Santa Celerina de Capodimonte

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Vista de la figura yacente, la lápida y el vaso de la Santa. Templo de Capodimonte, Nápoles (Italia).

No sólo hay que criticar las cosas mal hechas, sino que también hay que alabar las cosas bien hechas en cuanto al tema de los corposantos. Por eso me parecería interesante escribir algunos artículos dedicados a corposantos (femeninos, en mi caso, por ser ésa mi especialidad) que se veneran con pleno conocimiento de causa y no dan el lamentable panorama de confusiones y errores que se dan en otras partes.

Podemos hablar así de Santa Celerina, virgen y mártir de las catacumbas que se venera en Capodimonte (Nápoles).  Las estampas difundidas de la urna donde reposa (que adjunto al artículo) proveen de una interesante información al reverso acerca de la traslación y estado actual de este cuerpo, algo que todas las estampas deberían incluir.

En ella, se nos dice que el 25 de junio de 1836, Su Santidad Gregorio XVI daba al marqués Santangelo, Ministro de Estado de Fernando II, el sagrado cuerpo de Santa Celerina, tomado de la catacumba de Santa Ciríaca al Verano en Roma. Con ella fueron entregadas la ampolla teñida de sangre y la lápida del lóculo, que reza sencillamente así:

CELERINA IN PACE QUIESCE

“Celerina, descansa en paz”

Los sagrados restos estuvieron en propiedad de esta familia hasta que el 7 de agosto de 1946, los herederos de Santangelo entregaban la preciosa reliquia al arzobispo de Nápoles, para la cual se erigió una capillita en el Templo de la Coronada, donde reposa hasta día de hoy.

Acuarela de la Santa con detalle del vaso y el epitafio.

Observando la urna vemos que los restos han sido colocados dentro de una figura de cera, bien vestida, con los atributos necesarios, los lirios de la virginidad y el corte en el cuello, que indica martirio en general. Al fondo, y bien visible, la lápida, y la ampolla con sangre. Estos objetos identificatorios no siempre están en todas las tumbas, pero si están, es importante darlo a conocer.

Bueno, he aquí un ejemplo de cómo se deben hacer las cosas para exponer un corposanto y tener bien informadas a las personas acerca de su auténtica naturaleza, procedencia, y lo que se puede saber de esa persona (lo del martirio parece claro por el vaso de sangre, lo de la virginidad ya es más aventurado: es más en representación de una virtud que en algo que realmente pueda comprobarse).

Meldelen

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es