Santa Cunegunda, emperatriz

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Escultura barroca de la Santa en Bamberg, Alemania.

Santa Cunegunda debió nacer entre los años 975-980, era hija de Sigfrido, primer conde de Luxemburgo y de su piadosa esposa, Eduviges de Nordgau. Desde niña inculcaron en ella los más tiernos sentimientos de piedad.
Fue desposada con el también futuro Santo, Enrique, duque de Baviera, entre los años 998-1000.Elegido Enrique rey de los romanos, fue coronado el 7 de junio de 1002. Cunegunda fue consagrada reina por el arzobispo Wiligiso de Maguncia en Padeborn el día 10 de agosto del mismo año. En el año 1014 viajó a Roma junto a su esposo para ser coronados emperador y emperatriz por el Papa Benedicto VIII, esto sucedió un 14 de febrero.
Durante toda su vida Cunegunda influyó visiblemente en la política de su esposo y actuó en reiteradas ocasiones como su representante.

Hay varias versiones respecto a la falta de hijos del real matrimonio. En una de ellas se dice que conjuntamente con su esposo hicieron voto de virginidad; en la otra versión que simplemente no llegaron a tenerlos. Los calumniadores (que siempre están en todos los sitios y épocas) la acusaron ante su marido de libertades con otros hombres. Cunegunda, para eliminar el escándalo de tal calumnia se sometió a la prueba del fuego, caminando descalza sobre brasas al rojo vivo sin herirse. El emperador condenó sus temores e hizo ante ella grandes enmiendas.

La rebelión de sus hermanos en la “Guerra del Mosela” (1008-1016) contra Enrique nunca hizo que se deteriorara su lealtad para con su esposo. Entre sus muchas obras y fundaciones destaca su contribución a la erección y dotación de bienes del obispado de Bamberg.
Yendo en cierta ocasión a realizar un retiro en Hesse, cayó gravemente enferma e hizo promesa de fundar un monasterio si sanaba, en un lugar llamado entonces Capungen, hoy Kaffengen, cerca de Cassel. Tras su recuperación lo cumplió de manera majestuosa y el monasterio fue entregado a las monjas de la Orden de San Benedicto. Antes que este monasterio estuviese concluido, el emperador Enrique II fallecía el 13 de julio del año 1024. Cunegunda logró una pacífica transición del poder a Conrado II.

Tabla gótica alemana de los Santos Enrique y Cunegunda, emperador y emperatriz de Alemania.

Habiendo ya gastado sus tesoros y patrimonios en la fundación de arzobispados y monasterios, y con el alivio de los pobres, le quedaba poco para vivir. Todavía sedienta de abrazar la pobreza total, en el aniversario de la muerte de su esposo reunió un gran número de prelados para la dedicación de su iglesia en Kaufungen. Después de que se cantase el Evangelio en la misa, se despojó de sus ropajes imperiales y se vistió con un pobre hábito; se cortó el pelo y el obispo puso sobre ella el velo y un anillo como muestra de su fidelidad para con su celestial esposo. Después de ser consagrada a Dios, pareció haberse olvidado de que una vez fue emperatriz, y se comportaba como la última en el monasterio de Kaufungen, donde vivió los últimos quince años de su vida. Su mortificación la redujo finalmente a una débil condición y la condujo a la enfermedad. Su monasterio y toda la ciudad de Cassel se afligían profundamente al pensar en su cercana pérdida. Ella parecía no preocuparse, yaciendo en una tosca crinolina, preparada para entregar su alma, mientras se leían las últimas plegarias a su lado. Dándose cuenta de que estaban preparando una mortaja orlada de oro para cubrir su cuerpo después de su muerte, ordenó que se la llevasen y no pudo descansar en paz hasta hacer que le prometieran que la enterrarían como a una pobre religiosa con su hábito. Murió el 3 de marzo de 1040 y fue enterrada junto a su esposo en la catedral de Bamberg.

Santa Cunegunda fue canonizada por el Papa Eugenio III el 29 de marzo del año 1200 y un año después se procedía a la translación de sus reliquias. Sus festividades son: 3 de marzo (su muerte), el 29 de marzo su canonización y el 9 de septiembre la traslación de sus reliquias. A partir del año 1300, su culto, iluminado desde la perspectiva mariana, superó incluso al de su esposo, canonizado en 1146. Es la patrona de Luxemburgo.

Abel

Sepulcro de los Santos Enrique y Cunegunda. Catedral de Bamberg, Alemania.

Bibliografía:
Diccionario Enciclopédico de los Santos (tomo 1). Editorial Herder (varios autores, 2006)
Vida de los Santos (Reverendo Aban Butler). Editorial Libsa, 1998
Histoire des Saints et de la Sainteté Chretienne (tomo 5). Editorial Hachette, varios autores, 1987.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es