Contestando a algunas breves preguntas (XV)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Escultura del Venerable Mateo Talbot en Dublín (Irlanda).

Escultura del Venerable Mateo Talbot en Dublín (Irlanda).

Pregunta: Leí hace un tiempo un artículo sobre la vida de un Santo cuyo nombre no recuerdo y me gustaría recordarla y releerla nuevamente. Lo único que se me viene a la memoria era que, por desgracia, bebía mucho y padeció de alcoholismo y que gracias a su fe y oraciones, se curó y llegó a ser un gran Santo. Tengo un amigo con un problema parecido y me gustaría saber de qué Santo se trata para encomendarle su curación y que cambie de vida. Muchas gracias.

Respuesta: Te estás refiriendo al Venerable Mateo Talbot, seglar irlandés que murió en el 1925, que era alcohólico, que llegó a vender los bienes de su madre para conseguir alcohol, pero que cuando tenía 24 años de edad, lo dejó bruscamente y se dedicó a llevar una vida ascética. Murió con 69 años. Un día le dedicaremos un artículo.

Pero también tenemos a San Marcos Ji Tianxiang, un laico chino que fue asesinado en 1900, junto con docenas de otros católicos en su aldea, en la feroz persecución contra los cristianos durante la rebelión de los Boxer. San Marcos no era alcohólico, pero sí era un adicto al opio, por lo que se le prohibió recibir los sacramentos en los últimos 30 años de su vida. No podía recibir la comunión porque su adicción era considerada un pecado, pero él oraba para liberarse de este vicio, aunque no lo conseguía. Sin embargo, seguía siendo un católico creyente. Cuando los boxers lo apresaron, se le dio la oportunidad de renunciar a su fe, pero él se negó y cantando las letanías a la Santísima Virgen fue conducido al martirio. Tenía 66 años de edad.

Pregunta: En la abadía Downside de Inglaterra se veneran a varios santos y beatos mártires ingleses. ¿Me podrían decir cuáles son y darme algunos breves datos de ellos?

Respuesta: Efectivamente, en esa abadía son venerados los siguientes Santos y Beatos mártires benedictinos, de los que brevemente te daré algunas reseñas biográficas, dejando para otro momento el escribir más extensamente sobre ellos:

San Juan Roberts
Monje benedictino galés, que fue ordenado de sacerdote en Santiago de Compostela en el año 1602 y que cuando regresó a su país fue arrestado, encarcelado y desterrado en cuatro ocasiones. Finalmente fue capturado en Londres después de celebrar la Santa Misa y el 10 de diciembre del año 1610 fue llevado a Tyburn, donde fue ahorcado y descuartizado por no haber querido prestar juramento en contra de la autoridad del Papa.

Abadía de Downside, en Inglaterra.

Abadía de Downside, en Inglaterra.

San Ambrosio Barlow
Había nacido en Lancaster, pero estudió en el seminario de Valladolid, en España. Posteriormente marchó a Holanda e ingresó en la comunidad benedictina de Douai, donde fue ordenado de sacerdote en el año 1617. Fue destinado a Inglaterra, donde también fue detenido en cuatro ocasiones por el crimen de ser sacerdote católico. Fue ahorcado y descuartizado en Lancaster el día 10 de septiembre del año 1641.

Beato Jorge Gervase
Era natural de Sussex y con treinta años de edad se hizo católico. Fue ordenado en Douai en el año 1603 y un año más tarde fue enviado a Inglaterra como misionero. Allí fue detenido y devuelto a Holanda, donde ingresó como novicio benedictino en el monasterio de San Gregorio de Douai. Fue destinado nuevamente a Inglaterra y allí, condenado a muerte por su negativa a jurar fidelidad al rey de Inglaterra como cabeza de la Iglesia. El 11 de abril del 1608, con treinta y nueve años de edad, fue martirizado brutalmente.

Beato Felipe Powell
Galés, que estudió en Londres y que ingresó como novicio en el monasterio benedictino de Douai, donde fue ordenado de sacerdote. Regresó a Inglaterra, siendo el capellán de la familia Poyntz en Somerset. Fue arrestado y llevado a Londres donde reconoció que era monje benedictino y sacerdote. El 30 de junio del año 1646, fue ahorcado en Tyburn y luego descuartizado.

Reliquias de los Santos mártires Ambrosio Barlow y Juan Roberts en la abadía de Downside; Inglaterra.

Reliquias de los Santos mártires Ambrosio Barlow y Juan Roberts en la abadía de Downside; Inglaterra.

Beato Mauro Scott
Sus padres eran protestantes, pero él conoció a San Juan Roberts y se hizo católico, entrando en un monasterio benedictino español, donde se ordenó de sacerdote en el año 1610. Luego, pasando por Douai, marchó a Inglaterra, donde llegó a tiempo de presenciar el martirio de quien le había iniciado en el catolicismo. Allí fue arrestado y encarcelado durante un año antes de ser desterrado a Francia. Al cabo de varios meses, volvió a Inglaterra, siendo detenido. El 25 de mayo de 1612 fue juzgado por el Old Bailey y condenado a muerte por ser sacerdote católico. Lo llevaron a Tyburn donde fue ahorcado.

Beato Tomás Pickering
Con cuarenta y un años de edad entró como hermano lego en el monasterio benedictino de San Gregorio en Douai. Cinco años más tarde, en 1665 fue enviado a Londres para ser el prioste de los monjes benedictinos que eran capellanes de la esposa católica del rey Carlos II. Fue arrestado en el 1678 bajo la acusación de intentar matar al rey, pero como se demostró que la acusación era falsa, el rey lo indultó. Quienes lo acusaron falsamente siguieron insistiendo ante el rey, por lo que el 9 de mayo del 1679 fue llevado a Tyburn, donde fue ahorcado y descuartizado.

Asimismo, en esta abadía benedictina están parte de las reliquias de San Oliverio Plunkett, arzobispo mártir de Armagh, a quién le dedicaremos un artículo en exclusiva.

Foto del Beato Marcel Callo.

Foto del Beato Marcel Callo.

Pregunta: Me gustaría que me hablaseis del Beato francés Marcel Callo, que murió en un campo de concentración nazi y cuya fiesta se celebra el 19 de marzo.

Respuesta: Pues sí, hoy se celebra la fiesta de este joven mártir francés. Era el más joven de una familia de nueve hermanos y se crió en un ambiente profundamente cristiano. Con doce años de edad era aprendiz de tipografía en Rennes y, mientras uno de sus hermanos ingresó en el seminario, él se unió a la Cruzada Eucarística. Posteriormente entró en la Juventudes Obreras Católicas, donde se planteó santificarse en el mundo del trabajo, llegando a ser presidente de una de las secciones de las JOC. Sin embargo, era de fuerte carácter, algo terco y pretendiendo llevar siempre la razón. En las JOC se hizo novio de una de las muchachas afiliadas a ese movimiento.

Cuando los alemanes invadieron Francia, las JOC se vieron obligadas a entrar en la clandestinidad, ya que sus actividades fueron oficialmente prohibidas. Tras el bombardeo de Rennes el día 8 de marzo de 1943, donde murió una de sus hermanas, se vio obligado a realizar trabajos forzados en el campo alemán de Zelha-Melhis, bajo la amenaza de que si se negaba tomarían represalias contra su familia. Sin embargo, como buen jocista manifestó: “Yo no voy como trabajador, sino como misionero entre mis compañeros”. Allí, aunque pasó momentos de angustia y de desaliento, hizo realidad lo que había dicho de trabajar como misionero y por eso, el 19 de abril del 1944 lo arrestaron bajo la acusación de ser “demasiado católico”, enviándolo a la prisión de Gotha, donde permaneció durante cinco meses. El 4 de octubre de 1944 fue internado en el campo de concentración de Mauthausen.

Allí, tanto él como los demás detenidos, sufrieron de manera terrible hambre y sed, torturas y frío, pero él siguió con su labor evangelizadora, instruyendo a los prisioneros y encabezando las oraciones de los mismos. Fue obligado a realizar trabajos forzados y finalmente sólo les daban patatas podridas para comer y agua sucia para beber, por lo que los últimos seis meses de su vida su estado de salud era tan débil que dejaron que se quedara en la cama, acompañado de los cadáveres de los compañeros que iban muriendo. Padeciendo de fortísimos dolores de estómago, con algo más de veintitrés años de edad, murió de agotamiento y de disentería el 19 de marzo del año 1945. Uno de los carceleros, el coronel Tibod, que había presenciado la muerte de miles de prisioneros, llegó a decir emocionado que “Marcel, al morir, tenía el aspecto de un Santo”. Fue beatificado por el Papa San Juan Pablo II, el día 4 de octubre del 1987.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es