San Besarión, obispo mártir de Smolyan

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono ortodoxo griego del Santo aportado por el consultante.

Pregunta: Compré en una Iglesia Ortodoxa Griega un icono. Quisiera saber de quién es la imagen. La compré hace pocos días en una visita a la Iglesia Ortodoxa Griega en La Habana, Cuba. Soy un pastor evangélico bautista y teólogo interesado en el mundo de los íconos antiguos. Mil gracias. Cuba

Respuesta: Cordiales saludos, es un placer tener a un hermano protestante entre nuestros consultores. Visto el icono, yo aseguraría que se trata de San Besarión, obispo de Smolyan (Bulgaria) que padeció el martirio durante la dominación otomana. Es verdad que la Iglesia ortodoxa venera a otros dos santos con este mismo nombre, ambos obispos de Larissa, pero mi opinión es que se trata de este. Veamos una síntesis de la vida de este Santo, que la Iglesia Ortodoxa en Bulgaria conmemora con el título de Nuevo Hieromártir.

Besarión fue obispo de la pequeña ciudad de Smolyan, en el sur de la actual Bulgaria, en tiempos del reinado de Mehmed IV. El imperio otomano supuso la dominación y persecución de las minorías religiosas, especialmente la ortodoxa cristiana, hasta el punto de que los fieles se veían obligados a refugiarse en bosques y montañas ante las feroces matanzas y deportaciones que la comunidad sufría a manos de los dominadores turcos. Quemaron la iglesia de San Pedro y San Pablo, la residencia del obispo (o mitropolia), la escuela de teología y todos los libros. Ante todo esto, Besarión se encargaba de fortalecer y animar a sus fieles en medio de la persecución y aunque los turcos intentaron capturarlo, él consiguió escapar acompañado por un numeroso grupo de fieles.

Los turcos mataron a muchos hombres, mujeres y niños que no estaban dispuestos a aceptar la fe musulmana y que no pudieron huir. Ancianos, viudas y niños pequeños se vieron obligados a huir a los bosques (como he dicho antes) y allí, desfallecer de hambre y de cansancio. Algunas mujeres capturadas fueron sometidas a todo tipo de infamias que es mejor no describirlas.

En 1699 muchos cristianos de Smolyan, junto con su obispo, cruzaron la región de Raykovo para encontrar un lugar seguro. Allí estuvieron un año intentando conseguir ayuda, pero nadie acudió a socorrerlos. Y así, en la madrugada del 29 de julio de 1670, mientras el obispo realizaba sus habituales visitas a los fieles, fue capturado por una banda de furiosos otomanos, tras un infructuoso intento de protegerle por parte de diez fieles ortodoxos que le acompañaban.

Icono ortodoxo búlgaro del Santo venerado en su catedral de Smolyan, Bulgaria.

Sus secuestradores los ataron, se los llevaron y a él le dijeron, sin ambages, que si quería salvar su vida debía convertirse al Islam, lo cual hubiese supuesto un golpe mortal a la comunidad de Smolyan, pues el obispo era su pilar y fuerza. Pero Besarión respondió convencido: “Quien ama la Divina Verdad es inamovible en su fe. Mi muerte me hará inmortal ante Dios”.

Su calvario había comenzado. Los turcos lo desnudaron y atravesaron su cuerpo con objetos punzantes, al tiempo que le iban arrancando trozos de carne, muy lentamente, para causarle el mayor dolor posible. Besarión permanecía silencioso y absorto en oración, mientras la sangre manaba a borbotones de su cuerpo. Después, tomaron unas barras de hierro y lo golpearon tan salvajemente que perdió el sentido. Esperaron pacientemente a que se recuperara, y luego, sin piedad, le fueron cortando trozos del cuerpo con cuchillos, le quemaron la cabeza con un hierro ardiente y todo ello mientras se burlaban de él y le ridiculizaban de todas las maneras posibles.

No satisfechos con esto, y buscando como degradarle aún más, lo llevaron, desnudo y ensangrentado, por las calles de Smolyan. Un turco surgió de la multitud que había acudido a verlo pasar y le apuñaló en el pecho. A continuación todos empezaron a apedrear el cuerpo caído, hasta que lo mutilaron y desfiguraron completamente. Así murió el Santo obispo Besarión, el 29 de julio del año 1670. Luego entregaron el cadáver a la comunidad cristiana y le ordenaron enterrarlo en un jardín cerca de la plaza central de la ciudad.

Como es natural, el santo obispo fue venerado como mártir desde ese mismo momento, aunque su culto no trascendió la región, ni pasó de inmediato a constar de forma universal en el calendario hagiográfico de la iglesia búlgara; hoy, si lo está. El obispo Párteno de Levka lo incluyó en su obra “Las Vidas de los Santos Búlgaros”, publicada a mediados del siglo XX.

Los episodios de este triste período de la historia búlgara forman parte de todo un género literario y artístico conocido como “el tiempo de la despedida”, o sea, el momento en el que empezó la división entre los hermanos de una misma nación en dos religiones distintas, la cristiana y la musulmana. De este hecho se ha escrito mucho, se han hecho romances y cantos populares y recientemente se ha realizado una película. Los búlgaros islamizados en aquellos años fueron llamados “pomaki”. Actualmente en Bulgaria viven unos doscientos mil musulmanes búlgaros.

Vista de la catedral de San Besarión en Smolyan, Bulgaria. Fuente: www.bulgariatrevel.org

El Santo tiene una catedral dedicada en la misma Smolyan, la cual se inauguró en el año 2006 y de la que adjuntamos una foto. La fiesta de este Nuevo Hieromártir es el día 29 de julio.

Antonio Barrero y Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es