómo podía haber reliquias en todas las iglesias, época en que se pusieron, si las reliquias correspondían a la advocación del templo, qué hay en los altares modernos… Gracias. Y por si es de vuestro interés, he encontrado información en Bagüés (Zaragoza) de una lipsanoteca que estaba en la pared del ábside justo tras la cabeza del Cristo de la pintura mural. Y otra en Broto que estaba en el suelo pero debía ser recolocada la piedra. Es de interés, pues, al ser descubierta en 2012, está documentada su apertura.

Respuesta: Una lipsanoteca es un recipiente que contiene reliquias de santos o beatos y no tiene por qué confundirse con el llamado “sepulcro” que se pone en las aras de los altares, en el cual se incluyen reliquias de mártires. Aunque en estos tiempos se actúa con mucha “manga ancha”, todo altar donde se celebre el sacrificio de la Misa tiene que tener un ara consagrada o estar consagrado el propio altar, en cuyo caso, en el mismo altar están incluidas las reliquias. Las reliquias siempre se ponen en el mismo momento en el que el ara o el altar son consagrados.

Lipsanoteca de la ermita de los Santos Juan y Pablo, en el pirineo aragonés.

Lipsanoteca de la ermita de los Santos Juan y Pablo, en el pirineo aragonés.

Antiguamente, se acostumbraba a poner reliquias del mártir a quien estuviese erigida la iglesia, pero hoy se ponen de cualquier mártir. Eso sí: siempre tiene que ser de un mártir; no puede ser de un santo o beato que no haya sufrido martirio. Por otro lado, quiero decirte que el ara siempre está incluida en el altar, mientras que una lipsanoteca no tiene por qué estarlo y, de hecho, muchas se han encontrado y encuentran incrustadas en las paredes de la iglesia, en retablos, enterradas en el pavimento bajo el altar principal, etc. Sobre este tema tenemos que escribir un artículo mucho más extenso.

Pregunta: Estimados señores, desde hace tiempo vengo investigando si en realidad existió un tal San Alfonso de Almendralejo. Efectivamente, el personaje existió, y así se hace constancia en las citas de los grandes historiadores de la Orden de San Francisco: Ginzaga, Wadding y Barezzo, aunque en los martirologios y anales siempre es citado como Beato, confesor, aunque era de profesión laico. Lo que me llama la atención es que aparece en el Acta Sanctorum de los Bolandistas Jesuitas, celebrándose su fiesta el 4 de abril. Son varias las preguntas que tengo. Una, qué significa “confesor”, detrás de Beato. Otra, ¿todos los que aparecen en el Acta Sanctorum son santos? Y, por último, ¿un Venerable puede tener su fiesta en el santoral, con día fijado? Les doy las gracias de antemano por su atención prestada, rogándoles disculpen si causo algunas molestias.

Respuesta: Te estás refiriendo al Beato Alfonso de la Cruz, sepultado, junto con otros beatos franciscanos, en el convento de Clarisas de Belalcázar (Córdoba). Aunque se le da el título de beato, no está beatificado oficialmente. De él se sabe muy poco; sólo que estaba casado y que cuando murió su esposa, abandonó la vida secular, haciéndose franciscano en el eremitorio de Santa María de los Ángeles, que había sido fundado por un tío suyo, el beato Juan de Puebla. Allí se distinguió por su austera vida de penitencia, muriendo alrededor del año 1500. Existen otros beatos franciscanos españoles llamados también Alfonso: Alfonso de Borroz, Alfonso de Oria y Alfonso de Palenzuela. El beato Alfonso de la Cruz no era laico, sino hermano lego, luego era religioso. Como no está oficialmente beatificado, no puede tener un día señalado para su festividad, por lo que no es conmemorado en la Orden, ni siquiera en España.

El título de confesor se le da a todo santo o beato que no haya sido mártir. Esto no quiere decir que forzosamente tuviera que ser sacerdote, porque la palabra “confesor”, en este caso no se está refiriendo al sacramento de la Penitencia, sino a que dio testimonio de su fe, aunque no muriese mártir. Y finalmente, decirte que los venerables no tienen fiestas fijadas en el santoral y como ya se ha visto en este caso, el hecho de figurar en el “Acta sanctórum” no supone que la persona esté oficialmente canonizada o beatificada. Aparecen muchos, a los que el pueblo venera espontáneamente como santos, pero que nunca serán reconocidos oficialmente.

Cruz de Santo Tomás.

Cruz de Santo Tomás.

Pregunta: Si el apóstol Tomás no murió crucificado, ¿por qué existe una cruz que se llama “la cruz de Santo Tomás”? Os agradecería que me aclaraseis este tema. Muchísimas gracias desde Venezuela.

Respuesta: Te estás refiriendo a la “Nasrani Menorah” o “Mar Thoma Sliba”, que es una cruz que data del siglo VI y que está presente en muchas de las iglesias malabares y malancares de Kerala, Mylapore y Goa. Es el llamado símbolo de los cristianos de Santo Tomás, o sea, los cristianos hindúes. El humanista y educador portugués Antonio de Gouveia, en el siglo XVI, escribió sobre la veneración que aquellos cristianos rendían a este símbolo tan suyo.

Existen varias interpretaciones de cuál fue su origen, aunque se defiende que su diseño procede de un antiguo símbolo hebreo: el candelabro de los siete brazos, aunque adaptado al símbolo de nuestra salvación. Es una cruz en la que no aparece la imagen de Cristo y que tiene unos brazos muy floridos, simbolizando la resurrección. Encima de ella está representado el Espíritu Santo, a quien se le atribuye un papel importante en la Resurrección de Cristo. Yo en esto último discrepo, porque creo que Cristo resucitó por su propio poder.

Verás que la cruz está sobre lo que podríamos considerar unas flores de loto – símbolo del budismo – y esto se interpreta como que el cristianismo es una religión superior que se implantó donde ya estaba implantado el budismo. Esto es más que discutible, porque ¿qué diríamos de aquellos símbolos musulmanes implantados en zonas que anteriormente eran cristianas?

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es