Las Beatas terciarias mínimas de Milazzo: ¿cuatro o tres?

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Antigua estampa de Santa Cándida, mártir de las catacumbas venerada en el Santuario de San Francisco de Paula, Milazzo (Italia).

Antigua estampa de Santa Cándida, mártir de las catacumbas venerada en el Santuario de San Francisco de Paula, Milazzo (Italia).

Santa Cándida, mártir romana, venerada en Milazzo. Tras solucionar el dilema de la verdad en torno a las reliquias de la santa mártir venerada en el Santuario de San Francisco de Paula en Milazzo, siempre he tenido la impresión de que la susodicha Beata Cándida nunca ha existido, y que el nombre sea un error inferido erróneamente de la historia para dar un nombre a una de las discípulas del Santo de Paula.

Esta deducción se apoya en el hecho de que en 1927, en un libro escrito por la Postulación General de la Orden de los Mínimos, en el cual se recogían y describían todos los testimonios de santidad de la Orden, no se citaba en absoluto a la susodicha Beata Cándida, sino tan sólo a las hermanas Leonti de Milazzo, sin ningún tipo de título, sino tan sólo como ejemplo de santidad paulina en Milazzo. ¡Todo esto es interesante!

Si “una antiquísima e ininterrumpida tradición milazzese consigna la figura de Cándida, popularmente venerada con el título de Beata, cuyo cuerpo se conserva en el Santuario de San Francisco de Paula, donde fue llevado en 1770”, ¿dónde está ahora ese cuerpo? Creo que esta afirmación es meramente diplomática para mantener la piadosa mentira de la piedad popular, que se puede explicar por el hecho de que el cuerpo atribuido a la Beata es en realidad el de una mártir romana, como atestigua su auténtica de 1784 y una conferencia sobre el tema dada después de mi precedente artículo. De hecho, sólo los historiadores del siglo XX atestiguan la historicidad de la Beata Cándida, basándose únicamente en un elemento, la urna, que hoy sabemos que no es la de Cándida de Milazzo. He aquí algunas citas:

Cartel de la conferencia dada en Milazzo sobre la mártir de las catacumbas.

Cartel de la conferencia dada en Milazzo sobre la mártir de las catacumbas.

1. “En la entrada, frente a la sacristía, está el cuerpo de la Beata Cándida, honrada por el culto popular” (Ryolo). Aquí ya se aprecia el error en torno a la atribución de las reliquias.

2. “Cuerpo de la Beata Cándida Leonte, virgen milazzesa, discípula de San Francisco de Paula, muerta con fama de santidad a finales del siglo XV” (Micale). Hágase notar este dato: Micale cita como apellido uno muy similar a las susodichas hermana Leonti, ¿por qué? ¿Es un error, o quería incluirla entre las hermanas Angélica, Pelagia y Blasa? Una curiosidad: Angélica Leonti es la única Beata milazzesa representada en el claustro de San Francisco de Paula de Grottaglie.

3. “En una antigua y artística urna de madera y cristal, está expuesto el cuerpo embalsamado de la Beata Cándida, virgen milazzesa discípula de San Francisco de Paula, muerta en fama de santidad en 1470 y de la cual la Santa Prefectura Apostólica oficializó la veneración de las sagradas reliquias con acta datada en Roma, 14 de junio de 1784. Pertenecía a la familia patricia de los Leonte y el escudo gentilicio está reproducido en mármol sobre el pavimento de la capilla”. (Micale-Petrungaro). Aquí comete el mismo error: con el apellido, con la fecha de la auténtica de las reliquias de Santa Cándida mártir y con las mismas reliquias. Todo elementos que no prueban que haya una Cándida de Milazzo, sino más bien al contrario: una figura inventada.

4. “Protegida por un cristal, está expuesta la Beata Cándida: se trata de un personaje ligado a la estancia milazzesa del Santo, cuyos restos fueron descubiertos en las labores de transformación del templo y ofrecidos al culto público. Los restos mortales del personaje están escondidos en el interior de un muñeco con partes anatómicas visibles de cera y revestido con un vestido blanco ricamente decorado según el gusto del tardío Settecento, sistemación claramente anacrónica pero de gran efecto. Una piedra sepulcral en el suelo de la capilla reproduce el escudo de los Leonti. Un antiguo crucifijo completa el altar”. (P. Felice Margarita O.M.) Aquí se vuelven a repetir los errores del apellido y de las reliquias.

Beata Angélica Leonti de Milazzo. Fresco del claustro de los Mínimos en Grottaglie, Italia.

Beata Angélica Leonti de Milazzo. Fresco del claustro de los Mínimos en Grottaglie, Italia.

5. “Cuerpo encerado de una monja local, contemporáneo de San Francisco y conocida por él, de nombre Cándida; el obispo del templo le concedió el culto de “Venerable”; fue una piadosa sierva del Señor. La piadosa Sierva de Dios pidió a San Francisco un recuerdo antes de que volviera a Calabria; el Santo, al día siguiente, la hizo encontrar su rostro pintado en la puerta de su casa; el cuadro sobre el cual el Santo dejó su propio rostro, permaneció expuesto en el altar hasta que se quemó en el incendio de 1908; ampolla de sangre de la piadosa venerada Cándida”. (P. Felice Margarita O.M.). Una vez más, errores: en la atribución de las reliquias y el nombre, que parece que sea el de las reliquias y no el de una “monja local”. En fin, otro elemento común en los historiadores del siglo XX es la mención del episodio de la efigie milagrosamente dejada por el Santo sobre la puerta de la casa de Cándida. Creo que este elemento no confirma la historicidad del personaje, y mucho menos su nombre.

El historiador y autor de “Melazzo Sagra”, padre Francesco Perdichizzi, afirma: “La capilla de San Francisco de Paula con un cuadro que mueve a devoción, de pintura sobre tabla, y a cepillo por lo que parece extraño, por lo cual muchos señores vicerrectores han querido una copia, fue datada en el año 1549 por la familia antigua de Rifarca, venida de Messina, donde era propiedad de los ciudadanos”. Este texto no sostiene la tradición reportada en muchos textos de historiadores del siglo XX sobre Cándida de Milazzo, que “al partir el Santo, le había pedido un recuerdo, y el Taumaturgo Paulino le había concedido su petición, imprimiendo prodigiosamente su imagen en la puerta de la casa de Cándida”. Es la susodicha Sagrada Tabla, cuya copia está en San Pier Niceto (ME), cuyo original milazzese fue destruido en un incendio en 1908.

Dicho esto, creo que la verdadera prueba de la existencia histórica de una Beata llamada Cándida sea el texto de la Orden de los Mínimos que, citando los ejemplos de santidad de la Orden que vivieron en la provincia de Messina, no da fe de ninguna Cándida. ¡Esta prueba habla por sí misma!

Pintura de la Beata Angélica Leonti de Milazzo. Octubre 2013.

Pintura de la Beata Angélica Leonti de Milazzo. Octubre 2013.

Concluyo citando la noticia, extraída del susodicho libro -de forma muy similar aparece en el libro sobre el Claustro de San Francisco de Paula en Grottaglie- sobre las tres hermanas Leonti:

Angélica, Pelagia y Blasa Leonti
Del III Ord. (1559 – 1591)

Hermanas de Milazzo, las tres fueron ornamento de este Instituo. El ayuno era su alimento; la oración su recreación; la asistencia a los pobres enfermos su mayor ocupación. Gozaron siempre de la visión del Ángel Custodio, que era su Maestro y su Guía. Su muerte fue preciosa a ojos del Señor y de los hombre. Angélica murió en 1559, Pelagia en 1591.

Damiano Grenci

Bibliografía y sitios:
* AA. VV. – Biblioteca Sanctorum (Enciclopedia dei Santi) – Voll. 1-12 e I-II appendice – Ed. Città Nuova
* C.E.I. – Martirologio Romano – Libreria Editrice Vaticana – 2007 – pp. 1142
* Chillemi F. – Milazzo città d’arte – Edizioni GBM by GEM s.r.l. – Messina, 1999, pag. 133
* Grenci Damiano Marco – Archivio privato iconografico e agiografico: 1977 – 2014
* Margarita Felice – Guida per la visita al Santuario S. Francesco di Paola in Milazzo – Tipografia Lombardo – Milazzo, 1995, pag. 31
* Micale A. – Milazzo guida turistico artistica – Arti Grafiche S.T.E.S. s.r.l., 1974, pag. 19
* Micale A. e Petrungaro G. – Milazzo ritratto di una città – Edizioni “La nuova provincia” – Milazzo, 1996, pag. 104
* Postulazione Generale (a cura) – L’Ordine dei Minimi nella luce dei Santi – Roma, 1927
* Ryolo D. – Guida storico turistica di Milazzo – Sicilia nuova Editrice – Milazzo, 1974, pag. 17
* Sito web di cartantica.it (Santa Candida martire a Roma, venerata a Milazzo)
* Sito web di oggimilazzo.it (S. Francesco di Paola: «La Beata Candida è un ”falso”»)
* Sito web di preguntasantoral.es (Santa Càndida, màrtir venerada en Milazzo)
* Sito web di santibeati.it (Beata Candida da Milazzo)
* Sito web di webalice.it (La Beata Candida di Milazzo)
* sito web di wikipedia.org (Santa Candida)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santa Cándida, mártir venerada en Milazzo (ME)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Cuerpo de Santa Cándida, mártir de las catacumbas venerada en Milazzo (Italia).

“Una antigua e ininterrumpida tradición de Milazo, provincia de Messina en Sicilia, nos presenta la figura de una Santa Cándida, venerada como Beata, cuyo cuerpo se guarda en el Santuario de San Francisco de Paula en Milazzo”. Así comienza el error hagiográfico en este famoso Santuario. Hay que decir que la venerada imagen conservada en Milazzo, realmente no es una “monja” vinculada con San Francisco de Paula, sino una mártir de las catacumbas, como puede comprobarse  viendo el simulacro o figura yacente de cera que contiene los huesos y un documento sobre la “auténtica” que dice: “Para garantizar la autenticidad de las reliquias, fue redactado el documento de “auténtica”, y firmado por el mismo Prefecto Fray Javier Cristiani, obispo de Porfiria, con fecha 19 de junio del año 1784”.

FR. JAVIER CRISTIANI
De la Orden de los Eremitas de San Agustín
Por la gracia de Dios y de la Sede Apostólica
Obispo de Porfirio – Prefecto de la Sacristía Apostólica,
Prelado doméstico y asistente al Solio Pontificio
Declaramos ante todos los que vean el presente documento, que sin duda alguna estas Sagradas Reliquias fueron extraídas de las catacumbas de Santa Ciríaca y guardadas por el S.mo D.N.PP. examinadas y reconocidas por la Sagrada Congregación de las Indulgencias y de las Sagradas Reliquias y que nos donamos para mayor gloria de Dios Omnipotente y para veneración de sus santos y que es el SAGRADO CUERPO con VASO DE SANGRE de SANTA CANDIDA MARTIR, colocado en una urna de madera… bien cerrada y sellada por un pequeño sello y que en el nombre del Señor, permitimos a todos los que la cuiden, tenerla junto a sí mismos, donarla a otros y exponerla a la veneración pública en cualquier iglesia, oratorio o capilla, con Oficio y Misa según decreto de la Sagrada Congregación de Ritos de fecha 11 de agosto de 1691. Hemos ordenado explicarlo en este documento escrito de nuestro puño y confirmado con nuestro sello, en Roma, el día 10 (12 ó 19) de junio del año 1784 (7).

Vista de la "auténtica" de Santa Cándida, mártir de las catacumbas venerada en Milazzo.

Como se puede deducir del citado documento (auténtica) la llamada Beata Cándida de Milazzo es una mártir extraída de las catacumbas de Santa Ciriaca. Este simulacro o estatua yacente no está vestida a la manera habitual romana y tiene una palma y se dice: “En la mano derecha de la Beata fue puesta la reproducción de una palma, símbolo cristiano de la victoria de los santos sobre la muerte”, lo que es un grave error de representación iconográfica, ya que la palma es el símbolo del martirio, y además tiene un vaso con su sangre, dicho en la misma “auténtica”. La misma hechura de esta figura yacente o simulacro es similar a la de otros cuerpos santos o mártires de las catacumbas presentes en Italia y en el resto de Europa. Pongamos algunos ejemplos:
– El cuerpo de Santa Columba, venerado en la Catedral de Bari.
– El cuerpo de Santa Clementina, venerado en Castelguidone (autentificado por el mismo Fray Javier Cristiani, con su “auténtica” preestampada igualmente a la de Cándida y con los mismos datos, a saber: nombre de la catacumba, descripción del cuerpo y fecha).
– El cuerpo de Santa Clementina, venerado en Correggio.
– El cuerpo de Santa Columba, venerado en Naro.
– El cuerpo de Santa Cristina, venerado en Osma (Soria) en España.
Todos estos ejemplos son una prueba de que había una escuela de arte que realizaba de la misma manera a estos simulacros o figuras yacentes que contienen reliquias autentificadas por la Sede Apostólica.

Cuerpo de Santa Clementina, mártir de las catacumbas venerada en Correggio (Italia).

Yo creo que el caso de Santa Cándida venerada en Milazzo (Messina) es actualmente el ejemplo más absurdo que conozco cuando he investigado la identidad histórica de las reliquias de las catacumbas. Por lo general, la fantasía de nuestros padres, por tener el mismo nombre, ha “convertido” el cuerpo de un santo con el de otro santo mártir del Martirologio Romano, y en este caso concreto se ha cambiado la identidad de una mártir de los primeros siglos de la Iglesia de Roma, con la de una virgen consagrada, una monja, una Beata envuelta en una aureola de santidad, como es la Beata Cándida de Milazzo, que realmente nunca ha sido beatificada por la Santa Sede ni es reconocida como tal por la Orden de los Mínimos, pero que es venerada localmente en el Santuario de San Francisco de Paula.

La documentación y la comparación iconográfica con otros simulacros similares de cuerpos santos, esta es una imagen devocional bien conocida en Milazzo desde los años cuarenta y que identifica a nuestra Cándida como una virgen mártir. Pero sin prescindir de la beata milanezza (la Beata Cándida de Milazzo), hay que decir que nuestro simulacro o figura yacente de Sicilia contiene el cuerpo santo de una mártir de las catacumbas también llamada Cándida.
Santa Cándida mártir, ruega por nosotros.

Damiano Grenci

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es