Nuestro Señor Jesucristo Crucificado de Esquipulas

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen original en el camarín de Ntro. Sr. de Esquipulas. APELGJ: Fondo Santos y Papas, Sección: Devociones, expo. 2.

En la provincia de Chiquimula, Guatemala rayando pocos kilómetros con la frontera de Nicaragua y El Salvador, se localiza una pequeña ciudad que con el paso de los años ha ido creciendo en fama y devoción popular por aquellas personas que se acercan a la imagen de un Cristo Negro milagroso. Esta ciudad llamada Esquipulas se ha convertido en la “Capital Centroamericana de la Fe” por la inmensa cantidad de personas que llegan a visitar al Señor de Esquipulas, no solamente de Guatemala, sino de otro países donde su devoción ha llegado y sigue atravesando fronteras en América. Por ejemplo E.U. ha sido uno de los receptores de inmigrantes que se llevan su imagen y su fe en Jesucristo Crucificado de Esquipulas.

La provincia de Chiquimula fue sometida por los españoles en 1525 a cargo de los capitanes Juan Pérez Dardón, Sancho de Barahona, Bartolomé Becerra y Conciso Hernández que bajo las órdenes del famoso Pedro de Alvarado y al mismo tiempo introdujeron la religión católica en el pueblo de Esquipulas, cuyo significado tiene diversas vertientes: el historiador Fuentes y Guzmán menciona que la palabra es Izquipulas y su traducción es “sólo pantanos”; Castañeda refiere que es Itzcuitlpolac derivado en “donde las manos labran y reza la obsidiana”; Arriola se inclina por Izquitzuchil que es “paraje donde abundan las flores” o “tierra florida”; para Cardoza y Aragón la palabra es de origen maya Ek ik pul ha y significa “negro viento que empuja el agua”. Otros más creen que la palabra es Its qui pulu ja que traducido sería “el rio de la espuma del dulce encantamiento”< o como yo que considero que la palabra significa “paraje o lugar donde abundan las flores” ya que Esquipulas esta rodeado de un hermoso campo cubierto de flores que anualmente y no solo flores naturales sino también espirituales (gracias y milagros).

Debido a las insurrecciones hechas por los indígenas chortís (de herencia maya) en 1530 debido a los malos tratos y no pudiendo soportar la carga de su sometimiento y con el ejemplo de otros pueblos se independizaron. El juez visitador Francisco de Orduña envió a varios capitanes con soldados para pacificar Esquipulas, éstos luego de haberse perdido, lograron encontrar el camino al pueblo rebelde que estaba bien atrincherado, 3 días de continuas luchas agotaron ambas fuerzas que para el 4° pactaran la paz, los españoles se instalaron con los misioneros que continuaron evangelizando y catequizando a los indios. Así entre 1560 y 70 se funda la Villa de Esquipulas por los españoles con ayuntamiento dando legalidad jurídica mismas que afirmaban las Leyes de Indias.

Dentro de los mitos y leyendas de Cristos Negros, quizá Esquipulas difiere mucho sobre su origen, de la cual tenemos certeza histórica de los acontecimientos que iremos narrando en el presente artículo de forma que el lector se dará cuenta que a través del origen de este Cristo Negro podemos aventurarnos a dar una posible explicación del origen de otros Cristos “aparecidos” cercanos y no tan cercanos a Guatemala, pero que circundan la región.

Vista lateral de la imagen con San Juan y la Santísima Virgen. APELGJ: Fondo Santos y Papas, Sección: Devociones, expo. 42.

Desde mediados del siglo XVI, Goathemala [1] gozó de una enorme fama en la elaboración de imaginería religiosa, esculturas y obras de arte sacro que hoy son consideradas como una de las principales aportaciones y que forman parte del patrimonio nacional de ese país y quizá de México también. Los artista y escultores provenientes de Europa se asentaron en la Antigua Ciudad de Santiago de Goathemala, por documentos de la época sabemos que formaban un excelente gremio asociado y que por peticiones y solicitudes de diversos lugares de la Nueva España, encargaban pedidos de imágenes para sus templos, iglesias, catedrales y conventos, la excelencia en la elaboración de estas piezas las hacían por contratos registrados en los libros que quizá hoy yacen en el olvido en las respectivas dependencias solicitantes.

Entre los artistas que se asentaron en Santiago, ubicamos a Quirio Cataño cuyas obras aún se observan en diversos lugares de Guatemala y quizá de México (Chiapas, Veracruz y DF), vino procedente de Portugal aproximadamente en el año de 1580, casándose con Catarina de Mazariegos, alguna descendiente quizá del famoso conquistador de Chiapas, Diego de Mazariegos. Algunos investigadores refieren que su preparación artística bien la pudo aprender en Portugal o Italia entre 1556 y 1575. Su taller estaba ubicado en la calle de los Pasos Perdidos y ahí se daban cita los más connotados artistas de su época, cada uno en sus diversas especialidades. Para principios del siglo XVII, el taller de Cataño era el mejor organizado de todos. La obra cumbre de sus manos es sin duda la imagen de Nuestro Señor Jesucristo Crucificado de Esquipulas.[2]

Para la realización de la obra que nos embarga, es indispensable la presencia del Provisor General de Obispado de Goathemala, Cristóbal de Morales que enterado de la petición que hacían los habitantes de Esquipulas de una imagen de un Cristo Crucificado, concertó el 29 de agosto de 1594 con Quirio Cataño la elaboración de una talla en madera [3]. Los esquipultecos habían tenido en la cosecha de algodón de 1594 una buena producción y el costo fue pagado con los frutos de esa cosecha. Esta escultura del crucificado según el documento debía medir “… vara y media…” [4] y el costo total de la confección de ella “… cien tostones de cuatro reales de plata…” [5] y debía ser entregada para el “… día de San Francisco, primero que viene…” y para ello él había recibido la mitad de la cantidad de dinero convenido en el documento. No tenemos más informes de cuál fue el resultado de la entrega de la imagen ni su forma original, pero entendemos que Cataño entregó el pedido en tiempo y forma.

Acercamiento al rostro del Cristo Negro, nótese la vitalidad de la talla. APELGJ: Fondo Santos y Papas, Sección: Devociones, expo. 16.

Los cronistas anónimos de la época y algunos historiadores a finales del siglo XIX plasmaron la devoción con que fue recibida la imagen por los esquipultecos que la fueron a buscar al taller de Cataño que recibió la segunda parte convenida, al tiempo que comenzó un recorrido desde la ciudad hasta el pueblo de Esquipulas, pasando por diversos lugares, viendo lo hermosa que es, mucho pidieron que por lo menos se quedara una noche, fervor y devoción fue lo que levantó en Cristo a su paso, se cuenta que la gente se agolpaba al paso de la imagen para saludarla, pedirle favor, milagros, darle gracias por los ya recibidos y ofrecerle una ofrenda copiosa, todo esto preludio de lo que siglos más tarde se seguirá viviendo con más fervor. El trayecto duró poco más de 3 meses, llegando el 9 de enero de 1595 al pueblo elegido y se comenzó a construir una pequeña ermita.

Sobre las características primarias de la imagen y referente a los estudios modernos que se le han realizado, encontramos que está confeccionada en ébano, cuyas características absorbentes como las esponjas, hace de la madera atrapar las pigmentaciones del humo de velas y grasas humanas que constantemente pasaron por su cuerpo antes de colocarla en el camarín, originalmente estuvo colocada a vista y altura de la personas que deseaban tocarla. Todo ello nos hace afirmar de forma científica que el color original era acanelado por el barniz sobrepuesto a la madera y que al paso del tiempo se ennegreció a causa de los agentes físico-químicos provocados por la combustión de velas, grasas, polvo, climatológico y bacteriológico (humedad, bacterias, hongos, etc.). [6]

Con el paso del tiempo los milagros se acentuaron cada vez más, las romerías y peregrinaciones fueron creciendo y siendo muy numerosas, sobre todo de la Nueva España, Goathemala, Centroamérica y Cuba; los pardos, negros e indígenas fueron los primeros en venerar la imagen, los españoles competían con la patrona de Goathemala, la Inmaculada Concepción, sin embargo, resplandeció más el Hijo que la Madre. Por ello la pequeña ermita ya no pudo contener a tantas persona y debió construirse una segunda, Fuentes y Guzmán en su obra “Recordación Florida” nos hace un bosquejo de esta segunda iglesia que debió terminarse seguramente a finales del siglo XVII, nos dice: “… Su iglesia parroquial… se adorna con buena capilla mayor, y sacristía de bóvedas, y el resto del cuerpo de la iglesia, cubriéndose de tejas…”.

Aunque la devoción era fuerte ya de forma popular, necesitaba el impulso eclesiástico para sobrepasar los límites de la piedad, en 1737, siendo Obispo y posteriormente Arzobispo de Guatemala el Ilmo. y Excmo. Sr. Dr. Dn. Fray Pedro Pardo de Figueroa y Sotomayor, de la Orden de los Mínimos de San Francisco de Paula aseguró haber sido curado de una peligrosa enfermedad que lo tenía al borde de la muerte. Este solo hecho aumentó en número los feligreses a la parroquia y dio de iure et facto el apoyo episcopal para emprender una nueva construcción de la iglesia de Esquipulas. Pardo de Figueroa encomendó la construcción de la iglesia a Felipe José de Porres, hijo de Diego y nieto de José de Porres, célebres arquitectos antigüeños.

Virgen Dolorosa al pie de la cruz del Cristo Negro. APELGJ: Fondo Santos y Papas, Sección: Devociones, expo. 2.

A la muerte de Fray Pedro, subió al Arzobispado el Ilmo. y Excmo. Sr. Dr. Dn. Francisco José de Figueredo y Victoria que al tomar posesión de su sede en 1752, cargó sobre sus hombros la terminación de la tercera iglesia, la cual logró ver terminada. Al llegar al año 58, los trabajos se concluyeron y se fijó fecha para la bendición y dedicación del templo en enero de 1759. Desafortunadamente Figueredo y Victoria se enfermó para estas fechas y no pudo lograr participar en la ceremonia fijada, para ello invitó a los Obispos de Comayagua y Chiapas para hacer la solemne entrada de la imagen a su nuevo templo.

El día 4 de enero año mencionado, se presentaron el Ilmo. y Excmo. Sr. Dr. Dn. Diego Rodríguez de Rivas y Velasco, Obispo de Comayagua (Nicaragua) que a pesar de su enfermedad celebró los ritos con el Ilmo. Sr. Mtro. Dn. Fray José Vidal de Moctezuma y Tobar, de la Orden de la Merced, Obispo de Ciudad Real (Chiapas), a esta ceremonia asistió también el Muy Ilustre Señor Dn. Alonso de Arcos y Moreno, Presidente de la Real Audiencia de la Ciudad de Guatemala, Gobernador y Capitán General del Reino. El sábado 6 de enero se efectuó el traslado de la imagen a su nuevo templo. Se organizaron procesiones e itinerarios de sacerdotes y feligreses procedentes de varios municipios cercanos, se celebró Misa Solemne con sermón panegírico por la mañana y moral por la tarde, con predicadores de la ciudad. La concurrencia fue total durante el novenario.

Al realizar el traslado a su nuevo templo el Obispo de Chiapas mandó sacar “…la Ymagen de su trono, la lavó y limpió del polvo…, desclavándola de la cruz, la que igualmente se limpió, y puso con la mayor pureza, lo mismo con la corona, y con las demás alhajas que tiene la Ymagen, y concluido todo se volvió a poner en la cruz, y colocar en andas…”. El novenario se cerró el día 15 de enero con el traslado de los restos mortales del extinto Arzobispo iniciador y patrocinador del templo: Fray Pedro Pardo de Figueroa y Sotomayor que fue reinhumado a los pies del Santísimo Cristo a perpetuidad.

Basílica de Nuestro Señor Jesucristo Crucificado de Esquipulas. APELGJ: Fondo Santos y Papas, Sección: Devociones, expo. 5.

A partir de estos momentos y más durante el siglo XIX y XX se comenzará un registro en libros de todos los hechos milagrosos que ha obrado la imagen en favor de sus feligreses. Este Santuario por su importancia, el Venerable Papa Pío XII erigió en 1956 la Prelatura Nullius del Santo Cristo de Esquipulas y nombró como primer prelado al Ilmo. y Excmo. Sr. Dr. Dn. Mariano Rossell y Arellano, Arzobispo de Guatemala, éste buscó una comunidad religiosa para que atendiera el Santuario y a los peregrinos, encontrándola en los Padres Benedictinos de la Abadía de San José de Louisiana que desde 1959 fundaron el Monasterio Benedictino de Esquipulas. Y finalmente en 1961 por petición de Mons. Rossell y Arellano, el Papa San Juan XXIII elevó el Santuario a categoría de Basílica Menor con todos los privilegios que se conceden a la de San Juan de Letrán. La fiesta de Nuestro Señor Jesucristo Crucificado de Esquipulas es el 15 de enero.

He seleccionado algunos portentos breves realizados por la imagen en diferentes años para ampliar un poco el panorama socio-religioso que se estaba y sigue viviendo en Esquipulas, están sacados de los libros de milagros que datan desde el siglo XVII al XXI:

1. El año de 1618 Pedro Ruiz, de la Ciudad de Granada, llegó al Santuario con veinte úlceras abiertas en una pierna, sin esperanza de remedio humano; y posteriormente ante el divino Señor Crucificado, después de una hora, halló que se le habían cerrado diez y ocho de ellas, quedándole dos solamente, que a los diez días se le cerraron quedando bueno y sano.
2. Una tarde, el día 15 de julio del año 1722, estando María de Cardona sentada junto a su marido sobrevino una tempestad; a los relámpagos invoco el santísimo Cristo de Esquipulas, y en el acto le cayó un rayo en la cabeza, habiéndole bajado por la espalda, dejándole tan solo una leve señal sin tocarle la camisa y quedando ella sin aturdimiento alguno. Vino de romería el año de 1723, desde San Salvador, de donde ella era; y publicó este caso en el Santuario.
3. En Guatemala, el 6 de Febrero de 1878 pintando Trinidad Jeresano y Ortiz una casa de tres pisos, se quebró la escalera y cayendo desde el último piso clamó al Señor de Esquipulas y habiéndole conducido al Hospital, salió al tercer día bueno.
4. El 17 de Mayo de 1903, Josefina Cruz, de once años, fue atacada de una complicación de enfermedades, Meningitis, Tifus y Rubeola y otras más, hasta el número de siete. Estaba a punto de morir pues fue desahuciada por los doctores, y en tan críticos momentos su angustia madre clamó al Señor de Esquipulas quien le devolvió la salud.
5. En El Chaparrón, departamento de Jalapa, el 28 de marzo de 1904, Angelina Medina, atacada de un tumor en el estómago creyó perder la vida pues el mal llevaba cinco años sin haber encontrado remedio, y en su angustia clamó a Cristo Crucificado de Esquipulas, alcanzando la salud, pues se resolvió el tumor enteramente, y en breve quedó completamente curada y restablecida.

“Bella imagen milagrosa
De Esquipulas Redentor,
Tan negro y oscurecido
Siendo más lindo que el Sol.”

Fray Marcelino de Jesús, CSFJ

Bibliografía:
– Fuentes y Guzmán, Francisco de: Recordación Florida. T. II. Biblioteca Goathemala de la Sociedad de Geografía e Historia de Guatemala. Guatemala, 1932.
– Juarros y Montúfar, Domingo: Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala. Guatemala, 2000.
– Muñoz, Miguel: Noticia Verdadera de la Imagen que se venera en la Basílica de Esquipulas. Esquipulas, 1827.
– Navarrete Cáceres, Carlos: Las rimas del peregrino. Poesía popular en oraciones, alabados y novenas al Cristo de Esquipulas. UNAM-IIA. México, 2007.
– Paz, Nicolás de: Novena y Bosquejo de los Milagros y Maravillas que ha obrado la Santísima Imagen de Cristo Crucificado de Esquipulas. Santiago de Guatemala, 1771.


[1] Durante el periodo colonial español en los documentos se escribía Goathemala en lugar de Guatemala, cuya palabra es la traducción o descomposición fonética del primero, por ello utilizo para este tiempo la primera palabra. A la independencia utilizaré la palabra Guatemala que es cuando ya se utiliza ésta.
[2] Entre las otras obras escultóricas que con probabilidad muchos autores le atribuyen encontramos el Señor de Tila venerado en la ciudad del mismo nombre en Chiapas, el Cristo Señor de Otatitlán en Veracruz, una Inmaculada Concepción en la Catedral de Guatemala y el Señor de Santa Teresa lamentablemente destruido en un temblor, otros menos conocidos como el Señor del Nopalito en Zacatecas o el Cristo de la Salud de la Catedral de México, pero no menos importantes. Yo personalmente considero a los 3 primeros Cristos como originales y obras de un mismo autor, este caso Cataño ya que las características de las imágenes tienen tendencias similares a otros salidos de sus manos.
[3] El documento aludido fue encontrado en 1685 en la parroquia de Quetzaltepeque, donde estuvo por muchos años en los libros hasta que en la visita pastoral del Ilmo. y Excmo. Sr. Dr. Dn. Fray Andrés de las Navas Quevedo, de la Real y Militar Orden de Nuestra Señora de la Merced. Obispo de Goathemala (gobernó de 1683 a 1700) mandó sacar una copia del documento original que estaba muy maltratado. No inserto el documento que puede ser encontrado en diversas páginas de internet donde narran la historia de la iglesia de Esquipulas y su imagen.
[4] La vara es un instrumento formado de madera u otra materia que se usa para medir, graduado con varias señales que notan la longitud de tres pies (en Castilla cada pie medía 28 cm.) y la dividen en tercias, cuartas, sesmas, ochavas y dedos.
[5] Moneda del valor de 34 maravedíes, que le llaman real de vellón. El maravedí ha tenido diversos valores según su diferente calidad y material.
[6] En el estudio que se le realizó por parte de connotados científicos en diversas áreas llegaron a conclusiones novedosas para el siglo XX, ellos refieren que: “… presenta un oscurecimiento bastante pronunciado, debido principalmente a la acumulación de impurezas de todo tipo, que se han acumulado a lo largo de los siglos, llegando a fusionarse con el color original, lo cual es conocido como el Cristo Negro, estas impurezas han sido agregadas por los peregrinos, quienes en un acto de devoción tocaban la imagen transmitiéndole cera de las candelas, grasas de las manos, hollín, hilos, cabellos, polvos, etc…. [Conclusiones] La policromía general del Cristo es de un tono más claro; presentando restos de dos encarnados anteriores al que posee actualmente, y esta capa pictórica se encuentra oscurecida por el paso del tiempo y la acumulación de residuos sólidos en el ambiente, que provocaron el color moreno que posee…”.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es