San Barsoum al-‘Uryan el desnudo

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono copto del Santo.

Icono copto del Santo.

Barsoum (Barsauma), cuyo nombre en siríaco significa “hijo del ayuno”, nació en El Cairo a mediados del siglo XIII en el seno de una rica familia. Su padre, al-Wagih Mufaddal, era un secretario de la administración civil en tiempos del reinado de Saragat al-Durr (1250-1252), la última reina de la dinastía ayyubida y también la única mujer que ha gobernado en toda la historia del Egipto islámico. La madre de Barsoum pertenecía a la familia de al-Tabban, que también era muy rica e influyente. Algunos historiadores, como Graf y Coquin, sostienen que Barsoum también era un funcionario al servicio de Saragat al-Durr, pero este dato no es confirmado por ninguna fuente hagiográfica. Según la datación más probable – que es la que defiende Kamil -, durante el reinado de Saragat al-Durr, Barsoum era solamente un niño.

Después de la muerte de sus padres, un tío materno se quedó con toda la herencia que le correspondía a Barsaum y él, que tenía unos veinte años de edad, en vez de hacer valer sus derechos ante las autoridades civiles, decidió dejar el mundo con todas sus comodidades y vivir pobremente a las afueras de la ciudad. Llevaba puesta solamente una capa arrugada que apenas lo cubría y de ahí le viene el apelativo de “el desnudo”. El historiador Mufazzal al-Mufaddal afirma que Barsoum se dedicó a llevar una vida ascética pero no en las afueras de la ciudad, sino dentro de la iglesia de Harat Zuwaylah de El Cairo.

Transcurridos cinco años, Barsoum se estableció en una gruta dentro de la iglesia de San Mercurio, en el Cairo Viejo. A excepción del Sinaxario Copto y de un Antifonario también copto, el resto de las fuentes históricas dicen que dentro de la gruta había una enorme serpiente que, gracias a las oraciones de Barsoum, se convirtió en un animal doméstico que convivió con él por espacio de unos veinte años, pasados los cuales, el santo se mudó a la terraza de la iglesia, en la que vivió otros quince años.

Tumba del Santo.

Tumba del Santo.

En el año 1301 los musulmanes desencadenaron contra los cristianos una terrible persecución y para identificarlos, les obligaron a ir vestidos de azul. Barsoum no hizo caso, siguió con su raída capa y un turbante blanco, por lo que fue arrestado y encarcelado. El hagiógrafo Coquin defiende que el motivo del arresto fue otro: el santo habría permanecido de manera ilegal dentro de un edificio público. En prisión estuvo menos de una semana, pasada la cual le permitieron que viviera donde y como quisiera. Él, entonces, se fue al monasterio de Sahran, en las cercanías de Hilwan, al sur de El Cairo y continuó llevando el turbante blanco sin mostrar ningún miedo a las autoridades musulmanas. Así anduvo durante unos quince años, muriendo el día 5 del mes nasi del año 1033 (28 de agosto del año 1317), o sea, que murió siendo anciano.

preguntasantoral_anticopia_articulo20150917

Fue sepultado en el monasterio de Sahran, que inmediatamente fue llamado monasterio de San Barsoum, que se convirtió en meta de peregrinación de fieles tanto coptos y de otras tradiciones cristianas, como musulmanes. Al santo se le atribuyen más de treinta milagros tanto realizados en vida como después de muerto y su fama de santidad traspasó las fronteras de Egipto e incluso, de la Iglesia Copta. Así lo recuerda el historiador melquita Ibn al-Suqa’i, que fue contemporáneo suyo.

Detalle de la tumba del Santo.

Detalle de la tumba del Santo.

Aunque era un asceta, en verdad no fue un monje en el sentido estricto de la palabra y no tuvo ninguna autoridad eclesial. Aun así, San Barsoum es uno de los santos más populares en Egipto. De hecho, la Iglesia Copta lo compara con Moisés, San Juan Bautista, San Pablo el primer ermitaño y San Antonio abad.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Crum, W.E., “Barsauma the Naked”, Sociedad de Arqueología Bíblica, 1907
– Tawdrus, S., “La diócesis de Hilwan y el monasterio de San Barsauma el desnudo”, al-Qahira, 1972.
– VV.AA., “El gran santo Apa Barsauma el desnudo”, al-Qahira, 1988
– VV.AA., “Historia de la vida del gran Santo Amba Barsauma el desnudo, en la historia de los padres de la Iglesia Copta”, al-Qahira, 1936.
– Wadi, A., “Bibliotheca sanctórum orientalium, tomo I”, Città Nuova Editrice, Roma, 1998.

Enlace consultado (23/08/2015):
– www.biblicalarchaeology.org

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Santos mártires coptos de Libia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono copto de los 21 mártires, obra de Tony Rezk.

Icono copto de los 21 mártires, obra de Tony Rezk.

El sábado pasado, día 21 de febrero, Su Santidad Tawadros II, Papa de Alejandría y Patriarca de la Iglesia Copta Ortodoxa, anunció que los 21 mártires coptos asesinados en el mes de enero por el IS en Libia serán incluidos en el Synaxarion Copto, conmemorándose su martirio el día 8 del mes Amshir, o sea, el 15 de febrero del calendario gregoriano, día en el que además la Iglesia Ortodoxa Copta conmemora la fiesta de la Presentación de Jesús en el Templo. Tengamos en cuenta que el calendario litúrgico copto es el juliano que tiene trece días de diferencia con el calendario gregoriano.

El asesinato de estos 21 cristianos coptos a manos del Estado Islámico fue un martirio en toda regla. El obispo copto católico de Giuzeh, Anba Anthonios Aziz Mina, dijo a la Agencia Fides que “aunque el video de las ejecuciones se ha realizado como si se tratara de una terrible representación cinematográfica con el objetivo de sembrar el terror, sin embargo en este vídeo se ve como algunos mártires en el momento de su terrible ejecución repiten las palabras “Señor Jesucristo”. El nombre de Jesús fue la última palabra que pronunciaron sus labios. Como en la pasión de los primeros mártires, se confiaron en Aquel que poco después los acogería en su seno. Así celebraron su victoria, la victoria que ningún carnicero les podrá quitar. Ese nombre susurrado en el último instante fue el sello de su martirio”.

La comunidad internacional, toda persona de buena voluntad, se estremeció al ver este vídeo y todos se solidaron con la Santa Iglesia Copta, maltratada y castigada por los asesinos de IS, pero que contaba con 21 nuevos mártires. El Santo Padre Francisco, en una comunicación con Su Santidad Tawadros II, le decía emocionado que “habían sido decapitados por el solo hecho de ser cristianos y que esos mártires lo eran de la Iglesia universal”.

Detalle de los rostros de los mártires en el vídeo difundido por sus verdugos.

Detalle de los rostros de los mártires en el vídeo difundido por sus verdugos.

En este blog hemos escrito infinidad de veces sobre santos mártires de los primeros siglos de la Iglesia y no puede pasar un solo día más sin que escribamos sobre estos nuevos santos contemporáneos. Por eso es de vital importancia saber quiénes eran, de donde venían, cómo vivían. Sabemos que procedían de aldeas cercanas a Minya en Egipto y que trece de ellos eran de la localidad de Al-Our, donde habían trabajado en los campos de trigo y de alfalfa, y donde habían jugado y correteado entre vacas, cabras y burros. Fue el hambre y la miseria quienes les empujaron hacia Libia buscando trabajo.

Aunque no dispongamos de mucha información, demos al menos algunos datos. El 6 de mayo del pasado año, tras varias semanas de vacilaciones, el joven Yusef Shukri hizo la maleta y se puso en camino hacia la ciudad de Sirte. Aquel mismo día, otros vecinos de El Our iniciaron el mismo viaje. Todos terminaron en manos de los asesinos de IS quienes los decapitaron en una playa de Tripolitania. Estos días, en Internet hemos podido acceder a algunas declaraciones de algunos familiares, quienes llenos de fervor y orgullosos de sus mártires, sólo han tenido palabras de fe, esperanza y amor.

Yusef Shukri es el primero que aparece desfilando con las manos atadas y el mono naranja. Su hermana Malak, que vio el terrible vídeo, dice: “Lo reconocí al momento. Murió degollado pero con el nombre de Jesús en la boca. Es un mártir. Nosotros vivimos en un pueblo de campesinos y aquí no hay trabajo; por eso mi hermano, después de hacer el servicio militar obligatorio decidió marcharse a Libia. Hablé con él el día 2 de enero y estaba muy preocupado porque a finales de diciembre, los del IS habían secuestrado a un grupo de emigrantes de nuestro pueblo que vivían en Sirte. Al día siguiente, mi hermano corrió la misma suerte”.

Instantánea de uno de los mártires pronunciando el nombre de Jesús antes de morir.

Instantánea de uno de los mártires pronunciando el nombre de Jesús antes de morir.

La alarma había saltado cuando el 28 de diciembre fue secuestrado Samuel Alhan, un fontanero de 30 años junto con otros seis cristianos coptos. Era mediodía, habían dejado Sirte y llevaban algo más de media hora en la carretera cuando unos encapuchados les dieron el alto y los secuestraron. Bebaui, hermano de Samuel dice: “Derramaron su sangre porque eran egipcios y coptos, pero su muerte no será en vano. Su asesinato servirá para que muchos conozcan realmente lo que es el Estado Islámico, que no son ni musulmanes ni cristianos; no tienen relación con ningún Dios”.

Emad Suliman dice que aquel primer secuestro puso a los yihadistas sobre la pista de resto de cristianos coptos que residían en Sirte. “Según nos han contado algunos musulmanes que vivían por los alrededores, los yihadistas les obligaron a revelar su domicilio. Los terroristas llegaron con un listado de objetivos preguntando nombre por nombre. Mi hermano Maged fue capturado por los muyahidines la madrugada del 3 de enero en el asalto a la casa que compartía con otros doce compañeros”.

Jalaf Henin, primo del más joven de los mártires, Milad Makkin, que sólo tenía 21 años de edad, dice que “desesperado por la falta de trabajo y forzado por la penuria familiar, se enroló en el pelotón que marchó hacia Libia. Primero fueron en autobús a Alejandría y desde allí marcharon a Libia. Nunca quisimos que se fuera porque escuchábamos que había problemas. De hecho, aplazaron el viaje durante unos meses, pero al final los amigos que allí vivían los llamaron y los convencieron. Ahora son mártires de Jesús y en el cielo están mejor que aquí”.

Instante del martirio, grabado en vídeo por los verdugos.

Instante del martirio, grabado en vídeo por los verdugos.

Isa, pariente del mártir Tawadros Yusef, que estaba casado y tenía tres hijos, en las puertas de la iglesia de la Virgen María, dice: “Se lo llevaron unos enmascarados. Capturaron a los cristianos y dejaron libres a los musulmanes”. Sania, una mujer copta de unos treinta años de edad, añade: “Aquí somos todos como una sola familia. Estos mártires eran nuestros mejores jóvenes, eran unos santos, rezaban, ayunaban y eran caritativos con toda la gente”.

Shenouda Nagaty Anis, hermano del mártir Lucas Nagati, ha dicho que “cuando lo hemos sabido, mi madre ha venido a casa y se ha deshecho en lágrimas, pero estamos orgullosos de ellos porque han mantenido la fe en Jesús hasta el último momento. Su hija nació después de irse a Libia y ya nunca la verá”.

Beshir Astafanous Kamel, hermano de los mártires Bishoy y Somaily Estafanos Kamel, de 25 y 23 años de edad, también dijo: “No consigo aun hacerme a la idea de que no los volveré a ver. Los han matado solo porque eran cristianos, pero el nombre de Jesucristo estaba en sus labios cuando fueron asesinados. Estaban orgullosos de ser cristianos y yo estoy muy orgulloso de ellos. Me alegra que los del Estado Islámico no cortaran en el video la parte en la que ellos expresan la fe en Jesucristo, porque esto nos ha ayudado a fortalecer nuestra fe. La gente del pueblo ya no está triste, sino alegre, se felicitan unos a otros, porque ahora tenemos a unos mártires en el cielo. Querido Dios, abre sus ojos para que se salven y dejen la ignorancia y las enseñanzas erráticas que han recibido”. Y añadía: “Hoy, hablando con mi madre le pregunté que haría si viese a los asesinos de mis hermanos por la calle y me dijo que le pediría a Dios que les abran los ojos para que se conviertan y los invitaría a casa porque nos han ayudado a entrar en el reino de los cielos”. ¡Esto es tremendo, son las palabras de una mujer casi analfabeta, de más de sesenta años, pero con una fe inquebrantable en Jesús de Nazareth!

Sepelio de los mártires.

Sepelio de los mártires.

Estos son los nombres de los mártires, esculpidos en los corazones de todos los cristianos e inscritos en el Libro de la Vida: Milad Makeen Zaky, Abanub Ayad Atiya, Maged Solaiman Shehata, Yusuf Shukry Yunan, Kirollos Shokry Fawzy, Bishoy Astafanus Kamel, Somaily Astafanus Kamel, malak Ibrahim Sinweet, Tawadros Yusuf Tawadros, Girgis Milad Sinweet, Mina Fayez Aziz, Hany Abdelmesih Salib, Bishoy Adel Khalaf, Samuel Alham Wilson, un trabajador de un pueblo de Awr aun no identificado, Ezat Bishri Naseef, Lucas Nagaty Anis, Gaber Munir Adly, Esam Badir Samir, Malak Farag Abram y Sameh Salah Faruq. Santos mártires coptos de Libia, rogad por nosotros.

Este artículo lo hemos confeccionado en base a diferentes informaciones aparecida durante todos estos días en diferentes medios de comunicación.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Contestando a algunas breves preguntas (XIX)

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Antiguo pergamino del Libro de Enoc.

Antiguo pergamino del Libro de Enoc.

Pregunta: Las distintas Iglesias y Ritos Cristianos ¿compartimos la misma Biblia?, ¿son iguales todos los libros que contiene?

Respuesta: La Biblia de las Iglesias Ortodoxas tiene ocho libros más en el Antiguo Testamento. Son éstos:

– Tercer Libro de los Reyes
– Cuarto Libro de los Reyes
– Canción de los Tres Niños (nosotros la tenemos como parte del Libro de Daniel)
– Tercer Libro de Esdras
– Historia de Susana (nosotros la tenemos como parte del Libro de Daniel)
– Bel y el dragón (nosotros lo tenemos como parte del Libro de Daniel)
– Tercer Libro de los Macabeos
– Oraciones de Manasés

Las Iglesias Coptas y Etiópicas admiten además otros dos libros:

– Libro de Enoc
– Libro de los Jubileos

Pregunta: Si se leen los evangelios se sabe que los dos ladrones que fueron crucificados con Cristo, lo insultaban. Si es así, ¿por qué a uno lo tenemos como santo?.

Respuesta: En primer lugar quiero decirte que sobre San Dimas ya escribimos un artículo hace cuatro años.

"Cristo y el Buen Ladrón", óleo de Tiziano Vecellio.

“Cristo y el Buen Ladrón”, óleo de Tiziano Vecellio.

Es verdad que los evangelistas Mateo y Marcos dicen que ambos bandidos crucificados con Él, lo insultaban (Mateo, 27, 44) y (Marcos, 15, 32), pero el evangelista Lucas hace una salvedad: “Uno de los malhechores colgados le insultaba: ¿No eres tu el Cristo? ¡Pues sálvate a ti y a nosotros! Pero el otro le respondió diciendo: ¿Es que no temes a Dios, tú que sufres la misma condena?… Y decía: Jesús, acuérdate de mi cuando estés en tu Reino. Y Jesús le respondió: Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso” (Lucas, 23, 39-43), o sea, que uno de ellos se arrepintió y este detalle nos parece que hay una cierta contradicción entre los tres evangelistas.

No hay una contradicción, ya que según Orígenes, San Cirilo de Alejandría, San Juan Crisóstomo y otros, al principio ambos lo insultaban, pero en el transcurso del tiempo en el que estuvieron crucificados, uno cambió de opinión y esta es la diferencia que establece Lucas sobre los otros dos evangelistas. Ante la inminencia de su muerte y viendo la mansedumbre de Cristo, uno de ellos fue tocado en su interior y por temor o por amor, la realidad es que se arrepintió y fue perdonado, siendo canonizado por el mismísimo Hijo de Dios. Es verdad que cuando fue crucificado, Dimas estaba enemistado con Dios, pero en algún momento cambió y se arrepintió. Este pasaje nos demuestra el valor del arrepentimiento y la misericordia de Dios.

Pregunta: A lo largo de estos años de existencia del blog habéis escrito muchos artículos sobre los mártires españoles del siglo pasado, pero en ningún caso habéis comentado que algunos de ellos fueron asesinados por ahogamiento. ¿Es que esta clase de martirio no se practicó con ninguno de ellos?

Sepulcro de los beatos  Enrique Izquierdo y Eleuterio Marne. Convento de Las Caldas.

Sepulcro de los beatos Enrique Izquierdo y Eleuterio Marne. Convento de Las Caldas.

Respuesta: Pues la verdad es que si ocurrió porque, a “bote pronto” se me vienen a la cabeza los nueve dominicos que fueron ahogados en Cantabria y sobre los cuales tendremos que escribir un artículo mucho más extenso. Pero contestando brevemente a tu pregunta, te diré que el 23 de diciembre de 1936, todos los dominicos del convento de Las Caldas, fueron detenidos y tras pasar por la cárcel, fueron ahogados en el Mar Cantábrico, frente a Santander.

Estos son los beatos: José María García Tabar, Pedro Luís Luís, Miguel Rodríguez González, Eleuterio Marne Mansilla, Bernardino Irurzun Otermín, Manuel Gutiérrez Ceballos, Enrique Izquierdo Palacios, Eliseo Miguel Largo y Enrique Cañal Gómez. El mar se mostró “generoso” y aunque los mártires llevaban colgados pesos para que se hundieran, devolvió los cuerpos de algunos de ellos a la orilla. Lo dicho, escribiremos más adelante un artículo completo sobre estos beatos mártires. Y es posible que algún otro “se me haya quedado en el tintero”.

Pregunta: Como sacerdote católico romano que soy, ¿puedo conocer los trámites, protocolos o pasos para ver la posibilidad de cambiar de rito al vuestro? Desde ya, muchísimas gracias.

Respuesta: Bueno, en primer lugar tengo que decirte que salvo Mitrut y Dragoljub (que son de rito bizantino), el resto de los colaboradores del blog pertenecemos al rito latino o romano. Dicho esto, queremos decirte que lo que tienes que hacer es plantearle este tema a tu obispo y si obtienes su consentimiento, buscar a otro obispo de rito distinto – el que tu deseas – y que te admita bajo su jurisdicción. Si consigues ambas cosas, seguro que ellos tramitarán lo que tengan que tramitar. Asimismo quiero decirte que yo tengo a dos sacerdotes amigos que son bi-rituales: uno celebra tanto en rito latino como en rito bizantino y el otro celebra en rito latino y en rito armenio.

Pregunta: ¿Podíais indicarme el texto del Rorate Coeli?

Respuesta: Pues ahí lo llevas:

Rorate coeli desuper,
et nubes pluant iustum.
Ne irascaris Domine,
ne ultra memineris iniquitatis:
ecce civitas Sancti facta est deserta:
Sion deserta facta est:
Ierusalem desolata est:
domus sanctificationis tuæ et gloriæ tuæ,
ubi laudaverunt te patres nostri.
Rorate coeli desuper,
et nubes pluant iustum.
Peccavimus, et facti sumus tamquam immundus nos,
et cecidimus quasi folium universi:
et iniquitates nostræ quasi ventus abstulerunt nos:
abscondisti faciem tuam a nobis,
et allisisti nos in manu iniquitatis nostræ.
Rorate coeli desuper,
et nubes pluant iustum.
Víde Domine afflictionem populi tui,
et mitte quem missurus es:
emitte Agnum dominatorem terræ,
de Petra deserti ad montem filiæ Sion:
ut auferat ipse iugum captivitatis nostræ.
Rorate coeli desuper,
et nubes pluant iustum.
Consolamini, consolamini, popule meus:
cito veniet salus tua:
quare mærore consumeris,
quia innovavit te dolor?
Salvabo te, noli timere,
ego enim sum Dominus Deus tuus,
Sanctus Israël, Redemptor tuus.

También te adjuntamos un vídeo:

Pregunta: Sé que muchos patriarcas de Constantinopla son reconocidos como santos, bien por la Iglesia Universal o por las Iglesias Ortodoxas y se que algunos de ellos murieron como mártires a manos de los turcos. ¿Podríais decirme quienes fueron?

Respuesta: Es cierto eso que dices: muchos patriarcas constantinopolitamos son venerados como santos, pero haciendo referencia concreta a tu pregunta te diré que no todos los martirizados por los turcos a partir del siglo XVII están canonizados. Estos son:

Icono ortodoxo griego de San Cirilo Loukaris.

Icono ortodoxo griego de San Cirilo Loukaris.

San Cirilo Loukaris, estrangulado el 27 de junio de 1638. Su cuerpo fue arrojado al Bósforo. Su festividad se celebra ese día.
Cirilo II Kontaris, ahorcado en el año 1639.
Partenio I, envenenado en 1644.
Partenio II, estrangulado en 1651.
San Partenio III, ahorcado el 24 de marzo de 1657. Su fiesta se celebra el día de su martirio.
San Gabriel II, ahorcado el 3 de diciembre de 1659. Su fiesta se celebra el día de su martirio.
Melecio II, torturado y asesinado en el año 1769.
San Gregorio V, ahorcado durante la Pascua del 1821 y del que ya hemos escrito en este blog.
San Cirilo VI, estrangulado también en el mismo año.
Eugenio II, torturado, muriendo a consecuencia de las lesiones el día 22 de julio de 1822.

A los que no les pongo el “san” por delante es porque no estoy seguro de que hayan sido canonizados.

Antonio Barrero

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Sidhum Bisay, mártir copto del siglo XIX

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Icono copto del Santo, coronado por la Virgen María.

Icono copto del Santo, coronado por la Virgen María.

En estos tiempos en los que numerosas comunidades cristianas son perseguidas y masacradas en varios paises islámicos, tanto en Medio Oriente, Asía y África, en homenaje a estos nuevos mártires, quiero escribir sobre un Santo copto que sufrió este mismo trato a mediados del siglo XIX: San Sidhum Bisay. Sidhum pertenecía a una familia cristiana copta de Damietta (Egipto) y según el nuevo sinaxario copto ejerció el oficio de escriba en aquella ciudad, mientras que según Bisuy Abd al Masih permaneció en Damietta hasta el año 1820, estableciéndose posteriormente en Alejandría, donde se dedicó al comercio de la madera, aunque volvió a su ciudad natal.

En Damietta, como en todas las provincias de Egipto, la bestialidad de los musulmanes contra los cristianos era brutal. Damietta tenía fama de ser una ciudad muy cruel y, aunque en ella habitaban varios embajadores europeos, también existía una prisión para los soldados procedentes de Europa: una de cal y otra de arena hacia los europeos. Pero los musulmanes se ensañaban contra los coptos porque los consideraban infieles y por eso, a todo aquel que tuviese dinero o éxito en su trabajo o negocios, lo acusaban falsamente de insultar al Islam, buscando principalmente, expropiarle sus bienes. Por eso, el cadí (juez) de la ciudad se dejó llevar por las denuncias contra Sidhum y por eso lo maltrató hasta la muerte.

En el año 1844 un numeroso grupo de exaltados musulmanes fueron a propósito contra Sidhum. Motivos: era una persona joven pero notable y era arcediano de la Iglesia Copta. Sidhum sabía que el techo de la iglesia de San José estaba en muy malas condiciones y como comerciaba con maderas, trajo un barco cargado de tablones y vigas para repararla. Reconstruir una iglesia dañada, renovarla era un trago muy fuerte para aquellos exaltados y por eso, a principios de marzo, cuando él iba camino de la iglesia, lo asaltaron. Lo provocaron, pero él no respondió y por eso, incitaron a algunos niños para que se burlaran de él y le tirasen piedras. Como seguía sin inmutarse y era un “cristiano infiel“, lo más fácil fue acusarlo ante el muftí de insultar al Islam y golpearlo de todas las maneras posibles con todo tipo de objetos.

Reliquias del santo en la catedral de la Virgen María de Damietta, Egipto.

Reliquias del santo en la catedral de la Virgen María de Damietta, Egipto.

El juez dictó sentencia de muerte, pero al no poder ejecutarla, lo envió al gobernador después de azotarlo previamente. El gobernador confirmó el veredicto y decidió la forma en la que había de morir: fue arrastrado por los pies en las escaleras del palacio y como gesto de humillación, fue amarrado al torso de una vaca, paseándolo por toda la ciudad mientras le golpeaban con palos, correas y zapatos. Ante tantos golpes y malherido, Sidhum se desmayó. Con esta acción, los musulmanes humillaban también al resto de los coptos, que no podían intervenir a fin de no sufrir las mismas consecuencias. Fue arrojado delante de la casa de sus padres y no se permitió que ninguno pudiera auxiliarle, mientras ellos, de vez en cuando, lo revolcaban entre excrementos de algunos animales; incluso le ataron al cuello dos escobas manchadas con heces. Junto a su cuerpo malherido y agonizante pusieron dos palos con trozos de carne azuzando a perros y gatos para que, no solo se comieran esa carne sino que también atacaran al moribundo que estaba en el suelo.

Entre tanto, los exaltados musulmanes, intentando provocar a los coptos arrojaban piedras y basura ante sus casas para que salieran y se enfrentaran a ellos. Ninguno se dejó provocar. Algunos perros llegaron a atacar al santo, que aun estaba vivo, arrancándole trozos de carne y haciendo visibles algunos de sus huesos. Pasados unos días, extendieron su moribundo cuerpo en el suelo y vertieron alquitrán hirviendo sobre su cabeza. Inmediatamente, murió. Era el 13 de marzo de 1844.

Los embajadores europeos en aquella ciudad se quejaron ante sus países por aquel comportamiento tan bárbaro y escribieron una carta de protesta al gobernador de Egipto, Muhammad Ali, quejándose de lo sucedido. Algunos paises europeos enviaron buques de guerra al puerto de Damietta y algunos soldados europeos llegaron incluso a desembarcar. Ante esto, Muhammad Alí se apresuró a tranquilizar a los embajadores europeos y ordenó realizar una investigación para depurar responsabilidades. Michail Sorour, en representación de siete paises europeos, fue el mediador entre el gobierno egipcio y el Patriarca Pedro VII de Alejandría en esta investigación. Tanto el gobernador como el juez de Damietta fueron destituidos de sus cargos, fueron castigados algunos de los criminales y se ordenó darle honores al mártir mediante unas exequias oficiales, así como erigir una cruz en su memoria en una de las calles de la ciudad.

Reliquias del santo en la catedral de la Virgen María de Damietta, Egipto.

Reliquias del santo en la catedral de la Virgen María de Damietta, Egipto.

Era la primera vez desde el año 640 que se permitía que una cruz fuese expuesta públicamente, era la primera vez que se permitían unas exequias públicas donde los sacerdotes y diáconos pudieran transitar por las calles, vestidos con sus ornamentos y cantando oraciones y salmos. A estas exequias se unieron todos los cristianos de todas las confesiones cristianas: fue un funeral ecuménico; era la primera vez que se permitió que la cruz fuese colocada en las cúpulas de las iglesias de Damietta. En tiempos del pontificado del Patriarca Cirilo IV de Alejandría, este privilegio fue extendido a todas las iglesias coptas de Egipto. Los restos de Sidhum fueron sepultados en la pequeña iglesia de Girgis al-Muzahim y comprobado que su cuerpo se mantenía incorrupto, fue trasladado a la Catedral de la Virgen María que fue cedida por los católicos a los coptos ortodoxos en el año 1969.

En este punto, quiero plantear un tema de debate. ¿Qué han aprendido los coptos de la llamada tolerancia islámica, desde el año 640 cuando los árabes ocuparon Egipto? La difícil convivencia entre los coptos y los musulmanes comenzó en el siglo VII y continúa al día de hoy. Durante estos catorces siglos, la convivencia no ha sido nada fácil y existen acontecimientos muy recientes que prueban como los coptos son aun masacrados periódicamente por algunos grupos radicales islámicos.

Reliquias del santo en la catedral de la Virgen María de Damietta, Egipto.

Reliquias del santo en la catedral de la Virgen María de Damietta, Egipto.

San Sidhum Bishay vivió en tiempos de Muhammad Alí, que es considerado como el fundador del Egipto moderno, que – aunque permitió ciertas libertades a los cristianos coptos como mantener el culto en sus iglesias -, no era mucho mejor que sus antecesores, pues por ejemplo, no permitía que los coptos salieran a estudiar al extranjero, pues no tenía interés alguno en promocionar, elevar el nivel de vida y de conocimientos de los mismos. Favorecía a quienes se convertían al Islam, asegurándoles unas mejores condiciones de vida y de trabajo, pero llegó a castigar en más de una ocasión a quienes rechazaron renunciar a su fe. Llegó incluso a castigar con la muerte a algún musulmán convertido al cristianismo y para que el coronel Seif fuera ascendido a cargos de importancia en el ejército, tuvo que convertirse al Islam tomando el nombre de Suleiman Pasha. En este caso – en el de San Sidhum Bishay – accedió a concederle unas exequias oficiales y depuso a quienes lo habían martirizado, forzado por las presiones de las potencias occidentales, pero la lista de sus crímenes contra los coptos es bastante larga.

Antonio Barrero

Bibliografía:
– Bisuy Abd al-Masih, “Mär Sidhum Bishay“, al-Qähira, 1987.
– Wadi Abuliff, “Bibliotheca sanctorum orientalium, Tomo II“, Città Nueva Editrice, Roma, 1999.

Enlace consultado (05/08/2014):
– http://www.damiettadiocese.com/

Somos N

ن es la vigesimoquinta letra del alfabeto árabe –nun, nuestra N–, y es la marca con el que los seguidores del califato del Estado Islámico están marcando las fachadas de las casas y lugares de culto de los cristianos. Es la letra que abrevia «nasrani» (nazareno), con la que los musulmanes han designado a los cristianos desde el siglo VII.

Como han hecho muchas otras webs, PreguntaSantoral quiere aprovechar la memoria de Sidhum Bisay, cristiano perseguido por musulmanes, para mostrar la nun como muestra de nuestro compromiso y solidaridad con todos los cristianos perseguidos del mundo.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Abdel Masih al-Manahari, monje ortodoxo copto

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Fotografía del Santo.

Fotografía del Santo.

Abdel Masih (Abd al-Masih significa “esclavo del Mesías”), nació en el año 1892, cerca de la localidad egipcia de Abu Shehata Mattai, perteneciente a la provincia de Minya, a unos ciento cincuenta kilómetros de El Cairo. Era el único varón de una familia compuesta por unos padres cristianos – Hanin y Esther – y por varias hermanas, cosa que produjo una cierta consternación en su padre, que se dedicaba a la agricultura y a la ganadería de camellos y ovejas. En el bautismo se le impuso el nombre de Simón. Si Hanin se mostraba contrariado era porque quería que su hijo, al ser varón, le ayudase en las labores agrícolas y ganaderas, mientras que Simón, ya desde muy pequeño mostraba sus preferencias por visitar el monasterio de San Samuel el Confesor del monte Kalamoon, no lejos de su casa.

Simón ayudaba a su padre, pero cada vez que iba al monasterio, su padre se enfadaba, iba a buscarlo y “¿casualmente?”, varias cabezas de ganado morían. Conforme iba creciendo, mostraba su inclinación hacia la vida monacal, pero no lograba conseguir el permiso paterno. El padre amaba a su hijo y sabía que su entrada en el monasterio no suponía ningún peligro acerca de la titularidad de sus bienes, pero pensaba que necesitaba de él y más aun sería cuando ya estuviera avanzado en edad.

En su desesperación, un día el padre lo encerró en una habitación con una joven ofreciéndosela a su hijo, pero éste se negó. Al intentar seducirlo, él la amenazó diciéndole que si no lo dejaba le entraría un fuerte dolor de estómago y así ocurrió. Cuando la mujer gritaba de dolor pidiéndole perdón, él la perdonó y el dolor desapareció de inmediato. Enojado el padre, el hijo le preguntó si le daba libertad para entrar en el monasterio si Dios le concedía a su madre otro hijo varón que ocupara su lugar. El padre le dijo que sí y, poco después, nació un segundo niño en la familia al que llamaron Hanna. Fue entonces cuando Abd al-Masid marchó al monasterio de San Macario, que se encuentra en Wadi el-Natrum, entre El Cairo y Alejandría. Allí estudió con los monjes y, desde el primer momento, se distinguió como un hombre con un gran discernimiento espiritual, se alimentaba una sola vez al día con las sobras que dejaban los otros monjes y siempre, de legumbres y verduras. Dormía de pie, y para no caerse, se ataba por la axila a una cuerda sujeta al techo de la celda. En el monasterio fue tonsurado, se cambió el nombre y fue ordenado de sacerdote.

Icono ortodoxo copto del Santo.

Icono ortodoxo copto del Santo.

Conocedor del prestigio que estaba adquiriendo entre los monjes, se hizo pasar por loco y trató de huir al desierto para convertirse en un ermitaño, pero como su fama se extendía, creyó que la única forma de pasar desapercibido era volviendo al mundo. Así, se marchó al pueblo de Manahara (Almnahra), vestido interiormente como un monje, pero exteriormente disfrazado de una persona normal. A fin de pasar desapercibido, incluso a sabiendas de que eso supondría renunciar a sus votos, alguna que otra vez manifestó el deseo de casarse, pero claro, cuando la ocasión se le presentaba, lo rechazaba.

En el pueblo comenzó a ser tratado como un hombre normal, pero los niños veían algo extraño en él y se ponían a bailar alrededor suya llamándole “el monje loco”. Poco duró ese pasar desapercibido pues al preocuparse en exceso por los problemas de los demás, en alguna que otra ocasión se le “escaparon algunos pequeños milagros”. Además, algunos vecinos fueron testigos de que por la noche, cuando se dedicaba a la oración, lo rodeaba una especie de luces extrañas e incluso lo vieron comunicándose con la Virgen María. Él, para intentar desvanecer esas ideas en sus vecinos que empezaron a considerarlo como un santo, hizo algún milagro en provecho propio, como por ejemplo un día, arrodillado junto al lecho de un río y portando una cesta, pidió a los peces que saltaran directamente a ella. Quería demostrar que hacía una especie de magia tanto en beneficio de los demás como en el suyo, pero que eso no suponía que era santo. Aunque vivía en el pueblo, hacía frecuentes escapadas al monasterio a fin de no perder el contacto con la vida monástica.

Tenía el don de profecía. Un día, estando junto a un monje al que trataba de consolar pues tenía escrúpulos espirituales, le dijo que no le prestase atención a esos escrúpulos porque iba a ser nombrado obispo y a otro monje desconocido le dijo que llegaría a ser Papa. Nadie lo creyó, pero años más tarde, ese monje desconocido fue el Papa San Cirilo VI, patriarca de Alejandría, quien nombró obispo al monje que había tenido los escrúpulos. El mismo San Cirilo VI fue un día a Manahara a visitarlo y besarle la mano en reconocimiento de su santidad.

Altar con las reliquias del Santo.

Altar con las reliquias del Santo.

Durante el tiempo que estuvo viviendo en Manahara, ocupó una pequeña habitación, en la que se encerraba solo para dormir o para rezar. Esa habitación, es hoy meta de peregrinaciones y se conserva en su estado original como recordatorio de su pobreza y de su humildad, en contraste con una suntuosa iglesia y tiendas de recuerdos que hoy en día la rodean. Un día se le apareció en una visión a un tejedor local llamado Mukhtar, enfermo de cáncer, quien desahuciado se encomendó “al monje loco”. Abd al-Masih le entregó su manto, hizo que se envolviera en él y quedó inmediatamente curado. Al darle el manto y, bajo la promesa de que nunca comercializaría con él, se lo dejó definitivamente para que le diera el mismo uso con otras personas enfermas. Mukhtar lo ha hecho en innumerables ocasiones, produciéndose otras curaciones milagrosas, y a su muerte, se lo dió al obispo local.

En otra ocasión, una joven sufría de una enfermedad incurable y estaba prácticamente en agonía sin que los médicos pudieran hacer nada. Los padres de la joven se encomendaron al “monje loco” y el padre Abd al-Masih se acercó adonde estaba la muchacha, se arrodilló y puso su manto sobre su cabeza. La niña se levantó y los dos salieron juntos de la habitación, para regocijo de sus padres y familiares. Estos y otros hechos, fueron conocidos por todo el pueblo que los consideró como milagros. Llegó incluso a profetizar la expulsión del rey Farouk de Egipto, quién tuvo que refugiarse en Italia.

En la mañana del Domingo de Ramos del año 1963, el padre Abd al-Masih comenzó a decir: “Voy a ser feliz y me veré coronado en el día de la Gran Fiesta”. Constantemente repetía esta frase y nadie lo comprendía, creyendo que estaba actuando como un loco, cosa habitual en él. Murió en la mañana del día de Pascua, el 14 de abril del año 1963.

El cuerpo del Santo dentro de un relicario en su monasterio.

El cuerpo del Santo dentro de un relicario en su monasterio.

Los restos de San Abd al-Masih al-Manahari, fueron sepultados en el monasterio, se conservan incorruptos y una vez cada año, en el aniversario de su muerte, son mostrados públicamente.

Antonio Barrero

Enlaces consultados (30/07/2014):
– http://www.elmanahry.com/books
– http://newmiracles.org/

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es