San Pedro y la Cárcel Mamertina

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista de la fachada y entrada al Tullianum o Cárcel Mamertina, Roma (Italia).

El Tullianum (o Cárcel Mamertina), se encuentra en el Clivio Argentario por debajo de la Iglesia de San Giuseppe dei Falegnami y puede considerarse como la más antigua y durante un largo período de tiempo, la única casa de detención en Roma. De acuerdo con Livio, fue hecha construir por el rey Anco Marcio.

La parte frontal, que aun hoy es posible observar, dataría de la Edad Imperial como se puede confirmar por la inscripión que lleva los nombres de los cónsules M. Cocceyo Nerva y C. Vibio Rufino: no se conoce con exactitud su fecha de construcción, pero puede fijarse entre los años 39 y 42 de nuestra Era.

Esta muralla o pared rodea una fachada más antigua, construida con ladrillos de la llamada Gruta Oscura. Se puede acceder al interior atravesando una entrada, recientemente inaugurada, que permite avanzar hasta una habitación de forma trapezoidal, también construida con ladrillos de toba, que provienen de Monteverde y del Aniene y que data aproximadamente de la segunda mitad del siglo II.

Originariamente, la entrada se caracterizaba por una pequeña puerta, que ahora ha sido sustituida por un muro o pared, puesta a un nivel superior con respecto al pavimento actual que surgía de la pared de la derecha. Más allá de esta pequeña puerta se podía acceder a otras habitaciones de la prisión, conocidas con el nombre de Lautumiae ya que se obtuvieron mediante la excavación de pozos antiguos de barro.

Prisión de los Santos Pedro y Pablo. Cárcel Mamertina, Roma (Italia).

Sobre la superficie del pavimento se puede observar una apertura circular que originariamente representaba la única vía de acceso a la zona de abajo, a la que ahora se accede por una escalera moderna. Este área era llamada Tullianum y esta era la parte más oculta de la prisión y la más temida por los presos: de hecho, en su interior eran arrojados los prisioneros de Estado que con posterioridad eran asesinados por estrangulamiento.

Entre los prisioneros que fueron destinados a esta triste suerte, podemos recordar a: Sejano y sus hijos en el año 31 después de Cristo; el cabecilla de los Galos, Vercingetórix, durante el año 49; los Catilinarios en el año 60; el soberano de Numidia, Yugurta, en el año 104; los partisanos de Cayo Graco, en el curso del año 123 y otros.

Según se nos narra en una antigua tradición, aqui estuvieron como prisioneros también los Santos Apóstoles Pedro y Pablo: en particular, parece que San Pedro, durante su estancia en el Tullianum junto a San Pablo, cayó golpeándose la cabeza con una pared, dejando allí su marca o impronta.

Una vez encerrados en la oscuridad de esta estancia, los apóstoles fueron capaces de realizar un milagro haciendo brotar un manantial de agua (el agua del manantial deriva del término latino tullus del que deriva el nombre Tullianum). Asimismo, los apóstoles consiguieron convertir al cristianismo a Proceso y Martiniano, ambos carceleros, los cuales entonces abandonaron la cárcel, siendo posteriormente también martirizados.

Vista de la escalera que permite descender al Tullianum. Cárcel Mamertina, Roma (Italia).

La Cárcel Mamertina se convirtió en lugar de culto en el año 314, cuando el Papa San Silvestre la dedicó a S. Pietro in Carcere.

En una restauración reciente, han emergido en parte unos frescos en los que se puede releer lo que ya se conoce por tradición, reforzando la coherencia del culto a San Pedro debido a una iconografía que lo representa como Vicario de Cristo, pues detrás de él se representa a Jesús, que pone sus manos sobre la espalda de Pedro, a quién mira fijamente y le sonríe.

Ella misma, es una experiencia increíble para fortalecer la fe y de reconocimiento de la continuidad fundamental de aquel lugar, de la tradición y del tránsito entre la experiencia civil romana y la religión cristiana y no solo eso.
Después de la Basílica de San Pedro, el corazón del culto petrino se encuentra en esta Cárcel, siendo esta, un importante lugar de culto y veneración de la Roma cristiana y apostólica.

Damiano Grenci

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es