Santa Teófana Basarab, emperatriz de Bulgaria

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fresco ortodoxo de la Santa  en la catedral metropolitana rumana de Nuremberg, Alemania.

Fresco ortodoxo de la Santa en la catedral metropolitana rumana de Nuremberg, Alemania.

Teófana Basarab es el emblema de mujer noble de Europa Oriental en la Edad Media. De ancestros rumanos y conocida como la madre cultural de Bulgaria, permaneció como símbolo de madre devota, dama elegante y piadosa.

Primeros años
Nació en la familia principesca de Valaquia. Su padre, Basarab I, es el primer gobernante conocido del estado centralizado de Valaquia (1310?-1352). Sobre su madre sólo se sabe que se llamaba Margarita o Marghita (según los Sinaxarios de las iglesias en Câmpulung y Râmnicu Vâlcea), originaria de la familia húngara de Kökényes-Renold de Doboka/Dăbâca, actual Transilvania. Nacida como la hija mayor de la familia en torno a 1300-1305, fue bautizada con el nombre de Braida. Sus otros hermanos fueron una hermana, Ruxandra, junto a la cual disfrutó de la buena educación que se daba a una princesa, según la mentalidad de la Edad Media, y un hermano, Nicolae Alexandru, que fue el siguiente gobernante de Valaquia (1352-1364).

Como era usual en la Edad Media, Basarab I estaba interesado en fortalecer sus conexiones políticas con las vecinas casas reales y principescas, por ello casó a sus dos hijas con los zares de Bulgaria y Serbia. Braida se casó en torno a 1322 con el príncipe Iván Alejandro, déspota -líder regional- en Loveč, y como nieto del zar búlgaro Mihail Shishman, 1323-1330, aspirante al trono. Su hermana, Ruxandra, se casó con el príncipe serbio Stefan Uroš III Dečanski, (futuro zar de Serbia 1322 – 1331).

Emperatriz de Bulgaria
En su nueva residencia de Loveč, tomó como princesa el nombre de Teodora. Su actividad consistía en promover la vida cultural de los búlgaros. Patrocinó un gran centro cultural, es decir, una escuela medieval y un centro de copia y traducción de manuscritos del Monte Athos y Constantinopla al viejo búlgaro, o sea, a la lengua de la Iglesia Eslava, de modo que esos manuscritos pudieran ser difundidos por Europa oriental.

Miniatura del príncipe Iván Alejandro de Bulgaria, esposo de la Santa. Miniatura en los Tetraevangelia de Iván Alejandro.

Miniatura del príncipe Iván Alejandro de Bulgaria, esposo de la Santa. Miniatura en los Tetraevangelia de Iván Alejandro.

El trabajo iniciado aquí lo continuó después de que su marido se convirtiera en zar de los búlgaros en 1331 y se trasladaran a Tărnovo. Entre los manuscritos que se redactaron aquí hay una traducción búlgara de la Crónica de Masasses bizantina (1344–1345), actualmente conservado en el Vaticano; los Tetraevangelia de Iván Alejandro, hoy en la British Library; el Salterio de Tomić (1360), hoy en Moscú; y el Salterio de Sofia (1337). En la “Alabanza al zar Iván Alejandro”, comprendido en este Salterio, un fragmento se refiere a su familia de la siguiente manera: “¡Alégrate, fiel intercesor! ¡Alégrate, alabanza y gloria búlgara! ¡Alégrate, oh zar Alejandro! ¡Alégrate, Iván! ¡Alégrate con tu piadosa esposa, la zarina Teodora! Alégrate con tus dulces hijos, Miguel Asen y Stratsimir y Asen”. Es difícil saber si Teodora es descrita como piadosa simplemente por motivos poéticos o eran sus cualidades reales, pero su futuro tiende a probar una auténtica piedad.

En cualquier caso, esto es también una prueba de los hijos que nacieron de este matrimonio. Iván Alejandro y Teodora tuvieron tres hijos: Miguel Asen (conocido como Miguel Asen IV, nacido en 1322, co-emperador con su padre en Vidin desde 1331; murió en batalla en 1355), Iván Stratsimir (nacido en 1324 o 25, zar de Vidin de 1356 a 1396), e Iván Asen IV (nacido en 1326, murió en 1349 en combate) y una hija. Si su nombre era Basilisa, o Kera Tamara como indican otras fuentes, es difícil de asegurar. Kera Tamara (casada primero con un déspota llamado Constantino, y posteriormente enviudada y vuelta a casar con el sultán Murad de los otomanos (1326-1389), podría haber sido hija de la segunda esposa de Iván Alejandro, también llamada Teodora.

En sus casi dos décadas como emperatriz, Teodora llegó a ver a sus hijos lo suficientemente adultos como para ver casarse a uno de ellos, Iván Asen, con una sobrina valaquia. La muerte de Iván Asen en una batalla contra los turcos en 1349 es la única vez que ella aparece representada en las miniaturas de la Crónica de Manasses, junto al lecho de muerte de su hijo.

Muerte de Iván Asen. Miniatura de la Crónica de Manasse. La Santa aparece inclinándose sobre su hijo agonizante.

Muerte de Iván Asen. Miniatura de la Crónica de Manasse. La Santa aparece inclinándose sobre su hijo agonizante.

Repudiada de la corte real y skema monástico
Debido a su elevada educación y su especial cuidado materno, llegó a ser muy respetada por los búlgaros, quienes la alababan por su elegancia, piedad y humildad, y por sus actos de caridad. Pero esto no era atractivo para el zar. El matrimonio de Iván Alejandro y Teodoro no fue un éxito en absoluto. Iván Alejandro se enamoró de una hermosa judía llamada Sara, así que se divorció de Teodora en 1347 y se casó con ella. Para que el matrimonio fuese posible, Sara se convirtió a la ortodoxia y tomó el mismo nombre, Teodora, siendo proclamada zarina. Pasó a la historia como “la dama que ríe”. Los documentos oficiales de la corte siguen simplemente intitulándose “en nombre del zar Iván Alejandro y su esposa Teodora”. Según otras fuentes, Teodora Basarab fue repudiada por su marido en 1352, sólo después de la muerte de su padre Basarab de Valaquia.

En cualquier caso, Teodora Basarab no regresó a Valaquia, lo que hubiese causado un conflicto entre los dos países. Eligió, en cambio, ingresar en un monasterio de monjas cercano a Tărnovo, donde tomó los votos monásticos con el nombre de Teófana.

Sus hijos fueron reacios a admitir la presencia de la nueva zarina, y hay noticias de que la nueva emperatriz envenenó a dos de los tres hijos de Teófana, para imponer a su propio hijo, Šišman, como heredero del trono. En realidad, los dos murieron en batallas contra los turcos. Por supuesto, tampoco faltan suposiciones de que primero fueron heridos en combate y después envenenados, pero esto no puede confirmarse. El único que sobrevivió, Iván Stratsimir, primero co-emperador con su padre, con responsabilidad sobre la región occidental, pasó a ser plenamente independiente en su reinado de Vidin (1356). Iván Alejandro hizo a Šišman su co-emperador en Tărnovo. Šišman heredó el trono en 1371 y fue el último zar de Bulgaria. Es más, la división del país terminó con la formación del principado de Dobrotič en el este (la actual Dobrogea, parcialmente rumana), situación que condujo a una fácil conquista del país por los turcos, completada en 1395.

Mapa de Europa Oriental a mediados del s.XIV, con los reinos de Vidin y Tarnovo y el principado de  Dobruja-Valaquia-Moldavia.

Mapa de Europa Oriental a mediados del s.XIV, con los reinos de Vidin y Tarnovo y el principado de Dobruja-Valaquia-Moldavia.

Después de la secesión, en 1356 o incluso antes, Teófana abandonó el monasterio cercano a Tărnovo y se trasladó cerca de su hijo en Vidin, probablemente el monasterio Albotina (como los lugareños aún creen hoy), donde se dedicó a continuar el trabajo comenzado décadas antes en Loveč y Tărnovo. Stratsimir se casó ese mismo año o al siguiente con su prima Ana, hija del voivoda Nicolás Alejandro de Valaquia (1352-1364), otra mujer muy bien educada. Si Teodora tuvo algún papel en el arreglo de la boda entre su hijo y su sobrina, no se sabe.

Con Ana y Teófana, Vidin se convirtió en el centro cultural más importante de la Bulgaria de ese tiempo. Aquí se traducían y copiaban manuscritos, y fue compilado el interesante Florilegium (hoy en la biblioteca de la universidad de Graz), que comprendía vidas de santos y modelos de vida cristiana. La vida monástica conoció también un gran desarrollo. Se sabe que Ana encargó el Salterio de Vidin, escrito en 1359-1360, otra obra maestra artística de la Bulgaria medieval. La actividad cultural fue interrumpida por los otomanos del sultán Bayezid, que conquistó Vidin en 1396.

Veneración de Teófana
Teófana murió en Vidin o en algún lugar cercano, pero no se sabe cuándo. A pesar de que en realidad no hay mucha información escrita sobre sus obras, su vida virtuosa y ascética ha permanecido en la memoria de la gente en los Balcanes, por lo que fue canonizada por la Iglesia Búlgara. Es posible que la canonización tuviera lugar en tiempos del metropolita Joasaf de Vidin (1374-1400), que estaba bajo la jurisdicción del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla después del cisma ocurrido en la Iglesia Búlgara por razones políticas. El metropolita es también el biógrafo de otra Santa de Valaquia, Teodora de Sihla.

Icono ortodoxo rumano de las Santas Maura de Ceahlau (izqda.) Teófana Basarab (centro) y Teodora de Sihla (dcha.)

Icono ortodoxo rumano de las Santas Maura de Ceahlau (izqda.) Teófana Basarab (centro) y Teodora de Sihla (dcha.)

Las reliquias de Teófana fueron honradas en la catedral de Vidin. En 1396, tras la conquista de la ciudad por los turcos, la urna fue trasladada a Belgrado, donde permanecieron hasta 1520, cuando los turcos ocuparon también esta ciudad. Por orden del sultán Suleimán fueron trasladadas a Constantinopla, junto con las de Santa Parasceve y otras reliquias y bienes religiosos.

Cualquier intento de búsqueda sobre el posterior devenir de las reliquias y cómo ha sido venerada por los búlgaros ha sido infructuoso para mí. La poca información, con todo, no debería ser un obstáculo para considerarla una Santa, según las costumbres ortodoxas. Como sabemos, lo más importante en un proceso de canonización es la veneración popular, que sí se ha conservado. Hasta hoy hay muchas casas de cultura y organizaciones caritativas en Bulgaria que llevan el nombre “Santa Teófana Basarab”.

Mitrut Popoiu

Bibliografía:
– Sergiu Popescu, Darul Basarabilor pentru monahismul ortodox. Cuvioasa Teofana Basarab, prinţesa cu suflet de călugăriţă, en: ZiarulLumina, 25 de agosto de 2014.
– Al. Stănciulescu-Bârda, Cuvioasa Teofana Basarab, contemporană cu Sf. Nicodim, en: *** Episcopia Severinului și Strehaiei, 600 de ani de la nașterea în ceruri a Cuviosului Nicodim cel Sfințit, Turnu Severin, 2008, 99-113.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es