Divino Niño Jesús de Colombia

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es

Imagen doméstica del Divino Niño Jesús de Colombia

Dedico este artículo al Divino Niño Jesús de quien soy humilde siervo y a mi estimado amigo y colega André Efrén por darle siempre ánimos a mi fe. Mil gracias…

En el bello país de Colombia, al sur de la ciudad de Bogotá, en el Barrio 20 de Julio, donde los P. Salesianos tienen un magnífico templo dedicado a Jesús Nuestro Señor en su Santa Infancia, afamadamente conocida como el Divino Niño Jesús, cuya devoción abarca todo el continente americano, desde Tierra del Fuego hasta Alaska, inclusive en partes de Europa y África. No existe lugar donde su imagen esté expuesta a pública veneración en parroquias, capillas, templos, iglesias y ermitas, casas y altares comunitarios.

Esta devoción va de la mano con la historia del Siervo de Dios R.P. Juan del Rizzo Battiston, SDB sacerdote italiano venido como misionero a Colombia, cuya historia será continuada en una segunda parte. Este sacerdote llegó a Bogotá en 1935 enviado por el Padre Bertola, SDB que era el Superior de la Comunidad de Colombia; enamorado de la devoción del Niño Jesús de Praga comenzó a propagarla por cada una de las localidades de ese país, pero lamentablemente encontrando una fuerte oposición por parte de una asociación que se decía tener la exclusividad del título de Praga. Nunca desanimado, sino todo lo contrario, le cambiará el nombre al Amor de sus amores, pero seguirá difundiendo la devoción al Niño Jesús.

Deseaba encontrar una bella imagen del Niño Jesús, para ello fue al principal almacén de la ciudad llamado Brando y pidió una imagen de Jesús Niño, que le fue presentada de la siguiente forma: una hermosísima imagen con los brazos abiertos en actitud de recibir a todos, con túnica rosada y cinturón azul o verde, con una potencia aureolada sobre su cabeza, sobrepuesto entre las nubes con una leyenda a sus pies que dice “Yo reinaré”. Pero había algo que al padre Rizzo no le agradaba de la imagen, detrás de su cuerpo estaba una cruz. “¿Cómo – con su modo acostumbrado de chancear – tan chiquito y ya lo quieren crucificar? Quítenle esa cruz y lo compro.” Así colocó su adorada imagen en los lejanísimos, solitarios y estériles campos del 20 de Julio.

A partir de ese momento una enorme era de milagros producirían fe, esperanza y devoción a un pueblo necesitado de las manos de Dios, las poblaciones vieron en el Niño Jesús alivio para sus males, consuelo en sus necesidades, el mismo padre Bertola cuenta que es grande la cantidad de gente que todos los domingo llegan a visitarlo a su templo, en Bogotá no existía una línea de autobuses que condujera hacia ese sitio, al poco tiempo se abrieron líneas y vías para accesar a ese paraje y aún así no había suficiente transporte para llegar. El primer templo se construyó el 25 de diciembre de 1937, aunque el padre Rizzo deseaba un templo digno de su Niño, tuvo que conformarse con uno pequeño, modesto y nada majestuoso. El día de su consagración ofrecida por el Arzobispo Coadjutor de Bogotá, Mons. Juan Manuel González Arbelaez ofreció la Santa Misa el 27 de julio de 1942, ese día llegaron más de 60 000 devotos. Favores y milagros por doquier:

UN EJEMPLO: Una señora llegó llorando con el Padre Juan del Rizzo, le informó que su sirvienta se había huido con su cartera en la cual contenía $ 1 000.00; el Padre le dijo que le ofreciera una novena al Divino Niño haciéndole prometer que del monto devuelto le daría $ 100.00 a los niños pobres, al poco tiempo la sirvienta regresó arrepentida, pero a la mujer le pareció excesivo entregar la cantidad ofrecida y solamente le dejó $ 10.00. El Padre le gritó disgustado que a Dios no se le daban sobras, que ya no le hiciera más promesas porque no sabía cumplir con su palabra y no conseguiría más favores del cielo a quien no le cuesta nada regalar. Al año se vuelve a fugar la sirvienta nuevamente, esta vez se lleva $ 5 000.00, regresa llorando con el Padre, quien le dice a secas que su dinero no volverá a aparecer más porque la vez pasada le jugó una trampa al Niño, quien con Dios juega se tiene que resignar a perder. En una misa 4 años después repetía a sus feligreses, que la señora tacaña no ha recobrado su dinero ni lo recobrará, porque no quiso dar $ 100.00 a los pobres y perdió $ 5 000.00.

La festividad del Divino Niño Jesús de Colombia se celebra el 20 de Julio (fiesta principal), el 1er domingo de Septiembre (al concluir la novena de los 9 primeros domingos de mes) y el 30 de Abril (día del niño).

Fray Marcelino de Jesús, CSFJ

Bibliografía:

Sálesman, P. Eliécer: Los Nueve Domingos al Divino Niño Jesús y pequeña biografía del P. Juan del Rizzo. Editorial Centro Don Bosco, Bogotá DC, Colombia. 27ava. Ed. 2004.

Novena bíblica a Nuestra Señora del Carmen y Novena al Niño Jesús. Apostolado Bíblico Católico. Santafé de Bogotá, Colombia. 11va. Ed. s/f.

Anónimo: Los 9 domingos. Novena y oración de la confianza. Editorial Verdad y Vida, S.A. de C.V. México, s/a.

Anónimo: Nueve Domingos y Novena Bíblica al Divino Niño Jesús. Apostolado Bíblico Católico. Editorial Lecat Ltda. Colombia. s/f.

Artículo extraído ilegalmente y sin permiso de PreguntaSantoral.es