San Cristóbal Magallanes Jara y San Agustín Caloca

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

San Cristóbal Magallanes

San Cristóbal Magallanes:
Considerado el principal mártir de los santos cristeros, Cristóbal Magallanes Jara nació en el rancho “La Sementera” en Totatiche, Jalisco, México el 30 de julio de 1879, sus padres se llamaron Rafael Magallanes Romero y Clara Jara Sánchez. Durante su juventud y hasta los 19 años trabajo en el campo como petatero (tejiendo esteras o petates), labrador y pastor hasta que ingreso al Seminario de Guadalajara, Jalisco en 1888 y se ordeno sacerdote el 17 de septiembre de 1899 en la iglesia de Santa Teresa en la misma ciudad.

Fue capellán de la Escuela de artes y oficios de Guadalajara y después fue enviado a Totatiche, como coadjutor y luego fue nombrado párroco. Recorrió continuamente el territorio de su parroquia, siendo misionero entre los indígenas huicholes de la zona, edificó escuelas e iglesias y creó círculos de obreros y sindicatos de trabajadores, ayudó a construir presas y canales e impulsó el cultivo de árboles frutales y hortalizas. Publicó el periódico llamado “El Rosario”, desde el cual propagaba la devoción al rosario de la Virgen María y difundía consejos para ser buen cristiano.

En 1914 fue clausurado el seminario de Guadalajara y el padre Magallanes se ofreció para fundar en su pueblo el seminario auxiliar de Santa María de Guadalupe el 1 de junio de 1915 para acoger a los seminaristas.

Al estallar la guerra cristera el padre Cristóbal Magallanes no estuvo de acuerdo en tomar las armas y aconsejo a sus fieles que la religión no debería conservarse mediante las armas, si no a través de la oración y perdonando al enemigo.

La mañana del 21 de mayo de 1927 cuando iba solo al rancho de Santa Rita a celebrar la fiesta en honor de la patrona fue detenido por tropas del general Francisco Goñi, al identificarse como párroco de Totatiche;  fue tomado preso y llevado al pueblo donde estuvo encarcelado junto a su vicario y maestro del seminario auxiliar Agustín Caloca, ambos el día 23 fueron llevados a Momax, Zacatecas, y el día siguiente a Colotlán, Jalisco donde estuvieron presos en el ayuntamiento.

Urna en oro que contiene las reliquias de San Cristóbal Magallanes

El día 25 de mayo ambos sacerdotes fueron sacados al patio de la presidencia municipal. El padre Magallanes al ver un poco nervioso e inseguro a su compañero le reconfortó diciéndole: “Tranquilízate hijo, sólo un momento y después el cielo”. Luego se dirigió a los soldados que los fusilarían y dijo: “Soy y muero inocente; perdono de corazón a los autores de mi muerte y pido a Dios que mi sangre sirva para la paz de los mexicanos desunidos”. Ambos sacerdotes se dieron la absolución mutuamente y después fueron muertos. Los vecinos de aquel pueblo lo único que pudieron hacer fue  mojar algodones con la sangre de los mártires, el cadáver fue sepultado en el cementerio del pueblo de Colotlán y al ser exhumados se le encontró el tiro de gracia.

Fue beatificado el 22 de noviembre de 1992 y canonizado el 21 de mayo del año 2000 por el papa San Juan Pablo II en el jubileo de México. Sus reliquias se veneran en la parroquia de Totatiche y su festividad se conmemora el 25 de mayo junto con los demás mártires cristeros.

San Agustín Caloca Cortés

San Agustín Caloca:
Por su parte, Agustín Caloca Cortés, quien será el compañero de martirio de San Cristóbal Magallanes nace en el rancho “Las Presitas”, en San Juan Bautista de Teúl, Zacatecas, México el 5 de mayo de 1898. A los catorce años ingreso al seminario de Guadalajara pero al ser cerrado este, continuó sus estudios en el seminario auxiliar fundado por el padre Magallanes y se ordenó sacerdote en 1923.

Posteriormente el padre Caloca fue nombrado vicario de la parroquia de Totatiche y prefecto del seminario auxiliar. En el pueblo siempre se destacó por su pureza y espiritualidad y se encargó de fundar centros de catecismo.

El 21 de mayo de 1927, mientras impartía sus clases en el seminario auxiliar se enteró de que se acercaban las tropas del gobierno y ordenó a los estudiantes escapar; el padre también intento hacerlo frustradamente pues fue detenido y llevado con el padre Magallanes que ya había sido apresado.

El 25 de mayo fue fusilado junto con el padre Cristóbal Magallanes, mientras exclamaba: “Por Dios vivimos y por Él morimos”. En 1933 al ser exhumados sus restos se encontró que su corazón estaba incorrupto y fue llevado al templo parroquia de Teúl. Fue canonizado junto a San Cristóbal Magallanes el 21 de mayo del año 2000.

André Efrén

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es